• La organización ecosocialista critica que la reforma de la Consejería de Agricultura del Gobierno de Canarias deje sin derecho a ayudas al 66,5 % de los productores ecológicos de las islas
  • Considera imprescindible modificar la propuesta de reforma de reparto de las ayudas para que llegue a la mayoría de los productores

Sí se puede propone en el Ayuntamiento de Valle Gran Rey mejorar el acceso a las ayudas para la gran mayoría de pequeños productores ecológicos. Con este fin, el portavoz del grupo municipal ecosocialista en la corporación, Guzmán Correa, defenderá el próximo jueves, 22 de febrero, una moción en la que solicitará al pleno que inste al Gobierno de Canarias a modificar su propuesta de reforma de reparto de las ayudas, de manera que puedan percibirla la mayoría de los productores.

“Esta moción ha sido presentada y defendida en otros ayuntamientos, como en Tegueste, y es muestra de la preocupación de Sí se puede por el fomento de la agricultura y la ganadería ecológica, que tiene, precisamente en los requisitos de las ayudas, un impedimento muy trascendente”, explica el portavoz.

La organización ecosocialista critica que la reforma propuesta por la Consejería de Agricultura del Gobierno de Canarias deje sin derecho a ayudas al 66,5 % de los productores ecológicos de las islas. La exclusión del derecho a percibir ayudas a las explotaciones ecológicas de menos de 5.000 m2 propuesta por la citada consejería deja fuera del acceso a las ayudas una gran mayoría de los productores ecológicos. Del total de 1066 productores, solo 357 tendrían derecho a percibirlas y 709 se quedan sin ese derecho.

“Esto en el caso concreto de Valle Gran Rey, donde la parcelación agrícola es muy importante, es un obstáculo casi definitivo para las personas que quieran practicar la agricultura ecológica y pretendan recibir ayudas de la Consejería de Agricultura” aduce Correa.

Sí se puede propone que la reforma incluya la modulación por superficie para evitar que las grandes explotaciones perciban la mayor parte de las subvenciones. Igualmente, plantea que las explotaciones de menos de 5.000 m2 tengan derecho a percibir las ayudas sin límite mínimo de superficie de cultivo, de forma que una explotación de cualquier superficie inferior a 5.000 m2 pueda solicitar subvención, como ocurre en otras líneas de ayudas agrarias.

El portavoz considera que “si la Consejería aplica esta reforma, dejará sin derecho a percibir este dinero a la gran mayoría de personas que en las islas están apostando con esfuerzo y conciencia por una agricultura sostenible y con explotaciones familiares”.

Los fondos previstos en el Plan de Desarrollo Rural (PDR) para la agricultura ecológica son un total de 1.852.941,00 euros, financiados mayoritariamente la Unión Europea (85%), mientras que el resto lo aportan el Estado (10,5%) y la Comunidad Autónoma (4,5%).

La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias promovió de nuevo en diciembre de 2017 una modificación del PDR en la medida 11 de Agricultura Ecológica. La propuesta de modificación consiste en establecer un factor de corrección en función de la superficie. De tal forma, las explotaciones menores a 5.000 m2 quedarían excluidas, y se verían favorecidas las explotaciones entre 0,5 y 5 ha principalmente.

Para Sí se puede en Valle Gran Rey esto sería especialmente grave en el municipio, donde la mayor parte de los escasos operadores de agricultura ecológica producen hortalizas en pequeñas explotaciones. “Si queremos que Valle Gran Rey recupere mínimamente su calidad paisajística, entendemos que la agricultura ecológica ha de fomentarse y nunca poner más dificultades a las ya de por sí condiciones en las que los agricultores ecológicos trabajan” finaliza su intervención el portavoz.

Desde la formación ecosocialista, ante el número de ejemplares muertos en el último año, se insta a que el Cabildo, los Ayuntamientos de Alajeró y San Sebastián y el Gobierno de Canarias se trabaje de forma conjunta y urgente para salvaguardar esta población de palmas canarias.

Sí se puede en La Gomera reclama a las administraciones con competencias en la salvaguarda de las palmeras canarias que se estudien y desarrollen actuaciones urgentes ante el preocupante deterioro que muestran los palmerales que existen en el barranco de Santiago. “La situación de este enclave es gravísima ya que el número de palmas muertas y con síntomas de estrés hídrico ha aumentado en el último año” señala Ada García, portavoz de la formación ecosocialista.

Desde Sí se puede se achaca estas pérdidas a la sequía que sufre el palmeral en su conjunto. “Entendemos que la sequía que estamos sufriendo es el origen de este deterioro, pero eso no es impedimento a que se trabaje para evitar perder más ejemplares, lo que deteriora, sin lugar a dudas, la calidad paisajística y medioambiental del barranco de Santiago” explica la portavoz.

“El Barranco de Santiago es uno de los lugares más mágicos de La Gomera y su impresionante palmeral es una de sus grandes señas de identidad, pero la sequía está provocando su deterioro y esto se puede observar en las muchas palmeras muertas o moribundas que hay a lo largo del valle” abunda García.

En tal sentido, desde Sí se puede se señala que, en el mes de abril del pasado año 2017, desde el Cabildo Insular se anunció en prensa la creación de pequeños sistemas de riego en zonas donde las palmeras presentan síntomas de agotamiento debido a la supresión del paso de acequias. “Es obvio que estas medidas no se han llevado a cabo en el Barranco de Santiago y ha habido muchas pérdidas de muchos ejemplares de palmas debido a la falta de agua en el último año. Las palmas asociadas a cultivos y redes de acequias necesitan agua con cierta frecuencia, y esto no se ha asegurado en absoluto tras los entubamientos”, insiste la portavoz.

Desde Sí se puede en La Gomera se recuerda que las poblaciones de palma canaria (Phoenix canariensis) forman parte de los Hábitats Canarios incluidos en la Directiva Hábitat (Directiva del Consejo 92/43//CEE). Por lo tanto, en opinión de Sí se puede, se hace necesario desarrollar una serie de medidas que permitan y favorezcan la conservación de estas formaciones vegetales que singularizan a la Isla.

“Buena parte del enclave que denominamos Barranco de Santiago se encuentra incluido en la Zona de Especial Conservación Cuenca de Benchijigua-Guarimiar. Precisamente uno de los hábitats que justifican este valor ambiental son los palmerales, que dentro de la ZEC ocupan 162,01 ha, lo que supone el 12,07% de la totalidad del espacio” argumenta la portavoz de la formación ecosocialista.

“Cada vez se ven más ejemplares de palmas que evidencian daños vasculares o al menos muestran síntomas muy claros en la corona. Es urgente que los organismos competentes evalúen la situación y expliquen a la ciudadanía qué es lo que ocurre y qué soluciones se pueden dar para mantener la calidad de los paisajes asociados a nuestras palmas”, finaliza su intervención García.

Advierten que la situación se ha vuelto insostenible y que el ganado está afectando a cultivos y a la seguridad de barrios como la Casa de la Seda o Guadá.

La asamblea local de Sí se puede en Valle Gran Rey indica la necesidad urgente de realizar tareas de control del ganado asilvestrado en el Parque Rural, ya que en los últimos meses son frecuentes las quejas de agricultores y vecinos de Guadá, Casa de la Seda y El Guro sobre afección de ganado en cultivos y zonas ajardinadas, provocando daños incluso en colmenas situadas en la zona de la Cuesta de Los Paredones.

“La situación del ganado asilvestrado está alcanzando niveles muy peligrosos ya que está siendo frecuente la presencia de ganado asilvestrado en zonas habitadas, lo que se suma a la inseguridad que provoca este grave problema en la actividad de los senderistas y para el tránsito por carreteras, tanto por el riesgo de accidentes provocados directamente por este ganado como por las caídas de piedras que provocan sobre las vías” señala Sandra Ramos, portavoz de la formación de izquierdas en Valle Gran Rey.

Desde la asamblea local se señala que ya en septiembre del año pasado, los concejales de Sí se puede señalaron ante el pleno la necesidad de que el gobierno municipal solicitase al Cabildo Insular el desarrollo de actuaciones de control de ganado asilvestrado en el Parque Rural de Valle Gran Rey ante la proliferación de ganado en los riscos de Yorima, Guadá y Teguerguenche, y que ya estaban provocando daños a los cultivos del valle.

“La situación de septiembre hasta ahora ha ido a peor: es frecuente la presencia de ejemplares en zonas tan bajas como el barrio de la Casa de La Seda o en la cañada del Entullo sobre el barrio de La Playa. Ya no hablamos de los daños que este ganado estará provocando en especies endémicas amenazadas o en elementos del patrimonio etnográfico y arqueológico, sino que hablamos de los perjuicios que están provocando en cultivos, en instalaciones apícolas o el grave peligro que supone la presencia de este ganado para la seguridad del tráfico en la zona de la Cuesta de Los Paredones por caída de piedras” explica la portavoz.

“Es un tema que nos preocupa y en toda la legislatura no hemos visto que en el Parque Rural de Valle Gran Rey se haya tomado ninguna medida. Los vecinos observan cómo el problema, lejos de resolverse, aumenta, sobre todo con la sequía, que ha provocado que este ganado baje a zonas cultivadas desde los riscos que circundan el valle”, indica Ramos.

Apuestan, desde la formación ecosocialista, por un plan a largo plazo donde tengan cabida distintas acciones: apañadas con las medidas de garantía para insertar las piezas capturadas en la cadena alimenticia, control del ganado y, en caso de ser necesario, el abatimiento. “Lo indudable es que este y otros problemas, tales como la presencia de acampadas ilegales, la presencia de especies invasoras, la muerte de palmas o el deterioro del patrimonio etnográfico, son evidencias de que la protección y gestión del Parque Rural de Valle Gran Rey no es que sea deficiente, es que, directamente, es inexistente” insiste la portavoz de la formación ecosocialista.

“El Cabildo de La Gomera debe tomar medidas eficaces y de forma urgente con el problema del ganado asilvestrado en el Parque Rural de Valle Gran Rey ya que la situación ahora mismo es insostenible y peligrosa y no vale quedarse en meras palabras. Mientras no trabajan, el ganado asilvestrado está dañando irremediablemente nuestro medio ambiente, nuestro patrimonio y nuestros cultivos. Gestionar es hacer y no figurar tanto en los medios, y si no son capaces de asumir sus competencias, que las den a quienes sí sean capaces” concluye Ramos.

Advierten en el pleno que se trata de un servicio obligatorio que tiene que prestar el cabildo en los municipios de menos de 5 mil habitantes.

En el último pleno celebrado en el Cabildo de La Gomera, la formación ecosocialista Sí se puede instó al equipo de gobierno a que no siguiese dilatando injustificadamente la aplicación del servicio de recogida selectiva en la isla.

Rubén Martínez, consejero de la formación en el cabildo, recordó que tal servicio se tiene que aplicar en función de la ley de residuo de canarias del año 1999, señalando que “llevamos más de 18 años de retraso en la puesta en marcha de tal medida”.

Rubén Martínez declara “por el interés general de la isla debemos empezar a gestionar con rigurosidad y no en base a notas de prensa y declaraciones que después no se cumplen. Esta situación no solo revierte en la calidad medioambiental de la isla o en los vecinos, sino que está dando una pésima imagen de la isla cara al exterior”.

En tal sentido, Sí se puede recalca que para el sector turístico el de la ausencia de recogida selectiva se trata de uno de los problemas que al visitante más llama la atención, tratándose de una isla que se presenta como una isla verde y sostenible, declarada Reserva de la Biosfera. Añaden que con tal recogida se disminuirán los residuos que se destinan al vertedero.

Desde la formación ecosocialista se señala que solo se puede explicar el continuo retraso en la aplicación del servicio por la enorme desidia e incapacidad que caracteriza al equipo de gobierno de ASG. Recuerdan que, en febrero de 2016 y en el marco del foro de la Carta Europea de Turismo Sostenible, el consejero del área, Alfredo Herrera, señaló que de forma inmediata se resolvería el problema de la recogida selectiva a escala insular. En marzo de 2017, ante una pregunta de Sí se puede en el pleno sobre la fecha de implantación, contestó en el mismo sentido.

A estas declaraciones hay que añadir que, en julio de 2017, el pleno del Cabildo aprobó por unanimidad de todas las fuerzas políticas una resolución para que se procediese a la prestación del servicio de recogida selectiva en todo el ámbito insular de forma directa por la propia Corporación Insular.

Para Sí se puede, la demora del servicio no tiene ninguna justificación, a pesar de que se ha intentado achacar a los ayuntamientos de la Isla. Curiosamente, puntualizan desde la formación, en el pleno del cabildo hay tres alcaldes de ASG y, en ese momento, este partido formaba parte de los equipos de gobierno de otros dos municipios, por lo que es absolutamente injustificable que lo que votaban en el cabildo dichos alcaldes y el grupo del equipo de gobierno no lo aplicasen en sus respectivos ayuntamientos.

En el pleno del pasado día 19 de enero, Sí se puede propuso al equipo de gobierno que presentase su candidatura como isla donde se realizase la prueba-piloto del Sistema de Depósito, Devolución y Retorno (SDDR) de envases que según la Ley de Residuos de Canarias se tiene que realizar en islas no capitalinas si en abril de 2018 la media canaria no alcanza a la española en recogida de envases.

Para Rubén Martínez, “mientras otras islas optan, ya no por la recogida selectiva de vidrio y cartón la cual llevan realizándola desde hace más de 15 años, sino por la separación integral de la recogida incluyendo materia orgánica o aceites, en La Gomera todavía no hemos empezado con la selectiva”, y concluye “es cuestión de voluntad política el hacer de esta isla un ejemplo de sostenibilidad y de buenas prácticas en materia medioambiental, que es nuestro principal recurso. Pero parece ser que para el equipo de gobierno del Cabildo estos temas son absolutamente secundarios”.

En el informe remitido por el Gobierno de Canarias al cabildo gomero se señala la existencia de 10 vertidos censados, 8 de los cuales no están autorizados.

La formación ecosocialista manifiesta su preocupación ante los datos que recoge el informe remitido por el Gobierno de Canarias al cabildo gomero al respecto de los vertidos de tierra al mar existentes en La Gomera, en el que se indica la existencia de 10 vertidos censados, 8 de los cuales no están autorizados.

En dicho informe se señala que el 70 % de esos vertidos no están autorizados, correspondiendo la mayor parte de ellos a vertidos realizados desde instalaciones pertenecientes y gestionadas por instituciones públicas.

Desde Sí se puede se recuerda que en ese estado de ilegalidad están la conducción de desagüe de San Sebastián, cuya entidad titular es el propio ayuntamiento capitalino, así como el aliviadero de la estación de bombeo de San Sebastián.

Otro punto de vertido no autorizado corresponde a las piscinas del Parque Marítimo de Vallehermoso, cuya entidad titular es el propio Cabildo Insular de La Gomera y cuya deficiente gestión es un ejemplo de incapacidad y de abandono por parte del gobierno de la institución.

En el caso de Valle Gran Rey, municipio con mayor carga de alojamientos turísticos y empresas vinculados a este sector, en el citado informe se señala que no están autorizados los vertidos de la estación de bombeo de aguas residuales de La Condesa, así como el aliviadero ubicado en La Playa, ambos de titularidad municipal. Para este municipio, además, en el citado informe se señala que dos complejos turísticos tampoco tienen autorizados los vertidos.

Para la portavoz/el portavoz de Sí se puede, Rubén Martínez Carmona, la negligencia y dejadez de algunas instituciones gomeras es muy llamativa. “Los responsables públicos deben dar ejemplo y es absolutamente impresentable que en un informe aparezcan ayuntamientos de la isla y el propio cabildo insular como entidades titulares de vertidos ilegales, máxime cuando presumimos de ser un territorio que ha fijado la sostenibilidad ambiental como uno de sus lemas”.

Para la formación ecosocialista es especialmente grave que, en el caso de Valle Gran Rey, esos vertidos se hagan a aguas que forman parte de la Zona de Especial Conservación Franja marina Santiago-Valle Gran Rey.

Insisten desde Sí se puede en que estos datos contradicen y chocan frontalmente con las estrategias de desarrollo que se han fijado en la Isla tales como la Reserva de la Biosfera. “No parece muy congruente que sean las propias administraciones públicas quienes realicen vertidos no autorizados en nuestro litoral” manifiesta su portavoz.

Para Sí se puede, a estos datos habría que sumar la gravísima situación que tiene La Gomera en cuanto a tratamientos de aguas residuales en buena parte de los barrios periféricos de todos los municipios. “Desde casos como el de la depuradora de El Cercado, que ya hemos denunciado, como otros caseríos importantes, tales como Arure, donde se vierte directamente al barranco, La Gomera está repleta de ejemplos nefastos en el tratamiento de aguas residuales y en vertidos tierra a tierra”, explica Martínez.

Como alternativas a los vertidos, desde la formación asamblearia se entiende necesario apostar por la reutilización de las aguas residuales convenientemente depuradas para su aprovechamiento. “Desarrollar este capo es especialmente interesante en el actual panorama de cambio climático y ante situaciones de sequía como la que sufrimos en estos últimos dos años” explica su portavoz.

Desde Sí se puede, se establece igualmente como solución a los vertidos de aguas residuales en el medio terrestre por la implantación de sistemas de depuración natural. “Así lo hemos planteado mediante mociones en las instituciones donde tenemos representación y han sido aprobadas, y también lo hemos hecho donde no tenemos representantes como en el Ayuntamiento de Vallehermoso… solo falta que de una vez se apueste decidida y coherentemente por la sostenibilidad en materia de tratamiento de aguas residuales” finaliza su intervención Martínez.

  • Desde la asamblea local de la formación ecosocialista se considera que falta mucha más implicación para resolver el problema de las acampadas ilegales y los daños al patrimonio natural y cultural de los espacios naturales del municipio.
  • Sí se puede denuncia la existencia de pintadas por todo el litoral del Sitio de Interés Científico Charco del Cieno y las acampadas ilegales de forma cotidiana en Playa del Inglés.

La asamblea local de Sí se puede en Valle Gran Rey exige de las administraciones mayor rigor y continuidad en la limpieza de los espacios naturales del municipio respecto al problema de las acampadas ilegales y los daños al patrimonio natural y cultural. En tal sentido, señalan que la costa de la llamada localmente, “Mar del Infierno” que rodea por el litoral al Sitio de Interés Científico Charco del Cieno, está llena de pintadas y restos de basura. “Además, se sigue acampando asiduamente sin mayor problema en la playa del Inglés” abunda Carlos Hernández, portavoz y concejal de la formación en el Ayuntamiento de Valle Gran Rey.

Desde la formación ecosocialista se aplaude que se haya comenzado a trabajar en la eliminación de pintadas y recogida de residuos, pero reclama que haya mayor continuidad en estas actuaciones y una puesta en marcha efectiva de la gestión de los espacios naturales. “Estos trabajos no se pueden quedar en hechos anecdóticos ni limitarse a las zonas más visibles o a planes de empleo, la gestión de los espacios naturales en La Gomera necesita de una implicación real y continua que consiga una gestión ordenada y el aprovechamiento de nuestros recursos naturales” insiste el portavoz.

En tal sentido, desde la asamblea local se señala también la necesidad de trabajar en las acampadas que se dan en el barranco de Los Ancones, en pleno Parque Rural de Valle Gran Rey, donde se realizan fogatas, lo que provoca un grave peligro de incendios, o la fuerte presión que sufre el Sitio de Interés Científico del Charco del Conde, donde el pisoteo del arenal, la realización de espectáculos, el vertido de residuos o la tala de tarajales son frecuentes y ponen en riesgo el mantenimiento de sus valores naturales.

“Precisamente en diciembre se cumplen 23 años de la declaración de los espacios naturales protegidos de Canarias a partir de la Ley 12/1994, pero eso en La Gomera no ha supuesto una puesta en marcha de una gestión efectiva y eficiente de la protección ambiental, y eso en el caso de Valle Gran Rey es especialmente grave porque más de la mitad del territorio municipal está incluida dentro de un espacio natural” explica Hernández.

Para la asamblea local de Sí se puede, también se hace necesario tomar medidas para evitar los daños en el patrimonio cultural y etnográfico del municipio. “No solo en los espacios naturales, donde pintadas, rayaduras o la colocación de piedras dañan los elementos culturales ya de por sí deteriorados por el abandono, sino también en infraestructuras que forman parte de la cultura local. Así, los daños que se hacen al baluarte del barranco en la zona de la desembocadura y donde hay ejemplos de lameros, están destruyendo un patrimonio muy interesante que a ninguna administración parece preocupar” declara su portavoz.

“En la gestión de nuestros valores naturales y culturales queda mucho trabajo por hacer. Es más, si aspiramos a ser una sociedad sostenible y reivindicar la sostenibilidad como territorio turístico, el mantenimiento y la mejora de estos valores debería pasar a ser una prioridad básica de cualquier gobierno y no algo anecdótico y esporádico. Por eso pedimos que en el caso de los espacios naturales de Valle Gran Rey se actúe con mayor rigor y continuidad antes de que sea demasiado tarde y la pérdida de los valores naturales y patrimoniales sea irreversible” finaliza su intervención el portavoz.

Los vertidos, que se están realizando en La Hoya de Vueltas, en una zona afectada en el año 2003 por la extracción de áridos para la ampliación del puerto de Vueltas, son de distinta naturaleza y en muchos casos, materiales peligrosos y contaminantes como amianto o vehículos fuera de uso.

La asamblea local de Sí se puede en Valle Gran Rey ha puesto en conocimiento de distintas administraciones la realización de vertidos ilegales de residuos peligrosos y contaminantes en La Hoya de Vueltas, concretamente en la zona afectada en el año 2003 por la extracción de áridos para la ampliación del puerto de Vueltas.

Los materiales que componen estos vertidos son de distinta naturaleza, pero destacan por su peligrosidad el amianto y los vehículos fuera de uso (VFU). “Estos hechos son contrarios a lo dispuesto a la Ley 22/2011 de residuos y suelos contaminados, e incumplen de forma flagrante la Ley 1/1999 de residuos de Canarias” señala Carlos Hernández, portavoz y concejal de la formación ecosocialista en Valle Gran Rey.

De tal forma, desde Sí se puede se ha enviado información al respecto al Ayuntamiento de Valle Gran Rey, a la Agencia de Protección del Medio Urbano y Natural, y a la Unidad de Medio Ambiente del Cabildo Insular, y esperan que desde las administraciones competentes se actúe de forma rápida y contundente.

Además, la zona de vertidos se encuentra cercana al Parque Rural de Valle Gran Rey, lo cual, en consideración de la formación de izquierdas, agrava el daño medioambiental de los vertidos, al ser los acantilados de Vueltas y La Machanga una zona de nidificación de aves marinas protegidas como la pardela cenicienta o el petrel de Bulwer.

“Una zona que era un ejemplo de piedemonte tan interesante como lo es el de Quiebracanillas, se destrozó en su momento para la ampliación del muelle, y no contentas con eso, algunas personas utilizan este suelo, con la pasividad de la administración, para instalar un auténtico vertedero donde hay de todo: vehículos fuera de uso, amianto, asfalto, escombros, enseres, electrodomésticos o planchas de acero” insiste el portavoz.

A la vez que se denuncia esta situación, desde Sí se puede se advierte que la zona es utilizada por algunos visitantes para pernoctar y acampar. “Hemos visto personas que se han instalado en los vehículos abandonados y también es frecuente la acampada en casetas por la zona” explica Hernández.

Para la asamblea local de Sí se puede resulta sorprendente que la mayor parte de la zona ahora utilizada para realizar estos vertidos y que fue afectada por la extracción de áridos en el año 2003 cuando gobernaba, al igual que ahora, Coalición Canaria, esté calificada en las Normas Subsidiarias del municipio como suelo rústico.

“Las propias Normas Subsidiarias señalan como usos prohibidos la extracción de áridos y el vertido de basura y escombros, pero ya sabemos que lo normal en este municipio ha sido saltarse las normas por quienes deberían velar por su cumplimiento” finaliza su intervención Hernández.

La moción presentada en el último pleno del cabildo fue aprobada por unanimidad.

Sí se puede presentó en el pasado pleno del Cabildo Insular de La Gomera una moción para que se tomen las medidas oportunas para colaborar con los ayuntamientos insulares en la implantación de Sistemas de Depuración Natural en aquellos barrios que carecen de sistemas de tratamiento adecuado para sus aguas residuales, o en aquellos en los que hay conexiones a la red, sea recomendable la instalación de esos métodos.

La moción fue aprobada por unanimidad por todas las formaciones que integran la corporación durante el último pleno celebrado en el cabildo de La Gomera.

A juicio de la formación ecosocialista, todas las aguas de abastecimiento deben recibir un tratamiento adecuado para poder ser reintegradas al ciclo hidrológico sin que las masas de aguas costeras, las subterráneas o las zonas protegidas se vean afectadas por dicha contaminación.

Señalan que, si bien la prestación de estos servicios compete a los respectivos ayuntamientos, otras Administraciones Públicas, como los cabildos, tienen competencias en materia de auxilio técnico y financiero a los municipios.

La normativa europea, a través de sus directivas, señala que las aglomeraciones urbanas de menos de 2000 habitantes deben someter sus aguas residuales a un tratamiento adecuado. El incumplimiento de esta directiva ya ha supuesto al Reino de España varias sanciones. “La última de que tenemos constancia fue de 46,5 Millones de Euros, más una multa si se mantiene el incumplimiento de 171.217 € diarios, a finales de 2016” apuntan desde Sí se puede.

En datos recogidos en el 2º ciclo del Plan Hidrológico de La Gomera (2015-2021) se señala que en La Gomera hay un total de 241 viviendas con déficit de saneamiento. Con 1645 personas, entre población estacional y residencial, sin disponer de un tratamiento adecuado de sus aguas residuales. Ello determina la contaminación de los acuíferos y del medio ambiente, y provoca un riesgo sanitario importante.

Rubén Martínez, consejero del cabildo gomero por Sí se puede, señala: “Hemos propuesto que se lleven a cabo convenios de colaboración con los diversos ayuntamientos que beneficien a todos los barrios de la isla que lo requieran”.

Los Sistema de Depuración Natural han demostrado ser una alternativa fiable para el tratamiento de aguas residuales a pequeña escala. Son fácilmente integrables en el territorio, su mantenimiento es sencillo y el agua regenerada puede ser reutilizada para diferentes usos, destacando, especialmente por no generar malos olores, ni ruidos.

“Esperamos que la implantación de estos sistemas sean una realidad antes de que finalice la legislatura, y que pronto podamos presumir de una isla más sostenible de lo que es ahora” finaliza su intervención Martínez.

Presenta una moción al pleno cuyo objetivo es ganar en eficiencia económica y reducir la contaminación.

La formación ecosocialista presenta una moción a debatir durante el próximo pleno del Cabildo Insular de La Gomera a celebrar el día 3 de noviembre, donde defiende la sustitución de forma progresiva de los vehículos de la institución, apostando por los vehículos eléctricos frente a los de motores de combustión.

Desde Sí se puede se incide en las ventajas que ello reportaría: una mayor autonomía de los vehículos, un evidente ahorro en cuanto a los gastos en mecánica y mantenimiento y una menor emisión de gases contaminantes; respecto a este último aspecto, cabe recordar que el transporte de carretera supone la segunda mayor fuente de gases de efecto invernadero en la Unión Europea.

Los datos muestran que la duración estimada de los motores de los vehículos eléctricos es en torno a 1.000.000 km y las baterías tienen una vida útil superior a los 200.000 km, siendo el mantenimiento de un vehículo eléctrico, como mínimo, un 40% inferior al de uno con motor de combustión. Asimismo, para un vehículo eléctrico tipo hacer 100 km puede costar unos 2,15 euros, con todos los impuestos incluidos.

Rubén Martínez, consejero por Sí se puede en el Cabildo gomero, señala “La incorporación del vehículo eléctrico es irreversible, los expertos creen que la próxima década este tipo de el vehículo dominará el mercado del automóvil. Ya no solo son los evidentes beneficios que reporta. Es hora de apostar con hechos por la mejora de nuestra calidad de vida, La Gomera no debe estar siempre en el furgón de cola en iniciativas que apuesten por la sostenibilidad y el ahorro”

Desde Sí se puede se señala que, en ciudades de Canarias como Las Palmas de Gran Canaria, se está apostado por sustituir toda la flota de vehículos municipales, incluida la de guaguas urbanas, en un plazo de tiempo razonable. Asimismo, el Cabildo de Tenerife ha promovido distintas iniciativas encaminadas a promover y favorecer la implantación del vehículo eléctrico.

En La Gomera recientemente y a instancia de sendas mociones presentadas por Sí se puede en los ayuntamientos de San Sebastián de La Gomera y Valle Gran Rey durante el año pasado, se aprobó por unanimidad en las respectivas corporaciones la sustitución gradual de su flota de vehículos de combustión por eléctricos.

La moción también insta a dotar de puntos de carga para vehículos eléctricos a las cocheras y a todos los edificios de titularidad insular donde se estime oportuno y conveniente, incluyendo en todos los casos posibles la producción fotovoltaica propia.

Rubén Martínez concluye “Tal sustitución progresiva no sólo implica reducir la contaminación y ganar en eficiencia económica, también persigue dar ejemplo apostando por verificar que la movilidad eléctrica constituye ya una alternativa real y absolutamente necesaria frente a la movilidad convencional, basada hasta ahora en los motores de combustión.”

Entre finales de octubre y mediados de noviembre, debido a la gran contaminación lumínica que hay en nuestras costas, un alto número de pollos de pardelas pierden el rumbo hacia el mar y caen a tierra siendo incapaces de remontar el vuelo.

Por parte de la asamblea local de Sí se puede en Valle Gran Rey se ha entregado una solicitud al Ayuntamiento para que extreme las medidas y se trabaje para aminorar los accidentes de pollos de pardela cenicienta (Calonectris borealis) en el municipio.

Andrea Witt, portavoz del comité local, señala “queremos recordarle al gobierno de CC que es en esta época del año en la que tienen lugar la mayor parte de accidentes de pollos de pardela, y por lo tanto es cuando se necesita una mayor implicación de la ciudadanía y de las Administraciones Públicas para evitar la muerte de ejemplares accidentados”.

Según Witt, “con las luces del encauzamiento del barranco más las del puerto de Vueltas y las de las instalaciones de Playa del Inglés, la carga lumínica del cielo de Valle Gran Rey ha aumentado y ya ha habido varias caídas de pollos de pardela en esas zonas, así como en la avenida entre La Puntilla y La Playa. Desgraciadamente ya ha habido muertes de algunos ejemplares y eso es algo que deberíamos procurar evitar”.

Desde Sí se puede en Valle Gran Rey se ha solicitado al Ayuntamiento que se disminuya la intensidad de los alumbrados públicos, sobre todo en la zona del barranco y de Playa del Inglés, para ayudar a reducir el número de accidentes. Del mismo modo proponen que se realicen acciones de sensibilización para la ciudadanía para que cualquier persona que encuentre un pollo de pardela deslumbrado sepa cómo actuar.

“Las ciudadanas y ciudadanos tenemos también nuestra oportunidad de demostrar que actuamos con coherencia. Si encontrásemos un pollo accidentado y no sabemos cómo actuar, debemos llamar al 112, o al teléfono del Cabildo Insular de La Gomera (922 870 552 – 922 141 501), administración competente en la atención a la fauna accidentada” insiste la portavoz de la formación ecosocialista

“Si queremos presumir en ferias y notas de prensa de ser sostenibles y pertenecer a una Reserva de la Biosfera, realizar este tipo de acciones no cuesta nada: apenas son tres semanas en las que tenemos la oportunidad de demostrar y demostrarnos que somos coherentes con lo que presumimos y consiste en aminorar el alumbrado público. Podrían incluso realizarse actividades de turismo ornitológico con quienes nos visitan y que los turistas de Valle Gran Rey se llevasen una experiencia más enriquecedora de su estancia”, termina su intervención Andrea Witt.