En mayo de 2016, el ayuntamiento, por unanimidad, se comprometió a impulsar la agroecología en Valle Gran Rey y adherirse a la Red TERRAE.

Sí se puede critica al grupo de gobierno del Ayuntamiento de Valle Gran Rey por no haber participado en las jornadas de agroecología que los pasados 22 y 23 de junio se han celebrado en San Juan de la Rambla (Tenerife). Para Guzmán Correa, portavoz y concejal en el Ayuntamiento de Valle Gran Rey, “esta es una muestra más de lo incoherente que es el gobierno municipal con las decisiones plenarias y un síntoma de lo poco o nada que el gobierno de CC y ASG apuesta por promover usos sostenibles agrícolas, ganaderos o forestales”

Desde la formación ecosocialista se recuerda que en el pleno del Ayuntamiento del 05 de mayo de 2016, se acordó por unanimidad su moción para el impulso de la agroecología en el municipio y la adhesión de la Corporación a la Asociación Intermunicipal Red Territorios Reserva Agroecológicos, Red TERRAE.

“Resulta curioso que el Cabildo de La Gomera, que aprobó una moción similar con posterioridad (el 01 de julio de 2016), sí haya estado en las jornadas, y el Ayuntamiento de Valle Gran Rey no haya comenzado ni siquiera a preparar los sencillos trámites de adherirse a la Red TERRAE. Tal vez si hubiera sido para una fiesta o para una feria en la que salir en fotografías sí hubiera ido algún miembro del gobierno municipal”, insiste el portavoz.

Para Correa, “con la adopción de los acuerdos de esta moción, el Ayuntamiento se comprometió a impulsar y desarrollar experiencias agroecológicas en el municipio a través de políticas activas, y se obligaba a adherirse a la Red TERRAE. Pero ya sabemos cómo se toma los acuerdos institucionales este gobierno y lo manifiestan cada día”.

Desde la asamblea local de Valle Gran Rey se entiende que en el municipio se debe estimular un giro progresivo en el campo que permita un impulso del sector primario. Este cambio se debe basar en producir alimentos para nuestra población con nuevos métodos, integrados en el medio ambiente y en el territorio, que reactiven la economía local, que generen empleo y mantengan el paisaje.

El portavoz recuerda que “la dinamización agroecológica es una poderosa estrategia de desarrollo local, que ayuda a valorizar los recursos propios de los territorios, minimiza impactos, favorece la adaptación a los nuevos escenarios de cambio climático, y promueve la reutilización de residuos y la recuperación de valores e identidad territorial. Parece que todo eso, al gobierno municipal le interesa poco”.

Sí se puede insiste en que la agricultura y las actividades asociadas son uno de los principales atractivos turísticos que tiene Valle Gran Rey y La Gomera. “Los turistas que se asoman a los miradores quieren apreciar nuestros paisajes, pero quienes habitamos aquí no somos conscientes de ello. Cada vez hay más abandono agrícola y mayor deterioro paisajístico, y la agroecología puede ser una herramienta para combatir esto”.

En ese sentido, desde la formación asamblearia recuerdan el trascendental papel que tienen los terrenos cultivados para la prevención y atenuación de grandes incendios. “Parece mentira que un municipio que sufrió tanto el terrible embate del incendio de 2012 no apueste más decididamente en utilizar cuantas herramientas haya para que esto no vuelva a ocurrir, pero cuando uno analiza el devenir de este gobierno, se da cuenta que su comportamiento es coherente con su incoherencia” finaliza el portavoz.

La escasez de agua pone en riesgo, sobre todo, la próxima cosecha de papas, por lo que se pide alguna actuación de urgencia que salve la producción de la zona.

Sí se puede en Valle Gran Rey advierte de que la escasez de agua de riego ha llegado a tal extremo en la zona de Arure, que la viabilidad de la actual cosecha de papas está en serio riesgo. “Los agricultores nos comentan que la cosecha necesita de un último riego para tener garantías hasta la recogida” argumenta Sandra Ramos, portavoz de la formación ecosocialista.

Cabe recordar que, este invierno, La Gomera ha tenido escasas lluvias, sobre todo en la zona occidental, lo que ha hecho que la presa de la Quintana apenas haya recogido agua para abastecer el riego de la vega de Arure.

“Entendemos que una situación así es algo excepcional y por lo tanto imprevisible, pero sí creemos que las circunstancias a las que se enfrentan los agricultores de Arure a corto plazo han de ser resueltas de alguna manera. Podría estar trabajándose ya en un bombeo de urgencia que ayude a sacar esta última cosecha”, propone la portavoz.

Respecto a la posibilidad de que las personas afectadas se acojan a seguros agrícolas, la formación asamblearia entiende que es una opción que, en su mayor parte, es inviable. “Estamos hablando de personas que cultivan pequeñas explotaciones para autoconsumo o como actividad secundaria, y tendrían muy difícil acogerse a seguros o a subvenciones para agricultores profesionales”, explica Ramos, quien considera “sin embargo que este tipo de agricultura es vital para la Isla”.

“Hablamos de paisajes de paredones, de sostenibilidad, de que las zonas cultivadas son esenciales para el control de los incendios forestales, y sin embargo la Administración no fomenta adecuadamente el mantenimiento de este tipo de agricultura que es la que ha creado el paisaje agrícola que vendemos en postales”. Por ello desde Sí se puede se lamenta que mientras en otras comunidades autónomas haya legislación que favorece el desarrollo de experiencias de custodia del territorio, “en Canarias se apuesta con la desaparición del suelo agrícola bajo el piche y el cemento”.

De todas formas y a corto plazo, lo que los agricultores de la zona de Arure necesitan es agua para riego. “Exhortamos al Consejo Insular de Aguas a buscar una solución urgente para que se salve la actual cosecha, y a las autoridades y entidades que tengan que ver con el desarrollo agrícola, que desarrollen planes de emergencias para situaciones de sequía que permita dar soluciones a largo plazo” insiste la portavoz.

“Pedimos, en definitiva, que la agricultura deje de considerarse en La Gomera como una actividad marginal y que se apueste decididamente por su desarrollo, teniendo en cuenta todos los extras que genera más allá de la viabilidad profesional de las explotaciones” argumenta Ramos.

“¿Cuánto vale el paisaje de paredones de Taguluche o Guadá? ¿Cuánto vale que un incendio no entre en un caserío gracias a las franjas de cultivo? ¿Cuánto todas las relaciones ambientales que se dan en los paisajes agrícolas? ¿Cuánto vale la pervivencia de nuestras variedades agrícolas propias o el mantenimiento de nuestros suelos fértiles? Si alguien es capaz de ponerle precio que lo haga y lo diga, quizás es la forma de valorar mejor la poca agricultura que nos queda” reflexiona la portavoz para finalizar.

En tal sentido, en el pleno del pasado viernes 2 de diciembre, se preguntó por las razones de servir vinos de producción foránea en eventos organizados por el Cabildo.

cumbres-de-garajonay-blanco-246750Para la formación ecosocialista, el Cabildo Insular de La Gomera debería ser más coherente a la hora de promocionar los vinos elaborados en la Isla, al constatar que en buena parte de los eventos que organiza la institución, son servidos caldos foráneos. “No sólo es incomprensible no apostar de forma más contundente por nuestros vinos, sino que lo es más si tenemos en cuenta que quien gestiona la Bodega Insular precisamente es el Cabildo y debería ser el primer interesado en promover la producción propia” señala el Consejero y portavoz de Sí se puede, Rubén Martínez. (más…)

La formación la considera un instrumento de impulso y modernización para la agricultura de la isla, donde el sector está sumido en una profunda crisis.Rubén Martínez

La moción presentada por la formación ecosocialista se va a debatir en el próximo pleno del Cabildo de La Gomera a celebrar el día 1 de julio. Su objetivo fundamental es potenciar la agricultura gomera, al entender que se trata de uno de los sectores productivos fundamentales, a través de medidas encaminadas a incrementar la producción ecológica. (más…)

Carlos P. SimancasEl foco de la enfermedad parece estar vinculada a la introducción de núcleos de abejas en la Isla y se corre riesgo de que se expanda al resto de la Isla.

Sí se puede, a través del comité local de Playa de Santiago, alerta de que en la zona de Barranco de Santiago se detectan panales muy afectados por la presencia de una enfermedad hasta el momento desconocida en la Isla, la “cría sacciforme o cría ensacada”, una enfermedad infectocontagiosa de las larvas. (más…)

Rubén MartínezLa ausencia de estrategias, de planificación y gestión en las últimas décadas, ha llevado a la isla a situarse a cola de Canarias en cultivos, producción y empleo agrario.

La formación ecosocialista llama la atención sobre el fracaso absoluto de la política insular al respecto de fomentar la producción agrícola y el desarrollo socioeconómico del medio rural.

Hace unos días, en la sección “Islas” del periódico El Día, una pequeña columna recogía para La Gomera que el ayuntamiento de San Sebastián iniciaba el servicio de ayuda a domicilio. A su lado, ocupando buena parte de la página, aparecía una noticia sobre la isla de El Hierro. Esta no iba referida a un plan de empleo del Cabildo Herreño para limpiar cunetas o caminos, o sobre la aprobación de un proyecto de 9.000.000 de euros para llenar de cemento el cauce de uno de sus barrancos. Tampoco hablaba de construir una rotonda con un coste de 600.000 euros.

El Hierro, además de ser una isla que ha apostado por la autosuficiencia energética, ha dado pasos muy interesantes en desarrollo agrícola. Los herreños hoy pueden presumir de tener la mayor superficie de Canarias dedicada a la producción ecológica: 3.995 hectáreas. Y aunque ese dato está ciertamente exagerado por incluir la zona de La Dehesa, es obvio que esto les pueda servir para desarrollar modelos de ganadería ecológica.

En cualquier caso, señala Rubén Martínez, portavoz de Sí se puede La Gomera: “esta noticia nos llevó a indagar en el estado real de la agricultura ecológica en La Gomera, y como ya intuíamos, resulta que contamos solamente con 24 hectáreas y que nos encontramos a la cola de Canarias también en esto. Nos precede Fuerteventura, con 157 hectáreas, isla que posee seis veces más que nosotros, y ello a pesar de sus evidentes limitaciones agrícolas”.

En su intervención, el portavoz explica “también nos preguntamos si sucede lo mismo con la agricultura convencional, y según el Instituto Canario de Estadística, los gomeros, desde el año 2000 hasta el 2012, hemos dejado de cultivar 433 hectáreas, pasando de 1.467 a 1.034. Ello ha supuesto perder el 30% de esta superficie. Una de las islas que incrementó su superficie de cultivo fue precisamente El Hierro, que pasó de 1.850 a 2.187 hectáreas, un 18% más”.

Para Sí se puede, el ciudadano ha de preguntarse si el Cabildo Insular es consciente de la problemática por la que pasa la casi extinta agricultura gomera, y es de suponer que sí, pues para ello reciben su sueldo. También cabe preguntarse si para paliar la situación han ideado un plan, un conjunto de acciones relacionadas, puesto que es de sentido común que cualquier organismo público con competencias en determinada materia cuente al menos con un documento básico de trabajo.

Sin embargo, “estamos convencidos que tal documento, que para la isla debería tener carácter estratégico, no existe. Basta con visitar la página web del área de Desarrollo del Territorio del Cabildo: faltan  programas, acciones destinadas a jóvenes, a las mujeres rurales, al fomento de la economía social, a crear denominaciones protegidas… No es casual el estado de la agricultura insular. Yo les invitaría a observar lo que se está haciendo en otros lugares”, continúa el portavoz de la formación ecosocialista.

Por último, el portavoz de Sí se puede se pregunta: “¿Será la situación de la agricultura insular un indicador de la incapacidad de los gomeros?, ¿o es más bien el resultado de un modelo de isla que lleva aplicando el Cabildo Insular desde hace 25 años, basado en la improvisación, en  los planes de empleo y en obras públicas muy costosas,  funcionalmente inútiles y negativas para el territorio y sus gentes?”.