La formación entiende que ello promovería el desarrollo económico de la capital gomera y garantizaría la conservación de su casco histórico.

El pasado mes de junio, Sí se puede presentó una moción en el Cabildo para declarar Bien de Interés Cultural al casco histórico de San Sebastián, al entender que el expediente de declaración que se publicó en agosto de 2004 había caducado. Sin embargo, en el informe recibido desde el Cabildo se señala que el expediente sigue en estado de tramitación.

“A lo largo de nada menos que trece años el expediente de declaración de BIC ha estado en fase de incoación, sin concluirse y elevarse al Gobierno de Canarias. Eso significa que, durante ese tiempo y en la actualidad, no pueden otorgarse licencias municipales de obra en la zona que abarca desde la Iglesia de la Asunción hasta el cabildo Viejo y la calle Panamá. Lo que significa indudables perjuicios a los residentes y negocios de la zona” señala Rubén Martínez, consejero de Sí se puede en el Cabildo de La Gomera.

La formación ecosocialista, ante la incomprensible pasividad y dejadez de los responsables políticos del Cabildo, retoma y amplia en contenidos la propuesta formulada en agosto de 2004.

Desde Sí se puede se entiende que la declaración puede ser fundamental para reactivar la economía y fomentar el casco histórico capitalino, tal y como ha pasado en otras poblaciones de Canarias. En tal sentido, recuerdan que la declaración como Conjunto Histórico de los cascos de Agüimes, Garachico, Betancuria, La Laguna, Teror o La Orotava, entre algunos ejemplos, ha servido de acicate para, no solo restaurarlos, sino para convertirlos en lugares de establecimientos de negocios de diversa índole.

Para Rubén Martínez “la ampliación y reactivación del BIC persigue convertir al casco de San Sebastián en un polo de atracción para los visitantes y para el establecimiento de negocios. No debemos perder la oportunidad que nos brinda el que San Sebastián sea el principal punto de llegada y partida de la mayoría de los visitantes a la Isla. Debemos apostar por valorar e impulsar las dotaciones que hay en el casco y no por desplazar a los visitantes a infraestructuras turísticas fuera de él, como es el caso del mirador del Cristo, que beneficiarán a una concesionaria y no a los muchos negocios que hay en el pueblo.”

Desde Sí se puede se apuesta porque esta medida de protección vaya acompañada de una serie de actuaciones, siguiendo el modelo exitoso llevado a cabo en otros conjuntos de Canarias, consistente en planes de desarrollo, de revitalización, de restauración, etc. Para ello, recuerdan, se disponen de vías de subvenciones, escuelas-talleres, etc. Señalan que los importantes fondos del FDCAN, cuyo destino se están improvisando salvo los consignados a carreteras, podrían servir para realizar dichas actuaciones.

La formación entiende que este tipo de propuesta u otras similares de revitalización de los centros históricos deben ser aplicadas en los cascos históricos más singulares de la Isla. Tales son los casos del centro histórico de Vallehermoso que sufre un importante proceso de deterioro o el de Agulo que requeriría de su dinamización.

Rubén Martínez concluye “La gestión del patrimonio, el reclamo fundamental que permite que nos visiten, es absolutamente deficiente tanto en el ámbito natural como cultural. No hay interés en él. Entendemos que, frente a la actual dejadez, debemos reforzar y fidelizar a los visitantes y salvaguardar para los residentes nuestra propia identidad. Y para ello es imprescindible cuidar y gestionar con seriedad y criterio nuestro patrimonio”.