Para la formación ecosocialista, después de 12 años desde la aprobación definitiva del Plan Rector de Uso y Gestión, queda claro que la mayor parte de los objetivos generales con los que fue declarado este espacio no se han cumplido.

Sí se puede en Valle Gran Rey lleva una moción al pleno del Ayuntamiento de Valle Gran Rey para que el Cabildo, asumiendo sus competencias, ponga en funcionamiento a la mayor brevedad la oficina de gestión del Parque Rural, ya que, transcurridos 12 años desde la aprobación definitiva del Plan Rector de Uso y Gestión, es evidente que la mayor parte de los objetivos generales con los que fue declarado este espacio no se han cumplido, precisamente, por no contar con los equipos humanos y financieros que la gestión de un Espacio Natural conlleva.

“De acuerdo con el artículo 189 de la nueva Ley del Suelo y de los Espacios Naturales Protegidos de Canarias, corresponde al Cabildo Insular poner en funcionamiento la oficina de gestión del Parque Rural de Valle Gran Rey con los medios personales y materiales que sean necesarios” explica Carlos Hernández, portavoz y concejal de Sí se puede en el Ayuntamiento de Valle Gran Rey. “Ya que ASG es tan defensora de la Ley de Suelos, solo pedimos que desde donde gobiernan asuman lo que dicta esta Ley, aunque ya la legislación derogada también determinaba lo mismo y mucho caso no hicieron”.

Para la formación asamblearia, la declaración del Parque Rural, lejos de suponer un revulsivo para la dinamización socioeconómica de los barrios que se asientan en su territorio y para la protección y conservación de sus valores naturales y patrimoniales, solo ha supuesto una regulación de actuaciones urbanísticas, “e incluso esto se hace de manera deficiente si se tiene en cuenta la cantidad de expedientes que la Agencia de Protección del Medio Urbano y Natural ha abierto a promotores que han realizado actuaciones dentro de este Espacio”, abunda el portavoz.

Entre los muchos problemas que tiene el espacio y las personas que lo habita, desde Sí se puede se destaca el deterioro del paisaje abancalado, las altas cifras de palmas muertas por distintas causas, los vertidos de aguas negras en el barranco de Arure, el ganado asilvestrado que provoca daños en la agricultura y en la flora amenazada, la destrucción del patrimonio arquitectónico y etnográfico, el decaimiento en la población infantil y juvenil de los barrios, y las fuertes limitaciones que sufren las empresas que están instaladas en el espacio.

También apuntan al grave riesgo de incendios que sufre todo el Parque debido al abandono agrícola y la acumulación de residuos vegetales, además de al desarrollo de cañas en el cauce del barranco. “Parece mentira que después de lo que sufrió esta zona el 12 de agosto de 2012 debido a esto mismo, 6 años después se esté en la misma situación. Además, muchas de las casas dañadas en el incendio de agosto de 2012 no han podido ser rehabilitadas por la inadecuación de la normativa urbanística del Parque Rural, por lo que esta desidia se entiende aún menos”, insiste Hernández.

Para el portavoz, “con todas estas realidades actuales cabría pensar que la declaración del Parque Rural de Valle Gran Rey fue perjudicial, pero hay que señalar que lo inapropiado y perjudicial, en nuestra opinión, ha sido la ausencia de gestión en el mismo, que se refleja en la ausencia de una Oficina de Gestión que cuente con los medios personales y materiales necesarios y que podía haber promovido y desarrollados proyectos que paliaran la problemática a la que se enfrenta el espacio y quienes lo habitan, por eso esta propuesta”.

Otro aspecto que trabaja la moción es pedirle información a la Consejería de Política Territorial, Sostenibilidad y Seguridad del Gobierno de Canarias al respecto del incumplimiento del Documento Financiero ratificado en la Aprobación definitiva del Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Rural de Valle Gran Rey (BOC 105, 01/06/2006). “En tal documento se estimó un coste de 5.374.015,79 €, distribuidos en 10 anualidades, pero da la impresión de que de esas cantidades señaladas hasta aquí poquito ha llegado”.

“Según indagaciones que hemos realizado y a modo comparativo, los Parques Rurales de Anaga y Teno, en Tenerife, cuentan con presupuestos de más de 1,5 millones cada uno, solo en inversiones y gastos corrientes, sin tener en cuenta el personal asociado (que oscila entre las 13 personas en Anaga y las 9 de Teno), y se desarrollan proyectos de protección ambiental y de desarrollo socioeconómico asumiendo los objetivos y obligaciones que la legislación determina. ¿Por qué en los Parques Rurales de Anaga o Teno la protección del territorio es capaz de generar proyectos de desarrollo y puestos de trabajo cualificados y aquí en el de Valle Gran Rey no? Parece que todo indica a que allí existen oficinas técnicas de gestión mientras que aquí no hay nada de eso y por eso esta moción”, finaliza su intervención Carlos Hernández.

Para la asamblea local, estos daños demuestran la incapacidad del Cabildo Insular de proteger y gestionar este elemento simbólico de La Gomera y la pasividad del Ayuntamiento de Vallehermoso a la hora de reclamar la defensa de sus espacios protegidos.

La asamblea local de Sí se puede en Vallehermoso muestra su preocupación por los importantes y severos daños que está sufriendo el patrimonio arqueológico en la cima de La Fortaleza de Chipude. Dicho espacio está catalogado como Monumento Natural, Zona de Especial Conservación y, por albergar uno de los yacimientos arqueológicos más importantes de La Gomera, es de los escasos Bienes de Interés Cultural declarados en la isla.

“De nada ha servido tanta figura de protección porque quienes tienen que velar por la protección y gestión del espacio han demostrado su incapacidad y su pasividad ante el evidente deterioro del patrimonio arqueológico y cultural que La Fortaleza posee”, expresa Guacimara Navarro, portavoz de la formación.

“Estamos hablando de un elemento referencial de Chipude y por ende de La Gomera.  Un conjunto arqueológico, cuya importancia está constatada a través de la tradición oral, la documentación escrita y sobre todo la arqueología. Ese valor único parecen no entenderlo algunos visitantes y las autoridades que son responsables de su conservación” continúa la portavoz.

Ante la lamentable situación y la desidia, Sí se puede propone que, además de aplicar medidas eficaces de vigilancia y de la restauración del espacio, se trabaje en material informativo dirigido para los turistas y visitantes de la isla. El objetivo es que ese material explique las consecuencias que ocasionan ciertos comportamientos y actuaciones sobre el patrimonio natural y cultural de la Isla.

Para Navarro, “es inconcebible la dejadez que muestran las autoridades con respecto a la conservación de nuestro patrimonio, incluso con el catalogado y protegido, lo cual es una demostración de la incapacidad para desarrollar sus obligaciones. Lo que pasó con el silbo gomero parece ser que no nos ha enseñado nada”.

Desde la formación ecosocialista se recuerda que las determinaciones de las Normas de Conservación tienen carácter obligatorio y ejecutivo para la administración y para los particulares. Entre las actividades prohibidas incluidas en esas normas está la realización de actuaciones que comporten destrucción o degradación de los valores naturales, arqueológicos y culturales del Monumento.

“La Gomera es un territorio muy sensible y cualquier actuación, por nimia que parezca, puede hacer un daño irreversible y el ejemplo es lo que está pasando en La Fortaleza. El patrimonio cultural y natural bien conservados y gestionados se convierten en recursos para el desarrollo local, generando empleos de alta calidad. Aquí parecen interesar otras cosas”

Sí se puede La Gomera exige de nuevo “soluciones inmediatas que pasen por la coordinación y la cooperación interadministrativa y por la asunción de las competencias que aseguren la protección y gestión de los valores naturales y culturales que los Espacios Protegidos de la isla requieren”.

Para la portavoz, “en este caso Cabildo y Ayuntamiento deben trabajar para la protección efectiva de los espacios naturales del municipio, y no confundir intereses de partido con los generales del municipio. Un gobierno municipal responsable debe ser más exigente y proactivo para asegurar la gestión de sus espacios naturales”.

Para Sí se puede estos hechos se suman a otros que demuestran que la gestión de los Espacios Naturales de la isla y de la Red Natura 2000 es muy deficiente o prácticamente inexistente por parte del Cabildo Insular. “Con esto se refuerza nuestra desconfianza y la de muchas personas de la isla con que se le entreguen las competencias del Parque Nacional a quienes no son capaces de gestionar ni proteger nada”, finaliza Guacimara Navarro.

Desde la formación ecosocialista, ante el número de ejemplares muertos en el último año, se insta a que el Cabildo, los Ayuntamientos de Alajeró y San Sebastián y el Gobierno de Canarias se trabaje de forma conjunta y urgente para salvaguardar esta población de palmas canarias.

Sí se puede en La Gomera reclama a las administraciones con competencias en la salvaguarda de las palmeras canarias que se estudien y desarrollen actuaciones urgentes ante el preocupante deterioro que muestran los palmerales que existen en el barranco de Santiago. “La situación de este enclave es gravísima ya que el número de palmas muertas y con síntomas de estrés hídrico ha aumentado en el último año” señala Ada García, portavoz de la formación ecosocialista.

Desde Sí se puede se achaca estas pérdidas a la sequía que sufre el palmeral en su conjunto. “Entendemos que la sequía que estamos sufriendo es el origen de este deterioro, pero eso no es impedimento a que se trabaje para evitar perder más ejemplares, lo que deteriora, sin lugar a dudas, la calidad paisajística y medioambiental del barranco de Santiago” explica la portavoz.

“El Barranco de Santiago es uno de los lugares más mágicos de La Gomera y su impresionante palmeral es una de sus grandes señas de identidad, pero la sequía está provocando su deterioro y esto se puede observar en las muchas palmeras muertas o moribundas que hay a lo largo del valle” abunda García.

En tal sentido, desde Sí se puede se señala que, en el mes de abril del pasado año 2017, desde el Cabildo Insular se anunció en prensa la creación de pequeños sistemas de riego en zonas donde las palmeras presentan síntomas de agotamiento debido a la supresión del paso de acequias. “Es obvio que estas medidas no se han llevado a cabo en el Barranco de Santiago y ha habido muchas pérdidas de muchos ejemplares de palmas debido a la falta de agua en el último año. Las palmas asociadas a cultivos y redes de acequias necesitan agua con cierta frecuencia, y esto no se ha asegurado en absoluto tras los entubamientos”, insiste la portavoz.

Desde Sí se puede en La Gomera se recuerda que las poblaciones de palma canaria (Phoenix canariensis) forman parte de los Hábitats Canarios incluidos en la Directiva Hábitat (Directiva del Consejo 92/43//CEE). Por lo tanto, en opinión de Sí se puede, se hace necesario desarrollar una serie de medidas que permitan y favorezcan la conservación de estas formaciones vegetales que singularizan a la Isla.

“Buena parte del enclave que denominamos Barranco de Santiago se encuentra incluido en la Zona de Especial Conservación Cuenca de Benchijigua-Guarimiar. Precisamente uno de los hábitats que justifican este valor ambiental son los palmerales, que dentro de la ZEC ocupan 162,01 ha, lo que supone el 12,07% de la totalidad del espacio” argumenta la portavoz de la formación ecosocialista.

“Cada vez se ven más ejemplares de palmas que evidencian daños vasculares o al menos muestran síntomas muy claros en la corona. Es urgente que los organismos competentes evalúen la situación y expliquen a la ciudadanía qué es lo que ocurre y qué soluciones se pueden dar para mantener la calidad de los paisajes asociados a nuestras palmas”, finaliza su intervención García.

  • Desde la asamblea local de la formación ecosocialista se considera que falta mucha más implicación para resolver el problema de las acampadas ilegales y los daños al patrimonio natural y cultural de los espacios naturales del municipio.
  • Sí se puede denuncia la existencia de pintadas por todo el litoral del Sitio de Interés Científico Charco del Cieno y las acampadas ilegales de forma cotidiana en Playa del Inglés.

La asamblea local de Sí se puede en Valle Gran Rey exige de las administraciones mayor rigor y continuidad en la limpieza de los espacios naturales del municipio respecto al problema de las acampadas ilegales y los daños al patrimonio natural y cultural. En tal sentido, señalan que la costa de la llamada localmente, “Mar del Infierno” que rodea por el litoral al Sitio de Interés Científico Charco del Cieno, está llena de pintadas y restos de basura. “Además, se sigue acampando asiduamente sin mayor problema en la playa del Inglés” abunda Carlos Hernández, portavoz y concejal de la formación en el Ayuntamiento de Valle Gran Rey.

Desde la formación ecosocialista se aplaude que se haya comenzado a trabajar en la eliminación de pintadas y recogida de residuos, pero reclama que haya mayor continuidad en estas actuaciones y una puesta en marcha efectiva de la gestión de los espacios naturales. “Estos trabajos no se pueden quedar en hechos anecdóticos ni limitarse a las zonas más visibles o a planes de empleo, la gestión de los espacios naturales en La Gomera necesita de una implicación real y continua que consiga una gestión ordenada y el aprovechamiento de nuestros recursos naturales” insiste el portavoz.

En tal sentido, desde la asamblea local se señala también la necesidad de trabajar en las acampadas que se dan en el barranco de Los Ancones, en pleno Parque Rural de Valle Gran Rey, donde se realizan fogatas, lo que provoca un grave peligro de incendios, o la fuerte presión que sufre el Sitio de Interés Científico del Charco del Conde, donde el pisoteo del arenal, la realización de espectáculos, el vertido de residuos o la tala de tarajales son frecuentes y ponen en riesgo el mantenimiento de sus valores naturales.

“Precisamente en diciembre se cumplen 23 años de la declaración de los espacios naturales protegidos de Canarias a partir de la Ley 12/1994, pero eso en La Gomera no ha supuesto una puesta en marcha de una gestión efectiva y eficiente de la protección ambiental, y eso en el caso de Valle Gran Rey es especialmente grave porque más de la mitad del territorio municipal está incluida dentro de un espacio natural” explica Hernández.

Para la asamblea local de Sí se puede, también se hace necesario tomar medidas para evitar los daños en el patrimonio cultural y etnográfico del municipio. “No solo en los espacios naturales, donde pintadas, rayaduras o la colocación de piedras dañan los elementos culturales ya de por sí deteriorados por el abandono, sino también en infraestructuras que forman parte de la cultura local. Así, los daños que se hacen al baluarte del barranco en la zona de la desembocadura y donde hay ejemplos de lameros, están destruyendo un patrimonio muy interesante que a ninguna administración parece preocupar” declara su portavoz.

“En la gestión de nuestros valores naturales y culturales queda mucho trabajo por hacer. Es más, si aspiramos a ser una sociedad sostenible y reivindicar la sostenibilidad como territorio turístico, el mantenimiento y la mejora de estos valores debería pasar a ser una prioridad básica de cualquier gobierno y no algo anecdótico y esporádico. Por eso pedimos que en el caso de los espacios naturales de Valle Gran Rey se actúe con mayor rigor y continuidad antes de que sea demasiado tarde y la pérdida de los valores naturales y patrimoniales sea irreversible” finaliza su intervención el portavoz.

En el último vídeo de turismo se incluyen imágenes de una espiral artificial de piedras y arena que podría constituir un delito medioambiental.

La formación ecosocialista en La Gomera reclama del gobierno del Cabildo Insular que se tenga más atención a la hora de realizar los vídeos de promoción turística, ya que, en el que ha sido recientemente presentado, hay al menos una imagen de una “construcción” realizada en Playa del Inglés, en pleno Parque Rural de Valle Gran Rey.

Hace muy pocos días el canal de Turismo de La Gomera, dependiente del Cabildo Insular, ha subido un vídeo promocional turístico denominado “La Gomera in all senses” en el que se puede encontrar una imagen, que, en palabras del consejero de Sí se puede en el Cabildo, Rubén Martínez, es “cuanto menos desafortunada, pues parece validar comportamientos poco cívicos y que medioambientalmente pueden constituir una ilegalidad. El hecho de amontonar deliberadamente piedras en playas o espacios naturales son comportamientos muy reprochables y que las administraciones deberían impedir, y nunca promocionar”

Esto tiene mayor trascendencia ante los últimos acontecimientos que han causado un rechazo social en la isla tras darse a conocer que “un colectivo que se denomina Reverdecemos, que sabemos ha sido denunciado por estas prácticas, ofrece servicios, cobrando 35 € por persona, e invita a realizar estos amontonamientos de piedra para supuestamente embellecer los entornos. Aunque desgraciadamente no es esta la actividad más nociva que realizan contra el entorno en la isla. Y esperamos que tras las denuncias se puedan detener todas sus acciones” continúa Martínez.

Además, hay que recordar que este tipo de comportamientos ha sido muy perjudicial para lugares arqueológicos de la isla como ha pasado en la Fortaleza de Chipude, donde han desaparecido casi todas las aras de sacrificio debido a que algunos desaprensivos las han usado para formar espirales, con lo que han destruido parte del patrimonio de nuestra Isla.

El portavoz de la formación insiste, “desde Sí se puede esperamos que el Cabildo Insular retire el actual video y lo reedite eliminando esta secuencia, y que en un futuro se procure tener más cuidado para que en los próximos vídeos promocionales que se dirigen a los miles de turistas potenciales de nuestra isla no aparezcan este tipo de incongruencias. Necesitamos turistas que valoren nuestro patrimonio natural y cultural, y no gente que, consciente o inconscientemente, los estropea”.

En el mismo sentido, desde Sí se puede se pide que el Área de Medio Ambiente recupere la afección de esta espiral situada en Playa del Inglés. “Si se asume la gestión de los espacios naturales es con todas las consecuencias, y se ha tardado mucho tiempo desde que esa espiral dañó el paisaje y el medio ambiente del arenal situado en este espacio tan paradigmático de nuestra isla” finaliza su intervención Martínez.

La moción presentada por Sí se puede, relativa a la recuperación de la especie Arthroides obesus gomerensis, que solo habita en los arenales del Charco del Conde y de la Playa del Inglés, fue aprobada por unanimidad.

En el pasado pleno del Ayuntamiento de Valle Gran Rey, celebrado el pasado 4 de mayo, fueron aprobados, por unanimidad, los acuerdos que planteaba la moción de Sí se puede, relativa a la recuperación de un escarabajo endémico de los arenales de Charco del Conde y Playa del Inglés, que se encuentra catalogado como “en peligro de extinción” por la Ley 4/2010 del Catálogo Canario de Especies Protegidas.

“Estamos muy satisfechos de que el resto de representantes del pleno hayan entendido la importancia que tiene, para el patrimonio natural de Valle Gran Rey, la pervivencia de esta especie de escarabajo, que solo ha sido encontrado en la costa del municipio, concretamente en el Charco del Conde y en playa del Inglés”, explica Guzmán Correa, portavoz y concejal de la formación ecosocialista en el Ayuntamiento de Valle Gran Rey.

Para Sí se puede, es muy probable que esta especie sufra un importante declive ya que en las últimas décadas y como consecuencia del desarrollo urbanístico y turístico habido en Valle Gran Rey, los arenales de la plataforma costera del valle han sufrido un importante retroceso.

En tal sentido apuntan que, aunque sus poblaciones se encuentran dentro de espacios de la Red Canaria de Espacios Naturales Protegidos como el Parque Rural de Valle Gran Rey, el Sitio de Interés Científico Charco del Cieno y el Sitio de Interés Científico Charco del Conde, la ausencia de gestión en estos espacios provoca que haya problemas graves de conservación en las especies que se pretenden proteger.

Para Correa, “si se tiene en cuenta que estos espacios son muy utilizados por bañistas, y que en ocasiones sufren la presencia de campistas que pernoctan allí durante semanas, lo que sin duda influye en la calidad medioambiental por plagas, pisoteo o alteraciones por del hábitat por residuos, es lógico pensar que la especie se pueda estar siendo muy afectada y corra un considerable y grave riesgo de desaparición”.

“Puede que para buena parte de la población y por tanto de los políticos, la desaparición de una especie de escarabajo importe poco o nada, pero hay que señalar que hoy en día esta especie se encuentra en muchísimo peor estado de conservación que el lagarto gigante”, ahonda el portavoz, “por lo que, a nuestro entender, los municipios deben promover, resolver e impulsar políticas de sostenibilidad y trabajar en la conservación y mejora de la biodiversidad a escala local”.

En tal sentido, con la aprobación de esta moción, el Pleno del Ayuntamiento acordó instar a la Consejería de Política Territorial, Sostenibilidad y Seguridad del Gobierno de Canarias para la redacción y aprobación de un Plan de Recuperación para la especie Arthrodeis obesus gomerensis, a la mayor brevedad posible, así como a la adopción de las medidas preventivas para la protección de su hábitat hasta su entrada en vigor.

Del mismo modo, la moción reclama del Cabildo Insular de La Gomera a tener en cuenta la presencia de esta especie en los arenales de Playa del Inglés y de Charco del Conde, en toda actuación que vaya a realizarse en tales zonas, toda vez que están incluidas en la Red Canaria de Espacios Naturales Protegidos (Parque Rural de Valle Gran Rey, Sitio de Interés Científico Charco del Cieno y Sitio de Interés Científico Charco del Conde), cuya gestión le corresponde.

“Tenemos la responsabilidad y la oportunidad de demostrar que sabemos proteger nuestro patrimonio natural y a la vez hacer de él una posibilidad de desarrollo en torno al ecoturismo y las actividades económicas respetuosas con el medio ambiente”, finaliza su intervención Correa.

El comité local de Sí se puede ha recibido avisos por parte de vecinos y propietarios, de la situación en la que se encuentra el Barranco de Argaga siendo utilizada como zona de acampada.

El portavoz Alejandro García manifiesta la inquietud de la formación asamblelaria ante la situación que sufre el barranco de Argaga por la presencia de auténticos campamentos. “La vigilancia con la que se ha procedido en el Charco del Cieno y del Conde, tras las denuncias del comité local de Sí se puede en Valle Gran Rey, está llevando a que la zona del barranco de Argaga se convierta en un lugar de acampada ilícito”.

“No se puede permitir que el problema se traslade o se oculte, aprovechando las condiciones geográficas de este barranco, y no se trabaje más activamente para poner una solución a este problema turístico y medioambiental”, insiste el portavoz.

Las consecuencias de no haber un espacio donde albergar en el municipio de Vallehermoso o en la Isla, conlleva que este tipo de turismo se instale en lugares no adecuados para ellos, generando consigo un riesgo importante para el medio, dejando consigo tras de sí basura o los restos de sus necesidades fisiológicas, incluso en espacios privados”, señala García Vera.

Desde la formación asamblearia se señala que “el barranco de Argaga es uno de los grandes olvidados del término municipal de Vallehermoso, desde su acceso, que corre riesgo por desprendimientos, hasta su vigilancia medioambiental y, sin embargo, es una auténtica joya natural y arqueólogica, así como también paisajística. No entendemos tampoco cómo desde el Equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Vallehermoso se hable de ecoturismo y no se establezca un plan, con acciones concretas y programadas para este barrio emblemático de Vallehermoso”.

Cabe recordar que el barranco de Argaga, no solo forma parte del Parque Rural de Valle Gran Rey, sino que también es Zona Especial de Conservación, al contener varias especies amenazadas de flora y un ingente patrimonio arqueológico, por lo que su vigilancia, debería ser igual de tajante que lo ha sido en el Charco del Cieno o en el Charco del Conde en el vecino municipio de Valle Gran Rey.

Desde Sí se puede se exige a las autoridades que se tenga la misma vigilancia intensiva en el barranco de Argaga y que no se intente ocultar un problema. “A su vez, queremos instar a todas las autoridades a que se trabaje en la creación de albergues o zonas de acampada, para evitar estos problemas que año tras año afectan a los vecinos y al frágil medio ambiente municipal y gomero” finaliza su intervención García Vera.

Desde la formación ecosocialista se considera que desde los ayuntamientos no se ha presionado lo suficiente para que se hubieran convocado estas ayudas.

Sí se puede La Gomera reprocha a la Consejería de Política Territorial del Gobierno de Canarias y a los grupos de gobierno de los ayuntamientos de la Isla que para este año 2016 no se haya aprobado conceder subvenciones para los municipios situados en las áreas de influencia socioeconómica de los parques nacionales de Canarias.

Desde la formación de izquierdas se recuerda que, precisamente, el año pasado se volvieron a convocar tras cinco años sin publicar la convocatoria correspondiente y que en esa convocatoria en La Gomera fueron aprobados 15 proyectos, 8 presentados por 5 ayuntamientos (161.746 euros) y 7 por otras tantas entidades privadas (53.915 euros).

“En este año, por lo visto, se vuelve a caer en la desidia, y estas subvenciones, que permiten el desarrollo de proyectos interesantes para nuestro medio ambiente y para el desarrollo socioeconómico de nuestra isla, vuelven a quedar en un limbo” señala Guacimara Navarro, portavoz de la formación.

Como se recordará, estas subvenciones no se convocaron desde 2010 hasta 2015.  “Durante esos años sí se veía en prensa a la FECAM y a algunos ayuntamientos afectados reclamando que se convocaran, pero este año parece que entre los dineros del FDCAN y la Ley del Suelo, y los líos de los gobiernos nacional y autonómico, ya estas ayudas no interesan” insiste la portavoz ecosocialista.

Desde Sí se puede se considera fundamental que los ayuntamientos de La Gomera exijan “de forma inmediata y sin ambages, la convocatoria de estas ayudas, fundamentales para la mejora de la calidad de vida de las personas que habitan los entornos del Parque Nacional”.

Según Navarro, “estas ayudas promueven la ejecución de proyectos que posibiliten actividades compatibles con la conservación de la naturaleza, la protección del patrimonio natural, cultural y arquitectónico, la puesta en valor de los aprovechamientos tradicionales y aquellas otras actuaciones que contribuyan a la mejora de la calidad de vida de los habitantes, precisamente aspectos que tanto necesitamos en esta Isla”.

Para finalizar, desde Sí se puede se recuerda que esta subvención se trata de una ayuda pública estatal financiada por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente a través del Organismo Autónomo de Parques Nacionales, cuya tramitación y resolución corresponde a la Comunidad Autónoma. “Volver a retrasar su convocatoria es prueba de que algo no funciona convenientemente en la Consejería de Política Territorial del Gobierno de Canarias”.

Durante una reciente visita, miembros del comité local pudieron comprobar la mejoría del estado de este espacio natural respecto al año pasado.

Sí se puede en Valle Gran Rey muestra su satisfacción de que este año en el Sitio de Interés Científico Charco del Cieno no haya asentamientos humanos y el espacio no muestre la situación de abandono, suciedad y descuido de años anteriores. “Parece que las autoridades se han tomado más en serio lo de vigilar este espacio porque, aunque se ven algunas casetas y algunas estructuras de piedra, en nada se parece a lo que pasaba en anteriores ocasiones” señala Sandra Ramos, portavoz del comité local.

Para la formación ecosocialista es esencial que se continúe con la vigilancia en el Charco del Cieno de cara a la temporada alta turística y que las tareas de control se extiendan a los otros espacios naturales protegidos del municipio. “La temporada turística está empezando y hay que ser vigilantes para que no se instalen de nuevo asentamientos humanos” insiste la portavoz.

Desde Sí se puede se indica que otro espacio protegido que necesita de mayor vigilancia es el Sitio de Interés Charco del Conde. “En la tarajaleda existente entre los charcos del Conde y la Condesa es frecuente que pernocte gente y la arena circundante está bastante sucia”, explica Ramos, quien añade “los arenales del Charco del Conde y de Playa del Inglés son el hábitat de una especie de escarabajo endémica y que está en peligro de extinción, por lo que todo cuidado es poco”.

Sí se puede La Gomera propone que los temas de vigilancia y control de las actuaciones y actividades dentro de los espacios naturales protegidos se trabajen desde la coordinación y la cooperación interadministrativa y por la asunción de las competencias que aseguren la protección y gestión de los valores naturales que los Espacios Protegidos de la isla requieren.

Para la formación de izquierdas, la conservación y gestión de los espacios naturales protegidos, no solo debe ser una obligación legal para mantener el patrimonio natural, sino que es una oportunidad para la generación de riqueza y empleo. “Los espacios naturales bien conservados y bien gestionados se convierten en recursos para el desarrollo local, generando empleos de alta calidad. El ejemplo ha sido hasta ahora el Parque Nacional de Garajonay y esperamos que lo siga siendo, pero hay que trabajar más y mejor para que el resto de espacios protegidos de La Gomera también sean fuente de riqueza por sus valores naturales”.

“También es necesaria la información y la formación de los responsables públicos y de las personas que trabajen en las administraciones. Vemos cómo con frecuencia son las propias administraciones públicas las que realizan podas de tarajales o trabajos dentro del arenal del Charco del Conde sin tener en cuenta las consecuencias ambientales que puedan derivarse de ellas” manifiesta la portavoz.

En el mismo sentido, desde Sí se puede se propone que se trabaje en material informativo dirigido para los turistas y visitantes de la isla que expliquen las consecuencias que ocasionan ciertos comportamientos y actuaciones sobre el patrimonio natural y cultural de la Isla.

“La Gomera es un territorio muy sensible y cualquier actuación, por nimia que parezca, puede hacer un daño irreversible. Una pintada, acampar en zonas no autorizadas, dejar basura en el medio por muy biodegradables que sean los residuos o quitar piedras de un paredón para señalar un camino son actuaciones que no deberían hacerse y que a veces los turistas hacen por no saber la fragilidad y la exclusividad de nuestra biodiversidad y de nuestro patrimonio cultural” finaliza su intervención Sandra Ramos.

Charla aguas residuales (cartel)La charla, que será impartida por el ingeniero José Luis Peraza Cano, tendrá lugar el próximo viernes 29 de abril a partir de las 19:30 horas en la Casa Cultural de Arure.

El comité local de Sí se puede en Valle Gran Rey organiza la charla “Depuración natural de aguas residuales” con el objeto de informar a la población y a las autoridades del municipio y de la isla de las ventajas del sistema de depuración natural. (más…)