La formación cree viable la alternativa propuesta por la iniciativa ciudadana y critica la política de participación ciudadana planteada por ASG.

Sí se puede se suma a la demanda vecinal para salvar el laurel de Indias ubicado en el barrio de El Calvario de San Sebastián de La Gomera, ejemplar que, con el trazado de una nueva carretera, se tiene previsto talar.

Por ello se suman a la movilización desarrollada por vecinos que comenzó con la recogida de firmas a través de la plataforma Change.org, obteniendo más de dos mil en tres días, y prosiguió con la convocatoria de diversas reuniones y la creación de una página en Facebook (https://www.facebook.com/SalvemosElLaurelDeElCalvari).

Asimismo, señalan que se sumarán a la propuesta alternativa a la corta del laurel presentada por “Salvemos el Laurel de El Calvario”, que ha sido elaborada por el arquitecto gomero Tomás Alonso Hernández.

A juicio de la asamblea local de San Sebastián de La Gomera, hay que garantizar que aquellos espacios urbanos que han mantenido su identidad, cuyo uso es común entre vecinos y visitantes, sean conservados. En ese sentido el laurel de Indias de El Calvario es para Sí se puede un elemento singular y de referencia en uno de los barrios capitalinos.

Roberto Padrón, concejal de la formación en el ayuntamiento de San Sebastián, señala “Entendemos que debemos hacer lo posible por salvaguardar los pocos espacios verdes que nos quedan. Si bien hay obras que son necesarias debemos apostar por aquellas que conserven nuestra singularidad como pueblo y no arrasen con nuestra historia del día a día, más si es un espacio verde”.

También critican la política de participación ciudadana planteada por ASG tanto en el Ayuntamiento como en el Cabildo. “La ciudadanía puede decidir en cosas nimias como el cartel de una fiesta, pero no sobre lo que es fundamental para los vecinos. El caso de este laurel de Indias y la contestación y movilización ciudadana indican que la gestión de la participación a través de las mesas vecinales ha sido poco eficiente o directamente un fracaso”.

El laurel de Indias ubicado en el cruce de El Calvario es un ejemplar que, según información de algunos vecinos, fue plantado a finales de la década de los 60 del pasado siglo. A su sombra se han reunido desde hace décadas los vecinos y es un referente para el pueblo y los visitantes ya que se ubica en la salida principal de la carretera del sur de la Isla.

Para la formación Sí se puede es incomprensible que con el desorbitado gasto para una carretera de poco más de 150 m, que supera la cantidad de 1.500.000 euros, no se haya planteado una alternativa a la corta de dicho ejemplar.

Por último, la formación agradece la invitación directa realizada por la plataforma Salvemos el Laurel de El Calvario para asistir a la reunión que tendrá lugar este lunes 3 de septiembre a las 18:30 en el local de la asociación de vecinos.

Para la formación asamblearia, se está actuando de espaldas a la ciudadanía del municipio en una de las vías más importantes.

La asamblea local de Sí se puede en Valle Gran Rey hace un llamamiento al grupo de gobierno en el ayuntamiento con el fin de que el ente “Puertos Canarios” exponga a la población del barrio de Vueltas y de todo el municipio, el proyecto de urbanización de la vía que va desde la rotonda de El Mago hasta la playa de Vueltas.

Pedimos el año pasado, cuando el proyecto se puso en exposición pública en las oficinas de Puertos Canarios, allá en Santa Cruz y en Las Palmas, que se hiciera una exposición en Valle Gran Rey, pero no hicieron el más mínimo caso. Han seguido trabajando, tanto en la obra de urbanización de la terminal de pasajeros del puerto, como en el proyecto de urbanización de todo el frente del barrio de Vueltas y su conexión con el puerto, de espaldas a la ciudadanía de Valle Gran Rey” explica la portavoz Sandra Ramos.

Desde Sí se puede se señala que todo lo concerniente con el puerto es muy trascendente para el barrio de Vueltas y para todo el término municipal de Valle Gran Rey, lo que, a entender de la formación, debiera impulsar a promover su conocimiento y estudio en el municipio y con la ciudadanía de Valle Gran Rey, aspectos estos que no se han visto en absoluto favorecidos al no realizarse una exposición abierta al público.

En ese sentido, desde Sí se puede también se critica el papel de Casimiro Curbelo como vocal del Consejo de Administración de Puertos Canarios. “Bien que, en la legislatura pasada, cuando estaba sobre la mesa la propuesta de poner el puerto deportivo en la dársena del muelle viejo, vino como vocal a defender ese proyecto a pesar de que ni los pescadores ni los vecinos de Valle Gran Rey queríamos, mayoritariamente, esa ubicación” declara la portavoz, quien pregunta: “¿Por qué no viene ahora o impulsa que se exponga el proyecto de urbanización del frente de Vueltas a la ciudadanía de Valle Gran Rey?”.

Para Ramos, la situación del frente de Vueltas y de las explanadas del puerto de Vueltas necesitan de obras, pero estas deberían ser conocidas y estar consensuadas con los habitantes de Vueltas y del municipio de Valle Gran Rey.

“El tanque de Abisinia obviamente debe ser demolido; la plaza del Carmen arreglarse y ser accesible para personas con dificultades de movilidad; está sobre la mesa de Puertos Canarios la propuesta de instalar una helisuperficie en la zona de la explanada del puerto para traslados de urgencia; nos preocupa la cabida y viabilidad que tienen los pescadores tradicionales en todo este contexto de hacer en Vueltas un puerto comercial… pero sobre todo esto no se sabe nada, si se recoge en el proyecto ni de qué manera” insiste.

A la asamblea local de Sí se puede también le inquieta la conexión que este proyecto tendrá con el proyecto de la Zona Comercial Abierta de Vueltas y la escasez de aparcamientos que tradicionalmente sufre el barrio. Además, insisten en la necesidad de asegurar que el tránsito hacia el puerto y hacia el interior del barrio se vea lo menos perjudicado posible.

“La gente de Vueltas lleva sufriendo demasiado tiempo el olvido y las imposiciones de las administraciones como lo ocurrido durante las obras de la Calle Vueltas. Y en este barrio hay empresas, alojamientos turísticos y restaurantes que pueden verse muy dañadas si sus circunstancias no son tenidas en cuenta a la hora de plantear cualquier proyecto”, finaliza su intervención Sandra Ramos.

Para la formación política de izquierdas, Curbelo confunde una vez más la institución pública, el Cabildo Insular, que es de todos los gomeros, con ASG, que es su partido político personal.

Para Sí se puede, “no es creíble que Curbelo tenga la más mínima intención de promover fórmulas de debate con la ciudadanía, tal y como se anuncia en la convocatoria de este evento centrado en el turismo sostenible, y que inicia su andadura esta tarde en Valle Gran Rey, pues a todas luces, el concepto de participación ciudadana es completamente ajeno a las fórmulas paternalistas y personalistas de hacer política del actual mandatario, tal y como ha venido demostrando en los últimos 25 años”, señala Rubén Martínez como portavoz de la formación ecosocialista.

Antes bien, para Sí se puede, el formato de este evento es claramente preelectoral, “mucho nos tememos que vaya a consistir en exponer las iniciativas puestas en marcha en cada municipio por el Cabildo Insular, que se arrogará el propio Curbelo, y en anunciar las futuras acciones que tiene previstas realizar. Como mucho enumerará lo que entiende que han sido avances en materia turística en últimos años en La Gomera y en Valle Gran Rey”.

Para la formación asamblearia es evidente que el concepto de sostenibilidad que maneja Curbelo se derrumba simplemente con dar un vistazo al territorio en el que se celebrará el acto. “Desgraciadamente muchas de las actuaciones que se proyectan para Valle Gran Rey no son sino copias de los peores modelos desarrollistas de sol y playa que han tenido y siguen teniendo lugar en otros lugares de Canarias: en Las Américas y Los Cristianos en Tenerife, Maspalomas en Gran Canaria o en el Sur de Fuerteventura. Ahí está la propuesta del PIOG de hacer tres hoteles de 600 plazas en el frente marítimo de Valle Gran Rey” explica el portavoz.

Para la formación ecosocialista, sostenibilidad medioambiental no es que la isla figure en la cola de canarias en energías renovables. Sostenibilidad social no es que tres de los seis municipios de la isla figuren entre los diez de menor renta de canarias, cuando el turismo deja 75 millones de euros en la isla, a todas luces muy mal repartidos. Sostenibilidad social no es que las cifras de paro insular crezcan de forma insoportable en ausencia de los recurrentes planes de empleo del Cabildo y Ayuntamientos. Sostenibilidad económica no es que la isla tenga menos superficie y producción agrícola que ninguna otra del archipiélago. Sostenibilidad social no es que las comunidades rurales de la isla sufran despoblación, en gran parte debido al abandono institucional. Sostenibilidad ambiental no es la nula falta de gestión de los espacios naturales protegidos por parte del Cabildo y que un incendio haya podido arrasar gran parte de la isla como pasó en 2012.

Para Sí se puede es fundamental para la isla y sus habitantes aprovechar la existencia de espacios reales de participación en materia de turismo sostenible como los promovidos por la Carta Europea de Turismo Sostenible de La Gomera, que lleva más de diez años abierta a la ciudadanía, a las instituciones, a los colectivos y empresas, conformando un lugar para el debate y para la formulación de planes y para la toma de decisiones colectivas, y por tanto democráticas.

Por otra parte, Sí se puede reprueba el uso de las habituales prácticas clientelares de Curbelo. “Nos llega información de que se han creado grupos de whatsapp incumpliendo la Ley de Protección de Datos y se ha hecho una utilización insistente de medios institucionales para asegurar la asistencia de público a este evento. Es una pena que una ponencia que podría ser interesante en su temática se transforme así en una proyección personalista del presidente del Cabildo” termina su intervención Martínez.

La Asamblea local opina que después de las innumerables obras de las que ha sido objeto se hace necesaria una implicación formal de todas las personas usuarias potenciales de este espacio emblemático de la isla

El pasado 13 de marzo se emitía una nota de prensa en la que el Ayuntamiento de Vallehermoso, por boca de su alcalde, Emiliano Coello, anunciaba la adjudicación de la redacción del proyecto de reforma y mejora de la Plaza de Chipude. A lo largo de toda la nota se explican las bondades del encargo de remodelación del citado espacio al que cada 3 ó 4 años se le somete a reformas, sin que parezca que se dé con la clave para lograr funcionalidad y estética adecuada al entorno al que pertenece.

Para la asamblea local de Sí se puede en Vallehermoso es necesario que en esta ocasión se tenga en cuenta la opinión de las personas que viven en el pueblo, así como de los comerciantes que desarrollan su actividad en ella y, por qué no, de un grupo considerable de la ciudadanía gomera, ya que la plaza de Chipude es un enclave característico de la zona alta de la isla.

Para el portavoz de la asamblea local, Alejandro García Vera, “es necesario que se acometan mejoras, pero estas no pueden pasar sin tener en cuenta a la opinión de los interesados y usuarios, que son quienes mejor conocen las necesidades y las carencias, de lo contrario se puede derivar en una obra que lejos de mejorar, se deba volver a reformar”.

“Según creemos no se pueden hacer mejoras en espacios públicos cargados de tanto simbolismo sin tener en cuenta a las personas que más lo conocen: la gente de Chipude en este caso” continúa García Vera. “De hecho, creemos también que las administraciones públicas deben hacer un uso constante de herramientas de participación ciudadana y vemos que ni el ayuntamiento de Vallehermoso ni el resto de administraciones gomeras están trabajando en este sentido”.

Las últimas reformas que se acometieron sobre la plaza de Chipude tuvieron lugar en 2014 con fondos derivados de las ayudas tras el incendio de 2012. Asimismo, durante el año 2017 se realizaron mejoras en el parque infantil que se sitúa en la plaza y, cuya ubicación, según la nota de prensa emitida por el Ayuntamiento, puede cambiar. “Si llegara a ocurrir esto, es una demostración palpable de una auténtica ausencia de planificación. Por eso se hace preciso hacer consultas públicas, para que la ciudadanía no llegue a considerar que se le toma el pelo y de que se sienta partícipe de la vida de su barrio más allá de las elecciones” matiza el portavoz.

Sí se puede quiere recordar que el pasado 1 de febrero se proyectó la reforma prevista con la demolición del Parque Infantil de Vallehermoso, de una manera informativa, pero no participativa, mismo proceder con el que se han planteado y desarrollado las distintas reuniones que han mantenido en los barrios.

“Nos parece importante que se hagan reuniones vecinales para informar de proyectos, pero creemos que carecen de un fundamento básico que es la participación. Estar gobernando no significa solo tomar decisiones ejecutivas, también debe informarse a la ciudadanía y, respectivamente, consultarse sobre aspectos de interés general” afirma el portavoz.

Desde Sí se puede se insta al equipo de gobierno municipal a que en la elaboración de los proyectos se contemple la participación ciudadana, citando como precedente el ocurrido en el año 2004 cuando se reformó la Plaza de la Constitución en el casco, donde la ciudadanía valoró y votó por un proyecto. “Entendemos que esto puede retrasar determinadas actuaciones, sin embargo, por un principio democrático y por un principio de responsabilidad gobernativa, se hace preciso que haga partícipe a la ciudadanía, puesto que es a quien va dirigida la mejora, quien la financia con sus impuestos y quién disfrutará o sufrirá de ella” manifiesta García Vera.

El pasado 1 de febrero, en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Vallehermoso, se realizó una reunión informativa para exponer lo que consideran como proyectos de mejora en el Casco del municipio.

La formación asamblearia quiere mostrar su cuestionamiento ante los proyectos que pretenden impulsar el equipo de gobierno municipal en Vallehermoso, por considerarlos desproporcionados y desajustados a la realidad del núcleo, sobre todo con la destrucción del Parque Infantil. El portavoz de la asamblea local, Alejandro García Vera, destaca “lo primero que nos resulta chocante es la demolición del Parque Infantil para ser sustituido por un aparcamiento de guaguas. No creemos que esto sea realmente prioritario. Además, que desde el inicio de la legislatura se tenga por objetivo demoler el Parque y que se haya procedido a la tala desproporcionada de los árboles, muestra la absoluta despreocupación por el embellecimiento y la revitalización de los espacios públicos por parte de ASG”.

Sí se puede considera que la propuesta concreta de demoler el parque infantil es un auténtico despropósito. “Utilizar el argumento del abandono para demoler es contraproducente, pues se olvidan que ellos son responsables públicos y, por tanto, ese abandono forma parte de su responsabilidad como cargos electos” afirma García Vera.

“Lo que realmente se echa en falta – continúa el portavoz- es un proyecto de desarrollo real del municipio, que no esté basado en la importación de un turismo de “guaguas de un día” que genera muy pocos beneficios para el pueblo. Además, habría que preguntar a los miembros del gobierno municipal si realmente han sido conscientes de que Vallehermoso no posee infraestructuras para acoger un contingente de guaguas de 200 personas, entre otras cosas, porque no hay suficientes espacios donde comer, ni baños públicos, por poner un ejemplo. Tampoco parece apropiado que en la entrada del pueblo se realice una obra de este tipo, ya que resultaría tremendamente impactante”.

La formación ecosocialista considera que antes que desarrollar un turismo masivo, se debería apostar por potenciar aquellos espacios que tiene el Cabildo, como el Parque Marítimo, la Casa de Pedro García Cabrera o el Jardín Botánico, que están cerrados a cal y canto y sobre los que no se prevé ningún tipo de mejora.

“Esta es la demostración palpable de que el gobierno municipal sigue anquilosado en una visión muy similar a la del líder de su partido, de realizar grandes proyectos y grandes obras, sin ningún sentido, viabilidad, sin estudios de mercados, sino a golpe de ocurrencias y grandilocuencias producidas por el control absoluto del poder” remarca el portavoz.

“Destruir el Parque responde a una falta de sentido y de sensibilidad, primero hacia la infancia y la juventud, y, segundo, hacia un patrimonio del pueblo que ha visto crecer a generaciones. Además, para justificar esta aberración, utilizan argumentos peregrinos como es el abandono, cuando son ellos responsables del mismo, por no saber ni tener interés en dinamizar el Parque Infantil. Y ese es otro problema: hacer un Parque Infantil nuevo no solucionará la carencia de voluntad política y de sensibilidad que demuestran los gobernantes de Vallehermoso” concluye García Vera.

La colaboración de colectivos, asociaciones y ciudadanos en la organización de todos los festejos de la ciudad estará regulada por un reglamento que reconoce a este órgano como parte de la organización complementaria municipal pero limita su papel al terreno consultivo y de asesoramiento e información de la política consultiva municipal.

A propuesta de Sí se puede, el pleno del Ayuntamiento de Valle Gran Rey aprobó por unanimidad la constitución del Consejo Sectorial de Fiestas con funciones de carácter consultivo, así como de asesoramiento e información de la política festiva municipal, que se conformará para propiciar un debate permanente que sirva de estímulo y apoyo a las actividades lúdicas y festivas que tienen lugar en el municipio en todas sus vertientes.

“Sinceramente no esperábamos que esta moción fuese apoyada por unanimidad. Sobre todo, nos sorprendió el voto favorable de CC, cuyos representantes han hecho de las fiestas el asunto primordial de su gobierno y que han mostrado hasta ahora una gestión bastante opaca de las fiestas” señala la portavoz de Sí se puede, Sandra Ramos.

Desde la formación asamblearia se explica que, a día de hoy, la mayor parte de las fiestas del municipio suelen organizarse a partir de las Comisiones de Fiestas, entes sin personalidad jurídica formados por grupos de personas voluntarias.

“Pese a su esfuerzo y compromiso con la organización de las fiestas, creemos que actualmente son tantos los requisitos legales en materia de seguridad, de contratación de orquestas y empresas de servicios (iluminación, sonidos…) y monetarios, así como de responsabilidad civil, que viene siendo necesario plantear la conformación de un órgano que dé cobertura legal a la participación del Ayuntamiento y de las personas que conforman las Comisiones de Fiestas, amparándose en la legislación vigente” insiste la portavoz.

La asamblea local de Sí se puede indica que, precisamente en este verano, en Valle Gran Rey se sufrieron ciertas circunstancias (orquestas que se negaron a tocar en medio de una fiesta, problemas de seguridad…), que dejaron en mal lugar el nombre del municipio y que muestran con claridad la conveniencia de replantear y rediseñar cómo se está afrontando la política de fiestas por parte de este Ayuntamiento.

“Se da la circunstancia que en los tres años que se llevan de legislatura, el gasto en fiestas por parte de esta Corporación supera los 100.000 euros cada año, cantidad que necesita de más transparencia y de más participación por parte de quienes organizan las fiestas y de los grupos políticos con presencia en el Pleno” considera Ramos.

La moción además encarga a la Concejalía de Fiestas varias encomiendas que desde Sí se puede se espera se ejecuten a la mayor brevedad posible. De tal forma, desde la formación asamblearia se indica que el pleno ha instado a que la Concejalía de Fiestas elabore las normas reguladoras del Consejo Sectorial de Fiestas, la Ordenanza para la adjudicación y utilización de ventorrillos y otros puestos en fiestas populares y la Ordenanza fiscal reguladora de la tasa por instalación de puestos, barracas, casetas de venta, espectáculos, atracciones de recreo, situados en terrenos de uso público local, así como industrias callejeras y ambulantes.

“Queremos que quienes organicen las fiestas estén avalados por la legislación, que quienes participen en los festejos tengan seguridad y que las personas que trabajan durante la celebración de las fiestas tengan plenas garantías de cobro. Entendemos que es una oportunidad para regular una actividad de la que disfrutamos el resto de la ciudadanía, pero que puede suponer muchos problemas para quienes la organizan” finaliza su intervención Ramos.

Para la formación ecosocialista, este órgano resulta fundamental para tratar temas de interés como la situación de la Escuela Infantil, la Ludoteca de Navidad 2017 o las deficiencias en el mantenimiento del CEO Nereida Díaz Abreu que han afectado en el comienzo de curso al alumnado y profesorado del centro educativo.

La asamblea local de Sí se puede ha solicitado y propuesto al grupo de gobierno del Ayuntamiento de Valle Gran Rey que el Consejo Municipal de Educación se conforme y se convoque a la mayor brevedad para que se normalice su funcionamiento a la mayor brevedad posible y la comunidad pueda ser partícipe de las políticas municipales respecto a los temas relacionados con la enseñanza y la educación.

“Es la tercera vez que solicitamos esto y creemos que ahora que tantas dudas hay sobre el funcionamiento de la Escuela Infantil, la Ludoteca de Navidad 2017 o el servicio de acogida temprana y de tarde, es una oportunidad magnífica para dinamizar este espacio de participación” señala Carlos Hernández, portavoz y concejal de la formación asamblearia en Valle Gran Rey.

“Consideramos que el Consejo Municipal de Educación es el órgano de participación democrática de los distintos sectores de la comunidad, y por lo tanto es el espacio idóneo para conocer, reflexionar y realizar propuestas de mejora de la calidad educativa en nuestro municipio. en todos aquellos temas relacionados con el asesoramiento, consulta, gestión, seguimiento y evaluación de la enseñanza y sus niveles de calidad; estamos en el último trimestre del año 2017 y aún no ha sido convocado” expresa el portavoz de la formación.

Para Sí se puede resulta incomprensible que, a pesar de los patentes y graves problemas que sufren los servicios y equipamientos educativos en el municipio, el grupo de gobierno no haya conformado este interesante espacio de participación pública.

“La Escuela Infantil con problemas de mantenimiento del servicio por escasez de personal, la precariedad con la que se cubren los servicios de acogida temprana y de tarde, las razonables dudas que se ciernen sobre la Ludoteca de Navidad de este año, la paralización de las obras en el nuevo aulario del CEO Nereida Díaz Abreu, el cierre de la Biblioteca Municipal, los problemas de accesibilidad que tienen los centros educativos en el municipio…, el listado es tal que da para muchas reuniones de trabajo, pero el gobierno no parece querer hacer partícipe a la comunidad de la problemática que tiene el municipio en materia educativa” insiste Hernández.

Sí se puede indica que en los estatutos del Consejo Municipal de Educación se señala que el órgano será consultado y podrá elaborar propuestas sobre la participación en el control del dinero que aporte cualquier organismo para construcciones escolares, conservación, mantenimiento, limpieza y actividades complementarias y en general de los gastos en materia educativa, “y sin embargo esto no sucede, nada se sabe de las decisiones que toma el grupo de gobierno en las competencias que el Ayuntamiento tiene en materia educativa ni en las inversiones planteadas en el área”.

Por tal motivo, desde la asamblea local se ha solicitado de nuevo y por tercera vez que se convoque el Consejo. “Notamos claras reticencias para desarrollar más la participación ciudadana por parte del grupo de gobierno. Entienden las opiniones distintas como ataques, se centran más en ver quién da el mensaje que en la información que aporta cualquier propuesta o cualquier crítica. En Sí se puede entendemos que precisamente la participación ciudadana en los asuntos públicos es una de las mayores garantías de éxito para cualquier gestión o proyecto”, explica Hernández.

Para Sí se puede es urgente que se realice la convocatoria del Consejo Municipal de Educación para que se normalice su funcionamiento a la mayor brevedad posible, y que en la primera reunión se trate de forma preferente la situación de la Escuela Infantil, la Ludoteca de Navidad 2017, el servicio de acogida temprana y de tarde, y cuantos asuntos sean trascendentes para la comunidad educativa y la ciudadanía del municipio.

El presupuesto está aprobado desde marzo y aún no se han publicado las bases para la concesión de subvenciones a entidades sin ánimo de lucro ni las ayudas para los escolares del municipio.

La asamblea local de Sí se puede en Valle Gran Rey censura que otro año más el grupo de gobierno en el Ayuntamiento de Valle Gran Rey retrase hasta noviembre la publicación de las bases para la concesión de subvenciones a entidades sin ánimo de lucro y para las ayudas para los escolares del municipio, a pesar de que el presupuesto está aprobado desde marzo y se ha tenido tiempo suficiente para trabajar en las respectivas convocatorias.

“El año pasado se publicaron las bases para ayudas a estudiantes el 5 de diciembre y las de subvenciones para entidades el 12 de diciembre, lo que provocó, por una parte, una saturación de los cuerpos administrativos municipales en diciembre, que es un mes complejo para una Administración Pública, y, por otra, que muchas entidades no pudieran atender adecuadamente la petición y justificación de subvenciones” señala Andrea Witt, portavoz de Sí se puede en Valle Gran Rey.

Para Sí se puede, “es una pena que a pesar de haber presupuesto se llegue a finales de año sin sacar una convocatoria coherente que permita a los posibles beneficiarios, ya sean estudiantes o entidades, poder trabajar las solicitudes y los proyectos con tiempo suficiente”. Desde la formación asamblearia se señala que los presupuestos de 2017 recogen 25.000 euros para ayudas a estudiantes y 20.000 euros para entidades sin ánimo de lucro.

“Ya se han firmado los decretos para la concesión de las subvenciones nominativas, algunas desde junio, pero de las bases de las subvenciones orientadas a colaborar con la financiación de gastos para el desarrollo de actividades de las entidades, nada se sabe ni hay ningún tipo de información, lo cual es muy injusto para entidades que no fueron incluidas dentro de la lista de subvenciones nominativas” insiste la portavoz.

“Tampoco se sabe nada de las ayudas para estudiantes del curso 2016-2017 y ya hace unos meses que empezó el curso 2017-2018. Un año más, estas ayudas, que para muchas personas es un ingreso importante, se dejan para sacarse a final de año, a prisa y corriendo, y con un curso de retraso” abunda Witt.

Desde Sí se puede se insiste en la necesidad de que el Ayuntamiento de Valle Gran Rey trabaje con urgencia en un plan estratégico de subvenciones ya que “en la concesión de subvenciones se debe cumplir con los principios de publicidad, transparencia, concurrencia, objetividad, igualdad y no discriminación, además de primar la eficacia en el cumplimiento de los objetivos fijados por el Ayuntamiento de Valle Gran Rey”.

En tal sentido, la portavoz expresa su contrariedad porque el gobierno no haya avanzado en un instrumento que, además de ser obligatorio por la Ley de Subvenciones, fue un compromiso acordado en pleno por unanimidad tras la moción presentada al respecto por Sí se puede.

“Como se vio durante la sesión de aprobación definitiva del Presupuesto 2017 y se ve con la actual situación de indefinición que muestra el gobierno municipal con las ayudas, las subvenciones, tal y como plantean actualmente en Valle Gran Rey, son motivo de polémicas y controversias, y lo que es peor, se están convirtiendo en instrumentos partidistas, lo que en nada ayuda al desarrollo de las actividades de los colectivos, y llevan al Ayuntamiento a situaciones poco coherentes con lo que dicta la legislación y el sentido común” finaliza Witt.

La charla, que será impartida por el técnico David Hernández, tendrá lugar el próximo sábado 07 de octubre a partir de las 19:00 horas en la Casa Cultural de La Calera.

La asamblea local de Sí se puede en Valle Gran Rey organiza una charla sobre participación ciudadana con el objeto de informar a la población y a las autoridades del municipio y de la isla de las obligaciones que tiene el Ayuntamiento para desarrollar instrumentos de participación ciudadana y las ventajas que tienen los procesos participativos para la construcción de territorios más cohesionados e integradores.

“Lo organizamos ahora precisamente porque en todo este año el Consejo de Participación Ciudadana no ha sido convocado, y entendemos que la ciudadanía de Valle Gran Rey no puede permitirse que un instrumento básico para que los vecinos y vecinas tengamos mayores niveles de consulta, de debate y de participación social se vaya diluyendo en el desinterés”, explica Sandra Ramos, portavoz de la formación en Valle Gran Rey.

El técnico en participación ciudadana, David Hernández, quien dinamizará la charla, posee una dilatada carrera en este campo, siendo redactor del Reglamento de Participación del Ayuntamiento de Los Silos, que fue el primer municipio de Tenerife en contar con esta herramienta reguladora.

Para la formación asamblearia, Valle Gran Rey se encuentra ante el reto necesario de incorporar a la ciudadanía al funcionamiento de sus instituciones. “A pesar de que este era el municipio de La Gomera donde primero hubo un Consejo de Participación Ciudadana, teniendo un gran empuje a partir de 2011, desde 2014 entró en una dinámica poco eficiente, donde no se contestaban las preguntas planteadas y donde las decisiones acordadas nunca se llegaron a plasmar” apunta la portavoz.

“Sin embargo, en esta legislatura el funcionamiento de este espacio de participación fue aún peor al ser las reuniones tediosas, poco dinámicas y nada eficientes” abunda Ramos. Por ello, desde la asamblea local de Sí se puede se ha considerado imprescindible romper esta deriva y abrir el debate sobre la participación ciudadana en Valle Gran Rey.

“Esperamos que acudan a la charla desde personas individuales interesadas por la toma de decisiones, a miembros de colectivos y asociaciones, y, por supuesto, los representantes públicos y las autoridades”, señala la portavoz, quien argumenta que “precisamente nuestros representantes políticos tienen que asumir que la participación ciudadana no es un concepto vacío sino la plasmación concreta de procesos sociales e institucionales, y su fomento y reglamentación una obligación legal”.

“Quienes habitamos el municipio de Valle Gran Rey estamos ante el reto de conseguir dotarnos de espacios y herramientas que lleven nuestras inquietudes y propuestas al gobierno municipal” finaliza su intervención Sandra Ramos.

El pasado mes de marzo, desde el gobierno municipal se anunció que se procedería a la venta del Hotel Triana, patrimonio municipal, y desde la asamblea local se cuestionó el modo de hacerlo. El lunes 28 de agosto salió anunciada en el BOP la enajenación de dicha propiedad.

Para la formación política de izquierdas, la venta del Hotel de Triana es una muestra del desinterés por defender lo público por parte de ASG. “Entendemos que una infraestructura cerrada no tiene ningún sentido, como tantas otras que hay en el municipio, pero la venta del Hotel Triana, corrobora, a nuestro juicio, que el interés por dignificar lo público o de buscar viabilidad a dicha infraestructura ha sido inexistente” afirma el portavoz de la asamblea local, Alejandro García Vera.

Sí se puede considera que el grupo de gobierno municipal no se ha implicado en la búsqueda de otras soluciones que no sea la venta. El portavoz de la asamblea local manifiesta “si bien es cierto que existen estudios de viabilidad que parecen mostrar la poca rentabilidad del inmueble, sin embargo, se debería haber realizado otros estudios con verdaderos enfoques de desarrollo para buscarle una salida: desde centros de trabajo para discapacidad, albergues o viveros de empresas, o para actividades culturales, etc. Lo importante es que hubiera habido visión por sacar adelante la infraestructura desde lo público, máxime con los problemas de paro que tiene el municipio”.

Por otro lado, no se entiende que con las cifras tan positivas que tiene el municipio a nivel turístico, se proceda a vender un bien que podría explotarlo una familia por una concesión a un precio menor. “Hay una incongruencia en el discurso oficial: por un lado, ofrecen una imagen de calidad turística y, sin embargo, por otro, se deshacen de un Hotel que podría ser explotado con modelos alternativos de turismo. La etiqueta de no rentable quizás no sea la más adecuada, porque entonces deberíamos aplicarla también al Parque Marítimo de Vallehermoso, instalación que, sin embargo, se ha concedido a una empresa familiar, aunque sea propiedad del Cabildo” arguye García Vera.

A su vez, la formación de izquierdas se pregunta cuál será la finalidad de ese dinero, si supuestamente el Ayuntamiento se encuentra en superávit presupuestario. “Al menos, debería darse un indicio sobre la finalidad del dinero de la enajenación: si se va a emplear en fines sociales, en la mejora de barrios o si sencillamente será empleado sin criterio y planificación alguna como es lo habitual”.

“Además, tampoco entendemos cómo este tipo de decisiones se toman solo en acuerdos plenarios, cuando se podría haber dado voz y voto a la ciudadanía de Vallehermoso, tal y como recoge la Ley de Bases del Régimen Local y la Ley de Municipios de Canarias, en los que están permitidos las consultas ciudadanas. Creemos que sobre un bien del pueblo la decisión debería ser, al menos consultada, por el pueblo” afirma finaliza el portavoz.

Para finalizar añade: “un ejemplo más de la falta de democratización: se gastan el dinero en obras e infraestructuras (como por ejemplo los 360 mil euros del Centro de Artesanía) sin la consulta y la participación ciudadana; venden y liquidan bienes del pueblo sin preguntarlo a los vecinos. Así es la pésima gestión pública en Vallehermoso, el concepto de gestión de Emiliano Coello y su grupo de gobierno”.