Hace más de una semana se emitía en nota de prensa el anuncio al respecto de la finalización de las obras del Filtro Verde de El Cercado y su puesta en funcionamiento, una lucha política de la que desde Sí se puede quieren mostrar su satisfacción.

La formación asamblearia local quiere recordar que, en abril de 2016 gracias a la información dada por vecinos, Sí se puede comenzó a denunciar públicamente y en las redes sociales la situación del filtro verde.

Desde ese momento, la formación ecosocialista realizó varias visitas y publicó vídeos para que se asumiera el problema como una situación grave que podría incurrir en un delito medioambiental y en provocar un daño para el mismo. Así, en abril del año pasado se llevó al pleno del Cabildo la aprobación para reformar esta instalación en el programa PICOS, aunque a juicio de la formación, se dilató demasiado en el tiempo ya que pasó más de un año desde que se anunciara su reforma y se terminara la misma.

Para la formación ecosocialista, el problema de los vertidos y de las aguas sin depurar ha sido y es clave en el cuidado de la calidad de vida de los barrios, así como también del territorio. Sin embargo, la gestión de esta problemática en la isla de La Gomera y concretamente en el municipio de Vallehermoso, es lamentable y su gestión ínfima.

Desde la formación se quiere recordar que se presentó una propuesta en el Ayuntamiento el año pasado para la implantación de sistemas naturales de depuración que no fue llevada al Pleno por no tener representación en el consistorio “y porque en realidad ese problema les da igual”.

“Si Sí se puede gobernase en el municipio, trabajará desde el primer minuto por implantar un sistema de depuración para los barrios de Vallehermoso, porque creemos en el compromiso con la salud y calidad de vida de la ciudadanía y con nuestro maravilloso, pero frágil medio” finalizan desde la asamblea local.

En los últimos meses se han producido diversos cortes en el suministro sin que la ciudadanía haya recibido una información adecuada en tiempo y forma

La asamblea local de Sí se puede en Vallehermoso pone de manifiesto que la gestión del agua potable en las zonas de Chipude, El Cercado, Los Apartaderos y Pavón está siendo objeto de procesos irregulares tanto en su gestión diaria, como en las acciones que se llevan a cabo cuando se produce un corte, bien sea este ocasionado por una avería o por una necesidad puntual.

“Los problemas con el agua potable no son nuevos en la zona alta” manifiesta Guacimara Navarro, portavoz de la formación política en Vallehermoso. “Cuando no es porque las tuberías no están en buen estado, es porque se improvisan actuaciones de rehabilitación, pero el principal problema es que la ciudadanía siempre acaba pagando las consecuencias de la mala gestión de este derecho y bien público por el que paga”.

Desde Sí se puede Vallehermoso recuerdan que este servicio en el municipio no es gratuito, los hogares soportan un gasto por el abastecimiento de agua potable.

“Realmente lo más que molesta es la falta de información que se proporciona” reclama Navarro. Al respecto, señala: “hablando con la gente vemos que se entiende que hayan cortes si es necesario, pero lo que no se puede tolerar es que cuando se intenta obtener información las respuestas sean de carácter informal, con comentarios desafortunados o con un silencio altanero, como si lo que pide el pueblo fuese algo de poca importancia.”

Esta situación se agrava ya que el Ayuntamiento de Vallehermoso no posee un número de teléfono de información relacionado con el suministro de agua potable y al llamar al ayuntamiento la centralita tampoco dispone de una extensión al efecto.

Según la portavoz, “los comercios de la zona se han visto en una situación complicada ante estos hechos al carecer de servicio de agua potable durante muchas horas en horario de apertura. Ponemos de manifiesto una vez más que las políticas que se están desarrollando para favorecer el motor económico de Vallehermoso no son reales sino más mediáticas que efectivas”.

Para la formación asamblearia, es una cuestión de voluntad y organización el avisar si se va a producir un corte relacionado con alguna obra en la zona, de igual manera que si es una avería lo que ocasiona la falta de suministro.

“Ya está bien de tratar a la gente como si las cosas que pasan en el pueblo no fueran de su incumbencia” reclama Navarro, “el gobierno del Ayuntamiento de Vallehermoso trabaja de espaldas a la ciudadanía eludiendo constantemente su responsabilidad y olvidando que han sido votados y cobran un sueldo para atender todo lo relacionado con la gestión de todo el municipio”.

Para finalizar, la portavoz reclama que “en lo sucesivo, si se va a producir un corte por obras, se avise a las personas que viven en las zonas afectadas con suficiente antelación como para poder tomar las medidas preventivas que garanticen el menor impacto en su vida diaria, sobre todo en el caso de los negocios. Y si el corte es fruto de una avería, debería anunciarse al menos en la web y en el perfil de Facebook del ayuntamiento, además de intentar que la información esté disponible cuando se consulte telefónicamente”.

La asamblea local de Sí se puede en San Sebastián de La Gomera manifiesta su preocupación y la de muchos usuarios por el rápido agotamiento que han experimentado las aguas de las presas de San Sebastián en los últimos años cada vez que las lluvias las han llenado.

Sí se puede se pregunta si unas presas capaces de almacenar unos 800.000 metros cúbicos, que además son complementadas con pozos públicos, no pueden permitir el suministro de agua de riego durante más de un ciclo agrícola, máxime cuando el mapa de cultivos del municipio contabiliza tan solo 123,8 hectáreas, en buena parte dedicadas al abastecimiento familiar y no a la producción comercial.

Para la formación ecosocialista la explicación del rápido agotamiento del agua de las presas se encuentra en la mala gestión del recurso. Éste es también el parecer recogido entre los agricultores, especialmente entre los del área de La Lomada, quienes se quejan de que la falta de control genera cuantiosas pérdidas de agua.

Incluso el propio Cabildo, ya en 2013 reconoce el grave problema del despilfarro, por lo que aprueba y asume el Reglamento de uso y distribución del agua de riego propiedad del Cabildo, que a todas luces no ha sido capaz de poner en práctica, viéndose obligado, en estos últimos meses, a encomendar a TRAGSA la distribución del agua. Resulta sorprendente que, en la justificación de dicha encomienda, el Consejo Insular de Aguas reconozca, ahora, después cinco años, que no cuenta con personal suficiente para realizar ese trabajo. Dicho organismo cuenta, según datos de 2016, únicamente con cuatro auxiliares de mantenimiento y un vigilante de obras y cauces, por lo que, si los recursos humanos eran insuficientes, hubo tiempo para reforzar la plantilla. Todo ello es, para la formación de izquierdas, un ejemplo más de la mala gestión instalada en la máxima institución insular.

Desde Sí se puede se insta al Cabildo Insular o a la empresa pública contratada en su defecto, a hacer efectivo el mencionado Reglamento adoptando distintas medidas, incluyendo la contratación de los canaleros adicionales precisos, y asegurando el cumplimiento de sus funciones: el control sobre el terreno, la apertura y cierre de las llaves, la organización del riego y la resolución de incidencias, facilitando el agua a cada agricultor según las necesidades convenidas.

Preocupa igualmente la correcta aplicación de la Directiva Marco del Agua, que exige la recuperación del coste de los servicios del agua, incluidos los medioambientales, de modo que el precio es un elemento que incentiva el uso eficiente. Que el agua que el Cabildo distribuye en San Sebastián se mantuviera hasta hace poco como único lugar donde no se pagaba el agua es un ejemplo de las políticas que piensan más en el peso del voto que en la equidad y en lo que realmente conviene a la isla. Al final, el Cabildo, por imperativo legal, en 2016, calculó un precio de 4 céntimos el metro cúbico, que la Audiencia de Cuentas ha tenido que corregir hace unos meses, estableciéndolo en 12 céntimos.

Para la formación ecosocialista, los dos últimos años de sequía obligan a aceptar nuestra nueva realidad. Frente al hecho climático, la única solución pasa por mejorar la gestión del agua, trabajando en profundidad en la mejora del sector agrícola, sus redes de suministro, en la protección y restauración del medio ambiente, incluyendo la depuración ecológica, la reutilización de las aguas, el uso de energías limpias en las estaciones de bombeo, y, urgentemente en las redes de abastecimiento urbano, entre otras medidas.

Esta presa es fundamental para el mantenimiento de las cosechas de la vega de Arure que siguen sin tener clara su viabilidad a pesar de las lluvias.

La asamblea local de Sí se puede en Valle Gran Rey considera que, de haber estado finalizado y operativo el trasvase de agua desde Garanduy, la presa de La Quintana, principal depósito de agua para toda la vega de Arure, tendría mejores niveles que los que muestra actualmente.

“Para como estaba hace un mes, la presa ha mejorado su nivel, pero es obvio que el agua almacenada es insuficiente. Es lamentable que no estuviera finalizado a tiempo el trasvase ya que, con los datos que da el Consejo Insular de Aguas, la aportación media anual en la cuenca de Garanduy es de unos 28.500 metros cúbicos, es decir, el 28,5% de la capacidad de la presa” explica Carlos Hernández, concejal y portavoz de la formación.

“Dudamos que con el agua que tiene el embalse vaya a lograrse ni siquiera una cosecha, y ya van varios años seguidos que la zona agrícola de Arure ha sido castigada por la escasez de lluvia y de agua embalsada para desarrollar una agricultura con mínimas garantías” argumenta el portavoz.

Para Sí se puede, este proyecto, que lleva anunciándose desde enero del año pasado, y cuyo presupuesto asciende a 355.737,87 euros, consistía básicamente en la colocación de una nueva tubería ya que la actual ha sufrido un alto grado de oxidación y tiene numerosas roturas a lo largo de su recorrido. “Podemos entender que los procedimientos administrativos se demoren, pero no parece muy lógico que una obra, en principio sencilla, se retrase más de un año desde su aprobación provisional y que hayan pasado los meses de más lluvia sin ejecutarse” insiste Hernández, añadiendo “parece que últimamente en esta isla las obras en carreteras se licitan y ejecutan con toda celeridad, mientras que las destinadas al fomento de la agricultura sufren retrasos injustificables”.

Desde la asamblea local se explica al respecto del proyecto de “Actuaciones en tubería de trasvase de agua del barranco de Garanduy a la presa de La Quintana” que su aprobación provisional fue publicada en el Boletín Oficial de la Provincia el 27 de enero de 2017, y no fue hasta el 29 de noviembre que se anunció su licitación en el Boletín Oficial de la Provincia de Santa Cruz de Tenerife Nº 143.

“En el portal del Cabildo aparece que el anuncio para conformar la mesa de contratación de la obra tiene fecha de 22 de diciembre del año pasado, y a partir de ahí nada más se sabe al respecto. Sea como sea, han pasado los meses en los que potencialmente iba a llover más y del agua que ha caído en Garanduy no ha entrado prácticamente nada a la presa de La Quintana” abunda el portavoz.

“Si no llueve más, la agricultura en Arure puede tener serios problemas a medio plazo, y desde nuestro punto de vista tendría que estar trabajándose ya, no solo en el proyecto de trasvase, sino en ver si se pueden realizar otras medidas adicionales que ayuden a mejorar el nivel de la presa de La Quintana” finaliza su intervención Hernández.

  • Por Guerra del Agua se conoce en Valle Gran Rey al conflicto sobre el uso del agua que en los años 1947 y 48 que ocasionó la muerte de una mujer por disparos de la Guardia Civil.
  • La moción honra a quienes fueron sus víctimas y pretende conocer y reivindicar una parte fundamental de la historia de Valle Gran Rey.

El pleno del Ayuntamiento de Valle Gran Rey aprobó por unanimidad una moción elaborada por la asamblea local de Sí se puede al respecto de la Guerra del Agua. Se trata de un conflicto que se fue gestando en el Valle a lo largo de la primera mitad del siglo XX debido al régimen de usos del agua, y que derivó, durante los años 1947 y 1948, en un enfrentamiento abierto entre los vecinos y las fuerzas represivas del régimen establecido. Los enfrentamientos se saldaron con la detención de un importante número de vecinos, con dos mujeres heridas y con la muerte de Ruperta Cruz por disparos de la Guardia Civil,

“Estos sucesos, a pesar de que han querido ser ignorados o que han sido interpretados maledicentemente, forman parte de la historia de nuestro municipio. En nuestra opinión necesitan ser reivindicados y estudiados en profundidad para que, en situaciones de desordenamiento de los usos del agua como las que se dan actualmente, no cometamos errores y podamos respetar y honrar convenientemente a las personas que lucharon en defensa de los derechos comunitarios” señala el portavoz y concejal por Sí se puede, Guzmán Correa.

Para Sí se puede, la sequía que afecta a la isla de La Gomera en estos dos últimos años y que ya ha ocasionado ciertos problemas en el abastecimiento de agua potable y graves inconvenientes para los agricultores, debería promover la reflexión sobre unos sucesos que tuvieron lugar en Valle Gran Rey y otros lugares de la Isla en los severos años del régimen franquista.

“En ese contexto tan difícil, en los que enfrentarse al poder significaba represión, cárcel o muerte, un pueblo fue capaz de alzarse contra la injusticia y utilizar como armas la unión y la solidaridad para defender este bien tan preciado que era fundamental para su manutención” insiste el portavoz.

Desde la formación de izquierdas se señala que los sucesos de la “Guerra del Agua” trascienden por trágicos y por la pervivencia de sus logros a lo anecdótico. “Tradicional e interesadamente ha sido considerado un tema espinoso y del que no es conveniente hablar, y, sin embargo, es un asunto del que entendemos hay que aprender y que es digno de reivindicarse en toda su magnitud”, abunda Correa.

Para el portavoz, “este no fue un conflicto entre vecinos del Valle Alto contra vecinos del Valle Bajo, como algunos pretenden interpretar, se trató de la lucha socioeconómica de una comunidad en defensa de sus derechos. Mujeres y hombres que se enfrentaron no solo al poder económico, sino también al poder gubernamental y legal imperante en el franquismo. Una lucha desigual en la que una parte sólo disponía de la solidaridad que da sentir el aliento del hambre en el cogote, mientras la otra, tenía todo el poder y el amparo de la Guardia Civil y la “legalidad” vigente”.

En tal sentido, desde la formación se insiste en señalar que los acuerdos propuestos y aprobados no buscan ofender a nadie. “Lo que se pretende con esta moción es honrar a quienes fueron víctimas en estos sucesos y conocer y reivindicar nuestra historia como municipio y como pueblo” finaliza su intervención Correa.

Los acuerdos de la moción aprobada.  

El Ayuntamiento de Valle Gran Rey promoverá y patrocinará durante 2018 la realización de actividades (exposiciones, charlas, debates…) y la publicación de investigaciones y documentos relacionados con la Guerra del Agua y los usos y costumbres tradicionales del agua en Valle Gran Rey.

El Ayuntamiento de Valle Gran Rey homenajeará a Ruperta Cruz Chinea, víctima mortal de los tiroteos de la Guardia Civil dentro de los sucesos de la Guerra del Agua en el aniversario de su muerte (2 de abril de 1948), a las mujeres heridas y a los regantes detenidos, reconociendo así su valentía a la hora de defender los derechos comunitarios y el interés general del pueblo de Valle Gran Rey.

El Ayuntamiento de Valle Gran Rey solicitará a la Consejería de Turismo, Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias como administración del Archivo Provincial de Santa Cruz de Tenerife, la digitalización de los documentos existentes en torno a la Guerra del Agua y la donación de estas copias digitales para el archivo de Valle Gran Rey.

El Ayuntamiento de Valle Gran Rey instará a la Parroquia de Valle Gran Rey a hacer mención expresa de las motivaciones de la construcción de la Ermita de San Antonio en alguna placa a instalar en dicha edificación religiosa.

El Ayuntamiento de Valle Gran Rey instará al Cabildo Insular de La Gomera a señalar correcta y convenientemente la información que existe en la plaza de San Antonio al respecto de la Guerra del Agua, donde debe destacarse especialmente el papel protagonista que jugaron las mujeres de Guadá.

La asamblea local de la formación política presentó en registro una moción, a incluir en la próxima sesión plenaria, sobre Sistemas de Depuración Natural, propuesta que ha sido presentada previamente en San Sebastián de la Gomera por el concejal de la formación, Roberto Padrón.

Sí se puede ha presentado una moción sobre Sistemas de Depuración Natural en el Ayuntamiento de Vallehermoso, ya que, a juicio de la formación ecosocialista “se hace necesario presentar una moción de esta importancia en un municipio donde la depuración de las aguas brilla por su ausencia y es absolutamente deficiente” afirma el portavoz de la asamblea local Alejandro García Vera.

Los Sistemas de Depuración Naturales son pioneros en la filtración y depuración de las aguas en Canarias. Estos sistemas se han implantado en varios puntos de Gran Canaria y Tenerife, y pueden convertirse en una oportunidad para el desarrollo sostenible del municipio y, para el aprovechamiento de las aguas.

“La contaminación de acuíferos y suelos a través de la infiltración de las aguas negras y grises, es una realidad de la isla y del municipio. Con este sistema de depuración se pueden reutilizar las aguas para riego de jardines o mantenimiento de zonas verdes y evitar seguir dañando al medio” afirma García Vera.

En el caso de Vallehermoso cabe recordar que los únicos sistemas de depuración de aguas son los de la recién “inaugurada” depuradora de Alojera y la depuradora de Vallehermoso. La depuradora de El Cercado, si bien está basada en un sistema de depuración natural, muestra muchas deficiencias constructivas y necesita de inversión. El resto de los núcleos poblacionales tienen sistemas de pozos, donde se acumulan todos los vertidos, como es el caso de Macayo, Pavón o Chipude, o, directamente, carecen de un punto de vertidos y son pozos de viviendas como es el caso de Tamargada, La Dama o La Dehesa.

El portavoz de la formación argumenta “con esta realidad no es de extrañar que Vallehermoso sea el municipio de la isla donde existe el mayor déficit de saneamiento para viviendas, llegando aproximadamente a doscientas catorce”.

Desde Sí se puede, se espera que a partir de esta moción se puedan implantar gradualmente estos sistemas de depuración, que tienen un bajo costo económico, y que se conviertan en una oportunidad para el desarrollo del municipio. “Esperamos también que el alcalde la incluya como punto del orden del día del próximo pleno ordinario que será el 20 de septiembre, pues, aunque no podamos presentarla como grupo político del Pleno, sí consideramos que como iniciativa que apuesta por el bien común, más allá de la dialéctica política, debe ser incluida y debatida en el máximo órgano de representación municipal” matiza García Vera.

“Deseamos que con esta iniciativa logremos mejorar la calidad de vida y medioambiental de Vallehermoso y que se pueda corregir un asunto de máxima gravedad, que lleva años sin tocar; es un buen momento ante el dinero que está llegando al municipio para realizar estas inversiones y así, mejorar la imagen de un municipio que ha descuidado el tratamiento de sus aguas fecales” finaliza el portavoz.

A través de esta solicitud, la formación ecosocialista recoge el planteamiento de vecinos de La Hurona, en La Calera, que sufren plagas y molestias por el vertido de aguas residuales sin tratar. 

Sí se puede en el Ayuntamiento de Valle Gran Rey ha presentado una solicitud para que a la mayor brevedad posible se ejecute la obra de saneamiento necesaria para evitar el vertido directo de aguas residuales sin tratamiento que se está produciendo en la zona de La Hurona, en el barrio de La Calera.

“Este vertido está afectando a unas 15 viviendas de la zona, provocando molestias a la vecindad debido a la fuerte presencia de plagas (ratas, cucarachas y mosquitos), de malos olores y otras afecciones y contrariedades originadas en este vertido” explica Andrea Witt, portavoz de la formación.

Para la asamblea local de la formación ecosocialista, este vertido puede estar provocando graves afecciones al medioambiente colindante, ya que el punto de vertido se encuentra a apenas 50 metros del límite del Parque Rural de Valle Gran Rey. “Además, es probable que el vertido cause daños al palmeral del Entullo, una formación vegetal que se supone debería estar protegida”.

Desde Sí se puede se recuerda que la Ley 7/1985, de Bases del Régimen Local en su artículo 25.2 determina en el ejercicio de competencias municipales el “…alcantarillado y tratamiento de aguas residuales” y que el municipio deberá ejercer como organismo gestor a escala local, en los términos de la legislación del Estado y de las comunidades autónomas, incluyendo entre tales la prevención ambiental. Igualmente, en su artículo 26.1.a de esa misma Ley se establece la obligación de los municipios a prestar el servicio de alcantarillado.

“Entendemos que el gobierno municipal del Ayuntamiento de Valle Gran Rey tiene el deber de adoptar las medidas necesarias para que los servicios de alcantarillado y saneamiento sean atendidos satisfactoriamente y que se eviten molestias tan graves como las que se está ocasionando a los vecinos de La Hurona por culpa de estos vertidos” insiste la portavoz.

Por último, desde la asamblea local de Sí se puede se indica que en el Presupuesto Municipal 2017 se recoge, dentro del Capítulo 6 de Inversiones Reales, la partida 609.160. Ejecución de obra de saneamiento de La Calera que asciende a quince mil euros (15.000,00 €). “Este dinero debería emplearse para la resolución de esta circunstancia y cuya ejecución habría de tratarse con carácter de urgencia” finaliza su intervención Witt.