La propuesta de Sí se puede de hacer una declaración institucional a favor del reinicio inmediato de las obras de ampliación de este centro educativo, fue aprobada unánimemente por el pleno municipal.

El pleno del Ayuntamiento de Valle Gran Rey, a propuesta de Sí se puede, acordó el pasado jueves 4 de mayo, instar a la Dirección General de Centros e Infraestructura Educativa el reinicio a la mayor brevedad posible de las obras de ampliación del CEO Nereida Díaz Abreu.

Para Andrea Witt, portavoz de la formación asamblearia, “es fundamental que el ayuntamiento, como como Corporación muestre una postura común, clara y contundente hacia la paralización de unas obras fundamentales para la comunidad educativa de Valle Gran Rey. Desde el comité propusimos esta necesidad que fue presentada y bien defendida por los compañeros en el Pleno”.

El comité local de Sí se puede considera que, precisamente con esta obra, desde la Consejería de Educación, llevan mucho tiempo engañando y frustrando a la comunidad educativa de Valle Gran Rey, como para que problemas burocráticos retrasen aún más su ejecución. “Al paso que vamos, empezará el curso 2017-2018 y las obras no habrán comenzado”, insiste la portavoz.

El pasado curso 2015-2016 se presupuestaron en 535.500 euros las dos fases de obras de reforma y mejoras, pero al inicio de la primera fase se presentó algún problema con la contrata. “En el BOC de 27 de diciembre de 2016 fue publicado por parte de la Dirección General de Centros e Infraestructura Educativa el anuncio de notificación de 15 de diciembre de 2016, de procedimiento de resolución del contrato de la obra, y estamos en mayo y nada se sabe de cuándo van a empezarse de nuevo las obras”, explica Witt.

Para Sí se puede “se entiende que durante la ejecución de una obra pública surjan problemas y retrasos, pero de verdad que lo que se da en Valle Gran Rey es de juzgado. Pocas obras públicas pueden ser disfrutadas por la ciudadanía: las que no están inacabadas, están entregadas en precario o no están entregadas, y al final, esas condiciones la terminamos sufriendo las personas que vivimos aquí”.

Del mismo modo, desde el comité local de Sí se puede se insiste en que este y otros asuntos deberían poder conocerse y trabajarse de forma participada en el Consejo Municipal de Educación, órgano que lleva sin ser convocado más de siete años.

El pleno también se preocupa por las obras del futuro Centro de Interpretación del Lagarto Gigante de La Gomera en Juan Rejón.

En el mismo pleno, y a petición también de Sí se puede, el alcalde explicó que según la contrata y el propio Cabildo Insular, las obras en la zona de Juan Rejón no han sido paralizadas y que evolucionan dentro de plazo.

“Nos preocupaba cierta inactividad que hemos detectado en esas obras, pero en el Pleno se expuso por parte del alcalde que, según la información que conocía, las obras no estaban paralizadas. Solo esperamos que no haya más retrasos ni problemas y que, cuanto antes, el barrio de La Calera tenga su anhelado Centro de Interpretación del Lagarto Gigante, un equipamiento fundamental para el desarrollo socioeconómico del barrio”, finaliza su intervención Andrea Witt.