Cieno 1Se exige a las Administraciones Públicas de La Gomera que se tomen medidas ante la proliferación de asentamientos en este Espacio Natural Protegido que alberga uno de los pocos saladares naturales que quedan en Canarias, y que son muy escasos en las islas occidentales.

Un año más, precisamente en el que Casimiro Curbelo anuncia que el Cabildo va a asumir la gestión del Parque Nacional de Garajonay, se permiten asentamientos irregulares en este pequeño pero frágil Espacio Natural, de tan sólo 5’6 hectáreas, situado en la costa de Valle Gran Rey.

El Comité Local de Sí se puede expone que “tal y como viene siendo habitual en los últimos años se ha permitido la instalación de asentamientos humanos en este Sitio de Interés Científico, lo que lleva al espacio a una situación de abandono, suciedad y descuido intolerable” explica Andrea Witt, portavoz del comité, “lo que se agrava por la desidia que muestran las autoridades locales, lo que confirma una vez más que no hay control ni interés para proteger los espacios naturales”.

Cieno 5En opinión del Comité Local, la presencia prolongada y recurrente de personas en este espacio genera un impacto que resta valor a su calidad ambiental, tanto desde el punto de vista de las especies de flora y fauna, especialmente insectos endémicos y aves migratorias y nidificantes, como desde el punto de vista de salubridad y estética. “En estos sitios es patente la proliferación de residuos y malos olores, muestras de la degradación que sufre el territorio” señala su portavoz. Al final, esta circunstancia “provoca daños en la imagen turística que el municipio y la isla pretenden promocionar”.

Ya en 2014 y 2015, la formación ecosocialista denunció públicamente la proliferación de asentamientos humanos en playas y espacios protegidos, y la consiguiente degradación de los valores ambientales y de salubridad de estos lugares, con una situación muy grave en los municipios de Valle Gran Rey (Charco del Cieno y Playa del Inglés), Vallehermoso (Barranco de Argaga y Playa de Las Arenas, dentro del Parque Rural de Valle Gran Rey) y San Sebastián (Playas del Medio).

Sí se puede exige de nuevo “soluciones inmediatas que pasen por la coordinación y la cooperación interadministrativa y por la asunción de las competencias que aseguren la protección y gestión de los valores naturales que los Espacios Protegidos de la isla requieren”. En el caso concreto del Sitio de Interés Científico Charco del Cieno, la gestión ambiental es del Cabildo y la titularidad del suelo es municipal, según reza las Normas de Conservación.

Para Witt, “Cabildo y Ayuntamiento deben trabajar para la protección efectiva de los espacios naturales del municipio. Ir juntos a fiestas y procesiones está muy bien, pero mejor es asumir sus obligaciones”. La portavoz de la formación considera muy grave que “por la ausencia de gestión y coordinación interadministrativa, estos espacios, especialmente los incluidos dentro de Red de Espacios Naturales Protegidos, se estén viendo dañados por la presencia de basuras, excrementos y plagas asociadas a la presencia humana.

Para Sí se puede este hecho que se repite año tras año, demuestra que la gestión de los Espacios Naturales de la isla y de la Red Natura 2000 es muy deficiente o prácticamente inexistente por parte del Cabildo Insular. “Con esto se refuerza nuestra desconfianza y la de muchas personas de la isla con que se le entreguen las competencias del Parque Nacional a quienes no son capaces de gestionar ni proteger un espacio tan pequeño como el Charco del Cieno”, finaliza Andrea Witt.