Una moción similar y presentada por la formación ecosocialista en julio de 2017, fue aprobada por unanimidad, aunque esto no se ha traducido en ninguna actuación al respecto por parte del gobierno de CC en el Ayuntamiento de Valle Gran Rey.

La asamblea local de Sí se puede en Valle Gran Rey, a través de sus representantes en el Pleno municipal, ha vuelto a plantear, mediante una moción, la conveniencia de que el Ayuntamiento de Valle Gran Rey elabore una ordenanza para cobrar la tasa por el uso del dominio público por empresas explotadoras de los servicios de suministros.

En julio del año 2017, Sí se puede presentó una moción, que fue aprobada por unanimidad, para que se iniciaran los estudios y gestiones necesarias para la tramitación y aprobación, a través de la correspondiente ordenanza fiscal reguladora, de una tasa por la utilización o aprovechamiento del dominio público local por las empresas titulares de instalaciones de transporte de energía. “Sin embargo, y como viene siendo la norma en este Ayuntamiento durante esta legislatura, al respecto de los avances en los acuerdos de dicha moción nada se sabe” declara el portavoz y concejal de la formación, Guzmán Correa.

El concejal ecosocialista recuerda al gobierno municipal, encabezado por Ángel Piñero, que la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) se ha expresado recientemente a favor de esta medida, para actuar en coherencia con distintas sentencias emitidas del Tribunal Supremo. “Creemos que está perdiendo una oportunidad de aumentar los ingresos del Ayuntamiento de Valle Gran Rey. Por eso, además de la moción hemos presentado un borrador de ordenanza fiscal para que no haya más demoras que las estrictamente necesarias”.

“Ante la paralización que ha tenido la moción propuesta en julio de 2017, y ante la posibilidad de incluir a otros tipos de suministros que los que recogía aquella moción (básicamente eléctricos), en esta ocasión proponemos una ligera modificación que permita que suministros de fibra óptica y otros servicios puedan revertir en las finanzas municipales” explica Correa.

Desde Sí se puede se explica que el Hecho Imponible de esta tasa será la utilización privativa o el aprovechamiento especial constituido en el suelo, subsuelo o vuelo de las vías públicas municipales realizado por empresas explotadoras de servicios de suministros que resulten de interés general o que afecten a la generalidad o a una parte importante del vecindario.

Del mismo modo, los sujetos pasivos, en concepto de contribuyentes, serán las personas físicas o jurídicas y las entidades a las que se refiere el art. 35.4 de la Ley General Tributaria, que realicen el hecho imponible del tributo: serán sujetos pasivos contribuyentes las empresas explotadoras de los servicios de suministros, así como las empresas distribuidoras y comercializadoras de los mismos.

“Para que no haya más retrasos y la tasa pueda cobrarse a la mayor brevedad, planteamos un borrador de ordenanza que podrá utilizarse de base para aplicar, lo que dimane de los estudios y gestiones necesarias para la tramitación y aprobación de esta tasa. Creemos que con ello se demuestra la implicación que ha mostrado Sí se puede desde el comienzo de la legislatura con la mejora del funcionamiento del Ayuntamiento. Creemos que esta tasa tendrá un impacto económico muy positivo para el ayuntamiento que podrá traducirse en mejores prestaciones de servicios” finaliza su intervención Guzmán Correa.

Este acuerdo, aprobado por unanimidad y al que se añadieron ligeras modificaciones, supone un espaldarazo claro a las energías renovables.

Sí se puede ha logrado que en el último Pleno celebrado en el Ayuntamiento de Valle Gran Rey el pasado jueves 26, se aprobase por unanimidad la moción que presentaba para que se incorpore en la ordenanza municipal una bonificación del 50% a aquellos vecinos y vecinas que den el paso de instalar placas térmicas o fotovoltaicas en sus casas particulares o edificios.

Aunque la moción necesita todavía plasmarse en la ordenanza, “supone un espaldarazo claro a las energías renovables”, tal y como afirma Guzmán Correa, concejal de la formación ecosocialista. “Vemos como está fuera de toda duda el importante papel que están llamadas a desempeñar las entidades locales canarias para propiciar transformaciones hacia políticas energéticas más sostenibles, conforme a la tendencia que se están implantando a nivel mundial. Y es que apenas hace unos meses veíamos como el PP español quedaba solo en el Parlamento Europeo defendiendo el sinsentido del denominado “Impuesto al sol”.

Desde Sí se puede se explica que en la actual Ordenanza Reguladora del Impuesto sobre Bienes Inmuebles del municipio de Valle Gran Rey (aprobada el 24 de septiembre de 1992) no se contempla ninguna bonificación, y que ha de adaptarse a lo dispuesto en el Real Decreto Legislativo 2/2004 de 5 de marzo, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales.

“Durante esta legislatura han sido aprobadas dos mociones que han propuesto la modificación de ciertos aspectos de dicha Ordenanza sin que hasta el momento se haya llevado a cabo. Sin embargo, en nuestra opinión, que se haya presentado y aprobado en lo que llevamos de legislatura varias propuestas respecto al Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI), deja a las claras la necesidad de modificar esta Ordenanza Reguladora y adaptarla a las circunstancias presentes, en las que, sin duda, la sostenibilidad y las energías renovables son protagonistas” explica el portavoz.

Por tal motivo, para Correa “ante la necesidad evidente de modificar la actual Ordenanza Fiscal Reguladora del IBI por las razones expuestas, se debe incluir un artículo que regule la bonificación del 50% en la cuota íntegra del impuesto a las edificaciones cuyo uso catastral sea residencial en las que se hayan instalado o se vayan a instalar sistemas para el aprovechamiento térmico y eléctrico de la energía proveniente del sol para autoconsumo”.

“Soportamos un coste de la “contribución” altísimo y somos uno de los territorios con más horas de sol, así que hemos entendido que esta posibilidad que planteamos y que se ha aprobado puede ayudar a hacer de Valle Gran Rey un territorio más comprometido con la sostenibilidad y las energías renovables” finaliza su intervención el portavoz.

En el acto, que tendrá lugar el próximo sábado 14 de abril a partir de las 19:30 horas en la Casa Cultural de La Calera, estará presente su autor, el historiador José Manuel Hernández.

El próximo sábado, 14 de abril, se presenta en Valle Gran Rey el libro “Villa Cisneros, 1937. La gran evasión de los antifascistas canarios”, escrito por el historiador José Manuel Hernández, obra que relata los acontecimientos protagonizados en marzo de 1937, en plena Guerra Civil, por 152 canarios en su fuga desde el campo de concentración de la ciudad saharaui de Dajla (antigua Villa Cisneros).

En el acto, que está organizado por la asamblea local de Sí se puede, se conocerán más detalles de un acontecimiento que supuso un gran aporte de moral para el bando republicano, cuando la guerra civil ya se decantaba del lado del fascismo y que originó la famosa frase de La Pasionaria, “Cierra la jaula Queipo que se te escapan los canarios”. El autor estará acompañado de José Luis Hernández, doctor en Ciencias de la Información.

Desde la asamblea local de Sí se puede se invita a la ciudadanía gomera a asistir al acto y a conocer la historia del amotinamiento de los presos políticos republicanos, ayudados por los soldados de reemplazo que los custodiaban y el posterior secuestro del vapor Viera y Clavijo.

“Conoceremos el papel importante que jugaron varios naturales de La Gomera ya que, sin lugar a dudas, podemos afirmar que la presencia de gomeros en esa gesta fue muy significativa y de un modo especial hay que destacar el papel jugado por varios de ellos naturales de Valle Gran Rey: los hermanos Luis y Leoncio Niebla, “los poderosos de Arure”, Francisco Mesa Barroso, Francisco Montesinos Montesinos, Sebastián Montesinos y Domingo Méndez Méndez” señala el portavoz de la asamblea, Guzmán Correa.

Para el portavoz, “que gomeros en un número tan significativo participasen de estos hechos nos indica que los movimientos sociales y políticos de izquierda en esta isla estaban muy asentados durante la II República, más de lo que nos han hecho creer. Sin embargo, desde los poderes insulares de la isla desde la transición no se ha fomentado que se conozcan estos movimientos”.

Otro de los gomeros que estuvieron en este amotinamiento fue Pedro García Cabrera, el gran poeta nacido en Vallehermoso. “Se usan versos suyos para declamar discursos y que “las naranjas” y los “silencios amordazados” llenen de contenido frases grandilocuentes, pero nada se dice de su participación en estos hechos y que inspiró parte de su libro “Romancero cautivo”, una obra fundamental para entender el compromiso político del poeta”, explica Correa.

Desde Sí se puede se destaca que esta epopeya es merecedora de un guion cinematográfico y los mismos se puede decir de las vidas de algunos de sus protagonistas individuales. “A partir de la historia vital de uno de ellos, Alejandro Moreno García, natural de Hermigua, ya hemos presentado una moción en el Cabildo Insular, pero La Gomera tiene muchas historias vitales como las de este héroe, que demuestran altas cuotas de compromiso”, insiste el portavoz.

“Esperamos que esta obra de José Manuel Hernández nos sirva para reconciliarnos con la historia, para que no prevalezca la versión de los vencedores y para que desde las instituciones se empiece a rescatar la memoria de lo que este grupo de antifascistas canarios aportó a la conquista de las libertades y que el enorme sacrificio que todos ellos realizaron en pro de conseguir una sociedad más justa no siga escondido en el cajón de los olvidos” finaliza su intervención Correa.

  • La organización ecosocialista critica que la reforma de la Consejería de Agricultura del Gobierno de Canarias deje sin derecho a ayudas al 66,5 % de los productores ecológicos de las islas
  • Considera imprescindible modificar la propuesta de reforma de reparto de las ayudas para que llegue a la mayoría de los productores

Sí se puede propone en el Ayuntamiento de Valle Gran Rey mejorar el acceso a las ayudas para la gran mayoría de pequeños productores ecológicos. Con este fin, el portavoz del grupo municipal ecosocialista en la corporación, Guzmán Correa, defenderá el próximo jueves, 22 de febrero, una moción en la que solicitará al pleno que inste al Gobierno de Canarias a modificar su propuesta de reforma de reparto de las ayudas, de manera que puedan percibirla la mayoría de los productores.

“Esta moción ha sido presentada y defendida en otros ayuntamientos, como en Tegueste, y es muestra de la preocupación de Sí se puede por el fomento de la agricultura y la ganadería ecológica, que tiene, precisamente en los requisitos de las ayudas, un impedimento muy trascendente”, explica el portavoz.

La organización ecosocialista critica que la reforma propuesta por la Consejería de Agricultura del Gobierno de Canarias deje sin derecho a ayudas al 66,5 % de los productores ecológicos de las islas. La exclusión del derecho a percibir ayudas a las explotaciones ecológicas de menos de 5.000 m2 propuesta por la citada consejería deja fuera del acceso a las ayudas una gran mayoría de los productores ecológicos. Del total de 1066 productores, solo 357 tendrían derecho a percibirlas y 709 se quedan sin ese derecho.

“Esto en el caso concreto de Valle Gran Rey, donde la parcelación agrícola es muy importante, es un obstáculo casi definitivo para las personas que quieran practicar la agricultura ecológica y pretendan recibir ayudas de la Consejería de Agricultura” aduce Correa.

Sí se puede propone que la reforma incluya la modulación por superficie para evitar que las grandes explotaciones perciban la mayor parte de las subvenciones. Igualmente, plantea que las explotaciones de menos de 5.000 m2 tengan derecho a percibir las ayudas sin límite mínimo de superficie de cultivo, de forma que una explotación de cualquier superficie inferior a 5.000 m2 pueda solicitar subvención, como ocurre en otras líneas de ayudas agrarias.

El portavoz considera que “si la Consejería aplica esta reforma, dejará sin derecho a percibir este dinero a la gran mayoría de personas que en las islas están apostando con esfuerzo y conciencia por una agricultura sostenible y con explotaciones familiares”.

Los fondos previstos en el Plan de Desarrollo Rural (PDR) para la agricultura ecológica son un total de 1.852.941,00 euros, financiados mayoritariamente la Unión Europea (85%), mientras que el resto lo aportan el Estado (10,5%) y la Comunidad Autónoma (4,5%).

La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias promovió de nuevo en diciembre de 2017 una modificación del PDR en la medida 11 de Agricultura Ecológica. La propuesta de modificación consiste en establecer un factor de corrección en función de la superficie. De tal forma, las explotaciones menores a 5.000 m2 quedarían excluidas, y se verían favorecidas las explotaciones entre 0,5 y 5 ha principalmente.

Para Sí se puede en Valle Gran Rey esto sería especialmente grave en el municipio, donde la mayor parte de los escasos operadores de agricultura ecológica producen hortalizas en pequeñas explotaciones. “Si queremos que Valle Gran Rey recupere mínimamente su calidad paisajística, entendemos que la agricultura ecológica ha de fomentarse y nunca poner más dificultades a las ya de por sí condiciones en las que los agricultores ecológicos trabajan” finaliza su intervención el portavoz.

  • Por Guerra del Agua se conoce en Valle Gran Rey al conflicto sobre el uso del agua que en los años 1947 y 48 que ocasionó la muerte de una mujer por disparos de la Guardia Civil.
  • La moción honra a quienes fueron sus víctimas y pretende conocer y reivindicar una parte fundamental de la historia de Valle Gran Rey.

El pleno del Ayuntamiento de Valle Gran Rey aprobó por unanimidad una moción elaborada por la asamblea local de Sí se puede al respecto de la Guerra del Agua. Se trata de un conflicto que se fue gestando en el Valle a lo largo de la primera mitad del siglo XX debido al régimen de usos del agua, y que derivó, durante los años 1947 y 1948, en un enfrentamiento abierto entre los vecinos y las fuerzas represivas del régimen establecido. Los enfrentamientos se saldaron con la detención de un importante número de vecinos, con dos mujeres heridas y con la muerte de Ruperta Cruz por disparos de la Guardia Civil,

“Estos sucesos, a pesar de que han querido ser ignorados o que han sido interpretados maledicentemente, forman parte de la historia de nuestro municipio. En nuestra opinión necesitan ser reivindicados y estudiados en profundidad para que, en situaciones de desordenamiento de los usos del agua como las que se dan actualmente, no cometamos errores y podamos respetar y honrar convenientemente a las personas que lucharon en defensa de los derechos comunitarios” señala el portavoz y concejal por Sí se puede, Guzmán Correa.

Para Sí se puede, la sequía que afecta a la isla de La Gomera en estos dos últimos años y que ya ha ocasionado ciertos problemas en el abastecimiento de agua potable y graves inconvenientes para los agricultores, debería promover la reflexión sobre unos sucesos que tuvieron lugar en Valle Gran Rey y otros lugares de la Isla en los severos años del régimen franquista.

“En ese contexto tan difícil, en los que enfrentarse al poder significaba represión, cárcel o muerte, un pueblo fue capaz de alzarse contra la injusticia y utilizar como armas la unión y la solidaridad para defender este bien tan preciado que era fundamental para su manutención” insiste el portavoz.

Desde la formación de izquierdas se señala que los sucesos de la “Guerra del Agua” trascienden por trágicos y por la pervivencia de sus logros a lo anecdótico. “Tradicional e interesadamente ha sido considerado un tema espinoso y del que no es conveniente hablar, y, sin embargo, es un asunto del que entendemos hay que aprender y que es digno de reivindicarse en toda su magnitud”, abunda Correa.

Para el portavoz, “este no fue un conflicto entre vecinos del Valle Alto contra vecinos del Valle Bajo, como algunos pretenden interpretar, se trató de la lucha socioeconómica de una comunidad en defensa de sus derechos. Mujeres y hombres que se enfrentaron no solo al poder económico, sino también al poder gubernamental y legal imperante en el franquismo. Una lucha desigual en la que una parte sólo disponía de la solidaridad que da sentir el aliento del hambre en el cogote, mientras la otra, tenía todo el poder y el amparo de la Guardia Civil y la “legalidad” vigente”.

En tal sentido, desde la formación se insiste en señalar que los acuerdos propuestos y aprobados no buscan ofender a nadie. “Lo que se pretende con esta moción es honrar a quienes fueron víctimas en estos sucesos y conocer y reivindicar nuestra historia como municipio y como pueblo” finaliza su intervención Correa.

Los acuerdos de la moción aprobada.  

El Ayuntamiento de Valle Gran Rey promoverá y patrocinará durante 2018 la realización de actividades (exposiciones, charlas, debates…) y la publicación de investigaciones y documentos relacionados con la Guerra del Agua y los usos y costumbres tradicionales del agua en Valle Gran Rey.

El Ayuntamiento de Valle Gran Rey homenajeará a Ruperta Cruz Chinea, víctima mortal de los tiroteos de la Guardia Civil dentro de los sucesos de la Guerra del Agua en el aniversario de su muerte (2 de abril de 1948), a las mujeres heridas y a los regantes detenidos, reconociendo así su valentía a la hora de defender los derechos comunitarios y el interés general del pueblo de Valle Gran Rey.

El Ayuntamiento de Valle Gran Rey solicitará a la Consejería de Turismo, Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias como administración del Archivo Provincial de Santa Cruz de Tenerife, la digitalización de los documentos existentes en torno a la Guerra del Agua y la donación de estas copias digitales para el archivo de Valle Gran Rey.

El Ayuntamiento de Valle Gran Rey instará a la Parroquia de Valle Gran Rey a hacer mención expresa de las motivaciones de la construcción de la Ermita de San Antonio en alguna placa a instalar en dicha edificación religiosa.

El Ayuntamiento de Valle Gran Rey instará al Cabildo Insular de La Gomera a señalar correcta y convenientemente la información que existe en la plaza de San Antonio al respecto de la Guerra del Agua, donde debe destacarse especialmente el papel protagonista que jugaron las mujeres de Guadá.

  • Para la asamblea local de Valle Gran Rey, este proyecto, tal y como está planteado, provocará graves daños en el que es, probablemente, el mejor conjunto arqueológico de La Gomera.
  • En tal sentido, se han presentado alegaciones basadas en lo dispuesto en el Plan Insular de Ordenación y el Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Rural de Valle Gran Rey.

La asamblea local de Sí se puede en Valle Gran Rey indica que el proyecto del cierre del anillo insular eléctrico, tal y como está planteado, provocará graves daños a la zona arqueológica de la Montaña del Adivino, un complejo arqueológico que no tiene parangón en La Gomera y una de las mejores zonas arqueológicas de Canarias por la cantidad y variedad de evidencias de yacimientos y por el significado de la zona para la cultura aborigen gomera.

“Esto no es ningún argumento exagerado y la importancia de esta zona y su entorno está recogida en la normativa territorial. Tanto el PIOG como el PRUG del Parque Rural así lo determinan” advierte Guzmán Correa, portavoz y concejal de Sí se puede en el Ayuntamiento de Valle Gran Rey.

Por este motivo, la asamblea local ha presentado alegaciones a la Dirección General de Industria y Energía del Gobierno de Canarias, en las que argumentan, a partir de las disposiciones del Plan Insular de Ordenación y del Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Rural de Valle Gran Rey, los evidentes daños que se harán sobre la Zona Arqueológica al pretender instalar torretas eléctricas a lo largo del entorno.

“Estamos de acuerdo en que se plantee y se desarrolle el cierre del anillo eléctrico, pero no a costa de destruir uno de los mejores complejos arqueológicos de La Gomera y, probablemente de Canarias. Creemos que existen otras alternativas que el mismo proyecto obvia” insiste el portavoz.

Desde la formación se plantea como una posibilidad a estudiar que el cierre del anillo discurra por el barranco de Argaga y se aproveche la pista entre ese enclave y el barrio de Vueltas para soterrar el cable. “Entendemos que por eso se colocaron en su momento torretas hasta la zona del Verodal que habría que aprovechar. Además, de esta forma, se podría atender a los importantes problemas de seguridad que muestra esta pista, aspecto al que ninguna administración parece querer atender”, señala Correa.

Sí se puede recuerda que el PIOG determina para la Zona arqueológica de Montaña del Adivino y todo su entorno la declaración de Bien de Interés Cultural en su integridad y que la protección de dicha zona deberá garantizarse mediante la aprobación del oportuno Plan Especial. “Confiamos en que desde el Cabildo se haga cumplir estas determinaciones y que la Montaña del Adivino no vaya a convertirse en un nuevo caso `Tindaya’”, manifiesta el portavoz.

Para Sí se puede, la colocación de torretas de alta tensión sobre el entorno de la Montaña del Adivino menoscaba de forma patente y definitiva el paisaje que dan sentido a esta Zona Arqueológica.

“Se señala que las torretas no dañan a ningún yacimiento en concreto, pero es que en este caso el entorno donde se encuentran los yacimientos es tan trascendental e importante como los mismos. A nadie se le ocurriría colocar torretas en Machu Pichu por mucho que no dañasen edificaciones o estructuras porque el valor de ese complejo es el conjunto. En nuestra opinión y creemos que en la de los estudiosos de la arqueología gomera estamos en un caso similar” insiste el portavoz.

“La singularidad y grandes valores culturales de la Montaña del Adivino y su entorno hace necesario establecer, tal como prevé la normativa, su delimitación como Zona Arqueológica, así como su entorno de protección adecuado, como el instrumento más efectivo de protección de esta inigualable herencia patrimonial” finaliza su intervención Correa.

El pleno ordinario del Ayuntamiento de Valle Gran Rey, celebrado el pasado 30 de noviembre, aprobó por unanimidad la moción de Sí se puede para la adhesión del ayuntamiento al Pacto Estatal por la Soberanía Alimentaria, la Educación Ambiental y la Sostenibilidad del Territorio.

El Ayuntamiento de Valle Gran Rey, a propuesta de la asamblea local de Sí se puede, se adhiere al pacto por la soberanía alimentaria y la sostenibilidad del territorio. “Estamos muy satisfechos de que, una vez más, todos los concejales votasen a favor de una propuesta como la nuestra que, de llevarse a cabo, puede impulsar la recuperación de los suelos y las actividades agrícolas abandonadas y una defensa activa de la soberanía alimentaria”, explica Guzmán Correa, concejal y portavoz de Sí se puede en el Ayuntamiento de Valle Gran Rey.

Este pacto, impulsado por la Red Intervegas en noviembre de 2015, se firmó en Granada y nació de la necesidad de proteger, planificar, desarrollar y gestionar los territorios agrarios del Estado. Desde Sí se puede se entiende que, con este acuerdo, el Ayuntamiento de Valle Gran Rey se compromete a conservar los suelos fértiles y los territorios agrícolas históricos.

“Con este acuerdo unánime, el Ayuntamiento de Valle Gran Rey se compromete a elaborar y a desarrollar una estrategia para implantar en el municipio una política activa de fomento de la Soberanía Alimentaria, la Educación Ambiental y la Sostenibilidad del Territorio en coherencia con la estrategia 2015-2031 del Pacto Estatal, destinando recursos económicos para ello, por lo que esperamos que en los presupuestos de 2018 haya partidas que lo plasmen”, insiste el portavoz.

Otro de los acuerdos que desde la formación ecosocialista se quiere destacar especialmente es que el Ayuntamiento de Valle Gran Rey se ha comprometido a contemplar en su planeamiento la determinación de bolsas de suelos representativos que pudieran ser considerados Territorios Agrarios Históricos.

Correa indica “creemos que en el municipio de Valle Gran Rey existen suelos y sistemas agrícolas que son claros ejemplos de Territorios Agrarios Históricos y que los principios de este Pacto se han de desarrollar para conseguir proteger y dinamizar estos espacios y que Valle Gran Rey consiga conservar una de sus señas de identidad: la diversidad paisajística que posee”.

Desde la formación asamblearia se señala que la Vega de Arure, los sistemas de cultivos vinculados a la agricultura de exportación de la zona baja, los andenes de Guadá o Taguluche, con los palmares agrícolas asociados o los paisajes de agricultura de secano de las cercanías de Las Hayas, “son paisajes que nos identifican, que deben reactivarse, que deben ser protegidos y dinamizados antes de que su deterioro, desnaturalización y abandono lo hagan imposible”.

Para Correa, “esta moción es complementaria a los acuerdos aprobados para el impulso de la agroecología en el municipio de Valle Gran Rey y la adhesión del Ayuntamiento a la Asociación Intermunicipal Red Territorios Reserva Agroecológicos, Red TERRAE, que no ha sido trabajada por el gobierno municipal en lo más mínimo, por lo que esperamos que también haya partidas presupuestarias en 2018 que sean coherentes con lo que se acordó desde el año pasado”.

La moción aprobada por el Ayuntamiento de Valle Gran Rey insta al Gobierno de Canarias y al Cabildo Insular de La Gomera a realizar los cambios normativos necesarios para iniciar una clasificación agroambiental de los Territorios Agrarios Históricos y la protección de sus suelos frente a cualquier otro uso no compatible con la actividad agraria, e iniciar los procesos para recuperar los espacios degradados de estos territorios

Finalmente, el concejal de Sí se puede señala que “como administración creemos que es pertinente adherirnos a este tipo de pactos y generar debate y acciones concretas para intentar cambiar los modelos de consumo y producción y lograr un cambio de modelo que sea más beneficioso para todos.”

Para la formación asamblearia, la constitución de este órgano puede ayudar a mejorar el funcionamiento de los Plenos y de la propia corporación, así como la transparencia del Ayuntamiento.

En esta semana Sí se puede en el Ayuntamiento de Valle Gran Rey ha presentado un escrito dirigido al alcalde en el que solicita que se lleve al Pleno la constitución de la Junta de Portavoces conforme a lo dispuesto en el artículo 38 de la Ley 7/2015 de los municipios de Canarias.

Para Guzmán Correa, portavoz y concejal de Sí se puede, “desde principio de legislatura, pero más en la actual situación de gobernabilidad, en el Ayuntamiento hay circunstancias suficientes que aconsejan la creación urgente de este órgano. Creemos que la Junta de Portavoces puede ayudar para consensuar los asuntos de interés municipal y para promover la transparencia en Valle Gran Rey”.

Para Sí se puede en Valle Gran Rey, un gobierno que quiera adaptarse a la legislación debería apostar de una forma más clara y decidida por el diálogo con el resto de formaciones políticas, máxime cuando recientemente el grupo de gobierno se encuentra en minoría.

“La Junta de Portavoces haría las funciones de órgano auxiliar del pleno”, explica el Correa, “y cabría esperar que ayudará a mejorar la deficiente e insuficiente comunicación que muestra el grupo de gobierno con las formaciones políticas que estamos en la oposición”.

Según el artículo 38 de la Ley 7/2015, las funciones específicas de la junta de portavoces son el debate y propuesta sobre los asuntos relativos al desarrollo de las sesiones plenarias, la determinación de la duración de los turnos de intervención en el pleno y en las comisiones, la propuesta al pleno de mociones institucionales consensuadas por todos los grupos políticos, la fijación del calendario de sesiones de las comisiones o la propuesta de convocatoria de sesiones plenarias extraordinarias, incluida la de debate de la gestión del gobierno municipal o debate del estado del municipio.

“La voluntad de Sí se puede es la de proponer y apoyar aquellas iniciativas que supongan el desarrollo de la transparencia, la participación, así como profundizar en la democratización del Ayuntamiento”, apunta Correa, quien entiende que “la Junta de Portavoces puede ser un buen espacio para fomentar el debate y el consenso”.

Desde Sí se puede se entiende que el alcalde, aceptando y llevando a cabo esta propuesta, está ante la oportunidad de demostrar que, al menos en la actual situación con la que afronta su gobierno, apuesta por la transparencia y por la participación activa del resto de partidos.

“Hace más de un mes que los representantes de ASG abandonaron el gobierno, pero en ese tiempo no hemos visto cambios en el proceder del gobierno municipal y existen asuntos que se aventuran a corto plazo que requieren de que haya una mayor participación de quienes componemos el pleno municipal” apunta para finalizar el portavoz de la formación de izquierdas.

  • Obra del artista lanzaroteño César Manrique, este mirador es el mejor lugar desde donde apreciar el paisaje de Guadá, uno de los paisajes rurales más espectaculares de Canarias.
  • Desde la formación se espera que el Cabildo Insular incoe y tramite con celeridad el expediente de declaración de bienes de interés cultural, y se eleve al Gobierno de Canarias para su aprobación a la mayor brevedad.

Sí se puede logró, el pasado jueves 28 de septiembre, el acuerdo unánime del pleno del Ayuntamiento de Valle Gran Rey para que el Mirador del Palmarejo, obra de César Manrique, sea declarado Bien de Interés Cultural. “Este mirador, que es un bien de titularidad municipal que no ha terminado nunca de ser tratado como merece, y queremos que sea eso, un bien, y no el problema en el que lo han convertido decisiones erróneas en el pasado. Un lugar del que las personas que vivimos en Valle Gran Rey nos sintamos orgullosas” declara Guzmán Correa, portavoz y concejal de la formación.

Desde la formación de izquierdas, se espera que el Cabildo Insular incoe y tramite con celeridad el expediente de declaración de bienes de interés cultural, y se eleve al Gobierno de Canarias para su aprobación a la mayor brevedad.

Para la asamblea local, este mirador es uno de los mejores sitios desde donde apreciar el paisaje de Guadá, que, pese al abandono de la agricultura, sigue siendo uno de los paisajes rurales más espectaculares de Canarias, por la profusión de bancales y la presencia de palmas y otros elementos, que hablan de un pasado duro, repleto de penurias y de escasez de tierras de cultivo.

“En este mirador, cuyo proyecto data de 1989 y que fue inaugurado en 1995, por lo que es una de las últimas joyas del legado del artista, Manrique aunó elementos canarios y modernos y camufló el edificio entre rocas circundantes, añadiendo una mezcla muy original de flora exótica y de flora autóctona en los jardines anexos, utilizando materiales propios del lugar y logrando la plena integración en el entorno de la edificación, que alberga un mirador proyectado para que los vecinos y turistas que visitan el municipio pudiesen disfrutar del paisaje” explica el portavoz.

Desde Sí se puede se insiste en que, mientras esta obra sufre un grave abandono y no ha podido ser disfrutada plenamente por la ciudadanía de Valle Gran Rey, siendo actualmente más un problema que un bien para la gestión municipal, en El Hierro, una instalación similar, el Mirador de La Peña, también obra de César Manrique, se mantiene abierta y en uso.

“Además ahí sí se ha logrado que la instalación sea un referente en la gastronomía y en la dinamización social y económica de aquella isla. Como dato, señalar que el Cabildo de El Hierro, propietario y gestor de este mirador, ha obtenido una subvención directa de la Consejería de Turismo, Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias, que asciende a 150.000 euros para la reforma y adecuación del Espacio Turístico “Mirador de La Peña”, declarado por el Gobierno de Canarias como Bien de Interés Cultural con la categoría de Monumento” argumenta Correa.

En este contexto, desde Sí se puede en Valle Gran Rey se ha valorado la conveniencia de que la instalación del mirador del Palmarejo sea declarada Bien de Interés Cultural en la categoría de monumento, ya que, por una parte, este reconocimiento pondría en valor una edificación y sus zonas anexas que hasta el momento no han sido valoradas ni tratadas convenientemente.

“También esta declaración podría ser un fundamento y un apoyo para que el Ayuntamiento pudiese a acceder a subvenciones para ejecutar las intervenciones lógicas que necesita la instalación por el paso del tiempo y el mal uso para asegurar su apertura al público en óptimas condiciones, y que este espacio logre ser un referente del sector turístico insular y regional, y un espacio de uso de la ciudadanía de Valle Gran Rey.

Una obra de esta categoría no debe seguir siendo una instalación dada a la improvisación, el parcheo y la chapuza. El Mirador del Palmarejo debe ser un referente de Valle Gran Rey y de La Gomera, un modelo de excelencia y una apuesta por la economía local y la formación empresarial, donde sea posible generar sinergias entre el turismo y el sector primario y artesanal, y donde se valore el paisaje natural y cultural que hicieron de Guadá merecedora de ser parte del Parque Rural” finaliza Correa su intervención.

La obra, cuya denominación oficial es “taller de formación artesanal y centro de ventas de Valle Gran Rey”, es para la formación asamblearia otro ejemplo más de la falta de planificación con la que se hacen las infraestructuras en La Gomera.

La asamblea local de Sí se puede en Valle Gran Rey señala que el Centro de Artesanía de Guadá, edificio conocido como “mamotreto de San Antonio”, carece de medidas de seguridad que impidan o limiten el acceso a la instalación, siendo frecuente su utilización por niños y jóvenes de las zonas cercanas.

Fuera de la utilidad del equipamiento y de las ingentes cantidades de dinero mal invertidas en él, desde la asamblea se advierte que la ausencia de medidas de seguridad y vigilancia, unida al deterioro que sufre la instalación, puede provocar algún accidente grave. “Vidrieras caídas, puertas rotas y altos muros pueden dibujar el estado actual del Centro de Artesanía, y pueden ser el escenario de un accidente ya que vecinos de las zonas aledañas nos han indicado que es frecuente la presencia de niños y jóvenes en la instalación”, explica Guzmán Correa, portavoz de Sí se puede en Valle Gran Rey.

Además de estos peligros, desde la formación ecosocialista se indican otras evidencias que muestran a las claras el deterioro de la instalación. “Hay una colonia de palomas y al menos un enjambre de abejas, lo que indica que este edificio ni se vigila ni se cuida, y ya nadie en el pueblo se plantea que se pueda ver en uso algún día” argumenta el portavoz.

Para Sí se puede en Valle Gran Rey, esta obra figura en la larga lista de obras inútiles o pufas que se han implantado en el territorio gomero. “Algún día alguien debería dar explicaciones públicas sobre las cantidades invertidas en las obras pufas de La Gomera y porqué no se han puesto en uso” abunda Correa.

Desde la formación se estima que esta obra supera en inversión el millón y medio de euros, y de seguir deteriorándose, habrá que sumar otras importantes cantidades.

“Según hemos podido averiguar, las obras del centro de artesanía de Valle Gran Rey, a pesar de que su aprobación y ejecución se acordó por el Gobierno de Canarias en 1997, fueron adjudicadas diez años después, en 2007, a Construcciones y Promociones Ramón Arteaga Álvarez, S.L. por importe de 1.220.699,83 euros. En 2010, se firmó el contrato con el mismo contratista para la ejecución del proyecto complementario por importe de 416.302 euros, pero en 2012, la comisión receptora acordó no recibir las obras por no estar ejecutadas de acuerdo con los respectivos proyectos” explica el portavoz.

Posteriormente, a finales de 2014, se encomendó a la empresa pública Gestur Tenerife, S.A. la gestión y ejecución de los trabajos para la terminación del Taller de Formación Artesanal y Centro de Ventas de Valle Gran Rey, por importe de 229.300,00 euros, cantidad a la que habría que añadir 10.000 euros, también en encomienda de Gestur, por los trabajos para la actualización del proyecto inicial y complementario de finalización de obra del taller de formación artesanal y centro de ventas.

“A pesar de haberse gastado una cantidad que supera el millón ochocientos mil euros, es decir, más de 300 millones de pesetas, este edificio no va a poder abrirse hasta que no se arregle su acceso, y cuando esto vaya a producirse, va a tener que invertirse más dinero en solventar el deterioro que ya sufre”, señala el portavoz.

Desde Sí se puede en Valle Gran Rey se pide que de forma inmediata se proceda a vigilar y limitar el acceso a esta instalación, y que posteriormente se trabaje en darle una salida a la instalación. “Al menos, que este edificio no vaya a suponer el lugar de un accidente. Es lo menos que debe hacer un gobierno que es responsable de esta obra”, finaliza su intervención Correa.