La moción presentada por la formación asamblearia también hace hincapié en la correcta conservación del archivo histórico.

La asamblea local de Sí se puede en Valle Gran Rey ha presentado, a través de sus concejales, una moción que pretende la implantación de un servicio para la gestión del archivo municipal y para la conservación del archivo histórico. “Creemos que los sucesivos gobiernos no han prestado suficiente atención al archivo municipal y ahora mismo su situación es insostenible” argumenta Carlos Hernández, portavoz y concejal de la formación asamblearia en el Ayuntamiento de Valle Gran Rey.

La moción, que será debatida en el próximo pleno ordinario, quiere, entre otros aspectos, que el Ayuntamiento de Valle Gran Rey asuma su obligación de consignar en sus presupuestos ordinarios las partidas destinadas a la creación, mantenimiento y fomento del archivo municipal, y que desarrolle actuaciones técnicas para organizar el archivo municipal, implantando un sistema de gestión para facilitar el acceso a los integrantes de las diferentes oficinas municipales y a los usuarios a la documentación de una forma asequible, organizada y simultánea.

“Queremos así que se asegure que se preserva a largo plazo la documentación original y que se evite el riesgo de deterioro de la documentación original en el momento de su consulta. En el caso concreto del Archivo Municipal de Valle Gran Rey se están incumpliendo muchos de los objetivos que la legislación contempla y, lo que es más grave, está provocando, por una parte, una ralentización en el funcionamiento interno de la corporación, la pérdida de recursos económicos y una deficiente atención a la ciudadanía” insiste el portavoz.

Para la formación asamblearia, ha quedado claro a lo largo de esta legislatura que, tanto el gobierno como los representantes de la oposición han sufrido la tardanza, cuando no el silencio, al respecto de información que debiera estar ordenada y gestionada en el Archivo Municipal. “Esto dificulta enormemente la consulta de documentos y menoscaba las tareas de gobierno y oposición, y lo que es mucho más grave, perjudica a la ciudadanía” considera Hernández.

Desde Sí se puede, se señala como principales carencias del Archivo Municipal de Valle Gran Rey, la ausencia de personal cualificado al cargo de la gestión del archivo, la inexistencia de un cuadro de clasificación de los fondos o el uso de tratamientos inadecuados para el almacenamiento como perforaciones o presencia de objetos metálicos. También señalan como insuficiencias del servicio el hecho de que su ubicación se encuentra fuera de la Casa Consistorial y que se carezca de una sala habilitada para los investigadores que quieran consultar los documentos que componen el Archivo.

“Esto es respecto al archivo administrativo, pero es que en relación con el Archivo Histórico Municipal se ciernen fundadas dudas y se corren probables riesgos al respecto de su correcta conservación. Además, no ha habido ni hay acciones de investigación y publicación que ayuden a profundizar en su conocimiento por parte de la ciudadanía” explica el portavoz. Por eso, la moción también propone un acuerdo para que se pongan en marcha acciones orientadas a que el patrimonio documental de Valle Gran Rey salga del olvido, acometiendo programas de dinamización y difusión de los fondos documentales.

“En la era de la información donde dicen que vivimos, la información debe estar recogida en documentación y esta ordenada y gestionada. Es fundamental para el buen funcionamiento del Ayuntamiento y para la pervivencia de nuestro patrimonio documental que se den pasos para que el archivo municipal de Valle Gran Rey funcione como tal” finaliza su intervención Hernández Chinea.

  • Para la asamblea local de Valle Gran Rey, este proyecto, tal y como está planteado, provocará graves daños en el que es, probablemente, el mejor conjunto arqueológico de La Gomera.
  • En tal sentido, se han presentado alegaciones basadas en lo dispuesto en el Plan Insular de Ordenación y el Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Rural de Valle Gran Rey.

La asamblea local de Sí se puede en Valle Gran Rey indica que el proyecto del cierre del anillo insular eléctrico, tal y como está planteado, provocará graves daños a la zona arqueológica de la Montaña del Adivino, un complejo arqueológico que no tiene parangón en La Gomera y una de las mejores zonas arqueológicas de Canarias por la cantidad y variedad de evidencias de yacimientos y por el significado de la zona para la cultura aborigen gomera.

“Esto no es ningún argumento exagerado y la importancia de esta zona y su entorno está recogida en la normativa territorial. Tanto el PIOG como el PRUG del Parque Rural así lo determinan” advierte Guzmán Correa, portavoz y concejal de Sí se puede en el Ayuntamiento de Valle Gran Rey.

Por este motivo, la asamblea local ha presentado alegaciones a la Dirección General de Industria y Energía del Gobierno de Canarias, en las que argumentan, a partir de las disposiciones del Plan Insular de Ordenación y del Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Rural de Valle Gran Rey, los evidentes daños que se harán sobre la Zona Arqueológica al pretender instalar torretas eléctricas a lo largo del entorno.

“Estamos de acuerdo en que se plantee y se desarrolle el cierre del anillo eléctrico, pero no a costa de destruir uno de los mejores complejos arqueológicos de La Gomera y, probablemente de Canarias. Creemos que existen otras alternativas que el mismo proyecto obvia” insiste el portavoz.

Desde la formación se plantea como una posibilidad a estudiar que el cierre del anillo discurra por el barranco de Argaga y se aproveche la pista entre ese enclave y el barrio de Vueltas para soterrar el cable. “Entendemos que por eso se colocaron en su momento torretas hasta la zona del Verodal que habría que aprovechar. Además, de esta forma, se podría atender a los importantes problemas de seguridad que muestra esta pista, aspecto al que ninguna administración parece querer atender”, señala Correa.

Sí se puede recuerda que el PIOG determina para la Zona arqueológica de Montaña del Adivino y todo su entorno la declaración de Bien de Interés Cultural en su integridad y que la protección de dicha zona deberá garantizarse mediante la aprobación del oportuno Plan Especial. “Confiamos en que desde el Cabildo se haga cumplir estas determinaciones y que la Montaña del Adivino no vaya a convertirse en un nuevo caso `Tindaya’”, manifiesta el portavoz.

Para Sí se puede, la colocación de torretas de alta tensión sobre el entorno de la Montaña del Adivino menoscaba de forma patente y definitiva el paisaje que dan sentido a esta Zona Arqueológica.

“Se señala que las torretas no dañan a ningún yacimiento en concreto, pero es que en este caso el entorno donde se encuentran los yacimientos es tan trascendental e importante como los mismos. A nadie se le ocurriría colocar torretas en Machu Pichu por mucho que no dañasen edificaciones o estructuras porque el valor de ese complejo es el conjunto. En nuestra opinión y creemos que en la de los estudiosos de la arqueología gomera estamos en un caso similar” insiste el portavoz.

“La singularidad y grandes valores culturales de la Montaña del Adivino y su entorno hace necesario establecer, tal como prevé la normativa, su delimitación como Zona Arqueológica, así como su entorno de protección adecuado, como el instrumento más efectivo de protección de esta inigualable herencia patrimonial” finaliza su intervención Correa.

Para la formación asamblearia, la gestión del Patrimonio Cultural en La Gomera, donde incluyen el patrimonio histórico, es una muestra más de la dejadez y la pasividad que singularizan a los gobernantes gomeros.

Sí se puede exige más gestión, menos quejas y menos improvisación respecto al Silbo Gomero. En opinión de la formación de izquierdas, la gestión del Patrimonio Cultural en La Gomera, es una muestra de la desidia y la pasividad que singularizan a los gobernantes gomeros.

“Ahora, algunos, los que no han hecho nada, ponen el grito en el cielo ante el expediente de declaración de Bien de Interés Cultural a favor del Silbo Herreño por parte del cabildo de El Hierro. No vamos a entrar en los valores etnográficos, históricos y lingüísticos del llamado Silbo Herreño, su singularidad o su validez como patrimonio, ya que eso deberá ser establecido por los especialistas en un debate técnico con la presencia de los distintos puntos de vista. Lo que sí se ha hecho patente estos últimos 15 años es el desprecio, y no tenemos otro término más apropiado, que los responsables políticos de nuestro cabildo han tenido con respecto al silbo gomero” manifiesta Rubén Martínez Carmona, portavoz de la formación.

Para el portavoz, “nuestros gobernantes pensaban que gestionar un bien presente en la lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la Unesco consistía en un concurso anual, en hacerse alguna foto silbando, en un viaje para hablar de las bondades de nuestro silbo, en la participación como elemento exótico en festivales y en algún reportaje de una televisión extranjera, mejor si era japonesa. En definitiva, han querido convertir al silbo en la especie de florero que dotaba con su presencia de un contenido exótico/ancestral a los encuentros donde participase”.

Para Sí se puede, con este proceder se ha provocado que el silbo sea un espectáculo y no un patrimonio.

“El conocimiento sobre el silbo, su investigación, su difusión, fuera de las aulas, ha sido inexistente. Una comisión insular de silbo que llevaba 10 años sin reunirse, proyectos que nunca consiguieron materializarse, pero cuya dotación económica sí estaba presente, una comisión técnica que se reunió cuatro veces, una cátedra “Lenguajes silbados Ramón Trujillo” que nunca dejó de ser una mera nota de prensa que se editaba de tiempo en tiempo, así han tratado al Silbo” insiste Martínez.

En ese sentido desde la formación asamblearia se cuestiona: “¿Cuál fue la apuesta del cabildo gomero por la investigación, por recopilar un audioteca donde se conservase en formato digital las manifestaciones silbadas y entrevistas con los diferentes silbadores de la isla que pudiese servir para presentes y futuras investigaciones? ¿Dónde se forjó una línea de conocimiento para consignar las diferentes formas de silbo de La Gomera? ¿Dónde está la apuesta por convertirnos en el eje de convergencia de todos los lenguajes silbados del planeta y asumir el papel protagonista que nos depara el ser patrimonio inmaterial de la humanidad?”

“No busquen, no lo hicieron. Y nos preguntamos: ¿Cómo podemos cuidar un patrimonio si no lo conocemos hasta sus entrañas? Y de nuevo el silbo florero, el silbo espectáculo como modelo de gestión” declara su portavoz.

Desde Sí se puede se explica que, frente a tanta dejadez, el silbo se fue asentando como un elemento cultural muy demandado en otras partes de Canarias, y esa demanda fue respondida y no precisamente por quienes debían gestionar el Silbo Gomero. Determinadas asociaciones comenzaron a ocupar el espacio vacío y se preocuparon de llevar a cabo actividades.

“No hay ejemplo más significativo: estos colectivos diseñaron sus propias páginas web con distintos enlaces de interés, mientras la página oficial que el cabildo gomero había vinculado para el informe de la UNESCO como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad enlazaba a material pornográfico”.

“Y ahora, a última hora, como siempre, cuando todo son prisas y ya es difícil revertir la situación, utilizan el recurso de la queja, el incriminar al otro y el lloro. Hubiese sido más fácil gestionar. Ya nos pasó con la Miel de Palma y ahora con el Silbo Gomero” añade Martínez Carmona.

Para Sí se puede, no hay nada más representativo de esta dejadez que observar cómo las clases de silbo en San Sebastián de La Gomera se dan en el Archivo Histórico Insular, que lleva más de un año cerrado, inmueble que está ubicado en el casco Histórico de San Sebastián, cuyo expediente tramitado como BIC permaneció 13 años “perdido” en una gaveta del Cabildo de La Gomera.

“Pero lo malo no es que la mala gestión se limite al patrimonio (recordemos la Hacienda Ayala en Chipude), sino que alcanza a todas las áreas de la administración insular: obras inútiles o sobredimensionadas, turismo de masas, especies invasoras, vertidos de aguas residuales, despoblación y abandono agrario…” finaliza su intervención el portavoz.

Insta, a su vez, a la institución insular a devolver a sus legítimos herederos la colección de cerámica precolombina expuesta en la casa Colón de la villa capitalina.

Sí se puede reclama la restitución de los materiales arqueológicos procedentes de La Gomera que están depositados en los fondos del Museo de la Naturaleza y el Hombre de Tenerife. Desde la formación ecosocialista, se ha solicitado mediante escrito registrado el pasado jueves, que se lleve a cabo una petición formal desde la institución insular al cabildo de Tenerife, organismo que gestiona el museo de la Naturaleza y el Hombre, para que se proceda a la restitución de dichos materiales.

Entre los objetos presentes en el museo de Tenerife procedentes de La Gomera cabe destacar colgantes de piedras, anzuelos hechos con cuerno de cabra y un recipiente de madera en cuya asa se presentan incisiones de carácter alfabético.

Igualmente, en el escrito presentado, solicitan que se lleve a cabo la iniciación de los trámites con las embajadas de Perú y Ecuador para devolver a sus legítimos herederos la colección de cerámica norperuana, previa a la conquista europea, ubicada en la Casa de Colón de San Sebastián de La Gomera.

Rubén Martínez, consejero del Cabildo gomero por Sí se puede, señala al respecto “No sería congruente que nosotros solicitemos que se nos devuelva nuestro patrimonio y a la vez tengamos una colección de gran valor que corresponde a otros pueblos. Los materiales deben estar con sus legítimos herederos”

La colección perteneciente a las culturas Vicús, Mochica y Chimú, con objetos cerámicos y en menor medida de metal, contiene piezas de gran antigüedad, algunas datadas en el siglo V antes de Cristo, junto a otra más modernas fechadas entre los siglos VII al XVI de nuestra era.

La formación ecosocialista se suma al proceso reivindicativo iniciado con la devolución del llamado tesoro del monasterio de Sijena y que se está propiciando por diversas instituciones con el objetivo de devolver los bienes culturales expoliados en algunos casos o extraídos de manera fraudulenta en otros, a sus respectivos lugares de origen.

En ese sentido se congratulan de las actuaciones que va a llevar a cabo la consejera de Museos del Cabildo de Tenerife, Amaya Conde, para que se devuelva a Tenerife la momia guanche que fue encontrada en el barranco de Erques en el siglo XVII y que en la actualidad está expuesta en el Museo Arqueológico Nacional en Madrid.

Entendemos, señala Rubén Martínez, que “los bienes patrimoniales canarios que están fuera de nuestras islas deben ser restituidos a nuestro archipiélago y a la vez desde las islas capitalinas, que en sus momentos actuaron de centros únicos de almacenaje y exposición al ubicarse en ellas los museos, se deben restituir a las otras islas. El sentido y la comprensión del patrimonio está en muchos casos determinado por el lugar donde se origina. Si los extraemos de ese contexto pierde parte de su valor.”

Concluye el consejero de Sí se puede “Deseamos que de una vez los responsables políticos del Cabildo asuman un compromiso real en la defensa y valoración de nuestro patrimonio histórico. Por ahora el desinterés y la dejadez marcan están marcando su gestión.”

  • Obra del artista lanzaroteño César Manrique, este mirador es el mejor lugar desde donde apreciar el paisaje de Guadá, uno de los paisajes rurales más espectaculares de Canarias.
  • Desde la formación se espera que el Cabildo Insular incoe y tramite con celeridad el expediente de declaración de bienes de interés cultural, y se eleve al Gobierno de Canarias para su aprobación a la mayor brevedad.

Sí se puede logró, el pasado jueves 28 de septiembre, el acuerdo unánime del pleno del Ayuntamiento de Valle Gran Rey para que el Mirador del Palmarejo, obra de César Manrique, sea declarado Bien de Interés Cultural. “Este mirador, que es un bien de titularidad municipal que no ha terminado nunca de ser tratado como merece, y queremos que sea eso, un bien, y no el problema en el que lo han convertido decisiones erróneas en el pasado. Un lugar del que las personas que vivimos en Valle Gran Rey nos sintamos orgullosas” declara Guzmán Correa, portavoz y concejal de la formación.

Desde la formación de izquierdas, se espera que el Cabildo Insular incoe y tramite con celeridad el expediente de declaración de bienes de interés cultural, y se eleve al Gobierno de Canarias para su aprobación a la mayor brevedad.

Para la asamblea local, este mirador es uno de los mejores sitios desde donde apreciar el paisaje de Guadá, que, pese al abandono de la agricultura, sigue siendo uno de los paisajes rurales más espectaculares de Canarias, por la profusión de bancales y la presencia de palmas y otros elementos, que hablan de un pasado duro, repleto de penurias y de escasez de tierras de cultivo.

“En este mirador, cuyo proyecto data de 1989 y que fue inaugurado en 1995, por lo que es una de las últimas joyas del legado del artista, Manrique aunó elementos canarios y modernos y camufló el edificio entre rocas circundantes, añadiendo una mezcla muy original de flora exótica y de flora autóctona en los jardines anexos, utilizando materiales propios del lugar y logrando la plena integración en el entorno de la edificación, que alberga un mirador proyectado para que los vecinos y turistas que visitan el municipio pudiesen disfrutar del paisaje” explica el portavoz.

Desde Sí se puede se insiste en que, mientras esta obra sufre un grave abandono y no ha podido ser disfrutada plenamente por la ciudadanía de Valle Gran Rey, siendo actualmente más un problema que un bien para la gestión municipal, en El Hierro, una instalación similar, el Mirador de La Peña, también obra de César Manrique, se mantiene abierta y en uso.

“Además ahí sí se ha logrado que la instalación sea un referente en la gastronomía y en la dinamización social y económica de aquella isla. Como dato, señalar que el Cabildo de El Hierro, propietario y gestor de este mirador, ha obtenido una subvención directa de la Consejería de Turismo, Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias, que asciende a 150.000 euros para la reforma y adecuación del Espacio Turístico “Mirador de La Peña”, declarado por el Gobierno de Canarias como Bien de Interés Cultural con la categoría de Monumento” argumenta Correa.

En este contexto, desde Sí se puede en Valle Gran Rey se ha valorado la conveniencia de que la instalación del mirador del Palmarejo sea declarada Bien de Interés Cultural en la categoría de monumento, ya que, por una parte, este reconocimiento pondría en valor una edificación y sus zonas anexas que hasta el momento no han sido valoradas ni tratadas convenientemente.

“También esta declaración podría ser un fundamento y un apoyo para que el Ayuntamiento pudiese a acceder a subvenciones para ejecutar las intervenciones lógicas que necesita la instalación por el paso del tiempo y el mal uso para asegurar su apertura al público en óptimas condiciones, y que este espacio logre ser un referente del sector turístico insular y regional, y un espacio de uso de la ciudadanía de Valle Gran Rey.

Una obra de esta categoría no debe seguir siendo una instalación dada a la improvisación, el parcheo y la chapuza. El Mirador del Palmarejo debe ser un referente de Valle Gran Rey y de La Gomera, un modelo de excelencia y una apuesta por la economía local y la formación empresarial, donde sea posible generar sinergias entre el turismo y el sector primario y artesanal, y donde se valore el paisaje natural y cultural que hicieron de Guadá merecedora de ser parte del Parque Rural” finaliza Correa su intervención.

La formación entiende que ello promovería el desarrollo económico de la capital gomera y garantizaría la conservación de su casco histórico.

El pasado mes de junio, Sí se puede presentó una moción en el Cabildo para declarar Bien de Interés Cultural al casco histórico de San Sebastián, al entender que el expediente de declaración que se publicó en agosto de 2004 había caducado. Sin embargo, en el informe recibido desde el Cabildo se señala que el expediente sigue en estado de tramitación.

“A lo largo de nada menos que trece años el expediente de declaración de BIC ha estado en fase de incoación, sin concluirse y elevarse al Gobierno de Canarias. Eso significa que, durante ese tiempo y en la actualidad, no pueden otorgarse licencias municipales de obra en la zona que abarca desde la Iglesia de la Asunción hasta el cabildo Viejo y la calle Panamá. Lo que significa indudables perjuicios a los residentes y negocios de la zona” señala Rubén Martínez, consejero de Sí se puede en el Cabildo de La Gomera.

La formación ecosocialista, ante la incomprensible pasividad y dejadez de los responsables políticos del Cabildo, retoma y amplia en contenidos la propuesta formulada en agosto de 2004.

Desde Sí se puede se entiende que la declaración puede ser fundamental para reactivar la economía y fomentar el casco histórico capitalino, tal y como ha pasado en otras poblaciones de Canarias. En tal sentido, recuerdan que la declaración como Conjunto Histórico de los cascos de Agüimes, Garachico, Betancuria, La Laguna, Teror o La Orotava, entre algunos ejemplos, ha servido de acicate para, no solo restaurarlos, sino para convertirlos en lugares de establecimientos de negocios de diversa índole.

Para Rubén Martínez “la ampliación y reactivación del BIC persigue convertir al casco de San Sebastián en un polo de atracción para los visitantes y para el establecimiento de negocios. No debemos perder la oportunidad que nos brinda el que San Sebastián sea el principal punto de llegada y partida de la mayoría de los visitantes a la Isla. Debemos apostar por valorar e impulsar las dotaciones que hay en el casco y no por desplazar a los visitantes a infraestructuras turísticas fuera de él, como es el caso del mirador del Cristo, que beneficiarán a una concesionaria y no a los muchos negocios que hay en el pueblo.”

Desde Sí se puede se apuesta porque esta medida de protección vaya acompañada de una serie de actuaciones, siguiendo el modelo exitoso llevado a cabo en otros conjuntos de Canarias, consistente en planes de desarrollo, de revitalización, de restauración, etc. Para ello, recuerdan, se disponen de vías de subvenciones, escuelas-talleres, etc. Señalan que los importantes fondos del FDCAN, cuyo destino se están improvisando salvo los consignados a carreteras, podrían servir para realizar dichas actuaciones.

La formación entiende que este tipo de propuesta u otras similares de revitalización de los centros históricos deben ser aplicadas en los cascos históricos más singulares de la Isla. Tales son los casos del centro histórico de Vallehermoso que sufre un importante proceso de deterioro o el de Agulo que requeriría de su dinamización.

Rubén Martínez concluye “La gestión del patrimonio, el reclamo fundamental que permite que nos visiten, es absolutamente deficiente tanto en el ámbito natural como cultural. No hay interés en él. Entendemos que, frente a la actual dejadez, debemos reforzar y fidelizar a los visitantes y salvaguardar para los residentes nuestra propia identidad. Y para ello es imprescindible cuidar y gestionar con seriedad y criterio nuestro patrimonio”.

En el último vídeo de turismo se incluyen imágenes de una espiral artificial de piedras y arena que podría constituir un delito medioambiental.

La formación ecosocialista en La Gomera reclama del gobierno del Cabildo Insular que se tenga más atención a la hora de realizar los vídeos de promoción turística, ya que, en el que ha sido recientemente presentado, hay al menos una imagen de una “construcción” realizada en Playa del Inglés, en pleno Parque Rural de Valle Gran Rey.

Hace muy pocos días el canal de Turismo de La Gomera, dependiente del Cabildo Insular, ha subido un vídeo promocional turístico denominado “La Gomera in all senses” en el que se puede encontrar una imagen, que, en palabras del consejero de Sí se puede en el Cabildo, Rubén Martínez, es “cuanto menos desafortunada, pues parece validar comportamientos poco cívicos y que medioambientalmente pueden constituir una ilegalidad. El hecho de amontonar deliberadamente piedras en playas o espacios naturales son comportamientos muy reprochables y que las administraciones deberían impedir, y nunca promocionar”

Esto tiene mayor trascendencia ante los últimos acontecimientos que han causado un rechazo social en la isla tras darse a conocer que “un colectivo que se denomina Reverdecemos, que sabemos ha sido denunciado por estas prácticas, ofrece servicios, cobrando 35 € por persona, e invita a realizar estos amontonamientos de piedra para supuestamente embellecer los entornos. Aunque desgraciadamente no es esta la actividad más nociva que realizan contra el entorno en la isla. Y esperamos que tras las denuncias se puedan detener todas sus acciones” continúa Martínez.

Además, hay que recordar que este tipo de comportamientos ha sido muy perjudicial para lugares arqueológicos de la isla como ha pasado en la Fortaleza de Chipude, donde han desaparecido casi todas las aras de sacrificio debido a que algunos desaprensivos las han usado para formar espirales, con lo que han destruido parte del patrimonio de nuestra Isla.

El portavoz de la formación insiste, “desde Sí se puede esperamos que el Cabildo Insular retire el actual video y lo reedite eliminando esta secuencia, y que en un futuro se procure tener más cuidado para que en los próximos vídeos promocionales que se dirigen a los miles de turistas potenciales de nuestra isla no aparezcan este tipo de incongruencias. Necesitamos turistas que valoren nuestro patrimonio natural y cultural, y no gente que, consciente o inconscientemente, los estropea”.

En el mismo sentido, desde Sí se puede se pide que el Área de Medio Ambiente recupere la afección de esta espiral situada en Playa del Inglés. “Si se asume la gestión de los espacios naturales es con todas las consecuencias, y se ha tardado mucho tiempo desde que esa espiral dañó el paisaje y el medio ambiente del arenal situado en este espacio tan paradigmático de nuestra isla” finaliza su intervención Martínez.

La formación ecosocialista entiende que esta sería la mejor manera de celebrar el Día Internacional de los Archivos.

Sí se puede considera que la mejor forma de celebrar el Día Internacional de los Archivos que se celebra todos los 9 de junio sería con la reapertura del Archivo Insular de La Gomera sito en la villa capitalina. El origen de la celebración se encuentra en el 9 de junio de 1948, fecha en el que se creó el Consejo Internacional de Archivos (ICA). Dicho Consejo fue creado para defender la protección del patrimonio documental y su conservación.

El archivo Insular de La Gomera se inauguró en el 2007 y se cerró en diciembre de 2011. No fue hasta enero de 2015, tras tres años durante los que sus puertas permanecieron cerradas, cuando volvió a reabrirse para volver a cerrarse en diciembre de 2016.

Rubén Martínez, portavoz de Sí se puede, y consejero en el Cabildo señala: “Desde su inauguración el Archivo Insular lleva prácticamente el mismo tiempo cerrado que abierto. No nos parece serio que parte esencial del legado documental gomero no pueda ser consultado. Sin olvidar que la restauración del edificio que la alberga y su equipamiento costó el montante de 650.000 euros a las arcas públicas. 650.000 euros que de poco sirven o que poco se valoran”.

Desde la formación se recuerda que en los fondos de este archivo está alojada una importante colección de documentos esenciales para comprender la historia de la Isla. Entienden que su reapertura es vital para la labor de los investigadores y profesionales interesados en conocer el pasado de La Gomera, así como para aquellas personas que desean acercarse de forma puntual a descubrir algún hecho representativo.

Asimismo, destacan que el Archivo Insular cuenta con una de las colecciones de fotografías históricas más significativa de la Isla.

Está ubicado en la casa de La Quilla, inmueble del siglo XVIII, edificación que posee valores patrimoniales importantes al ser uno de los ejemplos más significativos en San Sebastián de construcción en esquina, por su imponente escalera principal y por su significativo balcón cerrado con celosías.

A nivel insular, señalan desde Sí se puede, la situación de la mayoría de los archivos municipales es mejorable. Si bien en los archivos de Alajeró y Hermigua se ha realizado un importante trabajo de mejora con la remodelación de los equipamientos del mobiliario que los alberga, así como con el desarrollo de índices para facilitar su consulta. Por el contario, llama la atención el penoso estado del archivo municipal de Vallehermoso que alberga los fondos de carácter local más interesantes e importantes de la isla, tanto por su cantidad como antigüedad.

El portavoz señala que ya queda muy lejano en el tiempo, nada menos que en el 2010, aquellos propósitos hechos públicos por Casimiro Curbelo, presidente del Cabildo, de hacerse con una copia de los fondos de la Casa Fuerte de Adeje. En tales fondos se encuentra la parte más significativa de la documentación elaborada en la época señorial.

“Es tal la situación de dejadez y desinterés por nuestro patrimonio, y entre ellos el documental, que sería todo un logro que al menos se abriese el Archivo Insular de manera permanente. Sobre las promesas de ampliar los fondos preferimos ni comentarlas, por ser meras promesas sin contenido” afirma el portavoz.

La formación política de izquierdas considera esencial la creación de una red de archivos insulares, con fondos catalogados y digitalizados. “Los programas informáticos están disponibles para ello, solo falta la voluntad política por conservar la Historia de La Gomera, que finalmente nos acabarán hurtando. Pero quizá en el territorio del despilfarro sea mejor vivir en la desmemoria” finaliza Martínez.

La formación ecosocialista tilda de muy mejorable la promoción y organización del concurso anual de silbo gomero llevado a cabo por el cabildo insular.

Sí se puede exige que el Concurso de Silbo Gomero que organiza el Cabildo Insular para el Día de Canarias, se trabaje de acuerdo con la categoría e importancia que este patrimonio tiene y requiere, ya que su novena edición, celebrada el pasado 27 de mayo, en la plaza de Las Américas de San Sebastián de La Gomera, fue la confirmación de que se está trabajando inadecuadamente con este bien de interés cultural.

El citado concurso discurrió este año con una participación, a juicio de la formación ecosocialista, muy escasa, ya que se presentaron tan solo tres parejas por cada modalidad, adulta e infantil, con el objetivo de ganar el galardón a mejores silbadores.

Para la portavoz de Sí se puede, Guacimara Navarro, “el concurso de silbo gomero debe ser un evento de enorme relevancia, en el que silbadores de toda La Gomera y de toda Canarias se den cita para medir su destreza. Este sábado pudimos observar cómo la improvisación y la falta de ganas iban marcando el ritmo del concurso”.

Navarro también hace alusión al número de participantes cuando expone que “no entendemos cómo pueden haberse apuntado tan pocas personas al concurso si se supone que hay clases de silbo gestionadas por el Cabildo en diferentes lugares de la isla. Esto es un síntoma más de la falta de organización por parte de la institución insular”.

También desde la formación asamblearia alertan del perfil de los miembros del jurado, entre los que se echaba en falta a maestros silbadores como Isidro Ortiz o Lito Vera para completar así el criterio junto a los monitores de las aulas de silbo que conformaban el equipo de jueces.

El silbo gomero vive un importante auge fuera de la isla de La Gomera. A juicio de Sí se puede la labor realizada en centros como el colegio de la Matanza por Rogelio Botanz, demuestra que se puede enseñar sin perder la seña identitaria del silbo gomero, preservando este patrimonio fuera de la Isla. Recuerdan que precisamente dos parejas de ese municipio fueron las vencedoras del presente concurso.

“Sabemos que el aprendizaje del silbo despierta interés en toda Canarias y creemos que este concurso podría y debería ser un punto de encuentro para reunir silbadores de todo el archipiélago” apunta la portavoz. Y añade: “así se podrían unificar criterios y evitar algunos fenómenos alejados de la práctica adecuada de nuestro lenguaje silbado, que se están dando con regularidad y con alta participación dentro y fuera de La Gomera”.

“Recordemos que el silbo gomero es el único lenguaje silbado declarado patrimonio inmaterial de la humanidad” insiste Navarro.

Según explican desde Sí se puede, en el concurso no hubo una estructura sobre el desarrollo del evento, las normas no fueron expuestas claramente y los criterios para emitir los mensajes eran improvisados dependiendo de la habilidad de los silbadores. Más llamativo, señalan, fue observar cómo no se tenía preparado un obsequio específico de recuerdo a los vencedores, más allá de los cheques que tenían que recoger dos días después en el Cabildo.

“Desde Sí se puede entendemos que se pueden hacer las cosas con más rigor y más cariño, y máxime teniendo en cuenta el bien patrimonial que el silbo representa” expone Guacimara Navarro, quien finaliza diciendo: “la puesta en marcha de las aulas de silbo no es suficiente y se hace necesario de una vez que comience a funcionar la Escuela Insular de silbo gomero para gestionar todo lo que atañe a este bien patrimonial en La Gomera y fuera de ella”.

La formación muestra su rechazo a que un edificio emblemático del patrimonio insular y capitalino, haya permanecido cerrado durante más de un año, máxime cuando la nueva exposición que alberga se concluyó hace meses.

El comité local de Sí se puede en San Sebastián de La Gomera requiere que se abra para los vecinos y visitantes La Casa de La Aduana o de la aguada, que hace más de un año que permanece cerrada. Recuerdan que se trata de un edificio con un valor histórico de primer orden, pues era el lugar por donde tenían que pasar todos los productos que se exportaban y entraban en la isla durante los 400 años que duró la etapa de dominio señorial sobre ésta. Se da además la circunstancia de que fue declarada Bien de Interés Cultural desde 1996.

“Es inconcebible que uno de los recursos patrimoniales más significativos de San Sebastián de La Gomera y de la isla permanezca cerrado. Más si cabe cuando el alcalde de San Sebastián es a la vez Consejero de Patrimonio del Cabildo gomero. Además, es un edificio que se publicita en guías turísticas y páginas webs como un elemento referencial, y, sin embargo, lo que nuestros visitantes encuentran son sus puertas cerradas a cal y canto, sin que ni siquiera un cartel que indique las causas de su cierre”, señala Ada García, portavoz de la formación.

Fue la antigua vivienda condal en el s. XVI, y lugar donde la tradición oral señala que estaba ubicado el pozo donde se tomaba agua para los primeros viajes a América, si bien la literatura científica cree que podría tratarse de otro pozo, situado a las afueras de la casa, más hacia la playa. Posteriormente, y tras el ataque argelino de 1618, albergó solo la parte administrativa de la familia señorial, desarrollando su papel de aduana.

Sí se puede recuerda que la falta de interés y de sensibilidad de los actuales gestores municipales e insulares por nuestro Patrimonio Histórico no solo afecta a la Casa de La Aduana, sino a gran parte de los edificios patrimoniales de San Sebastián. Muchos de ellos han sido remodelados sin seguir unos criterios mínimos de restauración, lo cual los ha despojado para siempre de todo su valor histórico. Otros se han dejado caer, como La Hacienda Ayala, en Chipude. Otros están lamentablemente dotados desde un punto de vista museístico, de forma que la mismísima Casa de Colón exhibe una colección de cerámica preincaica que poco tiene que ver con La Gomera y que harían bien en devolver. La torre del Conde ni siquiera cuenta con paneles que expliquen los aspectos más significativos del edificio, siendo este una de las pocas fortificaciones medievales que subsisten en Canarias, declarado Bien de Interés Cultural en 1993.

Nada puede conocer el visitante tampoco sobre la Casa Ruiz de Padrón, hogar del relevante diputado gomero del XIX. Ni de la relevancia de la casa Bencomo, ni de la increíble ermita de San Sebastián, enmarcada por un notable grupo de construcciones domésticas de los siglos XVIII y XIX, varias de ellas en estado de ruina.

“Tenemos un patrimonio increíble que estamos perdiendo día a día. Los actuales responsables de lo público deberían abrir cauces para protegerlos y darles valor. Pero no existen planes para esto ni se les esperan” finaliza la portavoz.