Rubén Martínez, consejero del cabildo por la formación, denunció en su intervención las graves afecciones que puede significar la nueva ley para el modelo turístico sostenible y competitivo que ya existe en la Isla.

Sí se puede La Gomera se congratula de la decisión tomada por el comité de peticiones del Parlamento Europeo de continuar y ampliar el procedimiento de denuncia iniciado con respecto a la ley de turismo de las islas verdes, la llamada “ley gris”, y la ley del suelo.

El pasado jueves, en la sesión plenaria del comité, los representantes de la Plataforma Canaria por un Territorio Sostenible, integrada por diversos colectivos, partidos y organizaciones sociales, defendieron el mantenimiento de los procesos de denuncia. Tomaron la palabra Vanesa Catalán por La Palma, Ramón González en representación de El Hierro, Antonio Pérez y Santiago Pérez en relación a Ley del Suelo, y Rubén Martínez por La Gomera. También estuvo presente una representación de alto nivel del Gobierno de Canarias que defendió el cierre de los expedientes.

Tras sus intervenciones, la mayoría de los parlamentarios expresaron sus dudas sobre dichas leyes, y la presidenta dictaminó la continuidad de las denuncias y su remisión a la Comisión de Medio Ambiente del Parlamento Europeo que analizará si se ajustan o no al marco jurídico europeo.

“Nuestras dos visitas a Bruselas, con intensas jornadas de trabajo y reuniones donde explicábamos los peligros que se ciernen sobre nuestra riqueza natural y sobre la legislación europea, han tenido su efecto, y queremos mostrar nuestra enorme satisfacción ante la decisión tomada por los parlamentarios europeos integrantes de la comisión” comenta Rubén Martínez.

Durante su intervención, el consejero de Sí se puede señaló el importante patrimonio natural de La Gomera, para acto seguido advertir sobre los peligros que se ciernen respecto a su conservación tras la aprobación de la nueva Ley del Suelo en septiembre pasado. Asimismo, advirtió que esa nueva normativa va en contra de los objetivos, el marco de acción y los principios desarrollados por la Agenda para un Turismo Europeo Sostenible y Competitivo desarrollados por la Comisión Europea.

Sí se puede recuerda que la nueva legislación que compone la Ley de Islas Verdes y la Ley del Suelo, permite la implantación, prácticamente sin restricciones, de construcciones y urbanizaciones turísticas en suelo rústico, incluyéndose el suelo rústico de protección ambiental, deroga los límites y controles de crecimiento y prioriza los proyectos sobre los proyectos de ordenación.

“Seguiremos apostando por un modelo turístico que defienda nuestras singularidades y valores, que sea competitivo y de calidad. Estamos en contra de trasladar el modelo de turismo de sol y playa al espacio rural, que nuestros paisajes agrícolas se llenen de construcciones sin control y masivas. Parece ser que algunas autoridades insulares siguen priorizando el cemento a nuestra naturaleza, la masa de turistas a la calidad en el turismo”, concluye Rubén Martínez.

La organización ecosocialista considera perdidos estos cinco años por la inacción del gobierno de Curbelo en el Cabildo Insular de La Gomera

Sí se puede recuerda que la Unesco considera Reserva de la Biosfera a un territorio en el que se ha de armonizar la conservación de la biodiversidad y el desarrollo económico y social. Son espacios que han de convertirse en lugares de experimentación y estudio del desarrollo sostenible. Fue una iniciativa puesta en marcha y liderada por Aider La Gomera, una asociación cuyo objetivo es el desarrollo rural de la isla. Sin embargo, la formación política de izquierdas considera que han sido cinco años perdidos, protagonizados por la inacción de los actuales responsables del Cabildo Insular.

“El Plan Estratégico inicial de la Reserva fue elaborado a través de un proceso participativo consistente en varias jornadas de trabajo para las que fue convocado personal técnico de distintas administraciones, entidades y organizaciones de la isla, interviniendo hasta 58 personas” continúa el portavoz. “Este plan proponía desarrollar una serie de actividades que no se ejecutaban o lo hacían insuficientemente, y que eran consideradas imprescindibles para desarrollar las funciones de la Reserva. Sin embargo, aún contando con este plan, el Cabildo insular no ha avanzado durante estos cinco años prácticamente en nada. Por lo tanto no se ha tratado de un problema de no saber qué hacer, sino de voluntad política. Ahora se plantean crear un nuevo plan estratégico, pero no se dice nada de lo ejecutado en el anterior, y sobre su indiscutible vigencia”.

El plan inicial se componía de ocho líneas estratégicas, incluyendo acciones encaminadas a disminuir el éxodo rural, a reorientar las estrategias públicas de empleo, a fomentar la emprendeduría y la formación, a la mejora de la calidad ambiental y paisajística, incluyendo la mejora del tratamiento de aguas residuales, la aplicación fórmulas de custodia del territorio, el inicio del compostaje de residuos, el inicio de la gestión activa de los espacios naturales protegidos, la gestión del patrimonio cultural, y el aumento los beneficios del turismo para la población local.

“Sin embargo, solamente se ha trabajado en informar sobre la reserva de la biosfera a la población local, mediante talleres y unidades didácticas destinadas a escolares, y también en alguna acción sobre el control de animales asilvestrados, que han sido claramente insuficientes, y que se ha convertido hoy en uno de los más graves problemas medioambientales y patrimoniales de la isla” continúa el portavoz.

“Basta mirar la página web de la Reserva de la Biosfera de la Palma para tener un claro ejemplo de proyectos reales que se podrían ejecutar en La Gomera si hubiera un mínimo de sensibilidad, voluntad política y capacidad: El “Plan Estratégico de Custodia Integral del Territorio en Reservas de Biosfera”, el proyecto “Patrimonio Inmaterial. Elaboración de Líneas Estratégicas y Proyectos de Desarrollo”, el “Plan Territorial Especial de Ordenación del Paisaje (PTEOP)”, el “proyecto MARCOPALMA con el objetivo de incrementar el estado de conservación que presentan las regiones marinas de La Palma”, por mencionar algunos”, finaliza Rubén Martínez.