Para la formación, con estos procederes, queda claro cómo entienden la transparencia y la participación ciudadana los miembros del grupo de gobierno (ASG-CC).Carlos Hernández

Sí se puede en Valle Gran Rey considera “injustificable que aún no se tenga ninguna información sobre el contenido del presupuesto municipal para el año 2016 y que la oposición no sepa el estado de ejecución del presupuesto del año 2015”.

La formación asamblearia critica “el oscurantismo y la poca coherencia que muestra el grupo de gobierno (ASG-CC), que, por un lado, aprueba una ordenanza municipal de transparencia y, por otro, no adelanta ningún tipo de información sobre el presupuesto ni a la ciudadanía ni a los grupos de la oposición”.

Para Carlos Hernández, concejal de Sí se puede, “con esta realidad se hace muy complicado que la ciudadanía y los grupos políticos de la oposición podamos aportar ninguna propuesta al Presupuesto, y cada vez tenemos más claro cómo se entiende la participación por parte de este gobierno: nos participará lo que va a hacer”.

A este respecto, Hernández reprocha “la falta de sensibilidad del Grupo de Gobierno para que estos presupuestos hubiesen sido el fruto de un proceso de participación ciudadana, como obliga la legislación vigente, que en el artículo 17.2 de la Ley 7/2015, de 1 de abril, de los Municipios de Canarias, garantiza el derecho de participación ciudadana en la elaboración de los presupuestos municipales”.

Para Sí se puede es injustificable que no sólo se haya retrasado la aprobación de los presupuestos, sino que se limite de esta manera la información a la oposición y no se haya promovido un verdadero proceso de participación ciudadana para que Valle Gran Rey tenga en 2016 unos presupuestos que estimulen la economía local con la opinión de la ciudadanía.

En este sentido destacan que en Valle Gran Rey, al igual que toda La Gomera, el número de parados ha crecido durante el año 2015, lo que contrasta con lo que ocurre con el resto de Canarias y del Estado español.

Para el Comité local de Sí se puede, “la tardanza y los problemas en la elaboración de una herramienta política y económica tan importante como el presupuesto lastran la imagen no sólo del gobierno municipal, sino de la misma Corporación”.