Preocupa, además de la situación de las personas empleadas y las posibles incidencias de las inspecciones que ha hecho el Gobierno de Canarias en los últimos meses, el hecho de que no se sepa cuándo se abre el plazo de inscripción para el curso que viene.

La asamblea local de Sí se puede en Valle Gran Rey, a través de sus concejales, ha presentado preguntas al respecto de la situación de la Escuela Infantil municipal para ser vistas en la próxima sesión de pleno ordinario del Ayuntamiento. La formación ecosocialista recoge la preocupación existente entre muchos vecinos sobre la situación de las personas empleadas y las posibles incidencias de las inspecciones que ha hecho el Gobierno de Canarias en los últimos meses, cuestiones que pueden tener efectos perjudiciales para la viabilidad de este servicio.

“Hemos sabido de que se han hecho, al menos, dos inspecciones por parte de la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias y queremos saber, visto que a los concejales de la oposición no se nos comunica nada, si ha habido actas de incidencias de estas inspecciones y si se ha detectado alguna irregularidad o falta, y, por supuesto, si de haberlas se han resuelto” explica el concejal de la formación asamblearia, Carlos Hernández.

A Sí se puede en Valle Gran Rey también le llama la atención el hecho de que no se tenga ninguna noticia al respecto de cuándo se abrirá el plazo de inscripción para el curso que viene, 2018-2019. “Estamos viendo que en Agulo, San Sebastián y Vallehermoso han abierto plazo de inscripción, y aquí en Valle Gran Rey nada se sabe sobre la apertura de ese procedimiento” argumenta el portavoz.

Desde la formación de izquierdas se insiste en que este servicio público es fundamental para la conciliación laboral de muchas unidades familiares del municipio. “Muchas personas de Valle Gran Rey necesitan saber si va a existir este servicio el curso que viene y en qué condiciones. El mismo personal de la escuela debe planificar ya el curso sabiendo aproximadamente cuántas niñas y niños van a ser atendidos y en qué franjas de edad” insiste Hernández.

Sobre la necesidad de llevar a pleno la situación de esta instalación y sus servicios, desde Sí se puede se llama la atención ante las numerosas deficiencias en la gestión y funcionamiento de los servicios públicos municipales, especialmente, en el servicio de la Escuela Infantil, el servicio de acogida temprana y de tarde y el servicio de refuerzo escolar. “Son temas que son trascendentales e indicativos del funcionamiento del Ayuntamiento” expone el portavoz.

Para la asamblea local de Sí se puede, estos y otros asuntos vinculados a la educación y a la enseñanza en el municipio y, por lo tanto, a la Escuela Infantil municipal, tendrían que tratarse con más profundidad en el Consejo Municipal de Educación, órgano que, en noviembre de 2017, se acordó por unanimidad que debe constituirse a la mayor brevedad.

“Entendemos que el Consejo Municipal de Educación permite la participación democrática de los distintos sectores de la comunidad en todos aquellos temas relacionados con el asesoramiento, consulta, gestión, seguimiento y evaluación de la enseñanza y sus niveles de calidad, en el ámbito del municipio de Valle Gran Rey, y que por lo tanto puede ser un instrumento muy válido para la comunicación y la resolución de estos y otros problemas desde la comunidad” explica Hernández, quien para finalizar apunta “en su momento propusimos que a ese Consejo se debía incorporar una representación del personal de la Escuela Infantil y otra de las familias con hijos en ese servicio, y seguimos insistiendo en esa necesidad”.

En el acto, que tendrá lugar el próximo sábado 14 de abril a partir de las 19:30 horas en la Casa Cultural de La Calera, estará presente su autor, el historiador José Manuel Hernández.

El próximo sábado, 14 de abril, se presenta en Valle Gran Rey el libro “Villa Cisneros, 1937. La gran evasión de los antifascistas canarios”, escrito por el historiador José Manuel Hernández, obra que relata los acontecimientos protagonizados en marzo de 1937, en plena Guerra Civil, por 152 canarios en su fuga desde el campo de concentración de la ciudad saharaui de Dajla (antigua Villa Cisneros).

En el acto, que está organizado por la asamblea local de Sí se puede, se conocerán más detalles de un acontecimiento que supuso un gran aporte de moral para el bando republicano, cuando la guerra civil ya se decantaba del lado del fascismo y que originó la famosa frase de La Pasionaria, “Cierra la jaula Queipo que se te escapan los canarios”. El autor estará acompañado de José Luis Hernández, doctor en Ciencias de la Información.

Desde la asamblea local de Sí se puede se invita a la ciudadanía gomera a asistir al acto y a conocer la historia del amotinamiento de los presos políticos republicanos, ayudados por los soldados de reemplazo que los custodiaban y el posterior secuestro del vapor Viera y Clavijo.

“Conoceremos el papel importante que jugaron varios naturales de La Gomera ya que, sin lugar a dudas, podemos afirmar que la presencia de gomeros en esa gesta fue muy significativa y de un modo especial hay que destacar el papel jugado por varios de ellos naturales de Valle Gran Rey: los hermanos Luis y Leoncio Niebla, “los poderosos de Arure”, Francisco Mesa Barroso, Francisco Montesinos Montesinos, Sebastián Montesinos y Domingo Méndez Méndez” señala el portavoz de la asamblea, Guzmán Correa.

Para el portavoz, “que gomeros en un número tan significativo participasen de estos hechos nos indica que los movimientos sociales y políticos de izquierda en esta isla estaban muy asentados durante la II República, más de lo que nos han hecho creer. Sin embargo, desde los poderes insulares de la isla desde la transición no se ha fomentado que se conozcan estos movimientos”.

Otro de los gomeros que estuvieron en este amotinamiento fue Pedro García Cabrera, el gran poeta nacido en Vallehermoso. “Se usan versos suyos para declamar discursos y que “las naranjas” y los “silencios amordazados” llenen de contenido frases grandilocuentes, pero nada se dice de su participación en estos hechos y que inspiró parte de su libro “Romancero cautivo”, una obra fundamental para entender el compromiso político del poeta”, explica Correa.

Desde Sí se puede se destaca que esta epopeya es merecedora de un guion cinematográfico y los mismos se puede decir de las vidas de algunos de sus protagonistas individuales. “A partir de la historia vital de uno de ellos, Alejandro Moreno García, natural de Hermigua, ya hemos presentado una moción en el Cabildo Insular, pero La Gomera tiene muchas historias vitales como las de este héroe, que demuestran altas cuotas de compromiso”, insiste el portavoz.

“Esperamos que esta obra de José Manuel Hernández nos sirva para reconciliarnos con la historia, para que no prevalezca la versión de los vencedores y para que desde las instituciones se empiece a rescatar la memoria de lo que este grupo de antifascistas canarios aportó a la conquista de las libertades y que el enorme sacrificio que todos ellos realizaron en pro de conseguir una sociedad más justa no siga escondido en el cajón de los olvidos” finaliza su intervención Correa.

Esta presa es fundamental para el mantenimiento de las cosechas de la vega de Arure que siguen sin tener clara su viabilidad a pesar de las lluvias.

La asamblea local de Sí se puede en Valle Gran Rey considera que, de haber estado finalizado y operativo el trasvase de agua desde Garanduy, la presa de La Quintana, principal depósito de agua para toda la vega de Arure, tendría mejores niveles que los que muestra actualmente.

“Para como estaba hace un mes, la presa ha mejorado su nivel, pero es obvio que el agua almacenada es insuficiente. Es lamentable que no estuviera finalizado a tiempo el trasvase ya que, con los datos que da el Consejo Insular de Aguas, la aportación media anual en la cuenca de Garanduy es de unos 28.500 metros cúbicos, es decir, el 28,5% de la capacidad de la presa” explica Carlos Hernández, concejal y portavoz de la formación.

“Dudamos que con el agua que tiene el embalse vaya a lograrse ni siquiera una cosecha, y ya van varios años seguidos que la zona agrícola de Arure ha sido castigada por la escasez de lluvia y de agua embalsada para desarrollar una agricultura con mínimas garantías” argumenta el portavoz.

Para Sí se puede, este proyecto, que lleva anunciándose desde enero del año pasado, y cuyo presupuesto asciende a 355.737,87 euros, consistía básicamente en la colocación de una nueva tubería ya que la actual ha sufrido un alto grado de oxidación y tiene numerosas roturas a lo largo de su recorrido. “Podemos entender que los procedimientos administrativos se demoren, pero no parece muy lógico que una obra, en principio sencilla, se retrase más de un año desde su aprobación provisional y que hayan pasado los meses de más lluvia sin ejecutarse” insiste Hernández, añadiendo “parece que últimamente en esta isla las obras en carreteras se licitan y ejecutan con toda celeridad, mientras que las destinadas al fomento de la agricultura sufren retrasos injustificables”.

Desde la asamblea local se explica al respecto del proyecto de “Actuaciones en tubería de trasvase de agua del barranco de Garanduy a la presa de La Quintana” que su aprobación provisional fue publicada en el Boletín Oficial de la Provincia el 27 de enero de 2017, y no fue hasta el 29 de noviembre que se anunció su licitación en el Boletín Oficial de la Provincia de Santa Cruz de Tenerife Nº 143.

“En el portal del Cabildo aparece que el anuncio para conformar la mesa de contratación de la obra tiene fecha de 22 de diciembre del año pasado, y a partir de ahí nada más se sabe al respecto. Sea como sea, han pasado los meses en los que potencialmente iba a llover más y del agua que ha caído en Garanduy no ha entrado prácticamente nada a la presa de La Quintana” abunda el portavoz.

“Si no llueve más, la agricultura en Arure puede tener serios problemas a medio plazo, y desde nuestro punto de vista tendría que estar trabajándose ya, no solo en el proyecto de trasvase, sino en ver si se pueden realizar otras medidas adicionales que ayuden a mejorar el nivel de la presa de La Quintana” finaliza su intervención Hernández.

La formación asamblearia presentó en noviembre del año pasado una moción para ordenar y regular el incremento de la presencia de autocaravanas en el municipio de los últimos años que fue aprobada por unanimidad.

Sí se puede en Valle Gran Rey reprocha al grupo de gobierno que no se haya avanzado en la regulación del estacionamiento de autocaravanas, pese a que en noviembre de 2017 fue aprobada unánimemente una moción que la formación presentó con el fin de ordenar y regular el incremento de la presencia de autocaravanas en el municipio.

La portavoz de la asamblea local, Sandra Ramos, considera “que después de escuchar en el Pleno al alcalde que la redacción de la Ordenanza reguladora del estacionamiento de caravanas tenía que estar aprobada antes de Semana Santa y viendo que no se ha hecho nada hasta el momento, asumimos que este señor tiene una forma muy particular de atender a sus compromisos”.

Para Sí se puede en Valle Gran Rey “la situación de las autocaravanas va a peor conforme pasa el tiempo y no se trabaja para ordenar aparcamiento descontrolado de este tipo de vehículos en el municipio” y, denuncia, la “pasividad que ha mostrado el gobierno municipal en estos tres años de gobierno para solucionar este problema”.

En el mismo sentido, la portavoz también señala la inoperancia y dejación que otras administraciones hacen de sus obligaciones. “Para la Demarcación de Costas esto parece no ser un problema, pero peor es lo del Consejo Insular de Aguas que colocó unos carteles en la desembocadura del barranco prohibiendo el estacionamiento en esa zona y resulta que es uno de los terrenos donde más caravanas estacionan durante días sin que nadie de este órgano aparezca por allí”.

Para Ramos, “la presencia desordenada de autocaravanas es un tema que está trayendo muchas críticas entre la población de Valle Gran Rey y desde Sí se puede ya hemos planteado que se regule tal y como se hace en muchos otros sitios. Es interesante trabajar en una ordenanza en la que las personas que están trabajando en proyectos de turismo itinerante puedan dar su opinión y sus enfoques, pero claro, lo primero será trabajar, cosa que no parece ir con este gobierno”.

El incremento en el número de autocaravanas en Valle Gran Rey en los últimos años ha puesto de manifiesto la necesidad de introducir las mejoras necesarias en materia de reglamentación, infraestructuras, señalización, servicios y planificación turística. “En el caso concreto de nuestro municipio, algunas situaciones que se dan en el municipio aparejadas al autocaravanismo, distan mucho de ofrecer una imagen mínima de calidad, seguridad vial, ornato y limpieza, y entendiendo eso todos los partidos presentes en el pleno votaron a favor de nuestra moción” explica la portavoz.

Ramos considera sobre este tipo de turismo, “el fenómeno autocaravanista es un modelo de turismo itinerante, moderno, no estacionario que está en pleno desarrollo en toda Europa y que contribuye, si se regula convenientemente, al desarrollo económico y turístico. Pero para este gobierno parece que lo de regular no es un verbo sino un calificativo idóneo para sus actuaciones”.

Para finalizar, la portavoz añade que “esperamos que el alcalde espabile y lleve al próximo pleno ordinario una propuesta de ordenanza con la que empezar a trabajar”.

Solicitudes de información relativas a contratación de personal y obras realizadas por el ayuntamiento no han sido contestadas.

El concejal del Ayuntamiento de Valle Gran Rey por Sí se puede, Carlos Hernández Chinea, muestra su alarma ante la opacidad que muestra el consistorio ante las solicitudes de acceso y copia de expedientes, además de ante la tardanza para responder las preguntas realizadas en pleno. A esta situación, desde la asamblea local de Sí se puede se añade que el Consejo de Participación Ciudadana lleva más de un año sin ser convocado y que el Consejo Municipal de Educación, pese al compromiso de constituirse adquirido por acuerdo institucional, no se ha configurado para empezar a funcionar.

En ese sentido, recuerda que con esta sucesión de incumplimientos se menoscaba el derecho de información a los concejales recogido en la Ley 7/2015 de los municipios de Canarias, en la Ley 7/1985 de Bases de Régimen Local y en la Ley 19/2013 de transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno.

“Son incontables las solicitudes de información que hemos presentado en esta legislatura y que no han sido contestadas ni atendidas. Estamos valorando seriamente acudir al Comisionado de Transparencia y a otras estancias como la vía contencioso-administrativa por vulneración fundamental del derecho a la participación pública entre otros. Son varios ya los casos en España en que se ha inhabilitado a alcaldes por no facilitar el acceso a la información a la oposición y no vamos a seguir permitiendo el menoscabo a nuestra labor” señala el concejal.

Hernández explica: “No nos gusta la vía judicial, pero el secretismo y la opacidad con que se gestiona este ayuntamiento es intolerable. Poner obstáculos a la labor de la oposición significa un menosprecio absoluto a las mínimas normas democráticas”.

Para el concejal, la paralización del Consejo de Participación Ciudadana es, además de un retroceso, otro incumplimiento de la legislación. “Hasta organizamos una charla para que quedase claro que fomentar la participación ciudadana es un requisito en la gestión municipal, pero este es otro aspecto en el que en vez de avanzar se ha retrocedido con este gobierno”.

Para Sí se puede, además, la tardanza en la respuesta a las preguntas de pleno es una falta de respeto a la misma ciudadanía. “Buena parte de las preguntas que realizamos en pleno las trabajamos a partir de aportaciones de vecinos que se dirigen a nuestra asamblea y, por lo tanto, recogen inquietudes de la ciudadanía de Valle Gran Rey. Es una pena que el gobierno no atienda más a estas preguntas porque podrían ser un instrumento indispensable para mejorar la gestión del ayuntamiento”.

“Constantemente hacemos pública la obstaculización a la labor de quienes hemos sido elegidos democráticamente. No podemos conformarnos con el silencio cómplice ante tales actitudes, hemos sido elegidos para democratizar este ayuntamiento y para dignificar su funcionamiento y solo exigimos la aplicación de la Ley. Valle Gran Rey no puede seguir siendo un municipio donde los derechos de la ciudadanía o de la oposición están sujetos a la interpretación de un alcalde”, concluye Hernández.

  • La organización ecosocialista critica que la reforma de la Consejería de Agricultura del Gobierno de Canarias deje sin derecho a ayudas al 66,5 % de los productores ecológicos de las islas
  • Considera imprescindible modificar la propuesta de reforma de reparto de las ayudas para que llegue a la mayoría de los productores

Sí se puede propone en el Ayuntamiento de Valle Gran Rey mejorar el acceso a las ayudas para la gran mayoría de pequeños productores ecológicos. Con este fin, el portavoz del grupo municipal ecosocialista en la corporación, Guzmán Correa, defenderá el próximo jueves, 22 de febrero, una moción en la que solicitará al pleno que inste al Gobierno de Canarias a modificar su propuesta de reforma de reparto de las ayudas, de manera que puedan percibirla la mayoría de los productores.

“Esta moción ha sido presentada y defendida en otros ayuntamientos, como en Tegueste, y es muestra de la preocupación de Sí se puede por el fomento de la agricultura y la ganadería ecológica, que tiene, precisamente en los requisitos de las ayudas, un impedimento muy trascendente”, explica el portavoz.

La organización ecosocialista critica que la reforma propuesta por la Consejería de Agricultura del Gobierno de Canarias deje sin derecho a ayudas al 66,5 % de los productores ecológicos de las islas. La exclusión del derecho a percibir ayudas a las explotaciones ecológicas de menos de 5.000 m2 propuesta por la citada consejería deja fuera del acceso a las ayudas una gran mayoría de los productores ecológicos. Del total de 1066 productores, solo 357 tendrían derecho a percibirlas y 709 se quedan sin ese derecho.

“Esto en el caso concreto de Valle Gran Rey, donde la parcelación agrícola es muy importante, es un obstáculo casi definitivo para las personas que quieran practicar la agricultura ecológica y pretendan recibir ayudas de la Consejería de Agricultura” aduce Correa.

Sí se puede propone que la reforma incluya la modulación por superficie para evitar que las grandes explotaciones perciban la mayor parte de las subvenciones. Igualmente, plantea que las explotaciones de menos de 5.000 m2 tengan derecho a percibir las ayudas sin límite mínimo de superficie de cultivo, de forma que una explotación de cualquier superficie inferior a 5.000 m2 pueda solicitar subvención, como ocurre en otras líneas de ayudas agrarias.

El portavoz considera que “si la Consejería aplica esta reforma, dejará sin derecho a percibir este dinero a la gran mayoría de personas que en las islas están apostando con esfuerzo y conciencia por una agricultura sostenible y con explotaciones familiares”.

Los fondos previstos en el Plan de Desarrollo Rural (PDR) para la agricultura ecológica son un total de 1.852.941,00 euros, financiados mayoritariamente la Unión Europea (85%), mientras que el resto lo aportan el Estado (10,5%) y la Comunidad Autónoma (4,5%).

La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias promovió de nuevo en diciembre de 2017 una modificación del PDR en la medida 11 de Agricultura Ecológica. La propuesta de modificación consiste en establecer un factor de corrección en función de la superficie. De tal forma, las explotaciones menores a 5.000 m2 quedarían excluidas, y se verían favorecidas las explotaciones entre 0,5 y 5 ha principalmente.

Para Sí se puede en Valle Gran Rey esto sería especialmente grave en el municipio, donde la mayor parte de los escasos operadores de agricultura ecológica producen hortalizas en pequeñas explotaciones. “Si queremos que Valle Gran Rey recupere mínimamente su calidad paisajística, entendemos que la agricultura ecológica ha de fomentarse y nunca poner más dificultades a las ya de por sí condiciones en las que los agricultores ecológicos trabajan” finaliza su intervención el portavoz.

La formación asamblearia recuerda que una moción trabajada al respecto de forma conjunta entre Sí se puede y PSOE, fue aprobada por unanimidad en noviembre de 2017.

La asamblea local de Sí se puede en Valle Gran Rey censura que la biblioteca municipal permanezca cerrada al público desde hace varios meses, a pesar de que los representantes de Coalición Canaria, que gobierna el ayuntamiento en minoría, votasen a favor de una moción, en noviembre del año pasado, donde se reconoció de forma unánime que la biblioteca es un Servicio Público de Interés General y se alcanzó el compromiso para asegurar su funcionamiento y dinamización.

“Han pasado cuatro meses desde entonces y la biblioteca sigue cerrada sin más explicaciones. Así, hay gente que se ha visto forzada a estar recogiendo firmas para que se abra la instalación, porque ahora mismo los estudiantes de Valle Gran Rey no tienen un lugar donde poder estudiar o consultar bibliografía” señala Andrea Witt, portavoz de la formación de izquierdas.

“Actualmente el municipio carece de otras instalaciones que puedan funcionar como sala de estudio. La Biblioteca Municipal es prácticamente la única posibilidad que tiene el estudiantado del municipio de disponer de sala de estudio y de reunión en caso de trabajos o experiencias grupales”.

“Tampoco las personas que quieran pedir en préstamo un libro pueden hacerlo desde hace meses y esto es una situación que habla muy mal de la gestión cultural de este ayuntamiento y de la previsión que desde el comienzo de la legislatura se ha hecho del personal asociado a las actividades culturales” insiste la portavoz.

Desde Sí se puede se considera que el gobierno municipal durante esta legislatura ha confundido la organización de festejos con cultura. “Las fiestas y actividades festivas son un aspecto importante para un municipio, pero aún lo deberían ser más las actividades culturales y educativas, y en eso, Valle Gran Rey se está quedando muy atrás”, abunda Witt.

En tal sentido, la formación asamblearia señala que por primera vez desde hace años el Festival de Música de Canarias no organiza ningún acto en el municipio. Su portavoz lo explica: “Sabemos que es algo que no depende del ayuntamiento, pero creemos que es sintomático de la deriva que lleva Valle Gran Rey respecto a las actividades culturales. Estos conciertos eran muy apreciados por los turistas que año tras año visitan nuestro pueblo y por primera vez en muchos años todos ellos se hacen en San Sebastián”.

Sí se puede en Valle Gran Rey insiste en la necesidad de que el municipio cuente con una biblioteca abierta y con actividades de dinamización como primer paso para desarrollar una política coherente y planificada de actividades culturales y educativas. “Hemos presentado mociones a este respecto, como por ejemplo la de la Universidad Popular, otra propuesta aprobada por unanimidad y que debe estar en la gaveta de algún despacho, pero eso no nos va a desanimar en nuestro empeño de demostrar, con propuestas y trabajo, que otro municipio mejor y más habitable es posible” finaliza su intervención Andrea Witt.

Advierten que la situación se ha vuelto insostenible y que el ganado está afectando a cultivos y a la seguridad de barrios como la Casa de la Seda o Guadá.

La asamblea local de Sí se puede en Valle Gran Rey indica la necesidad urgente de realizar tareas de control del ganado asilvestrado en el Parque Rural, ya que en los últimos meses son frecuentes las quejas de agricultores y vecinos de Guadá, Casa de la Seda y El Guro sobre afección de ganado en cultivos y zonas ajardinadas, provocando daños incluso en colmenas situadas en la zona de la Cuesta de Los Paredones.

“La situación del ganado asilvestrado está alcanzando niveles muy peligrosos ya que está siendo frecuente la presencia de ganado asilvestrado en zonas habitadas, lo que se suma a la inseguridad que provoca este grave problema en la actividad de los senderistas y para el tránsito por carreteras, tanto por el riesgo de accidentes provocados directamente por este ganado como por las caídas de piedras que provocan sobre las vías” señala Sandra Ramos, portavoz de la formación de izquierdas en Valle Gran Rey.

Desde la asamblea local se señala que ya en septiembre del año pasado, los concejales de Sí se puede señalaron ante el pleno la necesidad de que el gobierno municipal solicitase al Cabildo Insular el desarrollo de actuaciones de control de ganado asilvestrado en el Parque Rural de Valle Gran Rey ante la proliferación de ganado en los riscos de Yorima, Guadá y Teguerguenche, y que ya estaban provocando daños a los cultivos del valle.

“La situación de septiembre hasta ahora ha ido a peor: es frecuente la presencia de ejemplares en zonas tan bajas como el barrio de la Casa de La Seda o en la cañada del Entullo sobre el barrio de La Playa. Ya no hablamos de los daños que este ganado estará provocando en especies endémicas amenazadas o en elementos del patrimonio etnográfico y arqueológico, sino que hablamos de los perjuicios que están provocando en cultivos, en instalaciones apícolas o el grave peligro que supone la presencia de este ganado para la seguridad del tráfico en la zona de la Cuesta de Los Paredones por caída de piedras” explica la portavoz.

“Es un tema que nos preocupa y en toda la legislatura no hemos visto que en el Parque Rural de Valle Gran Rey se haya tomado ninguna medida. Los vecinos observan cómo el problema, lejos de resolverse, aumenta, sobre todo con la sequía, que ha provocado que este ganado baje a zonas cultivadas desde los riscos que circundan el valle”, indica Ramos.

Apuestan, desde la formación ecosocialista, por un plan a largo plazo donde tengan cabida distintas acciones: apañadas con las medidas de garantía para insertar las piezas capturadas en la cadena alimenticia, control del ganado y, en caso de ser necesario, el abatimiento. “Lo indudable es que este y otros problemas, tales como la presencia de acampadas ilegales, la presencia de especies invasoras, la muerte de palmas o el deterioro del patrimonio etnográfico, son evidencias de que la protección y gestión del Parque Rural de Valle Gran Rey no es que sea deficiente, es que, directamente, es inexistente” insiste la portavoz de la formación ecosocialista.

“El Cabildo de La Gomera debe tomar medidas eficaces y de forma urgente con el problema del ganado asilvestrado en el Parque Rural de Valle Gran Rey ya que la situación ahora mismo es insostenible y peligrosa y no vale quedarse en meras palabras. Mientras no trabajan, el ganado asilvestrado está dañando irremediablemente nuestro medio ambiente, nuestro patrimonio y nuestros cultivos. Gestionar es hacer y no figurar tanto en los medios, y si no son capaces de asumir sus competencias, que las den a quienes sí sean capaces” concluye Ramos.

La asamblea local de Sí se puede califica como una falta de respeto y un desfalco que el Gobierno de Canarias planee emplear esa cantidad en amueblar una obra en la que se han invertido más de 2 millones de euros y cuya viabilidad es un misterio.

La asamblea local de Sí se puede en Valle Gran Rey critica que el presupuesto regional prevea gastar 300.000 euros en amueblar el Mirador de El Santo, lo que es calificado como una falta de respeto y un desfalco toda vez que en esa obra se han invertido más de 2 millones de euros pese a que su viabilidad es una verdadera incógnita.

“Nos parece un auténtico despropósito que el Gobierno de Canarias se plantee malgastar 300.000 euros en los muebles para una instalación que no tiene ningún indicio de que se vaya a poder abrir algún día” explica Sandra Ramos, portavoz de la formación asamblearia.

Para Sí se puede, “invertir un solo euro más en esta obra sin que se sepa qué tipo de equipamiento va a acoger debería ser considerado malversación de caudales públicos”. Por este motivo, desde la formación ecosocialista se pide al Gobierno de Canarias que actúe con responsabilidad y que antes de plantear gastos se haga un plan de viabilidad y, si es preciso, se haga un concurso de ideas para ver a qué se puede destinar esta instalación.

“Estamos hablando de un mirador que se supone está diseñado para acoger un restaurante, pero en nuestra opinión para eso nunca podrá ser destinado ya que la instalación no tiene cerca terrenos con posibilidades de albergar un aparcamiento mínimo para satisfacer una hipotética demanda”, insiste la portavoz.

“Los vecinos de la zona no pueden prácticamente aparcar sus coches y aquí se sigue planteando instalar un restaurante, cuando apenas un kilómetro más abajo, en plena carretera general y con el diseño de César Manrique, hay una instalación similar y cerrada al público” considera Ramos.

Además, la portavoz insiste en que “ya en Arure existe una oferta adecuada de restaurantes como para plantear otras infraestructuras que compitan, desde lo público, con iniciativas privadas asentadas”.

Desde Sí se puede se recuerda que el proyecto inicial data de 1993, obra del artista gomero José Román Mora Novaro. En el año 2000 el mismo autor realiza el proyecto de la segunda fase. “Desde entonces y en un desparrame de fondos públicos, se ha gastado una cantidad de dinero público que estimamos en más de 2.000.000 de euros y la instalación sigue deteriorándose y sin visos de que, se gaste lo que se gaste dentro, vaya a ponerse en funcionamiento alguna vez” abunda Ramos.

Por este motivo, desde la formación de izquierdas se pide a los responsables públicos que, antes de gastar un solo euro más allí, se estudie y se publique a cuánto ascienden realmente los gastos y qué planes hay para poner la instalación en uso.

“Esperamos que el Gobierno de Canarias no siga en la dinámica de acompañar y financiar las políticas sinsentido que se plantean desde La Gomera. Esta isla tiene demasiadas obras pufas y cerradas, y se necesita más replanteamientos e ideas nuevas que optimicen estas instalaciones y menos dinero malgastado sin ton ni son” finaliza su intervención la portavoz.

El cuerpo de la Policía Local del municipio está conformado por dos agentes desde 1989, cifra que es claramente insuficiente.

En el pasado pleno ordinario del Ayuntamiento de Valle Gran Rey, la moción trabajada por Sí se puede para aumentar en efectivos el cuerpo de la Policía Local fue aprobada por unanimidad de todos los grupos, que actualmente y desde 1989 está conformado por solo dos agentes.

“Es obvio que Valle Gran Rey, con dos agentes de policía local, incumple la ratio determinada por la legislación y lo establecido por el Decreto 75/2003, el número de agentes que tendría que tener el Cuerpo de Policía Local de este municipio ronda los 8 agentes. No decimos que tanto, pero sí entendemos que el municipio debe aumentar el número de agentes para poder hacer frente a todas las funciones que se le atribuye a la Policía Local” señala el concejal y portavoz, Carlos Hernández Chinea.

Desde Sí se puede se recuerda que según la Ley 6/1997 de Coordinación de Policías Locales de Canarias, a la Policía Local se les atribuye las funciones de Policía Social, con atención y denuncia ante la Administración de las situaciones de marginación que afecten a los sectores más frágiles de la sociedad, la asistencia al usuario turístico, especialmente, en el deber de información, de conformidad con la normativa turística canaria, la Policía Ambiental y la Policía Urbanística.

“Como se ve, ninguna de estas funciones está cubierta convenientemente en la actualidad simplemente por número de efectivos, y diariamente se tienen evidencias de que con solo dos agentes el municipio queda muy descubierto en cuestiones de seguridad” insiste el portavoz.

“La actual situación es claramente deficitaria y esto provoca, por una parte, sobrecarga de trabajo para cada uno de los dos agentes que cubren el servicio, y por otra, ciertas deficiencias que lastran el desarrollo de las funciones de policía administrativa, seguridad, emergencia y prestación de auxilio, policía ambiental y urbanística, etc., en nuestro municipio” explica Hernández.

En opinión de la asamblea local, a esto se añade que en los últimos años se ha producido un importante gasto derivado de la contratación de servicios de seguridad privada para la celebración de eventos y festividades, cuya actual legislación es rigurosa y exigente, y para la vigilancia del mercadillo municipal.

“Esto hace que desde Sí se puede Valle Gran Rey consideremos una prioridad la provisión de nuevas plazas de policía local en el municipio lo cual entendemos, a priori, factible partiendo del supuesto y de la interpretación de que la provisión se haga en base a considerar como reposición el completar el cuerpo policial hasta llegar al número máximo que nos corresponde como municipio y en base a los cálculos del Decreto 75/2003” manifiesta el portavoz.

Aprobada por unanimidad la moción para el Archivo Municipal.

Del mismo modo, la moción trabajada para la creación de un servicio de gestión del Archivo Municipal fue aprobada por unanimidad de todos los presentes.

“Estamos demostrando un compromiso con el funcionamiento y la estabilidad de la Corporación a través de mociones, propuestas y preguntas que pretenden construir un Ayuntamiento más eficiente y creemos que eso se manifiesta en el apoyo unánime que consiguen prácticamente todas nuestras propuestas. Somos un partido coherente con nuestra querencia de servidores públicos y lo demostramos diariamente, a pesar de que luego las mociones sean ignoradas por quienes tendrían la obligación de llevarlas a cabo” finaliza su intervención Hernández.