Desde la formación se insta a que el grupo de gobierno municipal promueva, en colaboración con el Consejo Insular de Aguas y con el área de Agricultura del Cabildo, medidas urgentes de ayuda para los agricultores.

La asamblea local de Sí se puede en Valle Gran Rey muestra su preocupación por la salinización creciente de algunos pozos del municipio, por lo que insta al gobierno municipal a promover medidas urgentes de ayuda para los agricultores que puedan verse afectados, en colaboración con el Consejo Insular de Aguas y con el área de Agricultura del Cabildo.

“En la zona baja de Valle Gran Rey, donde se riega de pozo, la situación es muy preocupante ya que algunos pozos muestran salinidades altas. Pese a que este año ha llovido un poco más que en los anteriores, en la zona baja de Valle Gran Rey, prácticamente no llueve “en forma” desde el invierno de 2012”, señala Sandra Ramos, portavoz de la asamblea local.

Desde la formación se recuerda que además de dañar a las cosechas y los cultivos, “regar con aguas de alta salinidad directamente mata al suelo agrícola, por lo que este tema debe ser estudiado en profundidad y plantear soluciones técnicas, antes de que los suelos agrícolas de la zona baja de Valle Gran Rey sufran daños irreversibles”.

La portavoz, en tal sentido, explica: “la situación es más grave en la zona de Borbalán, donde los pozos están alcanzando unos niveles de salinidad que puede inutilizarlos. Ya en el Plan Hidrológico Insular de La Gomera, el acuífero de Valle Gran Rey es calificado como masa de agua subterránea en riesgo de no alcanzar los objetivos medioambientales de la Directiva Marco de Agua, pero no se ha trabajado en realizar actuaciones técnicas ni en informar a los agricultores sobre medidas a llevar a cabo para impedir la salinización de los suelos agrícolas”.

Desde Sí se puede se señala que los estudios indican que para evitar problemas de salinidad la elección del sistema de riego es crucial. “Además, es recomendable tomar ciertas medidas como aplicar correctamente los abonos orgánicos sin excederse, fertilizar los cultivos en base a análisis preliminares del suelo y agua, monitorear los valores de salinidad del suelo cada ciclo de cultivo y escoger cultivos tolerantes antes de empezar su explotación” indica Ramos.

Del mismo modo, para mitigar los efectos de la salinización de suelos, deben efectuarse lavados del suelo con agua que tenga la menor cantidad de sales posible, cuidando que el drenaje sea eficiente para evitar estancamientos, hasta que la conductividad eléctrica sea óptima.

“Como la estructura del suelo ha sido alterada, la incorporación de materia orgánica sería ideal para su recuperación, pues es un gran restaurador del suelo, pero aquí, en vez de promover el uso de compost a partir de restos vegetales, se opta más por amontonar los residuos vegetales en El Altito para que “alguien” les meta fuego”, argumenta la portavoz.

Por eso, para la formación asamblearia “es urgente que desde el gobierno municipal de Valle Gran Rey se impulse, conjuntamente con otras administraciones, un paquete de medidas que, basándose en dotar de información suficiente a los agricultores del municipio, asegure, a corto plazo, que las consecuencias de esta salinización de los pozos no afecten definitivamente a la agricultura de la zona baja.

“En el reino de maravillas que diseña el gobierno municipal para Valle Gran Rey, la agricultura parece no tener cabida, cuando nuestros paisajes son el principal reclamo turístico y nuestra verdadera “marca”. Y mientras, los agricultores necesitan de realidades inmediatas: sin agua de cierta calidad no puede haber cultivos y la situación actual es de extrema gravedad”, finaliza Ramos.

La asamblea local de Sí se puede en San Sebastián de La Gomera manifiesta su preocupación y la de muchos usuarios por el rápido agotamiento que han experimentado las aguas de las presas de San Sebastián en los últimos años cada vez que las lluvias las han llenado.

Sí se puede se pregunta si unas presas capaces de almacenar unos 800.000 metros cúbicos, que además son complementadas con pozos públicos, no pueden permitir el suministro de agua de riego durante más de un ciclo agrícola, máxime cuando el mapa de cultivos del municipio contabiliza tan solo 123,8 hectáreas, en buena parte dedicadas al abastecimiento familiar y no a la producción comercial.

Para la formación ecosocialista la explicación del rápido agotamiento del agua de las presas se encuentra en la mala gestión del recurso. Éste es también el parecer recogido entre los agricultores, especialmente entre los del área de La Lomada, quienes se quejan de que la falta de control genera cuantiosas pérdidas de agua.

Incluso el propio Cabildo, ya en 2013 reconoce el grave problema del despilfarro, por lo que aprueba y asume el Reglamento de uso y distribución del agua de riego propiedad del Cabildo, que a todas luces no ha sido capaz de poner en práctica, viéndose obligado, en estos últimos meses, a encomendar a TRAGSA la distribución del agua. Resulta sorprendente que, en la justificación de dicha encomienda, el Consejo Insular de Aguas reconozca, ahora, después cinco años, que no cuenta con personal suficiente para realizar ese trabajo. Dicho organismo cuenta, según datos de 2016, únicamente con cuatro auxiliares de mantenimiento y un vigilante de obras y cauces, por lo que, si los recursos humanos eran insuficientes, hubo tiempo para reforzar la plantilla. Todo ello es, para la formación de izquierdas, un ejemplo más de la mala gestión instalada en la máxima institución insular.

Desde Sí se puede se insta al Cabildo Insular o a la empresa pública contratada en su defecto, a hacer efectivo el mencionado Reglamento adoptando distintas medidas, incluyendo la contratación de los canaleros adicionales precisos, y asegurando el cumplimiento de sus funciones: el control sobre el terreno, la apertura y cierre de las llaves, la organización del riego y la resolución de incidencias, facilitando el agua a cada agricultor según las necesidades convenidas.

Preocupa igualmente la correcta aplicación de la Directiva Marco del Agua, que exige la recuperación del coste de los servicios del agua, incluidos los medioambientales, de modo que el precio es un elemento que incentiva el uso eficiente. Que el agua que el Cabildo distribuye en San Sebastián se mantuviera hasta hace poco como único lugar donde no se pagaba el agua es un ejemplo de las políticas que piensan más en el peso del voto que en la equidad y en lo que realmente conviene a la isla. Al final, el Cabildo, por imperativo legal, en 2016, calculó un precio de 4 céntimos el metro cúbico, que la Audiencia de Cuentas ha tenido que corregir hace unos meses, estableciéndolo en 12 céntimos.

Para la formación ecosocialista, los dos últimos años de sequía obligan a aceptar nuestra nueva realidad. Frente al hecho climático, la única solución pasa por mejorar la gestión del agua, trabajando en profundidad en la mejora del sector agrícola, sus redes de suministro, en la protección y restauración del medio ambiente, incluyendo la depuración ecológica, la reutilización de las aguas, el uso de energías limpias en las estaciones de bombeo, y, urgentemente en las redes de abastecimiento urbano, entre otras medidas.

Esta presa es fundamental para el mantenimiento de las cosechas de la vega de Arure que siguen sin tener clara su viabilidad a pesar de las lluvias.

La asamblea local de Sí se puede en Valle Gran Rey considera que, de haber estado finalizado y operativo el trasvase de agua desde Garanduy, la presa de La Quintana, principal depósito de agua para toda la vega de Arure, tendría mejores niveles que los que muestra actualmente.

“Para como estaba hace un mes, la presa ha mejorado su nivel, pero es obvio que el agua almacenada es insuficiente. Es lamentable que no estuviera finalizado a tiempo el trasvase ya que, con los datos que da el Consejo Insular de Aguas, la aportación media anual en la cuenca de Garanduy es de unos 28.500 metros cúbicos, es decir, el 28,5% de la capacidad de la presa” explica Carlos Hernández, concejal y portavoz de la formación.

“Dudamos que con el agua que tiene el embalse vaya a lograrse ni siquiera una cosecha, y ya van varios años seguidos que la zona agrícola de Arure ha sido castigada por la escasez de lluvia y de agua embalsada para desarrollar una agricultura con mínimas garantías” argumenta el portavoz.

Para Sí se puede, este proyecto, que lleva anunciándose desde enero del año pasado, y cuyo presupuesto asciende a 355.737,87 euros, consistía básicamente en la colocación de una nueva tubería ya que la actual ha sufrido un alto grado de oxidación y tiene numerosas roturas a lo largo de su recorrido. “Podemos entender que los procedimientos administrativos se demoren, pero no parece muy lógico que una obra, en principio sencilla, se retrase más de un año desde su aprobación provisional y que hayan pasado los meses de más lluvia sin ejecutarse” insiste Hernández, añadiendo “parece que últimamente en esta isla las obras en carreteras se licitan y ejecutan con toda celeridad, mientras que las destinadas al fomento de la agricultura sufren retrasos injustificables”.

Desde la asamblea local se explica al respecto del proyecto de “Actuaciones en tubería de trasvase de agua del barranco de Garanduy a la presa de La Quintana” que su aprobación provisional fue publicada en el Boletín Oficial de la Provincia el 27 de enero de 2017, y no fue hasta el 29 de noviembre que se anunció su licitación en el Boletín Oficial de la Provincia de Santa Cruz de Tenerife Nº 143.

“En el portal del Cabildo aparece que el anuncio para conformar la mesa de contratación de la obra tiene fecha de 22 de diciembre del año pasado, y a partir de ahí nada más se sabe al respecto. Sea como sea, han pasado los meses en los que potencialmente iba a llover más y del agua que ha caído en Garanduy no ha entrado prácticamente nada a la presa de La Quintana” abunda el portavoz.

“Si no llueve más, la agricultura en Arure puede tener serios problemas a medio plazo, y desde nuestro punto de vista tendría que estar trabajándose ya, no solo en el proyecto de trasvase, sino en ver si se pueden realizar otras medidas adicionales que ayuden a mejorar el nivel de la presa de La Quintana” finaliza su intervención Hernández.

  • La organización ecosocialista critica que la reforma de la Consejería de Agricultura del Gobierno de Canarias deje sin derecho a ayudas al 66,5 % de los productores ecológicos de las islas
  • Considera imprescindible modificar la propuesta de reforma de reparto de las ayudas para que llegue a la mayoría de los productores

Sí se puede propone en el Ayuntamiento de Valle Gran Rey mejorar el acceso a las ayudas para la gran mayoría de pequeños productores ecológicos. Con este fin, el portavoz del grupo municipal ecosocialista en la corporación, Guzmán Correa, defenderá el próximo jueves, 22 de febrero, una moción en la que solicitará al pleno que inste al Gobierno de Canarias a modificar su propuesta de reforma de reparto de las ayudas, de manera que puedan percibirla la mayoría de los productores.

“Esta moción ha sido presentada y defendida en otros ayuntamientos, como en Tegueste, y es muestra de la preocupación de Sí se puede por el fomento de la agricultura y la ganadería ecológica, que tiene, precisamente en los requisitos de las ayudas, un impedimento muy trascendente”, explica el portavoz.

La organización ecosocialista critica que la reforma propuesta por la Consejería de Agricultura del Gobierno de Canarias deje sin derecho a ayudas al 66,5 % de los productores ecológicos de las islas. La exclusión del derecho a percibir ayudas a las explotaciones ecológicas de menos de 5.000 m2 propuesta por la citada consejería deja fuera del acceso a las ayudas una gran mayoría de los productores ecológicos. Del total de 1066 productores, solo 357 tendrían derecho a percibirlas y 709 se quedan sin ese derecho.

“Esto en el caso concreto de Valle Gran Rey, donde la parcelación agrícola es muy importante, es un obstáculo casi definitivo para las personas que quieran practicar la agricultura ecológica y pretendan recibir ayudas de la Consejería de Agricultura” aduce Correa.

Sí se puede propone que la reforma incluya la modulación por superficie para evitar que las grandes explotaciones perciban la mayor parte de las subvenciones. Igualmente, plantea que las explotaciones de menos de 5.000 m2 tengan derecho a percibir las ayudas sin límite mínimo de superficie de cultivo, de forma que una explotación de cualquier superficie inferior a 5.000 m2 pueda solicitar subvención, como ocurre en otras líneas de ayudas agrarias.

El portavoz considera que “si la Consejería aplica esta reforma, dejará sin derecho a percibir este dinero a la gran mayoría de personas que en las islas están apostando con esfuerzo y conciencia por una agricultura sostenible y con explotaciones familiares”.

Los fondos previstos en el Plan de Desarrollo Rural (PDR) para la agricultura ecológica son un total de 1.852.941,00 euros, financiados mayoritariamente la Unión Europea (85%), mientras que el resto lo aportan el Estado (10,5%) y la Comunidad Autónoma (4,5%).

La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias promovió de nuevo en diciembre de 2017 una modificación del PDR en la medida 11 de Agricultura Ecológica. La propuesta de modificación consiste en establecer un factor de corrección en función de la superficie. De tal forma, las explotaciones menores a 5.000 m2 quedarían excluidas, y se verían favorecidas las explotaciones entre 0,5 y 5 ha principalmente.

Para Sí se puede en Valle Gran Rey esto sería especialmente grave en el municipio, donde la mayor parte de los escasos operadores de agricultura ecológica producen hortalizas en pequeñas explotaciones. “Si queremos que Valle Gran Rey recupere mínimamente su calidad paisajística, entendemos que la agricultura ecológica ha de fomentarse y nunca poner más dificultades a las ya de por sí condiciones en las que los agricultores ecológicos trabajan” finaliza su intervención el portavoz.

La formación ecosocialista desea que la preocupación que muestra por el sector primario en Canarias, se transforme en políticas activas en defensa de la agricultura, ganadería y pesca en La Gomera.

Ante las recientes declaraciones de presidente del Cabildo gomero y portavoz del Grupo Mixto en el Parlamento regional acerca de su apuesta por diversificar la economía canaria y avanzar hacia un nuevo modelo productivo, Sí se puede La Gomera espera que Curbelo, al menos, sea coherente y comience a aplicar esas medidas en La Gomera.

La formación ecosocialista se hace eco del reciente discurso de Curbelo donde instaba a recuperar el medio rural y apostar por la agricultura, la ganadería y la pesca y no depender únicamente del sector turístico.

Rubén Martínez, consejero de Sí se puede en el cabildo gomero, comenta al respecto “Más que solicitar que otros hagan en otros lugares, debería el señor Curbelo ser menos demagógico y comenzar a aplicar medidas concretas para favorecer el desarrollo del sector primario en La Gomera”.

La formación recuerda a Curbelo que el presupuesto del Cabildo gomero del 2018 solo le dedica el 3,74% a la agricultura, ganadería y pesca. Desde Sí se puede se entiende que el apoyo a un sector tan maltrecho y en un proceso importante de decadencia en los últimos años, exige tener un adecuado peso y tratamiento en las políticas desarrolladas por el Cabildo Insular, cuestión que no se refleja en los próximos presupuestos.

Asimismo, señalan que en el total de los 262 millones presentados en el Programa Desarrollo de La Gomera 2016-2025 con el objetivo de ser financiados con los 90 millones del FDCAN, solo se programan 6 millones de euros al sector primario, es decir apenas el 2,3% del total.

Advierten que incluso la mayor parte de ese dinero programado para la creación, mejora y/o modernización de infraestructuras y equipamientos en el sector primario se dedica al acondicionamiento de pistas, incluso en lugares donde no hay población residente. Por el contrario, las inversiones en actividades productivas son prácticamente inexistentes salvo la reconstrucción del invernadero de la finca experimental insular de la Cruz Chiquita, el acondicionamiento eléctrico de una (sic) finca ganadera y la limpieza y reposición de muros en fincas de medianía.

Sí se puede ha presentado a lo largo de la legislatura dos mociones en el pleno del Cabildo gomero en defensa del sector primario que han sido aprobadas por unanimidad. En el año 2015, una relativa a la defensa de los recursos pesqueros en la Isla instando a la toma de medidas concretas. La otra durante el pasado año respecto al impulso de la agroecología en La Gomera, en la que se insistía en la necesidad de articular propuestas para la revitalización de la agricultura insular mediante políticas activas.

Rubén Martínez concluye: “Algunos, los que ahora quieren convertirse en defensores del sector primario, han despilfarrado y derrochado millones de euros en obras innecesarias como la quesería de Alajeró, la casa de la miel de abeja de Agulo o la cochinera de Arure mientras nuestro sector primario agonizaba por falta de políticas eficaces. Nunca fue un problema de recursos económicos lo fue siempre de intereses mezquinos y de voluntad política”.

En mayo de 2016, el ayuntamiento, por unanimidad, se comprometió a impulsar la agroecología en Valle Gran Rey y adherirse a la Red TERRAE.

Sí se puede critica al grupo de gobierno del Ayuntamiento de Valle Gran Rey por no haber participado en las jornadas de agroecología que los pasados 22 y 23 de junio se han celebrado en San Juan de la Rambla (Tenerife). Para Guzmán Correa, portavoz y concejal en el Ayuntamiento de Valle Gran Rey, “esta es una muestra más de lo incoherente que es el gobierno municipal con las decisiones plenarias y un síntoma de lo poco o nada que el gobierno de CC y ASG apuesta por promover usos sostenibles agrícolas, ganaderos o forestales”

Desde la formación ecosocialista se recuerda que en el pleno del Ayuntamiento del 05 de mayo de 2016, se acordó por unanimidad su moción para el impulso de la agroecología en el municipio y la adhesión de la Corporación a la Asociación Intermunicipal Red Territorios Reserva Agroecológicos, Red TERRAE.

“Resulta curioso que el Cabildo de La Gomera, que aprobó una moción similar con posterioridad (el 01 de julio de 2016), sí haya estado en las jornadas, y el Ayuntamiento de Valle Gran Rey no haya comenzado ni siquiera a preparar los sencillos trámites de adherirse a la Red TERRAE. Tal vez si hubiera sido para una fiesta o para una feria en la que salir en fotografías sí hubiera ido algún miembro del gobierno municipal”, insiste el portavoz.

Para Correa, “con la adopción de los acuerdos de esta moción, el Ayuntamiento se comprometió a impulsar y desarrollar experiencias agroecológicas en el municipio a través de políticas activas, y se obligaba a adherirse a la Red TERRAE. Pero ya sabemos cómo se toma los acuerdos institucionales este gobierno y lo manifiestan cada día”.

Desde la asamblea local de Valle Gran Rey se entiende que en el municipio se debe estimular un giro progresivo en el campo que permita un impulso del sector primario. Este cambio se debe basar en producir alimentos para nuestra población con nuevos métodos, integrados en el medio ambiente y en el territorio, que reactiven la economía local, que generen empleo y mantengan el paisaje.

El portavoz recuerda que “la dinamización agroecológica es una poderosa estrategia de desarrollo local, que ayuda a valorizar los recursos propios de los territorios, minimiza impactos, favorece la adaptación a los nuevos escenarios de cambio climático, y promueve la reutilización de residuos y la recuperación de valores e identidad territorial. Parece que todo eso, al gobierno municipal le interesa poco”.

Sí se puede insiste en que la agricultura y las actividades asociadas son uno de los principales atractivos turísticos que tiene Valle Gran Rey y La Gomera. “Los turistas que se asoman a los miradores quieren apreciar nuestros paisajes, pero quienes habitamos aquí no somos conscientes de ello. Cada vez hay más abandono agrícola y mayor deterioro paisajístico, y la agroecología puede ser una herramienta para combatir esto”.

En ese sentido, desde la formación asamblearia recuerdan el trascendental papel que tienen los terrenos cultivados para la prevención y atenuación de grandes incendios. “Parece mentira que un municipio que sufrió tanto el terrible embate del incendio de 2012 no apueste más decididamente en utilizar cuantas herramientas haya para que esto no vuelva a ocurrir, pero cuando uno analiza el devenir de este gobierno, se da cuenta que su comportamiento es coherente con su incoherencia” finaliza el portavoz.

La escasez de agua pone en riesgo, sobre todo, la próxima cosecha de papas, por lo que se pide alguna actuación de urgencia que salve la producción de la zona.

Sí se puede en Valle Gran Rey advierte de que la escasez de agua de riego ha llegado a tal extremo en la zona de Arure, que la viabilidad de la actual cosecha de papas está en serio riesgo. “Los agricultores nos comentan que la cosecha necesita de un último riego para tener garantías hasta la recogida” argumenta Sandra Ramos, portavoz de la formación ecosocialista.

Cabe recordar que, este invierno, La Gomera ha tenido escasas lluvias, sobre todo en la zona occidental, lo que ha hecho que la presa de la Quintana apenas haya recogido agua para abastecer el riego de la vega de Arure.

“Entendemos que una situación así es algo excepcional y por lo tanto imprevisible, pero sí creemos que las circunstancias a las que se enfrentan los agricultores de Arure a corto plazo han de ser resueltas de alguna manera. Podría estar trabajándose ya en un bombeo de urgencia que ayude a sacar esta última cosecha”, propone la portavoz.

Respecto a la posibilidad de que las personas afectadas se acojan a seguros agrícolas, la formación asamblearia entiende que es una opción que, en su mayor parte, es inviable. “Estamos hablando de personas que cultivan pequeñas explotaciones para autoconsumo o como actividad secundaria, y tendrían muy difícil acogerse a seguros o a subvenciones para agricultores profesionales”, explica Ramos, quien considera “sin embargo que este tipo de agricultura es vital para la Isla”.

“Hablamos de paisajes de paredones, de sostenibilidad, de que las zonas cultivadas son esenciales para el control de los incendios forestales, y sin embargo la Administración no fomenta adecuadamente el mantenimiento de este tipo de agricultura que es la que ha creado el paisaje agrícola que vendemos en postales”. Por ello desde Sí se puede se lamenta que mientras en otras comunidades autónomas haya legislación que favorece el desarrollo de experiencias de custodia del territorio, “en Canarias se apuesta con la desaparición del suelo agrícola bajo el piche y el cemento”.

De todas formas y a corto plazo, lo que los agricultores de la zona de Arure necesitan es agua para riego. “Exhortamos al Consejo Insular de Aguas a buscar una solución urgente para que se salve la actual cosecha, y a las autoridades y entidades que tengan que ver con el desarrollo agrícola, que desarrollen planes de emergencias para situaciones de sequía que permita dar soluciones a largo plazo” insiste la portavoz.

“Pedimos, en definitiva, que la agricultura deje de considerarse en La Gomera como una actividad marginal y que se apueste decididamente por su desarrollo, teniendo en cuenta todos los extras que genera más allá de la viabilidad profesional de las explotaciones” argumenta Ramos.

“¿Cuánto vale el paisaje de paredones de Taguluche o Guadá? ¿Cuánto vale que un incendio no entre en un caserío gracias a las franjas de cultivo? ¿Cuánto todas las relaciones ambientales que se dan en los paisajes agrícolas? ¿Cuánto vale la pervivencia de nuestras variedades agrícolas propias o el mantenimiento de nuestros suelos fértiles? Si alguien es capaz de ponerle precio que lo haga y lo diga, quizás es la forma de valorar mejor la poca agricultura que nos queda” reflexiona la portavoz para finalizar.

En tal sentido, en el pleno del pasado viernes 2 de diciembre, se preguntó por las razones de servir vinos de producción foránea en eventos organizados por el Cabildo.

cumbres-de-garajonay-blanco-246750Para la formación ecosocialista, el Cabildo Insular de La Gomera debería ser más coherente a la hora de promocionar los vinos elaborados en la Isla, al constatar que en buena parte de los eventos que organiza la institución, son servidos caldos foráneos. “No sólo es incomprensible no apostar de forma más contundente por nuestros vinos, sino que lo es más si tenemos en cuenta que quien gestiona la Bodega Insular precisamente es el Cabildo y debería ser el primer interesado en promover la producción propia” señala el Consejero y portavoz de Sí se puede, Rubén Martínez. (más…)

La formación la considera un instrumento de impulso y modernización para la agricultura de la isla, donde el sector está sumido en una profunda crisis.Rubén Martínez

La moción presentada por la formación ecosocialista se va a debatir en el próximo pleno del Cabildo de La Gomera a celebrar el día 1 de julio. Su objetivo fundamental es potenciar la agricultura gomera, al entender que se trata de uno de los sectores productivos fundamentales, a través de medidas encaminadas a incrementar la producción ecológica. (más…)

Carlos P. SimancasEl foco de la enfermedad parece estar vinculada a la introducción de núcleos de abejas en la Isla y se corre riesgo de que se expanda al resto de la Isla.

Sí se puede, a través del comité local de Playa de Santiago, alerta de que en la zona de Barranco de Santiago se detectan panales muy afectados por la presencia de una enfermedad hasta el momento desconocida en la Isla, la “cría sacciforme o cría ensacada”, una enfermedad infectocontagiosa de las larvas. (más…)