Para la formación política de izquierdas, Curbelo confunde una vez más la institución pública, el Cabildo Insular, que es de todos los gomeros, con ASG, que es su partido político personal.

Para Sí se puede, “no es creíble que Curbelo tenga la más mínima intención de promover fórmulas de debate con la ciudadanía, tal y como se anuncia en la convocatoria de este evento centrado en el turismo sostenible, y que inicia su andadura esta tarde en Valle Gran Rey, pues a todas luces, el concepto de participación ciudadana es completamente ajeno a las fórmulas paternalistas y personalistas de hacer política del actual mandatario, tal y como ha venido demostrando en los últimos 25 años”, señala Rubén Martínez como portavoz de la formación ecosocialista.

Antes bien, para Sí se puede, el formato de este evento es claramente preelectoral, “mucho nos tememos que vaya a consistir en exponer las iniciativas puestas en marcha en cada municipio por el Cabildo Insular, que se arrogará el propio Curbelo, y en anunciar las futuras acciones que tiene previstas realizar. Como mucho enumerará lo que entiende que han sido avances en materia turística en últimos años en La Gomera y en Valle Gran Rey”.

Para la formación asamblearia es evidente que el concepto de sostenibilidad que maneja Curbelo se derrumba simplemente con dar un vistazo al territorio en el que se celebrará el acto. “Desgraciadamente muchas de las actuaciones que se proyectan para Valle Gran Rey no son sino copias de los peores modelos desarrollistas de sol y playa que han tenido y siguen teniendo lugar en otros lugares de Canarias: en Las Américas y Los Cristianos en Tenerife, Maspalomas en Gran Canaria o en el Sur de Fuerteventura. Ahí está la propuesta del PIOG de hacer tres hoteles de 600 plazas en el frente marítimo de Valle Gran Rey” explica el portavoz.

Para la formación ecosocialista, sostenibilidad medioambiental no es que la isla figure en la cola de canarias en energías renovables. Sostenibilidad social no es que tres de los seis municipios de la isla figuren entre los diez de menor renta de canarias, cuando el turismo deja 75 millones de euros en la isla, a todas luces muy mal repartidos. Sostenibilidad social no es que las cifras de paro insular crezcan de forma insoportable en ausencia de los recurrentes planes de empleo del Cabildo y Ayuntamientos. Sostenibilidad económica no es que la isla tenga menos superficie y producción agrícola que ninguna otra del archipiélago. Sostenibilidad social no es que las comunidades rurales de la isla sufran despoblación, en gran parte debido al abandono institucional. Sostenibilidad ambiental no es la nula falta de gestión de los espacios naturales protegidos por parte del Cabildo y que un incendio haya podido arrasar gran parte de la isla como pasó en 2012.

Para Sí se puede es fundamental para la isla y sus habitantes aprovechar la existencia de espacios reales de participación en materia de turismo sostenible como los promovidos por la Carta Europea de Turismo Sostenible de La Gomera, que lleva más de diez años abierta a la ciudadanía, a las instituciones, a los colectivos y empresas, conformando un lugar para el debate y para la formulación de planes y para la toma de decisiones colectivas, y por tanto democráticas.

Por otra parte, Sí se puede reprueba el uso de las habituales prácticas clientelares de Curbelo. “Nos llega información de que se han creado grupos de whatsapp incumpliendo la Ley de Protección de Datos y se ha hecho una utilización insistente de medios institucionales para asegurar la asistencia de público a este evento. Es una pena que una ponencia que podría ser interesante en su temática se transforme así en una proyección personalista del presidente del Cabildo” termina su intervención Martínez.

La formación ecosocialista presenta una moción que será debatida en el pleno de hoy del Cabildo al respecto.

Sí se puede, través de su representante en el Cabildo Insular de La Gomera el consejero Rubén Martínez, ha presentado una moción con el objetivo de debatir sobre la situación turística de la isla y las consecuencias que se derivan de la llegada anualmente de más de 400 mil excursionistas de un día.

A juicio de Rubén Martínez: “El turismo es nuestro principal sector económico, por ello es necesario hacer un análisis pormenorizado de los datos. No podemos caer en el triunfalismo y confundir a la opinión pública. Si fuese verdad que a La Gomera llegan 700 mil turistas anuales, como dice el presidente del cabildo, seríamos la isla del mundo con más turistas por cada 100 habitantes y lo peor, no habríamos sabido aprovechar ese enorme flujo”.

La formación indica que los datos oficiales extraídos del ISTAC (Instituto Canario de Estadística) señalan un incremento del número de turistas en La Gomera en lo que va de legislatura de un 5%. Frente a esa cifra positiva hay otra serie de datos que, a juicio de la formación, exigen un análisis pormenorizado. Entre ellos está que haya disminuido la estancia media de los turistas, que se sitúa por debajo de los 6 días de media, que la tasa de ocupación de hoteles y apartamentos esté veinte puntos por debajo del resto de Canarias o que, en La Gomera, los ingresos por habitación, tanto en hoteles como de apartamentos, sean inferiores a los que se generan en cualquiera de las otras islas.

Para Sí se puede, hay que diferenciar, tal y como lo hace la Organización Mundial del Turismo, entre turistas y visitantes de un día o excursionistas. Las consecuencias de los visitantes o excursionistas de un día, que pueden rondar los 400 mil anuales, son muy escasas para la economía insular, beneficiándose unas pocas empresas, sobre todo aquellas radicadas fuera de la isla, que son las que controlan el negocio. Y todo esto haciendo un uso importante de los recursos y del territorio insular.

Igualmente, habría que hacer un análisis sobre los cruceristas, fenómeno que superó la cifra de 90 mil en el año 2017. En un informe sobre el año 2014-2015 realizado para la Consejería de Turismo del Gobierno de Canarias se señala que el gasto medio de los cruceristas en La Gomera se ubica en torno a los 15 euros, siendo el penúltimo más bajo de Canarias, solo superado por Fuerteventura.

A juicio de Rubén Martínez, “los visitantes de un día son todo lo contrario a lo que valoran los turistas que llegan a La Gomera, es decir la naturaleza, la amabilidad de sus habitantes, el descanso, la tranquilidad, el relax, la sensación de agradable y la paz”.

Para Sí se puede, la ECOTASA o tasa turística, impuesto que emplean algunos organismos públicos (ayuntamientos, comunidades autónomas, regiones, etc.), podría ser una fuente de financiación destinada a la promoción turística o a la preservación del medio ambiente. De tal suerte se podrían gestionar los Espacios Naturales Protegidos que es uno de los mayores reclamos para los turistas.

“La ecotasa puede usarse para prevenir y limitar el impacto negativo de un turismo y unas empresas que usan el territorio insular y sus recursos sin aportar nada o muy poco a cambio. Creemos que en La Gomera debemos valorar si la estrategia que sigue el gobierno insular de promover este tipo de turismo, es la que más conviene a la isla, su territorio y sus gentes, y en tal sentido, entendemos que se debe aplicar fórmulas como el cobro de ecotasa que se utiliza en otros territorios con éxito” argumenta el portavoz.

Para Sí se puede, mientras que en la isla hay experiencias muy interesantes y concretas sobre el turismo sostenible, ASG genera un discurso que responde a una estrategia de fomentar el excursionismo.

“Cualquiera que analice los discursos de ese partido puede ver que hablan de ampliar aeropuertos, de construir el puerto de Fonsalía, de adaptar carreteras para guaguas, de generar aparcamientos para guaguas o de seguir habilitando miradores, sin que ni siquiera se haya planteado previamente cómo lograr que el dinero que genera el turismo excursionista se pueda quedar en la mayor cuantía posible entre los negocios y las familias gomeras” finaliza Martínez.

Desde la formación de izquierdas se considera que, aunque no vaya a haber seguimiento de la huelga en la isla, las condiciones laborales de las camareras de piso en La Gomera son muy mejorables.

Sí se puede en La Gomera apoya las reivindicaciones de las kellys, que han sido convocadas a una huelga general por parte del sindicato mayoritario en la hostelería en la provincia de Santa Cruz de Tenerife, Sindicalistas de Base para los días 25 de diciembre y el 1 de enero. Del mismo modo, desde la formación de izquierdas se pide que se estudie y se haga pública la situación de estas trabajadoras en la isla.

“Aunque probablemente no vaya a haber seguimiento de esta huelga en La Gomera, las condiciones laborales de las camareras de piso aquí son muy mejorables, sobre todo en carga de trabajo, y entendemos que estas condiciones han de ser expuestas y conocidas por toda la población, con el propósito de que se mejoren”, señala Carlos Pérez Simancas, portavoz de la formación.

La huelga general en el subsector de las camareras de piso en Canarias ha sido convocada en protesta por las duras condiciones de trabajo, la ausencia de seguridad y salud laboral y la baja calidad del empleo. Las conocidas como kellys, que piden que se mejore su situación, son más de 20.000 trabajadoras en esta comunidad y realizan una media superior a las 20 habitaciones diarias.

“La carga de trabajo que sufren estas trabajadoras es brutal y no es tanto un tema de salario, que también, pero consideramos que, en La Gomera, si no se negocia la carga de trabajo, tienes a personas destrozándose físicamente y calladitas porque tienen un contrato temporal. Y ya sabemos que pasar por un comité de empresa o sindicato es casi un sacrilegio y una tacha para futuras renovaciones” insiste el portavoz.

En tal sentido, desde Sí se puede se pide que los sindicatos con presencia en el sector turístico de La Gomera, apoye la defensa de los derechos laborales de estas trabajadoras. “En el siglo XIX el trabajo en las fábricas era demoledor, se luchó sindicalmente y se consiguieron derechos laborales. Sin embargo, estamos en el siglo XXI y parece que no se puede ni secundar una huelga totalmente legitimada”, reclama Pérez Simancas.

“Pedimos que los sindicatos y los partidos de izquierda se impliquen en este tema en la Isla y apoyen a estas trabajadoras: no podemos esperar a que trabajadoras, la mayor parte de las veces, mujeres que desconocen la normativa laboral, se organicen solas. Estas trabajadoras tienen miedo y no tienen el respaldo adecuado de los sindicatos que trabajan en la Isla. Y esto, la defensa de las clases trabajadoras, también es responsabilidad de los partidos de izquierda” considera el portavoz.

Al respecto, desde Sí se puede se reclama que este apoyo a la defensa de las kellys sea real y franco. “Declaraciones y discursos sentidos como los que hemos visto en esta legislatura en el Parlamento de Canarias pueden estar muy bien, pero no aportan soluciones ni respuestas a los problemas más allá de los cortes en televisión. El mismo Parlamento de Canarias, donde se han escuchado palabras bonitas, rechazó en su día la propuesta de reforma de la Ley de Turismo para determinar las plantillas mínimas necesarias en base a la categoría y régimen de clientes y ocupación en los hoteles y apartamentos de Canarias”.

Para finalizar, Pérez Simancas insiste: “Todo el mundo sabe que este trabajo es demoledor para la salud de las trabajadoras, pero nada se hace al respecto de la precarización y el empeoramiento de sus condiciones laborales. Tenemos unas cifras magníficas de llegadas de turistas, pero esto no se traduce en mejoras laborales, sino en lo contrario. En el mejor de los casos, las kellys tienen los mismos sueldos y mucho más trabajo”.

La formación asamblearia considera necesario ordenar y regular el incremento de la presencia de autocaravanas en el municipio de los últimos años.

La asamblea local de Sí se puede en Valle Gran Rey ha solicitado, mediante moción, la creación de una ordenanza municipal reguladora del estacionamiento de autocaravanas en vías urbanas y la delimitación, a través de un proceso participativo, y en coordinación con otras Administraciones, de las áreas determinadas para el estacionamiento de caravanas, procurando que los usuarios dispongan de un espacio destinado a la evacuación de las aguas grises y negras producidas por las autocaravanas o vehículos similares, así como de una toma de agua potable.

El portavoz de Sí se puede y concejal de la formación en el ayuntamiento, Carlos Hernández, ha explicado que la solicitud de esta ordenanza viene de manos de los propios vecinos de Valle Gran Rey, “que sufren las molestias del aparcamiento descontrolado de este tipo de vehículos en el municipio” y, denuncia, la “pasividad que ha mostrado el gobierno municipal en estos dos años y medio de gobierno para solucionar este problema”.

En tal sentido, el portavoz apunta a que “actualmente, es frecuente ver en épocas estivales o de puentes muchas caravanas que se estacionan en diferentes zonas del municipio sin ningún tipo de control, ni servicios, lo que a su vez daña la imagen de Valle Gran Rey”. Por tanto, el portavoz ecosocialista entiende “necesario que el Ayuntamiento lleve a cabo una regulación de esta actividad mediante la aprobación de esta normativa en el próximo Pleno”.

Para Hernández, “la presencia desordenada de autocaravanas es un tema que está trayendo muchas críticas entre la población de Valle Gran Rey y desde Sí se puede hemos planteado que se regule cómo se hace en muchos otros sitios. Es interesante trabajar en una ordenanza en la que las personas que están trabajando en proyectos de turismo itinerante puedan dar su opinión y sus enfoques”.

El incremento en el número de autocaravanas en Valle Gran Rey en los últimos años ha puesto de manifiesto la necesidad de introducir las mejoras necesarias en materia de reglamentación, infraestructuras, señalización, servicios y planificación turística. “En el caso concreto de nuestro municipio, algunas situaciones que se dan en el municipio aparejadas al autocaravanismo, distan mucho de ofrecer una imagen mínima de calidad, seguridad vial, ornato y limpieza” explica el portavoz.

Hernández considera sobre este tipo de turismo, “el fenómeno autocaravanista es un modelo de turismo itinerante, moderno, no estacionario que está en pleno desarrollo en toda Europa y que contribuye, si se regula convenientemente, al desarrollo económico y turístico”.

Para finalizar, el portavoz añade que “el número de Ayuntamientos que vienen ampliando su oferta turística con la creación de un área de aparcamiento y pernocta para autocaravanas es creciente y constante” y detallado que “en la moción se pide que el Consistorio trabaje con otras administraciones en delimitar un área para el estacionamiento. La zona portuaria de Vueltas o la zona del barranco pueden ser adecuadas para instalar una zona de aparcamiento de autocaravanas en Valle Gran Rey”.

La formación política ecosocialista considera que, lejos del proclamado turismo sostenible al que dice aspirar ASG, las actuaciones encabezadas por Curbelo apuntan para la isla un futuro basado en el turismo de masas.

La formación de izquierdas propone debatir fórmulas para la sostenibilidad social, ambiental y económica del turismo en La Gomera, buscando el aumento del beneficio para la población local y la reestructuración del turismo de un día y de cruceros. Para Sí se puede, Curbelo tiene una idea clara: traer cuanto más turismo mejor, aunque proclame en prensa una apuesta fingida por el turismo sostenible.

“Basta hacer un seguimiento a sus declaraciones públicas para constatarlo: ya sea pidiendo una segunda pista para el aeropuerto del Sur, ya sea pidiendo la ampliación de la pista del aeropuerto de La Gomera, o las ampliaciones sucesivas del puerto de San Sebastián, o mostrando alegría por el reciente descuento en los billetes, “pues llegarán más turistas”, sin que se haya hecho un análisis profundo de las consecuencias que tendría este modelo para el desarrollo socioeconómico insular”.

“Tenemos que preguntarnos qué tipo de turismo queremos, cuánto turismo queremos y dónde, y luego actuar en consecuencia. Es necesario que se fije la capacidad de carga de la isla. No queremos improvisación, ni convertirnos en apéndice o en un parque temático “low-cost” del Sur de Tenerife”, señala Ada García, portavoz de Sí se puede La Gomera.

Sí se puede aboga por un Turismo Sostenible y Responsable, y exigirá que se estudien los costes que comporta para la isla el turismo de un día y de cruceros, tanto en gastos en infraestructuras como en costes medioambientales, con el fin de que se mida y se publique su impacto económico en la población local. “Es preciso contar con un análisis que nos diga cuál es el retorno social del turismo de un día y de cruceros, pero también del turismo convencional, evaluando su relación coste-beneficio, y conociendo cómo se reparte el beneficio de la industria turística insular”, indica García.

La formación de izquierdas considera que es hora de debatir la implantación de una tasa turística, buscando fórmulas de retorno social del coste de recibir más de un millón de turistas cada año, que parece beneficiar solamente a unos pocos operadores. “El debate que proponemos ha de vertebrar un Plan Estratégico de Turismo en el que han de participar todos los sectores de la economía insular”, señala la portavoz.

“La clave para el buen turismo es planearlo para la gente que vive aquí, y si esto se hace bien, entonces el visitante quedará tan satisfecho que regresará y nos recomendará. Los gestores del cabildo creen que la única manera de gestionar el turismo es promocionarlo en las ferias. Pero estamos en un tiempo donde toca gobernar el turismo: no se trata de traer turismo, sino de hacer que los visitantes que vienen den beneficios a la población local y que esos beneficios se traduzcan en unas mejores condiciones de vida para quienes vivimos en La Gomera”, finaliza Ada García.

En el último vídeo de turismo se incluyen imágenes de una espiral artificial de piedras y arena que podría constituir un delito medioambiental.

La formación ecosocialista en La Gomera reclama del gobierno del Cabildo Insular que se tenga más atención a la hora de realizar los vídeos de promoción turística, ya que, en el que ha sido recientemente presentado, hay al menos una imagen de una “construcción” realizada en Playa del Inglés, en pleno Parque Rural de Valle Gran Rey.

Hace muy pocos días el canal de Turismo de La Gomera, dependiente del Cabildo Insular, ha subido un vídeo promocional turístico denominado “La Gomera in all senses” en el que se puede encontrar una imagen, que, en palabras del consejero de Sí se puede en el Cabildo, Rubén Martínez, es “cuanto menos desafortunada, pues parece validar comportamientos poco cívicos y que medioambientalmente pueden constituir una ilegalidad. El hecho de amontonar deliberadamente piedras en playas o espacios naturales son comportamientos muy reprochables y que las administraciones deberían impedir, y nunca promocionar”

Esto tiene mayor trascendencia ante los últimos acontecimientos que han causado un rechazo social en la isla tras darse a conocer que “un colectivo que se denomina Reverdecemos, que sabemos ha sido denunciado por estas prácticas, ofrece servicios, cobrando 35 € por persona, e invita a realizar estos amontonamientos de piedra para supuestamente embellecer los entornos. Aunque desgraciadamente no es esta la actividad más nociva que realizan contra el entorno en la isla. Y esperamos que tras las denuncias se puedan detener todas sus acciones” continúa Martínez.

Además, hay que recordar que este tipo de comportamientos ha sido muy perjudicial para lugares arqueológicos de la isla como ha pasado en la Fortaleza de Chipude, donde han desaparecido casi todas las aras de sacrificio debido a que algunos desaprensivos las han usado para formar espirales, con lo que han destruido parte del patrimonio de nuestra Isla.

El portavoz de la formación insiste, “desde Sí se puede esperamos que el Cabildo Insular retire el actual video y lo reedite eliminando esta secuencia, y que en un futuro se procure tener más cuidado para que en los próximos vídeos promocionales que se dirigen a los miles de turistas potenciales de nuestra isla no aparezcan este tipo de incongruencias. Necesitamos turistas que valoren nuestro patrimonio natural y cultural, y no gente que, consciente o inconscientemente, los estropea”.

En el mismo sentido, desde Sí se puede se pide que el Área de Medio Ambiente recupere la afección de esta espiral situada en Playa del Inglés. “Si se asume la gestión de los espacios naturales es con todas las consecuencias, y se ha tardado mucho tiempo desde que esa espiral dañó el paisaje y el medio ambiente del arenal situado en este espacio tan paradigmático de nuestra isla” finaliza su intervención Martínez.

Una comisión integrada por diferentes representantes de la Plataforma Canaria por un Territorio Sostenible, entre quienes se encuentra el consejero de Sí se puede, visita Bruselas para informar sobre la nueva Ley de turismo en las islas verdes.

El pasado martes una delegación conformada por diversas fuerzas sociales, sindicales y políticas se desplazó a Bruselas para establecer reuniones de trabajo con responsables administrativos y políticos de la Comisión y el Parlamento Europeo. Entre los miembros de la delegación estaban presentes representantes de las islas afectadas por la Ley, El Hierro, La Palma y por La Gomera, Rubén Martínez consejero por Si se puede en el Cabildo Insular.

Cabe recordar que la llamada Ley turística de las islas verdes, o Ley 2/2016 para la modificación de la Ley 6/2002, de 12 de junio, sobre medidas de ordenación territorial de la actividad turística en las islas de El Hierro, La Gomera y La Palma, fue aprobada de 27 de septiembre pasado. Dicha Ley establece el desarrollo del turismo en el suelo rústico, desapareciendo los límites de crecimiento, así como permitir hacer edificaciones en suelos de protección paisajística y cultural.

En ese sentido Rubén Martínez señala “la ley aprobada supone un grave peligro para nuestras islas, aquellas que quedaron al margen del turismo masivo y que podían haber optado por un turismo sostenible y de mayor calidad que permitiría unos ingresos mayores. Sin embargo, en vez de preservar nuestras riquezas tanto paisajísticas como culturales y apostar por el sector primario, se opta por trasladar el concepto de turismo convencional de sol y playa al ámbito rural, además de posibilitar la implantación de proyectos de dudosa legalidad”.

La delegación se desplazó aprovechando la invitación formulada por la eurodiputada de IU Ángela Vallina quien organizó la rueda de prensa en el marco del Parlamento Europeo, así como la agenda de actividades que se llevaron a cabo.

Por la mañana, y a lo largo de más de una hora, se mantuvo una reunión con Ion Codescu, Jefe de Unidad de la Dirección General de Medioambiente de la Comisión Europea. Se le explicaron los motivos que sustentan las cerca de mil denuncias contra la Ley turística de las islas verdes enviadas a la Comisión, de las cuales cerca de 200 corresponden a La Gomera. La denuncia ha sido elaborada por el asesor jurídico de la plataforma y profesor de Derecho en la Universidad de La Laguna (ULL), Santiago Pérez.

En tal sentido se comunicó a la delegación que existe una investigación en curso por parte de la Comisión Europea contra dicha Ley por infracciones graves del derecho comunitario cometidas en su tramitación y por los irreparables daños al medio ambiente de las islas Canarias.

Posteriormente se estableció un encuentro con distintos europarlamentarios del estado español, a quienes se les explicó las diversas problemáticas que se observan en la nueva Ley y la falta de consenso social para su aprobación. En la reunión se contó, entre otros, con la presencia de los eurodiputados canarios Juan Fernando López Aguilar del PSOE y Gabriel Matos del PP.

En la sesión de tarde se establecieron diferentes contactos con los grupos políticos que conforman el Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo. Cabe recordar que ya se ha enviado una petición para que sea tratada con urgencia. Se presentó en persona la petición a la presidenta de la Comisión Cecilia Wikstrom del Grupo Liberal, así como al coordinador del Grupo Popular Peter Jahr y diferentes miembros de otros grupos (PODEMOS, ERC, Grupo EFDD), obteniendo de todo ellos el compromiso de estudiar la petición en detalle.

Tras la visita realizada, el Consejero de Sí se puede en el Cabildo de La Gomera muestra su satisfacción ante los distintos encuentros tenidos siendo la valoración muy positiva y un espaldarazo para la línea seguida de denuncia de la Ley 2/2016, llamada Ley de turismo de la Isla verdes.

La formación asamblearia ha constatado el interesante e innovador trabajo realizado por algunas empresas constituidas por jóvenes en materia de turismo ecológico, pioneras en la Isla, y la buena labor de algunos técnicos que contrastan con el discurso vacío del alcalde, tal y como se demostró en el foro de la Carta Europea de Turismo Sostenible.

El comité local de Sí se puede en Vallehermoso cree que las medidas manifestadas por el alcalde y el estado real del municipio no son el mejor marco para comenzar una campaña sobre ecoturismo. Caber recordar que el proyecto Ecotur se encuentra incluido en el programa Interreg impulsado a su vez por la Unión Europea.

Sí se puede en Vallehermoso sale al paso de las declaraciones en prensa que hiciera recientemente Emiliano Coello sobre la intención del ayuntamiento de Vallehermoso de llevar a cabo acciones que hagan que el municipio lidere el desarrollo del ecoturismo en La Gomera, aprovechando los cerca de 300.000 € que el proyecto Ecotur destinará a realizar acciones en el municipio.

“Todas las propuestas que aparecen en la publicación nos resultan vacías de contenido y se alejan bastante del desarrollo de medidas relacionadas con prácticas ecológicas” declara Alejandro García, portavoz de la formación en el municipio norteño. “Entre las muchas carencias en materia de ecología que muestra Vallehermoso encontramos la falta de recogida selectiva de residuos, la ineficacia e inoperancia de sus depuradoras, como la de Alojera y El Cercado, o la ausencia de inversión en energías renovables”.

En sus declaraciones, Coello explicaba una serie de acciones a realizar en el municipio. Las más desarrolladas exponían medidas en su mayoría a realizar en el casco y norte del municipio, sin profundizar demasiado en medidas en la zona alta y sur de Vallehermoso.

“Una vez más se demuestra la desidia por el impulso de aquellas zonas que más sufren despoblamiento y que, sin embargo, son el marco ideal para desarrollar este tipo de políticas no sólo turísticas sino agrícolas, arqueológicas o arquitectónicas por mencionar algunos aspectos. El impulso de un Plan Estratégico Ecoturístico requiere de una participación de todos los agentes sociales y económicos del municipio y no actuaciones basadas en la improvisación y la ocurrencia” puntualiza García.

La formación política quiere recordar, al respecto del desarrollo turístico del municipio, la necesidad, entre otras, de articular y poner en funcionamiento de manera definitiva una línea de guaguas que comunique Vallehermoso con Valle Gran Rey, facilitando, entre otras cuestiones, la movilidad de los turistas que pernoctan en el principal núcleo turístico insular con el municipio norteño.

Desde el comité local de Sí se puede, se propone la formación de una mesa de trabajo, con agentes, instituciones y vecinos para poder desarrollar un verdadero Plan de Ecoturismo, y así poder analizar en qué se presupuestará parte de esas inversiones, para no frustrar, una vez más, la creación y puesta en marcha de un proyecto innovador.

Para la formación ecosocialista la Feria Internacional de Turismo que ha dado comienzo hoy es una oportunidad para que los actuales dirigentes del Cabildo y de los Ayuntamientos se comprometan con un modelo real del turismo sostenible.

“En FITUR se inaugura el Año Internacional del Turismo sostenible para el Desarrollo, una declaración que hace la ONU, tratando de sensibilizar a los responsables de tomar decisiones en materia turística sobre la contribución del turismo sostenible al desarrollo local”, señala formación de izquierdas, “para ello es preciso apoyar a las comunidades, para que sus miembros aúnen acciones que hagan del turismo un factor que contribuya a un crecimiento económico sostenible, favoreciendo el empleo y la inclusión social, y promoviendo el uso eficiente de los recursos, la protección ambiental, los valores culturales y el patrimonio local”.

Sí se puede señala que, para implementar un modelo de turismo sostenible y responsable en La Gomera, el sector debería ponerse en manos de decenas de pequeños emprendedores y empresas, promoviendo numerosos destinos locales en toda la isla y desarrollando iniciativas a pequeña escala encaminadas a generar riqueza en sus entornos directos. Sería preciso poner el foco en estos emprendedores y pequeñas empresas locales de una manera planificada y rigurosa.

Para Sí se puede no es lógico hablar de sostenibilidad si se promueve la presencia de grandes empresas u operadores turísticos que se llevan el grueso de los beneficios, y que al final aumentan la desigualdad, el subempleo de los habitantes de la isla y acaban deteriorando los recursos naturales y culturales de la isla. “No se puede apostar simultáneamente por modelos turísticos como el de los cruceros y el de las excursiones de un día y por la sostenibilidad” insisten desde la formación.

Sí se puede muestra su preocupación por el posible crecimiento del turismo de cruceros en los próximos años en el frágil territorio de la isla: “creemos que ha sido un error apostar por este turismo: debió hacerse un cálculo del impacto económico, evaluando objetivamente si era beneficioso económicamente o no para la comunidad, para la isla, estudiando las infraestructuras disponibles, los agentes económicos que intervendrían y haciendo un análisis de sostenibilidad socioeconómica y ambiental. Este turismo implica masificación, mueve grandes grupos que pasan muy poco tiempo en los lugares que visitan y negocian precios a la baja, disminuyendo la calidad de los servicios. Se aprovecha de todo lo público que tiene el destino –sus calles, sus plazas, sus atractivos naturales, sus equipamientos e incluso la hospitalidad de sus habitantes–para generar básicamente plusvalías para las navieras”.

Desde Sí se puede se hace un llamamiento a los turistas que eligen este año La Gomera o cualquier otro destino: “les proponemos avivar su sentido crítico como consumidores: como viajeros hemos de ser responsables con nuestras decisiones eligiendo proyectos que distribuyan los beneficios generados por la actividad turística, minimizando los impactos medioambientales y socioculturales y contribuyendo a mejorar la calidad de vida de las comunidades entre las que vamos a convivir”, se señala por parte de la formación.

Rubén MartínezEn el pleno de hoy del cabildo se debatirá la moción presentada por Sí se puede en contra de la llamada ley turística de las islas verdes.

Sí se puede presentó el pasado 6 de octubre una moción en el Cabildo de La Gomera para que no se aplique la llamada ley de turismo de las islas verdes. La nueva Ley, aprobada en el Parlamento de Canarias el pasado 13 de septiembre, pretende ordenar en el suelo rústico la actividad turística en las islas de El Hierro, La Gomera y La Palma. Para Sí se puede la presente Ley, que viene a modificar la aprobada en el 2002, abre las puertas a la construcción turística sin orden en los espacios rurales y sobre los suelos de protección ambiental.

“Frente a una apuesta sostenible y de conservación de nuestro territorio se pretende instaurar un modelo de turismo de sol y playa en el ámbito rural. Así, en La Gomera no solo habrá turismo convencional, con aquellas 17 mil camas de alojamiento previstas, sino que se le añadirá una nueva modalidad a la cual no se le ha puesto ningún tipo de objeciones. Ello puede significar la degradación de nuestros espacios rurales, que son precisamente los que los turistas que vienen valoran más por su conservación y sus singularidades” señala Rubén Martínez, consejero de Sí se puede en el Cabildo insular.

La nueva Ley surge a partir de una proposición del Cabildo de La Palma con el objetivo de modificar la anterior que ya permitía la construcción de nuevos alojamientos en suelo rústico, si bien disponía de una serie de medidas que evitaban convertir el ámbito rural en zonas de turismo convencional.

“La ley ha contado con el rechazo de diferentes partidos políticos y plataformas sociales. Tal es así que en la actualidad se recaban denuncias para ser remitidas a la Comisión Europea al considerarse que se vulneran directrices europeas y que la tramitación del procedimiento legislativo ha estado plagada de irregularidades” insiste Martínez.

clavoEntre las modificaciones de la nueva Ley está la desaparición de los límites globales y el ritmo de crecimiento de la actividad turística en el ámbito rural, lo que significa que se podrá construir sin control alguno. Además, se derogan las distancias mínimas entre actuaciones, permitiendo edificaciones continuas que podrán dar a lugar a núcleos turísticos en dicho ámbito y se disminuyen las exigencias de superficie para llevar a cabo edificaciones turísticas en suelo rústico. También se deroga el artículo que obligaba al mantenimiento de la actividad agrícola en dichas actuaciones y de dejan de ser excepcionales las edificaciones de carácter turístico en suelos de protección paisajísticas o culturales.

Otra de las disposiciones que se establecen son los llamados “Instrumentos de Planificación Turística Singular” (IPTS), proyectos que prevalecen sobre cualquier planeamiento en vigor y cuyos trámites de evaluación se simplifican. Cabe recordar que en base a dicha disposición en La Palma se pretenden legitimar actuaciones anuladas por una Sentencia de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo, como es el caso de los campos de golf de Tamanca (Los Llanos), San Isidro (Breña Alta) o Barlovento y las instalaciones hoteleras asociadas.

“Entendemos que la alternativa que favorece el turismo en La Gomera no va por incrementar de manera brutal el número de camas alojativas y menos aún por implantar nuevas construcciones en el ámbito rural sin ningún tipo de control. Bien al contrario, debemos preservar nuestras singularidades y nuestra identidad que son nuestro principal escaparate y lo que más valoran los visitantes. Favorecer el turismo rural pero no convertir ese suelo en un espacio de especulación sin control. Nos la jugamos, o bien apostamos por modelos caducos como pretenden los que está a favor de esta Ley o bien ordenamos racionalmente y de manera sostenible nuestro modelo turístico” concluye el Consejero de Sí se puede.