Para la asamblea local de la formación asamblearia, la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias se está burlando de la ciudadanía del municipio con estas obras, que por su estado demuestran que de nada ha servido el gobierno de Coalición Canaria en el consistorio.

La asamblea local de Sí se puede en Valle Gran Rey insta al alcalde de Coalición Canaria, Ángel Piñero, a que exija a la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias el reinicio inmediato de las obras del aulario del CEO Nereida Díaz Abreu aprovechando las fechas estivales. “En nuestra opinión, la Consejería se está burlando de la ciudadanía de Valle Gran Rey con el estado en el que se encuentran estas obras, que demuestran que de nada ha servido que Coalición Canaria esté gobernando en el Ayuntamiento” explica Andrea Witt, portavoz de la formación.

Para Sí se puede, resulta incomprensible que, tras ser anunciadas en enero de 2016, se llegue al verano de 2018 y de las tres nuevas aulas lo que haya es un solar abandonado. “En enero de 2016 decían que a principios del siguiente curso se habrían edificado las tres nuevas aulas, de las que una se destinaría a espacio multifuncional, y lo único que hay es un solar abierto y una pala mecánica. La Consejería de Educación está dando una lección al alumnado y a la ciudadanía de Valle Gran Rey: la de no confiar en lo que dicen sus responsables” afirma la portavoz.

No es la primera vez que Sí se puede manifiesta su contrariedad por los reiterados incumplimientos. “Hemos denunciado esto en muchas ocasiones, pero vemos con preocupación como el gobierno municipal está resignado a que estas obras no solo no se acaben, sino que no se empiecen. En el último pleno, ante una pregunta de nuestros concejales, el alcalde contestó que “solo” se está pendiente de que el Juzgado resuelva acerca de la rescisión del contrato de la Consejería con el anterior contratista, pero en julio de 2018, el estado de la obra es el que es, y el estudiantado de Valle Gran Rey seguirá en el curso 2018-2019 en un centro precario” abunda Witt.

Desde la formación asamblearia se destaca que, sin finalizar estas obras, no dará comienzo la ejecución de la segunda fase de la ampliación del CEO Nereida Díaz que permitiría dotar al centro de un comedor escolar, además de otras dependencias. “Actualmente el comedor está funcionando en un sótano-garaje, con condiciones de humedad y poca ventilación, en unas instalaciones absolutamente inadecuadas para los comensales y para el personal que lo atiende, mientras que la comida se hace en el comedor del CEIP Temocodá, en Chipude, y se transporta hasta aquí abajo en una furgoneta” denuncia la portavoz.

“Parece increíble que, en un centro tan importante en número de alumnos, desde que se cerró y derribó el anterior comedor en 2009, las personas usuarias del comedor hayan tenido que sufrir la precariedad del local actual curso tras curso, y que diez años después del derribo no se haya comenzado la construcción de las supuestas aulas que constituyen la primera fase de ampliación del centro” insiste Witt.

Por este y otros muchos casos, desde Sí se puede se califica la actual legislatura en Valle Gran Rey como una legislatura de retroceso. “Al menos, hasta antes de que abrieran el solar en 2016, el alumnado podía desarrollar actividades educativas ambientales en un huerto escolar provisional que se encontraba instalado, pero durante los tres últimos cursos lo que ha tenido el CEO Nereida es promesas incumplidas. Queda claro que de nada le ha servido al municipio que Coalición Canaria, aupada y acompañada por ASG durante los primeros años, esté gobernando: la supuesta ventaja que da que los partidos gobernantes en el ayuntamiento sean los mismos que en el Gobierno de Canarias o en el Cabildo es algo falso. Hay formaciones políticas que sistemáticamente castigan a Valle Gran Rey” finaliza su intervención Andrea Witt.

La medida tiene como objetivos equiparar, para el próximo curso, al estudiantado gomero en Tenerife y Gran Canaria.

Sí se puede, a través del consejero de la formación Rubén Martínez, ha presentado un escrito en el cabildo gomero solicitando que se lleven a cabo las medidas para la suscripción de un convenio con el cabildo de Gran Canaria, que permita al estudiantado gomero en esa isla la adquisición del bono de transporte público con tarifa plana.

Dicho bono, denominado Bono Gran Canaria Joven y que tiene un coste de 28 euros al mes, permite viajar ilimitadamente en todas las líneas de Guaguas Municipales de Las Palmas que hacen el servicio en la capital, así como con Global, empresa que lleva a cabo su servicio a nivel insular.

En reciente nota de prensa del cabildo de Gran Canaria, se señala que este bono entrará en vigor a partir del día 1 de septiembre, por lo que a juicio de Sí se puede deben comenzarse a establecer las negociaciones para poner a disposición de los estudiantes gomeros el bono desde el inicio del curso académico.

A juicio de Sí se puede, hay que evitar los incompresibles retrasos de este año en la puesta en marcha del bono de transporte joven en Tenerife, con el consiguiente perjuicio entre el estudiantado, que solo se beneficiarán de él durante un trimestre a pesar de haberse prometido que se pondría en funcionamiento desde el 1 de enero de 2018.

“Entendemos que la dejadez del equipo de gobierno, evidenciada una vez más como el caso del bono de transporte en Tenerife, debe ser resulta con un mayor interés y celeridad estableciendo el inicio de negociaciones para elaborar un convenio con el cabildo de Gran Canaria al igual que se ha hecho con su homólogo de Tenerife” señala el consejero de la formación.

Para Sí se puede tales medidas son beneficiosas para el alumnado si se desarrollan desde el inicio del curso académico y retrasarla al último trimestre reduce mucho su utilidad.

Desde la formación se recuerda que desde el inicio de la legislatura han apostado por mejorar la educación en La Gomera presentando mociones y propuestas, como la referida a la adquisición de dispositivos tecnológicos que fue rechazada únicamente por los votos en contra de ASG, enmiendas y preguntas, entre ellas e insistentemente, acerca de las causas del retraso en el bono de transporte para los estudiantes gomeros en Tenerife.

“Para nuestra formación la educación es un pilar muy importante. Por eso nuestras propuestas son concretas y asumibles, muy lejos del electoralismo y los brindis al sol. Mejorar las condiciones de nuestro alumnado, tanto en la isla como fuera, es una apuesta en la que trabajamos y ahondamos desde el conocimiento de la realidad educativa insular” concluye el consejero de la formación en el cabildo Insular de La Gomera.

Preocupa, además de la situación de las personas empleadas y las posibles incidencias de las inspecciones que ha hecho el Gobierno de Canarias en los últimos meses, el hecho de que no se sepa cuándo se abre el plazo de inscripción para el curso que viene.

La asamblea local de Sí se puede en Valle Gran Rey, a través de sus concejales, ha presentado preguntas al respecto de la situación de la Escuela Infantil municipal para ser vistas en la próxima sesión de pleno ordinario del Ayuntamiento. La formación ecosocialista recoge la preocupación existente entre muchos vecinos sobre la situación de las personas empleadas y las posibles incidencias de las inspecciones que ha hecho el Gobierno de Canarias en los últimos meses, cuestiones que pueden tener efectos perjudiciales para la viabilidad de este servicio.

“Hemos sabido de que se han hecho, al menos, dos inspecciones por parte de la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias y queremos saber, visto que a los concejales de la oposición no se nos comunica nada, si ha habido actas de incidencias de estas inspecciones y si se ha detectado alguna irregularidad o falta, y, por supuesto, si de haberlas se han resuelto” explica el concejal de la formación asamblearia, Carlos Hernández.

A Sí se puede en Valle Gran Rey también le llama la atención el hecho de que no se tenga ninguna noticia al respecto de cuándo se abrirá el plazo de inscripción para el curso que viene, 2018-2019. “Estamos viendo que en Agulo, San Sebastián y Vallehermoso han abierto plazo de inscripción, y aquí en Valle Gran Rey nada se sabe sobre la apertura de ese procedimiento” argumenta el portavoz.

Desde la formación de izquierdas se insiste en que este servicio público es fundamental para la conciliación laboral de muchas unidades familiares del municipio. “Muchas personas de Valle Gran Rey necesitan saber si va a existir este servicio el curso que viene y en qué condiciones. El mismo personal de la escuela debe planificar ya el curso sabiendo aproximadamente cuántas niñas y niños van a ser atendidos y en qué franjas de edad” insiste Hernández.

Sobre la necesidad de llevar a pleno la situación de esta instalación y sus servicios, desde Sí se puede se llama la atención ante las numerosas deficiencias en la gestión y funcionamiento de los servicios públicos municipales, especialmente, en el servicio de la Escuela Infantil, el servicio de acogida temprana y de tarde y el servicio de refuerzo escolar. “Son temas que son trascendentales e indicativos del funcionamiento del Ayuntamiento” expone el portavoz.

Para la asamblea local de Sí se puede, estos y otros asuntos vinculados a la educación y a la enseñanza en el municipio y, por lo tanto, a la Escuela Infantil municipal, tendrían que tratarse con más profundidad en el Consejo Municipal de Educación, órgano que, en noviembre de 2017, se acordó por unanimidad que debe constituirse a la mayor brevedad.

“Entendemos que el Consejo Municipal de Educación permite la participación democrática de los distintos sectores de la comunidad en todos aquellos temas relacionados con el asesoramiento, consulta, gestión, seguimiento y evaluación de la enseñanza y sus niveles de calidad, en el ámbito del municipio de Valle Gran Rey, y que por lo tanto puede ser un instrumento muy válido para la comunicación y la resolución de estos y otros problemas desde la comunidad” explica Hernández, quien para finalizar apunta “en su momento propusimos que a ese Consejo se debía incorporar una representación del personal de la Escuela Infantil y otra de las familias con hijos en ese servicio, y seguimos insistiendo en esa necesidad”.

Califican de cortinas de humo algunas de las actuaciones que tanto han anunciado los miembros del gobierno insular.

La formación política Sí se puede exige al grupo de gobierno en el Cabildo Insular de La Gomera a que desarrolle con mayor eficacia las medidas de apoyo a los estudiantes de la Isla, ya que, si bien existen partidas dedicadas a los estudiantes, la problemática radica en cómo se están destinando y gestionando esos fondos. Advierten que, en algunos casos, las actuaciones que han sido anunciadas a bombo y platillo se han convertido en meras cortinas de humo o su plasmación poco ha tenido que ver con lo anunciado. Entienden que ello es fruto, en muchos casos, de la improvisación o de una política de gobierno que se basa más en el anuncio que en actuaciones reales.

A juicio de Rubén Martínez, consejero de la formación en el Cabildo de La Gomera, “las políticas de apoyo educativo en la isla no se pueden basar en la improvisación. Deben ser consensuadas y asentadas en un conocimiento real de la situación. No nos hacen falta más inspectores, como algunos partidos solicitan, hace falta una política seria a nivel educativo y para ello es fundamental la seriedad en las medidas de apoyo al estudiantado”.

En este sentido recuerdan que un caso muy representativo es el bono de transporte para el alumnado gomero que estudia en Tenerife. Abono que se dijo que se iba a poner en marcha a partir de enero de 2018, que después se pospuso para febrero del mismo año y que parece ser se hará efectivo a partir de abril de 2018, con cuatro meses de retraso frente a lo anunciado.

Para Sí se puede, esta interesante medida, que ya está siendo aplicada por el cabildo herreño, pierde eficacia en tanto en cuanto ya solo quedan cuatro meses para la finalización del curso. De tal suerte, su efectividad es solo para el último cuatrimestre, cuando los estudiantes están más concentrados en los exámenes.

Para la formación de izquierdas se debe llevar a cabo, si bien desde principio de curso, una medida similar con los estudiantes gomeros que realizan sus estudios en otras islas, como es el caso de Gran Canaria, así como adecuar propuestas análogas para aquellos que lo hagan fuera del archipiélago.

Sí se puede apuesta por el mantenimiento de la política de becas, si bien se deberían desarrollar medidas que favorezcan la equidad. Señalan que en anteriores plenos del cabildo, el consejero de la formación llevó a cabo enmiendas a las bases para que se tuviese en cuenta a aquellos alumnos que estudiaban, por falta de oferta en las universidades canarias de esas carreras, fuera de nuestro archipiélago. Asimismo, se apostó por un apoyo más decidido para el alumnado que realizan sus prácticas de Formación Profesional, entre ellos proyectos como el Programa Erasmus +.

Desde Sí se puede se ha solicitado la modificación de la política de subvención a los libros de textos para adecuarla a los nuevos tiempos y sistemas didácticos. A principios de la legislatura se presentó una moción para que aquellos centros que así lo solicitasen pudiesen destinar dicha subvención a dispositivos tecnológicos educativos. El objetivo era favorecer y potenciar la necesaria innovación de los centros de la Isla. La moción fue rechazada solo con los votos en contra de ASG.

La formación política ecosocialista entiende que hay que potenciar y colaborar con los trabajos de investigación y estudios que realizan los posgraduados de La Gomera.

“Tenemos un importante número de estudiantes que han acabado sus grados o másteres y se enfrentan al dilema de qué hacer. Gente muy preparada en sus respectivos campos que pueden aportar un conocimiento fundamental para la isla, tanto para su conocimiento como para su desarrollo. No podemos olvidarnos de ellas y ellos”, señala Rubén Martínez

Para Sí se puede se debe avanzar no solo en la promoción de política de apoyo al estudiantado gomero, sino en establecer medidas que favorezcan su regreso una vez acabados sus estudios. “No podemos permitirnos perder los conocimientos adquiridos y para ello es básico el desarrollo económico y social de La Gomera que permita que los estudiantes gomeros puedan trabajar y desarrollar sus capacidades en nuestra isla” concluye el consejero de Sí se puede.

Para la formación ecosocialista, este órgano resulta fundamental para tratar temas de interés como la situación de la Escuela Infantil, la Ludoteca de Navidad 2017 o las deficiencias en el mantenimiento del CEO Nereida Díaz Abreu que han afectado en el comienzo de curso al alumnado y profesorado del centro educativo.

La asamblea local de Sí se puede ha solicitado y propuesto al grupo de gobierno del Ayuntamiento de Valle Gran Rey que el Consejo Municipal de Educación se conforme y se convoque a la mayor brevedad para que se normalice su funcionamiento a la mayor brevedad posible y la comunidad pueda ser partícipe de las políticas municipales respecto a los temas relacionados con la enseñanza y la educación.

“Es la tercera vez que solicitamos esto y creemos que ahora que tantas dudas hay sobre el funcionamiento de la Escuela Infantil, la Ludoteca de Navidad 2017 o el servicio de acogida temprana y de tarde, es una oportunidad magnífica para dinamizar este espacio de participación” señala Carlos Hernández, portavoz y concejal de la formación asamblearia en Valle Gran Rey.

“Consideramos que el Consejo Municipal de Educación es el órgano de participación democrática de los distintos sectores de la comunidad, y por lo tanto es el espacio idóneo para conocer, reflexionar y realizar propuestas de mejora de la calidad educativa en nuestro municipio. en todos aquellos temas relacionados con el asesoramiento, consulta, gestión, seguimiento y evaluación de la enseñanza y sus niveles de calidad; estamos en el último trimestre del año 2017 y aún no ha sido convocado” expresa el portavoz de la formación.

Para Sí se puede resulta incomprensible que, a pesar de los patentes y graves problemas que sufren los servicios y equipamientos educativos en el municipio, el grupo de gobierno no haya conformado este interesante espacio de participación pública.

“La Escuela Infantil con problemas de mantenimiento del servicio por escasez de personal, la precariedad con la que se cubren los servicios de acogida temprana y de tarde, las razonables dudas que se ciernen sobre la Ludoteca de Navidad de este año, la paralización de las obras en el nuevo aulario del CEO Nereida Díaz Abreu, el cierre de la Biblioteca Municipal, los problemas de accesibilidad que tienen los centros educativos en el municipio…, el listado es tal que da para muchas reuniones de trabajo, pero el gobierno no parece querer hacer partícipe a la comunidad de la problemática que tiene el municipio en materia educativa” insiste Hernández.

Sí se puede indica que en los estatutos del Consejo Municipal de Educación se señala que el órgano será consultado y podrá elaborar propuestas sobre la participación en el control del dinero que aporte cualquier organismo para construcciones escolares, conservación, mantenimiento, limpieza y actividades complementarias y en general de los gastos en materia educativa, “y sin embargo esto no sucede, nada se sabe de las decisiones que toma el grupo de gobierno en las competencias que el Ayuntamiento tiene en materia educativa ni en las inversiones planteadas en el área”.

Por tal motivo, desde la asamblea local se ha solicitado de nuevo y por tercera vez que se convoque el Consejo. “Notamos claras reticencias para desarrollar más la participación ciudadana por parte del grupo de gobierno. Entienden las opiniones distintas como ataques, se centran más en ver quién da el mensaje que en la información que aporta cualquier propuesta o cualquier crítica. En Sí se puede entendemos que precisamente la participación ciudadana en los asuntos públicos es una de las mayores garantías de éxito para cualquier gestión o proyecto”, explica Hernández.

Para Sí se puede es urgente que se realice la convocatoria del Consejo Municipal de Educación para que se normalice su funcionamiento a la mayor brevedad posible, y que en la primera reunión se trate de forma preferente la situación de la Escuela Infantil, la Ludoteca de Navidad 2017, el servicio de acogida temprana y de tarde, y cuantos asuntos sean trascendentes para la comunidad educativa y la ciudadanía del municipio.

El presupuesto está aprobado desde marzo y aún no se han publicado las bases para la concesión de subvenciones a entidades sin ánimo de lucro ni las ayudas para los escolares del municipio.

La asamblea local de Sí se puede en Valle Gran Rey censura que otro año más el grupo de gobierno en el Ayuntamiento de Valle Gran Rey retrase hasta noviembre la publicación de las bases para la concesión de subvenciones a entidades sin ánimo de lucro y para las ayudas para los escolares del municipio, a pesar de que el presupuesto está aprobado desde marzo y se ha tenido tiempo suficiente para trabajar en las respectivas convocatorias.

“El año pasado se publicaron las bases para ayudas a estudiantes el 5 de diciembre y las de subvenciones para entidades el 12 de diciembre, lo que provocó, por una parte, una saturación de los cuerpos administrativos municipales en diciembre, que es un mes complejo para una Administración Pública, y, por otra, que muchas entidades no pudieran atender adecuadamente la petición y justificación de subvenciones” señala Andrea Witt, portavoz de Sí se puede en Valle Gran Rey.

Para Sí se puede, “es una pena que a pesar de haber presupuesto se llegue a finales de año sin sacar una convocatoria coherente que permita a los posibles beneficiarios, ya sean estudiantes o entidades, poder trabajar las solicitudes y los proyectos con tiempo suficiente”. Desde la formación asamblearia se señala que los presupuestos de 2017 recogen 25.000 euros para ayudas a estudiantes y 20.000 euros para entidades sin ánimo de lucro.

“Ya se han firmado los decretos para la concesión de las subvenciones nominativas, algunas desde junio, pero de las bases de las subvenciones orientadas a colaborar con la financiación de gastos para el desarrollo de actividades de las entidades, nada se sabe ni hay ningún tipo de información, lo cual es muy injusto para entidades que no fueron incluidas dentro de la lista de subvenciones nominativas” insiste la portavoz.

“Tampoco se sabe nada de las ayudas para estudiantes del curso 2016-2017 y ya hace unos meses que empezó el curso 2017-2018. Un año más, estas ayudas, que para muchas personas es un ingreso importante, se dejan para sacarse a final de año, a prisa y corriendo, y con un curso de retraso” abunda Witt.

Desde Sí se puede se insiste en la necesidad de que el Ayuntamiento de Valle Gran Rey trabaje con urgencia en un plan estratégico de subvenciones ya que “en la concesión de subvenciones se debe cumplir con los principios de publicidad, transparencia, concurrencia, objetividad, igualdad y no discriminación, además de primar la eficacia en el cumplimiento de los objetivos fijados por el Ayuntamiento de Valle Gran Rey”.

En tal sentido, la portavoz expresa su contrariedad porque el gobierno no haya avanzado en un instrumento que, además de ser obligatorio por la Ley de Subvenciones, fue un compromiso acordado en pleno por unanimidad tras la moción presentada al respecto por Sí se puede.

“Como se vio durante la sesión de aprobación definitiva del Presupuesto 2017 y se ve con la actual situación de indefinición que muestra el gobierno municipal con las ayudas, las subvenciones, tal y como plantean actualmente en Valle Gran Rey, son motivo de polémicas y controversias, y lo que es peor, se están convirtiendo en instrumentos partidistas, lo que en nada ayuda al desarrollo de las actividades de los colectivos, y llevan al Ayuntamiento a situaciones poco coherentes con lo que dicta la legislación y el sentido común” finaliza Witt.

La construcción de tres aulas es un compromiso que suscribió la consejera de Educación y Universidades durante su visita en enero de 2016.

La asamblea local de Sí se puede en Valle Gran Rey muestra su contrariedad ante el incumplimiento continuado de la Consejería de Educación y Universidades con el Centro de Enseñanzas Obligatorias Nereida Díaz Abreu y el compromiso que se adquirió para que el centro contara con tres aulas más.

Desde la formación asamblearia se recuerda que, durante la visita de la consejera de Educación y Universidades, Soledad Monzón, en enero de 2016, se manifestó que el centro podría contar con estos equipamientos a comienzos del curso escolar 2016-2017.

“Desgraciadamente el tiempo nos ha dado la razón y nuestras dudas estaban bien fundamentadas. Y no solo no hemos podido contar con estos espacios para el comienzo del curso pasado, sino que visto lo visto, la situación se va a alargar sin fecha. Al final en vez de solucionar un problema, se han generado más”, expresa Sandra Ramos, portavoz de la asamblea local.

Sí se puede considera que, precisamente con esta obra, desde la Consejería de Educación, llevan mucho tiempo engañando y frustrando a la comunidad educativa de Valle Gran Rey, como para que problemas burocráticos sigan retrasando aún más su ejecución. “Hoy empieza el curso 2017-2018 y las obras no han comenzado”, insiste la portavoz.

Las últimas informaciones oficiales que tienen sobre estas obras es una publicación en el BOC del pasado 23 de junio donde se notifica que se acredita la imposibilidad de notificación por la que se declara la caducidad del expediente administrativo de Resolución del contrato de la obra “Ampliación del C.E.O. Nereida Díaz Abreu, Valle Gran Rey, La Gomera”, y se inicia nuevo expediente de Resolución de contrato. “Es decir, burocracia, que puede ser necesaria, pero el aulario también es necesario y urgente para el alumnado de Valle Gran Rey”, indica Ramos.

Sí se puede entiende necesaria la construcción de esas aulas y que las obras, cuando se hagan, interfieran lo menos posible con el funcionamiento del centro. “También es importante la construcción de un nuevo comedor, pero visto lo visto, esperaremos más tiempo aún para que desde el gobierno de Canarias cumplan con la educación en nuestro municipio”, señala la portavoz ecosocialista.

Cabe recordar que la formación elevó al Pleno del Ayuntamiento de Valle Gran Rey el pasado mes de mayo la propuesta de hacer una declaración institucional a favor del reinicio inmediato de las obras de ampliación de este centro educativo, que fue aprobada unánimemente por el pleno municipal.

“Visto lo visto, ni caso. Razón tuvo nuestro portavoz cuando en la sesión plenario dijo que, con esta obra, desde la Consejería de Educación llevan tomándole el pelo la comunidad educativa de Valle Gran Rey demasiado tiempo como para que problemas burocráticos retrasen aún más su ejecución” expresa Ramos.

“Recogemos la preocupación de muchas madres y padres de que este compromiso no se vaya a cumplir, porque todo indica precisamente eso”, insiste la portavoz, quien recuerda que “las obras tienen destinado un presupuesto cercano a los trescientos mil euros y que los trabajos tienen un plazo estipulado de 6 meses, pero a lo tonto, esos seis meses se han hecho ya unos años”.

Por parte de la asamblea local se insta al grupo de gobierno del Ayuntamiento de Valle Gran Rey a solicitar el comienzo de estas obras. “Tenemos un grupo de gobierno, que incluye a un parlamentario, y que, lejos de buscar soluciones a este grave problema, parecen estar más preocupados por celebrar eventos, inauguraciones y fiestas” concluyen desde Sí se puede.

Sí se puede sugiere una valoración exhaustiva y transparente del funcionamiento de la Escuela Infantil de Vallehermoso, que abrió sus puertas el pasado mes de abril mediante externalización del servicio.

Sí se puede se hace eco del malestar manifestado por varias familias de Vallehermoso por la conversión de la Escuela Infantil Municipal en una ludoteca, sin previo aviso alguno y con un cambio de personal aparentemente injustificado. La portavoz en el municipio de la formación de izquierdas, Guacimara Navarro García, declara “no creemos que haya nada de ilícito, pero sí que existe un problema de formalidad por parte de la Concejalía responsable, que no ha transmitido estos cambios en tiempo y forma a las madres y padres de los pequeños de la Escuela Infantil”.

La asamblea local muestra la preocupación de los cambios dados en los últimos días en la Escuela Infantil. “El Reglamento de la Escuela Infantil de Vallehermoso, recoge, efectivamente, que el cierre de ésta se produce el 31 de julio de cada año. Sin embargo, lo que no entendemos es cómo pasa a convertirse en una ludoteca de verano, con un personal distinto al que estaba. No negamos los descansos del mismo, pero sí creemos que debería haberse mantenido parte del personal anterior, para dar prioridad a la seguridad y confianza de los propios niños y niñas cuando se quedan en dicho espacio” afirma la portavoz.

Para Sí se puede, los problemas de personal de la Escuela Infantil se han generado desde el propio procedimiento de apertura, al haber recaído en una empresa externa las contrataciones de personal. Según Navarro, “la externalización no exime al ayuntamiento de responsabilidad con todo aquello que acontece en la Escuela Infantil, es más, la concejalía debe estar muy pendiente de tener informadas a las familias ante cualquier eventualidad y máxime cuando se refiere a un cambio tan directamente relacionado con las personas que cuidan de sus hijos e hijas”.

En la actualidad, disfrutan de este servicio un grupo de familias que durante casi 4 meses han vivido períodos de adaptación que pueden verse en peligro debido al cambio que se produce ahora.

“Estos errores se podrían evitar si la escuela infantil se gestionara desde el propio Ayuntamiento a través de Bolsas de Trabajo, tal y como se han venido realizando con varias especialidades en el municipio. Lo que un Ayuntamiento no puede hacer, es negar, indirectamente o directamente, el acceso en condiciones de igualdad a un puesto de trabajo, máxime, cuando es un municipio con una alta tasa de precariedad laboral y donde los jóvenes con formación se deben marchar ante la ausencia de expectativas de futuro” afirma Navarro García.

Desde la asamblea local se quiere transmitir “estamos ante una oportunidad de gestionar de una manera más participativa y abierta, uno de los pocos espacios infantiles que existen en el municipio, con la exploración de alternativas pedagógicas, con una implicación de los padres y madres, y no que sean estos últimos quienes se enteren, a través de rumores, del futuro y del funcionamiento de la Escuela Infantil” puntualiza la portavoz.

El pasado 27 de diciembre, la Consejería de Educación y Universidades publicó en Boletín Oficial de Canarias el anuncio de notificación de procedimiento de resolución del contrato de la obra “Ampliación del CEO Nereida Díaz Abreu” en Valle Gran Rey.

El comité local de Sí se puede en Valle Gran Rey muestra su preocupación y su contrariedad ante el anuncio hecho por parte de la Consejería de Educación y Universidades de que se inicia el expediente de resolución del contrato de la obra “Ampliación del CEO Nereida Díaz Abreu”, en base al incumplimiento en la ejecución de dicha contratación por parte del contratista, con carácter culpable.

“Aunque se trate de una obra promovida por la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias, entendemos que la implicación del Ayuntamiento para que se acaben con garantías estas obras debe ser prioritaria, y por eso solicitamos del grupo de gobierno que se informe a la oposición de cuanta información tengan al respecto, además de, como no puede ser de otra manera, a la comunidad educativa del centro”, expresa Andrea Witt, portavoz del comité local.

Desde Sí se puede ser recuerda que, durante la visita de la consejera de Educación y Universidades, Soledad Monzón, el pasado mes de enero de 2016, se manifestó que el centro podría contar con estos equipamientos a comienzos del presente curso escolar.

“Desgraciadamente el tiempo nos ha dado la razón y nuestras dudas estaban bien fundamentadas. Y no solo no hemos podido contar con estos espacios para el comienzo de este curso, sino que visto lo visto, la situación se va a alargar sin fecha. Al final en vez de solucionar un problema, se han generado más”, expresa la portavoz.

Sí se puede en Valle Gran Rey considera necesaria la construcción de esas aulas y que las obras interfieran lo menos posible con el funcionamiento del centro. “También es imprescindible y urgente la construcción de un nuevo comedor”, señala Witt.

Para Sí se puede, este tema de la paralización de las obras, junto con otras circunstancias que afectan al sistema educativo en el municipio, justifican suficientemente la convocatoria del Consejo Municipal de Educación

“El Consejo es el espacio idóneo para que la comunidad educativa y el resto de la ciudadanía de Valle Gran Rey compartan información, ideas y propuestas, lo que puede hacer mejorar el funcionamiento del sistema educativo en el municipio, y este tema de la paralización de las obras entendemos que es prioritario para tratarse”, apunta la portavoz asamblearia.

Sí se puede indica que en los estatutos del Consejo Municipal de Educación se señala que el órgano será consultado y podrá elaborar propuestas sobre la participación en el control del dinero que aporte cualquier organismo para construcciones escolares, conservación, mantenimiento, limpieza y actividades complementarias y en general de los gastos en materia educativa, “y sin embargo esto no sucede, nada se sabe de las decisiones que toma el grupo de gobierno en las competencias que el Ayuntamiento tiene en materia educativa ni en las inversiones planteadas en el área, y como vemos ahora, no sabemos qué está pasando en las obras del CEO Nereida Díaz Abreu y qué expectativas de finalización se tienen por parte de la Consejería”.

Por parte del comité local, además de solicitar información al respecto, se insta al grupo de gobierno del Ayuntamiento de Valle Gran Rey a solicitar que se reinicien las obras con plenas garantías de que se terminen en forma a la mayor brevedad posible.

La formación ya emitía una nota de prensa el pasado 15 de noviembre en la que manifestaba sus dudas al respecto del cumplimiento de fechas expuesto por el consistorio municipal.

Sí se puede en Vallehermoso vuelve a exigir al grupo de gobierno municipal una explicación pública al respecto de la puesta en funcionamiento de la Escuela Infantil ya que se había establecido como fecha de apertura el mes de noviembre y aún hoy no se ha procedido a poner en funcionamiento.

Como ya advertía el comité local de la formación ecosocialista en Vallehermoso el pasado 15 de noviembre, los planes de empleo llegan a su fin sin que la citada Escuela Infantil haya abierto sus puertas.

“El servicio que puede ofrecer la Escuela Infantil a las familias de Vallehermoso no es de uso exclusivo para las personas que han trabajado en los planes de empleo, pero es verdad que a partir de la finalización de estos la necesidad de este espacio cambia de matiz” manifiesta Guacimara Navarro, portavoz del comité local de Sí se puede en el municipio de Vallehermoso.

“Lo que más nos preocupa es cómo se gestiona la información desde el ayuntamiento” -continúa la portavoz- “ya que se emiten notas de prensa en las que se fijan fechas de apertura una y otra vez, pero esta nunca llega. Las familias preguntan y se les aclara o no la situación de manera informal y sin criterio”.

Sí se puede reclama una explicación a la ciudadanía de Vallehermoso de las razones que han llevado a que se haya procedido a la apertura del Centro, ya que, según la formación ecosocialista, se deben dar explicaciones de por qué las acciones se dilatan en el tiempo o dejan de realizarse a todas las personas que, sean o no beneficiarias del servicio, deben conocer qué acciones realizan las personas que tienen la responsabilidad de gobernar.

En la actualidad se desconoce a ciencia cierta o por formulario de prematriculación cuántas familias demandan este servicio y sus características; al parecer esta información la maneja la concejala de Servicios Sociales de manera informal.

“La Escuela Infantil es el claro ejemplo de una gestión improvisada y poco planificada destinada a cumplir promesas electorales elaboradas desde el desconocimiento de cómo y cuándo se podían llevar a cabo estas acciones” finaliza Navarro.