Desde la formación asamblearia se pide que la instalación de estos equipamientos se haga en zonas mixtas para contribuir a eliminar desigualdades de género.

Sí se puede ha solicitado la instalación de cambiadores de bebés en el Hospital Nuestra Señora de Guadalupe, así como en los Centros de Salud y en los consultorios de La Gomera, con el fin de dotar a estos edificios de unos equipamientos adecuados para que el cambio de pañal se pueda realizar en unas condiciones dignas de comodidad e higiene.

Del mismo modo se insiste que la instalación se haga en zonas mixtas o se realice tanto en los aseos masculinos como femeninos para contribuir a eliminar desigualdades de género respecto a la crianza.

Guacimara Navarro García, portavoz de la formación asamblearia, señala que “la ausencia de este tipo de equipamiento en los edificios del Área de Salud de La Gomera es contradictorio: las madres y los padres de bebés nos vemos durante la espera a las consultas cambiando los pañales sin un mínimo de intimidad, comodidad e higiene”.

La portavoz afirma que “seguramente, en los edificios del área de salud existen otras necesidades más perentorias, pero la realidad con la que nos encontramos las madres y padres gomeros de manera habitual es que para el cambio de pañal no existen instalaciones adecuadas”.

Desde la formación de izquierdas se insiste en que la instalación de estos cambiadores se haga en zonas de uso mixto. “En ocasiones los cambiadores se encuentran en los aseos femeninos, como si la crianza de los bebés correspondiese únicamente a la madre. Si no logramos adaptarnos a la igualdad en tareas cotidianas, difícilmente lograremos una sociedad moderna e inclusiva”.

La propuesta presentada busca la colocación de los cambiadores de bebés, que “son una herramienta sencilla, fácil de aplicar, de muy bajo presupuesto, y para la cual no es necesario hacer modificaciones estructurales en los edificios, y que van a suponer un salto de calidad en la espera de los pacientes más pequeños y de sus familias”, finaliza su intervención Navarro.

La asamblea local de Playa de Santiago apuesta por buscar mecanismos que faciliten su concesión a empresas locales.

La asamblea local de Sí se puede en Playa de Santiago reclama al Ayuntamiento de Alajeró que el Hotel Rural de Imada empiece a generar riqueza y empleo, y, para ello, entiende que se deben buscar mecanismos que faciliten su concesión a empresas locales.

Desde Sí se puede en Playa de Santiago se recuerda que en el año 2009 salió a licitación las obras de remodelación del Hotel Rural Imada a partir de la renovación del edificio donde se albergaba la antigua escuela unitaria y la casa del maestro. Posteriormente, la obra es adjudicada a la empresa Moncobra S.A por un importe de 259.623 euros en base a fondos del Plan de Infraestructuras y Calidad Turística de Canarias, cofinanciado por los fondos europeos FEDER.

En enero de 2010 comenzaron las obras que tuvieron un plazo de ejecución de 15 meses y consistieron en la rehabilitación de la edificación.

El portavoz de la Asamblea local de Playa de Santiago, Carlos Pérez Simancas, comenta al respecto: “la obra de rehabilitación culminó con una edificación muy bien integrada en el caserío, y permite el desarrollo de un pequeño hotel rural que dispone de una recepción, cafetería, solárium y siete habitaciones dobles dotadas con baño privado y terraza.”

Es en julio de 2016 cuando el ayuntamiento de Alajeró, propietario del edificio, saca a licitación el arrendamiento del Hotel Rural Imada por 25.216 euros con una duración de tres años.

“Por la información que hemos recabado, parece ser que la licitación quedó desierta, estando la edificación a expensas del mantenimiento que realiza el ayuntamiento, pero sin aportar beneficio alguno” afirman desde Sí se puede.

Para la formación asamblearia cabría buscar fórmulas que favoreciesen que jóvenes emprendedores pudiesen asumir dicha licitación. Señalan que hay que procurar que este edificio, que ha supuesto un importante coste de rehabilitación y que se ubica en un caserío emblemático de La Gomera, pueda favorecer la economía local.

“El hotel Rural de Imada debe ser una apuesta por el turismo sostenible que sea capaz de integrar los recursos locales: ecológicos, culturales, paisajísticos, gastronómicos, etc., en un lugar singular que tiene enormes potencialidades y que es un sitio donde ya existe una oferta importante de senderismo. Es por ello que debemos articular las medidas necesarias, y por supuesto legales, que posibiliten que la concesión sea asumida” insiste el portavoz.

Desde Sí se puede señalan que dicha obra va en consonancia con un modelo de desarrollo defendido por la formación, que frente a la apuesta por grandes edificaciones de hasta 200 plazas como las que permite la ley de las islas verdes incluso en Espacio Naturales Protegidos, se presenta como una pequeña actuación, respetuosa con las formas tradicionales.

A una pregunta realizada en el último pleno sobre la intención de cumplir en los edificios y equipamientos públicos con la Ley 8/2013, de 26 de junio de rehabilitación, regeneración y renovación urbana, el alcalde contestó con vaguedades.

“Esto es una Ley que lleva desde el año 2013, que afecta a todas las Administraciones Públicas y que, según comentarios de la FECAM, se ampliará el plazo. No obstante, este Ayuntamiento ya ha encargado un estudio sobre la accesibilidad”. Con estas palabras respondió el alcalde del Ayuntamiento de Valle Gran Rey a la pregunta presentada por Sí se puede en el pasado pleno acerca de los planes tiene el grupo de gobierno para cumplir con esta disposición legal.

Para Sandra Ramos, portavoz de la formación asamblearia, “con esta respuesta queda claro el poco rigor con el que se trata el tema de la accesibilidad por parte del gobierno municipal”. Cabe destacar que la pregunta fue presentada en junio de este año y su respuesta entregada en octubre. “No es serio que un Ayuntamiento, cuyo edificio es inaccesible salvo en su primera planta a personas con movilidad reducida, responda de esta forma, cuando la ley marca como plazo máximo el 4 de diciembre de 2017 para garantizar que todo espacio y edificio público sea accesible”.

La portavoz explica que son pocas las edificaciones de titularidad municipal que cumplen con la Ley 8/2013, de 26 de junio de rehabilitación, regeneración y renovación urbana. “No solo el Ayuntamiento, sino la Casa de la Cultura de La Calera, tienen plantas enteras inaccesibles para personas que utilicen sillas de ruedas. Tanto es así que una persona con movilidad reducida no puede asistir a un pleno o a una actividad que se desarrolle en el salón de actos de la Casa Cultural”.

“Pensemos que estas situaciones afectan, además de a personas que utilizan sillas de ruedas, a personas mayores, mujeres embarazadas o a personas con bebes que utilicen carros, entre otras, y son situaciones que hablan muy mal de nuestro ayuntamiento” abunda Ramos.

Del mismo modo se señala desde la asamblea local de Sí se puede existen otros equipamientos absolutamente inaccesibles. La portavoz pone otros ejemplos: “Los tanatorios de Arure o El Caidero o el cementerio de Las Manzanillas en Valle Gran Rey son absolutamente inaccesibles a personas en sillas de ruedas. Es tremendamente injusto que personas que han querido acompañar a sus familiares en trances tan dolorosos no hayan podido acceder o hayan tenido que ser transportados por vecinos”.

Para la formación ecosocialista, la dejadez que se ha demostrado para acometer las obras necesarias provoca que la corporación pueda ser denunciada por cualquier persona o colectivo que se vea afectado al cumplirse el plazo el próximo 4 de diciembre. “Seguro que el alcalde le echará parte de la culpa al antiguo equipo de gobierno por ser la ley de 2013, pero ya lleva dos años y medio de gobierno y en la legislatura anterior fue miembro de la oposición, y el interés que ha mostrado con la accesibilidad es, supuestamente, encargar un estudio” argumenta Ramos.

La portavoz señala: “Esperamos que ese estudio le aclare al alcalde y al gobierno municipal que Valle Gran Rey llega tarde al cumplimiento con la Ley de accesibilidad para personas con movilidad reducida, y que, además de los edificios y equipamientos públicos, tanto el Ayuntamiento como el Cabildo y el Gobierno de Canarias, trabajen en sus instalaciones o en las aceras del municipio, y que a las personas con movilidad reducida el municipio no se les muestre tan hostil como ahora”.

Para finalizar, Sandra Ramos recalca: “Esto solo es lo que afecta a la accesibilidad física, pero un ayuntamiento verdaderamente sensible estaría trabajando en la accesibilidad universal, que incluye además la accesibilidad sensorial y cognitiva, para dar cobertura y acceso a la administración a todas las personas”.

El mercadillo municipal de Valle Gran Rey sufre un estado de abandono preocupante por parte del grupo de gobierno.

La asamblea local de Sí se puede señala que el deterioro que sufre el Mercadillo Municipal y la ausencia de acciones para corregirlo empieza a ser insostenible para los vendedores titulares de los puestos y a reflejarse también en la satisfacción de los visitantes que se acercan los domingos a la Plaza de Lomorriego. Para Sí se puede, las soluciones a corto plazo son muy sencillas: “dotar de material adecuado a los puestos, mejorar la publicidad que se hace por parte del Ayuntamiento y, sobre todo, tratar con respeto a los usuarios”.

La portavoz de la asamblea local, Andrea Witt, declara que “la disminución en la calidad del Mercadillo está alcanzando unas cotas insoportables para quienes venden sus productos y mercancías y esto se refleja, finalmente, en sus clientes y entre la gente que visita con interés este espacio”

Respecto al material, desde la formación ecosocialista no se entiende cómo, si hay una partida reflejada en el Presupuesto Municipal de 2017, aprobado desde marzo de 2017, con 7.000 euros para la adquisición de equipamientos, existe una deficiencia palpable en los elementos que necesitan las personas titulares para vender sus productos.

“Quienes tienen puestos se están viendo obligados a traer material propio como tablas o sombrillas porque las que oferta el Ayuntamiento no son suficientes y no se reponen” insiste la portavoz, quien añade: “se trata de suministrar suficientemente tablas, burras y carpas de puestos, y controlar su utilización, pero ni a eso se llega”.

En el mismo sentido, desde la asamblea local se considera que para evitar la incomodidad por la ausencia de sombra -provocada por las podas tan inadecuadas de los laureles de Indias que hay en la plaza-, es necesario colocar algún tipo de carpa o lona que ofrezca sombra a vendedores y clientes.

Tampoco el mantenimiento y limpieza de la plaza y los baños son, en opinión de la formación de izquierdas, los adecuados. “Los responsables municipales llevan pensando hace tiempo que la gestión del mercadillo se reduce a poner seguritas los domingos, cuando precisamente en este espacio no ha habido problemas de seguridad. Lo que sí debería hacerse es que los titulares se sientan partícipes de la gestión del Mercadillo y se les permita exponer sus peticiones” explica Witt.

Desde Sí se puede se afirma que el desinterés que muestra el grupo de gobierno llega a que ni siquiera a día de hoy los titulares de los puestos saben qué Concejalía se hace responsable de la gestión del mercadillo, máxime cuando llegan los meses de noviembre y diciembre en los que deben realizarse las solicitudes para el próximo año. “Tampoco se ha hecho una reunión con todos los titulares artesanos, pero a este respecto hay que decir que la situación es la misma que cuando ASG, concretamente Elena Padilla, era la responsable”, aduce la portavoz.

Desde Sí se puede se insiste en que el Ayuntamiento de Valle Gran Rey debe asumir que el Mercadillo municipal ha llegado a constituirse como un atractivo turístico del pueblo. Por eso entienden que el Ayuntamiento ha de implicarse más seriamente en hacer una adecuada publicidad del Mercadillo. “Se han hecho en años anteriores campañas de anuncios en papel para esta promoción, pero ahora mismo solo se anuncia el Mercadillo en la página web municipal”.

“Los vendedores del Mercadillo pagan un canon por estar aquí, y precisamente por esto se les debe tratar con un mínimo de respeto. Este mercado complementa la economía de las y los artesanos que venden aquí, y en muchos casos, es fundamental para sus ingresos”.

Miembros de la asamblea local de Sí se puede en Vallehermoso visitaron el pasado 30 de septiembre la Depuradora del Cercado en el Barranco de Matanzas, corroborando el empeoramiento de la misma desde la visita realizada el año pasado por la asamblea local.

Sí se puede en Vallehermoso exige tanto al Cabildo Insular como al Ayuntamiento que cumplan con el programa PICOS (Plan Insular de Cooperación a las Obras y Servicios de Competencia Municipal) de la anualidad 2017. “En el pleno de abril del Cabildo se aprobó la reparación de las obras que desde la asamblea local habíamos denunciado desde el año pasado, en el barranco de Matanzas, en el barrio del Cercado” afirma la portavoz Guacimara Navarro García, “sin embargo, han pasado varios meses y nada se ha hecho al respecto, siendo la situación actual de la depuradora mucho peor de lo que estaba hace un año”.

Para la formación ecosocialista, esto es una muestra clara del desinterés por solucionar los problemas medioambientales, no solo del Cabildo, sino también del Ayuntamiento, “ya que la infraestructura se encuentra en el municipio, el alcalde y consejero, podría agilizar, o al menos intentarlo, que se licite y se ejecute la obra a la mayor brevedad” señala Navarro García.

Sí se puede denunció en octubre del año pasado en el área insular de Salud de La Gomera, del que todavía no se ha recibido respuesta y a la Dirección de Medio Ambiente al respecto de la situación de la Depuradora. En el mes de abril, en el programa PICOS se estableció la cuantía de 134.832,29 € para la reparación de la Depuradora, financiado en su mayor parte por Cabildo y, en menor medida, por el Ayuntamiento.

Hay que tener en cuenta que los vertidos de agua negras que se dan en el barranco de La Matanza, en las canalizaciones que llevan las aguas negras hasta la depuradora y en la propia depuradora, pueden afectar a la calidad y salubridad de las aguas de los manantiales cercanos a la depuradora, no sólo a los de la cuenca del barranco de Matanzas, sino además a los nacientes de Guadá y a los dispositivos de captación de aguas que en esta zona se encuentran.

Para Sí se puede, resulta obvio que los problemas ambientales no entienden de límites municipales, y la deficiente gestión que se hace de las aguas residuales en la Isla pone en riesgo la calidad medioambiental de los cauces de agua y la salubridad de los acuíferos de La Gomera, máxime cuando este verano ha quedado al descubierto la gravedad de los vertidos de aguas sin depurar en Canarias, un hecho que ha trascendido a la prensa internacional de los países desde donde el Cabildo promueve un turismo “sostenible y ecológico”.

“Quienes nos visitan no podrán entender que todas las aguas fecales del Cercado se estén vertiendo directamente al barranco y al subsuelo. Por aquí cercan pasan senderos de los más transitados de la Isla, desde los que, desgraciadamente, se puede oler y ver los efectos de estos vertidos. Además, hay caminos para varios terrenos de cultivos que hay en la zona y cuyos propietarios sufren este terrible hedor” abunda la portavoz.

Para finalizar Navarro García critica que “con todo el dinero que se está mal gestionando por parte del Cabildo y del Ayuntamiento, no entendemos como no se prioriza una obra realmente necesaria para el medio y el bienestar de los vecinos y, se prefiere dilapidar en miradores o en Centros de Artesanía, que posiblemente no acojan a ningún artesano. Pero este es la praxis dominante de ASG: obras sin sentidos y, no cubrir las necesidades reales de los barrios, ni preocuparse de los problemas medioambientales del municipio ni de la isla”.

  • Obra del artista lanzaroteño César Manrique, este mirador es el mejor lugar desde donde apreciar el paisaje de Guadá, uno de los paisajes rurales más espectaculares de Canarias.
  • Desde la formación se espera que el Cabildo Insular incoe y tramite con celeridad el expediente de declaración de bienes de interés cultural, y se eleve al Gobierno de Canarias para su aprobación a la mayor brevedad.

Sí se puede logró, el pasado jueves 28 de septiembre, el acuerdo unánime del pleno del Ayuntamiento de Valle Gran Rey para que el Mirador del Palmarejo, obra de César Manrique, sea declarado Bien de Interés Cultural. “Este mirador, que es un bien de titularidad municipal que no ha terminado nunca de ser tratado como merece, y queremos que sea eso, un bien, y no el problema en el que lo han convertido decisiones erróneas en el pasado. Un lugar del que las personas que vivimos en Valle Gran Rey nos sintamos orgullosas” declara Guzmán Correa, portavoz y concejal de la formación.

Desde la formación de izquierdas, se espera que el Cabildo Insular incoe y tramite con celeridad el expediente de declaración de bienes de interés cultural, y se eleve al Gobierno de Canarias para su aprobación a la mayor brevedad.

Para la asamblea local, este mirador es uno de los mejores sitios desde donde apreciar el paisaje de Guadá, que, pese al abandono de la agricultura, sigue siendo uno de los paisajes rurales más espectaculares de Canarias, por la profusión de bancales y la presencia de palmas y otros elementos, que hablan de un pasado duro, repleto de penurias y de escasez de tierras de cultivo.

“En este mirador, cuyo proyecto data de 1989 y que fue inaugurado en 1995, por lo que es una de las últimas joyas del legado del artista, Manrique aunó elementos canarios y modernos y camufló el edificio entre rocas circundantes, añadiendo una mezcla muy original de flora exótica y de flora autóctona en los jardines anexos, utilizando materiales propios del lugar y logrando la plena integración en el entorno de la edificación, que alberga un mirador proyectado para que los vecinos y turistas que visitan el municipio pudiesen disfrutar del paisaje” explica el portavoz.

Desde Sí se puede se insiste en que, mientras esta obra sufre un grave abandono y no ha podido ser disfrutada plenamente por la ciudadanía de Valle Gran Rey, siendo actualmente más un problema que un bien para la gestión municipal, en El Hierro, una instalación similar, el Mirador de La Peña, también obra de César Manrique, se mantiene abierta y en uso.

“Además ahí sí se ha logrado que la instalación sea un referente en la gastronomía y en la dinamización social y económica de aquella isla. Como dato, señalar que el Cabildo de El Hierro, propietario y gestor de este mirador, ha obtenido una subvención directa de la Consejería de Turismo, Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias, que asciende a 150.000 euros para la reforma y adecuación del Espacio Turístico “Mirador de La Peña”, declarado por el Gobierno de Canarias como Bien de Interés Cultural con la categoría de Monumento” argumenta Correa.

En este contexto, desde Sí se puede en Valle Gran Rey se ha valorado la conveniencia de que la instalación del mirador del Palmarejo sea declarada Bien de Interés Cultural en la categoría de monumento, ya que, por una parte, este reconocimiento pondría en valor una edificación y sus zonas anexas que hasta el momento no han sido valoradas ni tratadas convenientemente.

“También esta declaración podría ser un fundamento y un apoyo para que el Ayuntamiento pudiese a acceder a subvenciones para ejecutar las intervenciones lógicas que necesita la instalación por el paso del tiempo y el mal uso para asegurar su apertura al público en óptimas condiciones, y que este espacio logre ser un referente del sector turístico insular y regional, y un espacio de uso de la ciudadanía de Valle Gran Rey.

Una obra de esta categoría no debe seguir siendo una instalación dada a la improvisación, el parcheo y la chapuza. El Mirador del Palmarejo debe ser un referente de Valle Gran Rey y de La Gomera, un modelo de excelencia y una apuesta por la economía local y la formación empresarial, donde sea posible generar sinergias entre el turismo y el sector primario y artesanal, y donde se valore el paisaje natural y cultural que hicieron de Guadá merecedora de ser parte del Parque Rural” finaliza Correa su intervención.

La asamblea local muestra y traslada la preocupación sobre la situación de la infraestructura tras su cierre el 15 de septiembre, dando muestras de una dejación y de falta de mantenimiento del Parque Marítimo.

La asamblea local de Sí se puede en Vallehemoso exige al Cabildo el mantenimiento del Parque Marítimo ante la situación que muestra la infraestructura tras su cierre el pasado 15 de septiembre, con evidentes indicios de falta de mantenimiento.

Para la formación asamblearia, el actual estado del Parque Marítimo es una pésima imagen que está ofreciendo el municipio y la isla, y demuestra en sí misma una preocupante falta de planificación y de gestión por parte del Cabildo Insular. “Queremos recordar que la finalización del contrato se estipuló el 15 de septiembre y que, por lo tanto, desde el Cabildo se conocía la situación en la que iba a quedar el Parque Marítimo. Esto es, a las claras, pésima gestión, a la que nos tiene acostumbradas Casimiro Curbelo y su séquito” se afirma desde la asamblea local.

Sí se puede quiere recordar que el Parque Marítimo es uno de los ejemplos más evidentes de la incapacidad que muestra el Cabildo Insular para gobernar, además de la falta de mantenimiento y la insolvencia para proponer alternativas viables para este equipamiento, las obras que se han realizado en las bombas y en las pinturas han sido fallidas. “El argumento peregrino de que la empresa adjudicataria no hizo bien su trabajo, no sirve, puesto que para eso están los técnicos y los propios consejeros competentes del Cabildo, para supervisar y controlar que todo se estaba haciendo según lo previsto. No sirve de nada el lloriquear si no ha habido una labor fiscalizadora en la ejecución de las obras. Pero esto no sale tan rentable políticamente” argumentan desde la formación.

Desde Sí se puede se insta a que el Cabildo asuma el mantenimiento de la infraestructura y se preparen las bases para la licitación de la misma, para que esta instalación no quede en el estado permanente de duda legal y real sobre el futuro de dicho espacio en el que se encuentra ahora mismo.

“La ciudadanía de Vallehermoso está descontenta, y por parte del Ayuntamiento y desde el alcalde, que también es consejero insular, hay una falta de implicación con este problema, que daña mucho la imagen del municipio. Parece que no hay capacidad para sacar al municipio del limbo de las obras pufas”, apuntan desde la asamblea local.

“Así -consideran desde Sí se puede- difícilmente se puede creer los titulares que dan en prensa desde el gobierno municipal en las que dicen que Vallehermoso aspira a liderar el desarrollo del ecoturismo en La Gomera o que Vallehermoso apuesta por un turismo diferenciado. Están demostrando que están fuera de la realidad, que hacen el ridículo más espantoso por la incapacidad que muestran como gestores de lo público”.

Para la formación, con la entrada en servicio de la línea interior, la presencia de unos baños abiertos al público se hace más necesaria que nunca.

La asamblea local de Sí se puede en Playa de Santiago señala la ausencia de baños públicos en el puerto de la localidad, lo que, con la puesta en funcionamiento de la línea interior, es un servicio imprescindible. “Ya son muchas las personas usuarias del Benchi Exprés que se han dirigido a nuestra asamblea para que reclamemos la presencia de un servicio que es urgente implantar. Durante la espera de embarque no es de recibo que los usuarios del barco no puedan acceder a un baño”, explica Carlos Pérez Simancas, portavoz de la formación en Playa de Santiago.

Por este motivo, desde Sí se puede se insiste que, bien Puertos Canarios o la empresa adjudicataria de la línea, deberían haber implantado y asegurado la puesta en funcionamiento de unos baños abiertos al público desde la puesta en marcha de la línea interior. “No ya por imagen, sino por simple sentido común, unos baños abiertos al público son necesarios en el puerto de Playa de Santiago” reitera el portavoz.

Para la formación asamblearia, lo más rápido sería que se abrieran los baños de los que dispone la instalación portuaria según figura en la web de Puertos Canarios. En caso de que haya alguna imposibilidad técnica que hiciera esto posible, desde Sí se puede se sugiere que se instalen baños portátiles, siempre asegurando su correcto mantenimiento.

“Entendemos que, para las personas usuarias de esta línea, entre las que se encuentran numerosos vecinos de la localidad y pueblos cercanos, y numerosos turistas, este es un servicio fundamental que debe ponerse en funcionamiento de forma prioritaria”, finaliza su intervención Carlos Pérez Simancas.

La obra, cuya denominación oficial es “taller de formación artesanal y centro de ventas de Valle Gran Rey”, es para la formación asamblearia otro ejemplo más de la falta de planificación con la que se hacen las infraestructuras en La Gomera.

La asamblea local de Sí se puede en Valle Gran Rey señala que el Centro de Artesanía de Guadá, edificio conocido como “mamotreto de San Antonio”, carece de medidas de seguridad que impidan o limiten el acceso a la instalación, siendo frecuente su utilización por niños y jóvenes de las zonas cercanas.

Fuera de la utilidad del equipamiento y de las ingentes cantidades de dinero mal invertidas en él, desde la asamblea se advierte que la ausencia de medidas de seguridad y vigilancia, unida al deterioro que sufre la instalación, puede provocar algún accidente grave. “Vidrieras caídas, puertas rotas y altos muros pueden dibujar el estado actual del Centro de Artesanía, y pueden ser el escenario de un accidente ya que vecinos de las zonas aledañas nos han indicado que es frecuente la presencia de niños y jóvenes en la instalación”, explica Guzmán Correa, portavoz de Sí se puede en Valle Gran Rey.

Además de estos peligros, desde la formación ecosocialista se indican otras evidencias que muestran a las claras el deterioro de la instalación. “Hay una colonia de palomas y al menos un enjambre de abejas, lo que indica que este edificio ni se vigila ni se cuida, y ya nadie en el pueblo se plantea que se pueda ver en uso algún día” argumenta el portavoz.

Para Sí se puede en Valle Gran Rey, esta obra figura en la larga lista de obras inútiles o pufas que se han implantado en el territorio gomero. “Algún día alguien debería dar explicaciones públicas sobre las cantidades invertidas en las obras pufas de La Gomera y porqué no se han puesto en uso” abunda Correa.

Desde la formación se estima que esta obra supera en inversión el millón y medio de euros, y de seguir deteriorándose, habrá que sumar otras importantes cantidades.

“Según hemos podido averiguar, las obras del centro de artesanía de Valle Gran Rey, a pesar de que su aprobación y ejecución se acordó por el Gobierno de Canarias en 1997, fueron adjudicadas diez años después, en 2007, a Construcciones y Promociones Ramón Arteaga Álvarez, S.L. por importe de 1.220.699,83 euros. En 2010, se firmó el contrato con el mismo contratista para la ejecución del proyecto complementario por importe de 416.302 euros, pero en 2012, la comisión receptora acordó no recibir las obras por no estar ejecutadas de acuerdo con los respectivos proyectos” explica el portavoz.

Posteriormente, a finales de 2014, se encomendó a la empresa pública Gestur Tenerife, S.A. la gestión y ejecución de los trabajos para la terminación del Taller de Formación Artesanal y Centro de Ventas de Valle Gran Rey, por importe de 229.300,00 euros, cantidad a la que habría que añadir 10.000 euros, también en encomienda de Gestur, por los trabajos para la actualización del proyecto inicial y complementario de finalización de obra del taller de formación artesanal y centro de ventas.

“A pesar de haberse gastado una cantidad que supera el millón ochocientos mil euros, es decir, más de 300 millones de pesetas, este edificio no va a poder abrirse hasta que no se arregle su acceso, y cuando esto vaya a producirse, va a tener que invertirse más dinero en solventar el deterioro que ya sufre”, señala el portavoz.

Desde Sí se puede en Valle Gran Rey se pide que de forma inmediata se proceda a vigilar y limitar el acceso a esta instalación, y que posteriormente se trabaje en darle una salida a la instalación. “Al menos, que este edificio no vaya a suponer el lugar de un accidente. Es lo menos que debe hacer un gobierno que es responsable de esta obra”, finaliza su intervención Correa.

La asamblea local muestra su inquietud por lo que consideran que tiene todos los visos de ser una obra muerta más del Cabildo Insular en Vallehermoso.

La asamblea local de Sí se puede en Vallehermoso ha trasladado una pregunta al Pleno del Cabildo Insular sobre el mirador del Almendrillo, al considerar que este equipamiento tiene todos los visos de ser una obra muerta más del cabildo gomero en el municipio.

La portavoz de la formación ecosocialista, Guacimara Navarro García, matiza “el pasado miércoles salió en el Boletín Oficial de la Provincia la publicidad de la formalización del contrato “Acondicionamiento de mirador y local para bar-cafetería El Almendrillo” por un valor total de 192.835,38 €, y consideramos que desde el Cabildo Insular se debería dar una explicación sobre dicha obra y su viabilidad económica”.

Cabe recordar que el Mirador del Almendrillo se realizó en los años 90 y nunca ha funcionado por la paralización de dicha obra. “Ahora más de veinte años después se quiere retomar y no sabemos exactamente cuál será la finalidad ni a qué objetivo responde” afirma Navarro García.

La portavoz “quiere recordar que la política de la “Isla-Mirador” ha sido un fracaso rotundo, tal y como se ha demostrado con el Mirador César Manrique o el Mirador del Santo y, cómo no, con el propio Mirador del Almendrillo. No tiene ninguna lógica ni comercial, ni turística, sacar a los circuitos turísticos de los pueblos que van a visitar, sin incentivar que el visitante se pare, conozca el patrimonio cultural y consuma en los negocios locales”.

La asamblea local traslada estas inquietudes al Pleno del Cabildo Insular como ha venido haciendo frecuentemente, “para que esclarezcan qué objetivo tienen con la rehabilitación y el gasto de dinero en una obra, que consideramos, que más que dejar beneficios para el pueblo de Vallehermoso, deja una obra más, de las muchas que tenemos, moribunda e inútil, algo que es habitual en el paisaje del municipio y de la Isla” finaliza la portavoz.