Los vertidos, que se están realizando en La Hoya de Vueltas, en una zona afectada en el año 2003 por la extracción de áridos para la ampliación del puerto de Vueltas, son de distinta naturaleza y en muchos casos, materiales peligrosos y contaminantes como amianto o vehículos fuera de uso.

La asamblea local de Sí se puede en Valle Gran Rey ha puesto en conocimiento de distintas administraciones la realización de vertidos ilegales de residuos peligrosos y contaminantes en La Hoya de Vueltas, concretamente en la zona afectada en el año 2003 por la extracción de áridos para la ampliación del puerto de Vueltas.

Los materiales que componen estos vertidos son de distinta naturaleza, pero destacan por su peligrosidad el amianto y los vehículos fuera de uso (VFU). “Estos hechos son contrarios a lo dispuesto a la Ley 22/2011 de residuos y suelos contaminados, e incumplen de forma flagrante la Ley 1/1999 de residuos de Canarias” señala Carlos Hernández, portavoz y concejal de la formación ecosocialista en Valle Gran Rey.

De tal forma, desde Sí se puede se ha enviado información al respecto al Ayuntamiento de Valle Gran Rey, a la Agencia de Protección del Medio Urbano y Natural, y a la Unidad de Medio Ambiente del Cabildo Insular, y esperan que desde las administraciones competentes se actúe de forma rápida y contundente.

Además, la zona de vertidos se encuentra cercana al Parque Rural de Valle Gran Rey, lo cual, en consideración de la formación de izquierdas, agrava el daño medioambiental de los vertidos, al ser los acantilados de Vueltas y La Machanga una zona de nidificación de aves marinas protegidas como la pardela cenicienta o el petrel de Bulwer.

“Una zona que era un ejemplo de piedemonte tan interesante como lo es el de Quiebracanillas, se destrozó en su momento para la ampliación del muelle, y no contentas con eso, algunas personas utilizan este suelo, con la pasividad de la administración, para instalar un auténtico vertedero donde hay de todo: vehículos fuera de uso, amianto, asfalto, escombros, enseres, electrodomésticos o planchas de acero” insiste el portavoz.

A la vez que se denuncia esta situación, desde Sí se puede se advierte que la zona es utilizada por algunos visitantes para pernoctar y acampar. “Hemos visto personas que se han instalado en los vehículos abandonados y también es frecuente la acampada en casetas por la zona” explica Hernández.

Para la asamblea local de Sí se puede resulta sorprendente que la mayor parte de la zona ahora utilizada para realizar estos vertidos y que fue afectada por la extracción de áridos en el año 2003 cuando gobernaba, al igual que ahora, Coalición Canaria, esté calificada en las Normas Subsidiarias del municipio como suelo rústico.

“Las propias Normas Subsidiarias señalan como usos prohibidos la extracción de áridos y el vertido de basura y escombros, pero ya sabemos que lo normal en este municipio ha sido saltarse las normas por quienes deberían velar por su cumplimiento” finaliza su intervención Hernández.

La formación asamblearia considera necesario ordenar y regular el incremento de la presencia de autocaravanas en el municipio de los últimos años.

La asamblea local de Sí se puede en Valle Gran Rey ha solicitado, mediante moción, la creación de una ordenanza municipal reguladora del estacionamiento de autocaravanas en vías urbanas y la delimitación, a través de un proceso participativo, y en coordinación con otras Administraciones, de las áreas determinadas para el estacionamiento de caravanas, procurando que los usuarios dispongan de un espacio destinado a la evacuación de las aguas grises y negras producidas por las autocaravanas o vehículos similares, así como de una toma de agua potable.

El portavoz de Sí se puede y concejal de la formación en el ayuntamiento, Carlos Hernández, ha explicado que la solicitud de esta ordenanza viene de manos de los propios vecinos de Valle Gran Rey, “que sufren las molestias del aparcamiento descontrolado de este tipo de vehículos en el municipio” y, denuncia, la “pasividad que ha mostrado el gobierno municipal en estos dos años y medio de gobierno para solucionar este problema”.

En tal sentido, el portavoz apunta a que “actualmente, es frecuente ver en épocas estivales o de puentes muchas caravanas que se estacionan en diferentes zonas del municipio sin ningún tipo de control, ni servicios, lo que a su vez daña la imagen de Valle Gran Rey”. Por tanto, el portavoz ecosocialista entiende “necesario que el Ayuntamiento lleve a cabo una regulación de esta actividad mediante la aprobación de esta normativa en el próximo Pleno”.

Para Hernández, “la presencia desordenada de autocaravanas es un tema que está trayendo muchas críticas entre la población de Valle Gran Rey y desde Sí se puede hemos planteado que se regule cómo se hace en muchos otros sitios. Es interesante trabajar en una ordenanza en la que las personas que están trabajando en proyectos de turismo itinerante puedan dar su opinión y sus enfoques”.

El incremento en el número de autocaravanas en Valle Gran Rey en los últimos años ha puesto de manifiesto la necesidad de introducir las mejoras necesarias en materia de reglamentación, infraestructuras, señalización, servicios y planificación turística. “En el caso concreto de nuestro municipio, algunas situaciones que se dan en el municipio aparejadas al autocaravanismo, distan mucho de ofrecer una imagen mínima de calidad, seguridad vial, ornato y limpieza” explica el portavoz.

Hernández considera sobre este tipo de turismo, “el fenómeno autocaravanista es un modelo de turismo itinerante, moderno, no estacionario que está en pleno desarrollo en toda Europa y que contribuye, si se regula convenientemente, al desarrollo económico y turístico”.

Para finalizar, el portavoz añade que “el número de Ayuntamientos que vienen ampliando su oferta turística con la creación de un área de aparcamiento y pernocta para autocaravanas es creciente y constante” y detallado que “en la moción se pide que el Consistorio trabaje con otras administraciones en delimitar un área para el estacionamiento. La zona portuaria de Vueltas o la zona del barranco pueden ser adecuadas para instalar una zona de aparcamiento de autocaravanas en Valle Gran Rey”.

Desde la formación ecosocialista, ante el número de ejemplares muertos en el último año, se insta a que el Cabildo, el Ayuntamiento y el Gobierno de Canarias se trabaje de forma conjunta y urgente para salvaguardar esta población de palmas canarias.

La asamblea local de Sí se puede en Valle Gran Rey reclama a las administraciones con competencias en la salvaguarda de las palmeras canarias que se estudien y desarrollen actuaciones urgentes ante el preocupante deterioro que muestra el palmar de Las Orijamas. “La situación de este enclave es gravísima ya que el número de palmas muertas ha aumentado en el último año” señala Carlos Hernández, concejal y portavoz de la formación ecosocialista.

Desde Sí se puede se achaca estas pérdidas a la sequía que sufre el palmeral en su conjunto, sin descartarse algún tipo de afección de tipo vascular. “Entendemos que la sequía que estamos sufriendo es el origen de este deterioro, lo que, unido al abandono de los terrenos agrícolas y los entubamientos, está acabando lentamente con el palmar de Las Orijamas en su conjunto” explica el portavoz.

En tal sentido, desde Sí se puede se señala que en el proyecto “Red de riego de Valle Gran Rey”, promovido en 2007 por la Dirección General de Desarrollo Rural del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, se señalaba que las actuaciones no afectarían a ningún ejemplar de las palmeras existentes, ya que el proyecto preveía garantizar el agua a los palmerales mediante riego por goteo. Además, se explica, existía el compromiso de que al término de la obra y semestralmente se iba a presentar, ante la Secretaría General para la Prevención de la Contaminación y el Cambio Climático, un informe y reportaje fotográfico sobre la conservación de los hábitats afectados en especial el de los Palmerales de Phoenix canariensis.

“Es obvio que estas medidas no se han llevado a cabo en Valle Gran Rey y muchos ejemplares de palmas, tanto en Las Orijamas como en Guadá o en el palmar del Entullo, ha habido muchas pérdidas debido a la falta de agua. No hay que ser un experto en palmas para saber que los ejemplares asociados a cultivos y redes de acequias necesitan agua con cierta frecuencia, y esto no se ha asegurado en absoluto tras los entubamientos”, insiste Hernández.

Desde la asamblea local de Sí se puede se recuerda que la palma canaria, además de ser un símbolo heráldico del municipio, es un elemento indispensable del paisaje de Valle Gran Rey. “A este paso vamos a tener que borrar la palma de nuestro escudo, y eso no sería lo más grave: nadie se puede imaginar Valle Gran Rey o Taguluche sin palmas, pero los palmares no se están gestionando como se debería”.

Se debe recordar que las poblaciones de palma canaria (Phoenix canariensis) forman parte de los Hábitats Canarios incluidos en la Directiva Hábitat (Directiva del Consejo 92/43//CEE). Por lo tanto, en opinión de Sí se puede, se hace necesario desarrollar una serie de medidas que permitan y favorezcan la conservación de estas formaciones vegetales que singularizan a la Isla.

“Cada vez se ven más ejemplares de palmas que evidencian daños vasculares o al menos muestran síntomas muy claros en la corona. Es urgente que los organismos competentes evalúen la situación y expliquen a la ciudadanía qué es lo que ocurre y qué soluciones se pueden dar para mantener la calidad de los paisajes asociados a nuestras palmas”, finaliza su intervención el portavoz ecosocialista.

Cabe recordar que esta actuación está incluida en los presupuestos generales del Estado y que a día de hoy nada se sabe al respecto.

La asamblea local de Sí se puede en Valle Gran Rey ha dirigido una solicitud al alcalde de la localidad instando a que se informe a la ciudadanía sobre los procedimientos y decisiones que sobre la actuación denominada “Obra nueva Paseo Marítimo de Valle Gran Rey” haya tomado o vaya a tomar el gobierno municipal.

Para Carlos Hernández, portavoz y concejal de la formación ecosocialista en el Ayuntamiento de Valle Gran Rey, “esta inversión supone un impulso importante para atender a la necesidad de ordenar convenientemente el litoral de Valle Gran Rey, atendiendo a conceptos modernos de movilidad y accesibilidad, además de respeto al medio ambiente y, por lo tanto, la ciudadanía del municipio debiera estar informada de qué planteamientos se tienen y qué pasos se han dado o se están dando para que se logre su ejecución”.

Desde la asamblea local se señala que en la Ley 3/2017, de Presupuestos Generales del Estado para el año 2017, concretamente en la página 54374 aparece recogida la enmienda con referencia Nº 48 donde aparece la actuación “Obra nueva Paseo Marítimo de Valle Gran Rey, Isla de La Gomera” por un importe de 2.000.000 de euros.

“Aunque en prensa se llegó a hablar de cifras incluso superiores destinadas a este proyecto, en el BOE sale esta cifra de 2 millones de euros, que, sin duda, es un importante impulso para que Valle Gran Rey pueda contar en breve plazo con un paseo marítimo en condiciones”, insiste el portavoz.

Sin embargo, desde la formación de izquierdas se reclama mayor transparencia para saber en qué consistirán las obras y qué plazos y fases se están valorando para su ejecución. “Entendemos que un proyecto tan fundamental debiera favorecer la participación de la ciudadanía del municipio y en tal sentido hemos reclamado del alcalde que se nos informe y que se comunique a todo el público, lo que esperamos se haga en breve”, explica Hernández.

Desde la formación ecosocialista se reclama así mismo para esta zona que se cuide la seguridad para los transeúntes en las obras que se realizan en la avenida litoral entre La Playa y La Puntilla. “La señalización para ciclistas en la vía que va entre estos dos puntos es contradictoria y peligrosa, y aunque se esté haciendo de forma provisional, debería cuidarse mejor todo lo referente a seguridad vial antes de que haya que lamentar algún accidente innecesario”, finaliza su intervención el portavoz.

Este plan busca fomentar el uso de vehículos propulsados con energías alternativas a los combustibles fósiles tradicionales, y además de ayudas para la adquisición de vehículos con energías alternativas, se incentiva la implantación de puntos de recarga con acceso público para vehículos eléctricos.

La asamblea local de Sí se puede ha trabajado en una propuesta presentada al alcalde para que el Ayuntamiento de Valle Gran Rey presente proyectos de subvención para la concesión directa de ayudas para la adquisición de vehículos de energías alternativas, y para la implantación de puntos de recarga de vehículos eléctricos en 2017, MOVEA.

“La publicación del Real Decreto por el que se regula la concesión directa de ayudas para la adquisición de vehículos de energías alternativas, y para la implantación de puntos de recarga de vehículos eléctricos en 2017 salió el pasado 23 de junio, y hemos creído interesante avisar al alcalde y al grupo de gobierno de esta subvención, de la que el Ayuntamiento de Valle Gran Rey podría ser beneficiario”, explica Carlos Hernández, concejal y portavoz de Sí se puede.

Desde la formación ecosocialista se recuerda al respecto que en diciembre de 2015 se aprobó por unanimidad la adhesión del municipio al “Pacto de los Alcaldes”. Para el portavoz “viene siendo hora de que el grupo de gobierno sea coherente con lo que aprueba y trabaje para que Valle Gran Rey aumente sus bajos índices de sostenibilidad”. Hay que señalar que, con su compromiso, los firmantes del Pacto de los Alcalde se proponen superar el objetivo de la U.E. de reducir en un 20 % las emisiones de CO2 antes de 2020.

En tal sentido, “la instalación y puesta en marcha de puntos de recarga para vehículos eléctricos o la adquisición de vehículos propulsados con energías alternativas, que son subvencionables con esta convocatoria, no es más que un paso para cumplir con el Pacto de los Alcaldes, pero al menos se vería un avance en este sentido que hasta ahora no se ha dado” insiste Hernández.

Para Sí se puede en Valle Gran Rey, la sostenibilidad es una de las grandes asignaturas pendientes que tiene la isla en el futuro inmediato.

“Somos Reserva de la Biosfera, somos territorio Carta Europea, tenemos un Patrimonio Natural de la Unesco, pero no separamos residuos, la gestión del agua es pésima, nuestra costa está esquilmada, y prácticamente toda nuestra energía viene de combustibles fósiles, por no hablar del abuso de productos químicos que se hace en un sector agrícola cada vez más débil”, expone el portavoz.

Para finalizar, el portavoz insiste: “queremos colaborar en llevar a nuestra isla a horizontes más democráticos y sostenibles, y Valle Gran Rey tiene la oportunidad de ser pionero y no quedarse atrás en este y en otros temas, algo que vemos con preocupación que está pasando con este gobierno”.

La asamblea local de la formación ecosocialista preguntará en el próximo pleno sobre las medidas estudiadas por el grupo de gobierno ante la previsible escasez de agua que afrontará el municipio este verano.

Sí se puede considera que el grupo de gobierno tendría que haber sido precavido y haber tomado medidas para el control extremo del agua ante la escasez de agua que previsiblemente sufrirá el municipio de cara al verano, época en la que además el municipio suele acoger a gran cantidad de visitantes. Por tal motivo, los concejales de la formación han presentado una pregunta al respecto para el próximo pleno.

“No hay que ser adivino para darse cuenta por la sequía a la que nos enfrentamos de cara al verano, pero vemos con estupor que, por parte del gobierno municipal, lejos de tomar medidas, se realizan actividades que incluso provocan más gastos de agua” explica Carlos Hernández, concejal y portavoz de la formación asamblearia.

A este respecto, desde Sí se puede se apunta a que en las últimas fechas se están regando las áreas ajardinadas con agua potable, al llevar estropeado y sin poderse usar el camión de bomberos. “Antes se tomaba agua de riego en la zona de Lomorriego cargando el camión antiincendios municipal, pero de un tiempo a esta parte estamos viendo cómo a los trabajadores del servicio de jardinería no les queda otra que abrir llaves y regar con mangueras con agua potable” indica Hernández.

Desde la formación también se critica la tardanza en llevar a cabo la instalación de difusores para grifos en viviendas, comercios y centros públicos. Según el portavoz, “el convenio con el Consejo Insular de Aguas se aprobó en marzo del año pasado y no se ha colocado, que sepamos, ningún difusor para reducir el consumo de aguas. En abril preguntamos al respecto y nos contestaron que en breve porque era una de las funciones del Plan de Empleo Social, pero creemos que no se ha comenzado a instalar estos dispositivos”.

Desde Sí se puede señalan: “mucho nos tememos que en breve desde el Ayuntamiento se anuncien cortes de agua por no haber trabajado antes con seriedad y rigor en un asunto tan delicado. Los ajardinamientos públicos sin adaptarse a la climatología. Las duchas de la playa sin control de gasto. Vehículos que se lavan en la vía pública y algún que otro terreno agrícola siendo regado con agua potable, por no hablar de piscinas o incluso conexiones irregulares a la red”.

“Si a todo esto le sumamos las pérdidas que se producen en la red de agua potable, la situación de cara al verano puede ser muy complicada” insiste Hernández.

Un gobierno responsable tendría que haber tomado ya desde meses una serie de medidas que evitasen posibles cortes de suministro. “De cara a la temporada turística de verano, sufrir cortes de agua no es la mejor manera de promocionar al pueblo. Esperamos no tener razón y que esto no se dé, pero seguiremos exigiendo que haya un control exquisito y responsable ante un bien tan preciado como el agua potable” finaliza su intervención el portavoz.

 

La propuesta intenta mitigar los efectos de la regularización catastral que está realizando la Gerencia Territorial de Catastro y los incrementos en los valores catastrales que se traducirán en unas importantes subidas en el Impuesto sobre Bienes Inmuebles que van soportar las familias y empresas de Valle Gran Rey.

La asamblea local de Sí se puede en Valle Gran Rey ha trabajado en una moción presentada al pleno municipal para que se baje el Impuesto sobre Bienes Inmuebles, conocido como “contribución”, en el municipio, y que se pase del 0’5 actual al 0’4%, mínimo que permite la Ley de Haciendas Locales.

Esta moción se presenta con el fin de atenuar los sustanciales incrementos que va a tener este impuesto ante la de la regularización catastral que realiza actualmente la Gerencia Territorial de Catastro y los incrementos en los valores catastrales.

“Desde que empezó la crisis económica, los impuestos no han parado de subir, y además estas subidas han estado acompañadas de recortes de gasto público. La presión fiscal sobre los contribuyentes de Valle Gran Rey ha crecido durante los últimos años, y ahora con el incremento en los valores catastrales, la economía de las familias del municipio va a sufrir más” señala Carlos Hernández, portavoz y concejal por Sí se puede en Valle Gran Rey.

Para el portavoz, “si hacemos caso al alcalde sobre la salud financiera del Ayuntamiento, se estaría en disposición de propiciar una disminución de la presión fiscal sobre los ciudadanos y con ello mejorar sus economías y la posibilidad de generar más actividad económica, y bajar el Impuesto sobre Bienes Inmuebles puede ser un alivio importante para muchas personas, especialmente para los pensionistas”.

Desde Sí se puede se recuerda que “la contribución” es el Impuesto más importante desde el punto de vista de la hacienda local, que grava el valor de la titularidad dominial y otros derechos reales que recaen sobre bienes inmuebles localizados en el municipio. “En el caso de Valle Gran Rey, su importancia es tal que, en la mayor parte de los ejercicios presupuestarios, este ingreso representa más del 15% del total de ingresos, llegando a alcanzar en los últimos años porcentajes del 22%” explica Hernández, a lo que añade “si en 2007 el ayuntamiento recaudaba 478.710 € por este impuesto, en 2015 esa cantidad llegó a 1.199.606 €”.

Para Sí se puede, esta situación se agrava ante la revisión que está realizando la Gerencia Territorial de Catastro en Valle Gran Rey, y que va a suponer un incremento sustancial en el valor catastral de la mayor parte de las edificaciones afectadas. “Ese incremento en nuestra opinión no se adapta a la realidad socioeconómica de nuestro municipio”, insiste el portavoz.

Además, se da la circunstancia de que, por esta revisión catastral, muchos ciudadanos de Valle Gran Rey hayan recibido comunicaciones en las que la Gerencia del Catastro reclama el ingreso de 60€ en concepto de “liquidación de tasa de Regularización Catastral”. “En opinión de Sí se puede en Valle Gran Rey, esta cantidad es en realidad una sanción o una multa que pretende sancionar con carácter retroactivo no haber declarado algo que en su momento no tenía costo alguno, y lo peor es que, en algunos casos, no ha habido alteraciones volumétricas ni de espacio habitable en el que basar las supuestas modificaciones”.

“Entendemos que el Ayuntamiento debe asesorar bien a las personas afectadas y defender a quienes injustamente les ha llegado una comunicación de este tipo”, afirma Hernández.

En tal sentido, los acuerdos de la moción propuesta giran en torno a la bajada del IBI y al asesoramiento ante las comunicaciones que realiza la Gerencia del Catastro reclamando el ingreso de 60€ en concepto de “liquidación de tasa de Regularización Catastral”.

Por último, la moción también recoge la necesidad de que las referencias que Catastro utiliza para algunas calles de Valle Gran Rey respeten el actual callejero y no sigan nombres como General Franco, José Antonio o Carrero Blanco en cartas y comunicaciones. “Entendemos que las administraciones deben ser ejemplares en el cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica, por lo que, ya que está revisando, la Gerencia de Catastro además debe revisar muy bien las referencias al régimen franquista y eliminarlas del callejero de Valle Gran Rey” finaliza su intervención el portavoz de la formación de izquierdas.

Sí se puede, promotor de la iniciativa aprobada en el pasado pleno ordinario, espera que pronto se comience a trabajar en el documento en los espacios de participación municipales existente como el Consejo de Participación Ciudadana y el Consejo Municipal de Educación.

Carlos Hernández, concejal de Sí se puede en Valle Gran Rey, señala que gracias a una moción que su formación “presentó y defendió en el último pleno ordinario, y que fue aprobada por unanimidad, el ayuntamiento se dotará del Plan Estratégico de Subvenciones y su incorporación a los presupuestos de 2018”.

“Como se vio durante la sesión de aprobación definitiva del Presupuesto 2017, las subvenciones, tal y como plantean actualmente en Valle Gran Rey, son motivo de polémicas y controversias, y lo que es peor, se están convirtiendo en instrumentos partidistas, lo que en nada ayuda al desarrollo de las actividades de los colectivos, y llevan al Ayuntamiento a situaciones poco coherentes con lo que dicta la legislación y el sentido común” insiste el portavoz.

A juicio de Sí se puede, los principales objetivos que la Administración local debe marcarse en el ámbito de concesión de subvenciones deberían ser, por una parte, la promoción de la actividad de interés público y general que realiza la sociedad civil, y por otra, el fomento de la inclusión social, profesional y laboral de las personas mediante ayudas económicas a aquellos ciudadanos y ciudadanas que se encuentren en determinadas situaciones de vulnerabilidad social.

Para Hernández, “en la concesión de subvenciones se debe cumplir con los principios de publicidad, transparencia, concurrencia, objetividad, igualdad y no discriminación. También ha de primar la eficacia en el cumplimiento de los objetivos fijados por el Ayuntamiento de Valle Gran Rey. Con este plan debemos asegurar la eficacia en la asignación de los recursos públicos y en el control de la discrecionalidad administrativa”.

El edil indica que el municipio no cuenta con este documento, que es fundamental para asegurar la transparencia y la libre concurrencia en las subvenciones otorgadas por el Ayuntamiento a colectivos sociales, ONG y entidades deportivas. “Se trata de lograr una estrategia que establezca un marco claro sobre qué elementos son subvencionables y en base a qué proyectos o méritos, de forma clara y no en base al criterio político o personal”, explica.

“Por todo ello, propusimos al resto de partidos que apoyasen esta moción que lo único que hace es cumplir con la Ley de Subvenciones, promover la transparencia del Ayuntamiento de Valle Gran Rey, e intentar frenar la deriva enloquecida de “dedismo”, arbitrariedad y politiqueo mal entendido en la que se está cayendo con el tema de las subvenciones”, insiste el portavoz de la formación de izquierdas.

La moción aprobada promueve que en la elaboración de dicho Plan participen todas las áreas y servicios responsables de la gestión de subvenciones en el Ayuntamiento de Valle Gran Rey, así como los colectivos y personas interesadas, aprovechando la existencia de espacios de participación como el Consejo de Participación Ciudadana y el Consejo Municipal de Educación.

La valla, que presenta evidentes signos de corrosión que hacen dudar de su estabilidad, protege a los viandantes de la calle de entrada al centro escolar de alturas de más de 2 metros.

El comité local de Sí se puede ha advertido al ayuntamiento de la localidad sobre el pésimo estado que presenta la valla que se encuentra junto al CEIP El Retamal, equipamiento educativo donde también se sitúa la escuela infantil municipal. Dicha valla salva alturas de más de dos metros y debiera estar en perfecto estado para evitar accidentes.

Según Carlos Hernández, portavoz y concejal de la formación de izquierdas en el Ayuntamiento de Valle Gran Rey, “en muchos tramos, sobre todo en las zonas de anclaje, la valla muestra evidentes y preocupantes signos de corrosión, que es lo que nos ha hecho poner en conocimiento del ayuntamiento la preocupación de asegurar la estabilidad de la valla”.

“Toda precaución es poca y más cuando estamos hablando de una calle que es el acceso tanto al CEIP El Retamal como a la escuela infantil municipal, y que tiene una altura considerable sobre los terrenos colindantes” explica Hernández.

“Entendemos que, sin caer en alarmismos innecesarios, sí es conveniente revisar y evaluar bien la estabilidad de la valla, y si así lo determinan los informes técnicos, que sea reparada o sustituida y preste convenientemente la función que tiene, que no es otra que la de evitar caídas desde la calle a los terrenos que están debajo”.

Para Sí se puede, este tipo de actuaciones de seguridad debieran ser una prioridad para el gobierno municipal. “No entendemos cómo sí se construyen rampas metálicas para personas particulares y sin mediar expediente administrativo alguno como ha reconocido el alcalde en pleno, y luego se deja que los equipamientos públicos asociados a niños muestren este estado tan deteriorado” insiste el portavoz.

Desde la formación asamblearia se espera que la solicitud sea atendida lo antes posible y las niñas y niños, así como cualquier viandante de la calle de Las Longueras pueda tener plenas garantías sobre la estabilidad de la valla protectora.

Desde el comité local se llama la atención ante el evidente deterioro de las palmas en la zona de Las Orijamas.

El comité local de Sí se puede en Valle Gran Rey señala que hay evidencias patentes de que el palmar de Las Orijamas se está deteriorando sin que haya actuaciones por parte de las administraciones competentes para corregir esta situación.

El portavoz del comité local, Carlos Hernández, declara que “en la zona que va de Las Orijamas hasta La Pista ha habido pérdidas de ejemplares, sobre todo de palmas asociadas a las acequias en las que hay poca actividad agrícola y que han sido entubadas. Este núcleo de palmas necesita que de forma urgente se haga algún tipo de actuación para impedir más pérdidas”.

Además de los ejemplares ya muertos, desde Sí se puede se llama la atención de varios ejemplares de palmas que muestran unos síntomas de colapso vascular. “No sabemos a ciencia cierta si es alguna enfermedad, si es un síntoma asociado a la sequía o si es la conjunción de varios factores, pero lo cierto es que hay varios ejemplares cuya corona indica que algo no va bien”, matiza el portavoz.

A este respecto, desde el Comité local se recuerda que en el proyecto correspondiente a la actuación “Red de riego de Valle Gran Rey”, realizado en 2008, se señalaba, por parte del Cabildo Insular, que las actuaciones a realizar, consistentes en la colocación de tuberías de riego, no iban a afectar a ningún ejemplar de las palmeras existentes, ya que el proyecto preveía garantizar el agua a los palmerales mediante riego por goteo.

“Con el incendio de 2012, los envenenamientos posteriores y enfermedades vasculares, y durante todo este año la sequía, los palmares de Valle Gran Rey han perdido centenares de ejemplares en tres años, y las administraciones que deben velar por el mantenimiento de este patrimonio demuestran muy poca preocupación”, afirma Hernández.

“Hemos avisado de presencia de plagas como la cochinilla roja en las palmas de jardines municipales. Hemos advertido sobre lo desacertadamente que están practicando las podas los servicios municipales de jardinería, pero vemos que en el tema de las palmas poco o nada se hace en Valle Gran Rey y en La Gomera”, insiste.

Desde el comité local de Sí se puede se advierte de que los mismos síntomas se ven en palmas de Guadá, Taguluche o en la zona del Palmarejo. “Cada vez vemos más ejemplares que evidencian daños vasculares o al menos muestran síntomas muy claros en la corona. Es urgente que los organismos competentes evalúen la situación y expliquen a la ciudadanía qué es lo que ocurre y qué soluciones se pueden dar para mantener la calidad de los paisajes asociados a nuestras palmas”, finaliza su intervención el portavoz ecosocialista.