Aunque consideran que ha llegado muy tarde y apuestan porque los servicios sean públicos y no se privaticen.

La formación ecosocialista considera como una muy buena noticia que haya avances en la insularización de la recogida selectiva. Entienden que ello implicará que, por fin, La Gomera deje de ser la única isla donde no se lleve a cabo tal servicio. Sin embargo, consideran que la medida ha llegado con 17 años de retraso.

“La Ley 1/1999, de residuos de Canarias, estableció la obligatoriedad de los municipios de establecer sistemas de recogida selectiva. Los municipios con más de 5000 habitantes tendrían que hacerlo con medios propios, mientras que los de población inferior, si no los ponían en marcha, debía hacerlo el Cabildo. Es decir, hemos tardado 17 años en asumir una obligación legal”, indica Rubén Martínez, consejero de Sí se puede en el Cabildo gomero.

Para Sí se puede esta obligación que ahora se asume, corre el riesgo de hacerse mal, sobre todo si se apuesta por la externalización de los servicios. “De los datos que conocemos al respecto de los dos municipios donde se realiza este servicio en la Isla, esto es, San Sebastián y Valle Gran Rey, queda una cosa clara: atender a los servicios públicos desde las administraciones, cuando hay gestión, son la fórmula más adecuada para prestarlos” insiste el portavoz de la formación de izquierdas.

En tal sentido, señalan que, en San Sebastián, donde los servicios son llevados a cabo por una empresa externa, los datos de recogida son francamente mejorables. Por el contrario, en el caso de Valle Gran Rey, donde los servicios se hacen por personal y medios propios, los resultados son muy positivos, especialmente desde los primeros años la legislatura pasada (2011-2012).

“El Ayuntamiento de Valle Gran Rey, a pesar de contar con medios inadecuados, lleva demostrando desde la legislatura pasada que se puede hacer una gestión eficiente de la recogida selectiva desde lo público” recuerda el Consejero.

Para Sí se puede, estos pasos que se dan ahora, deben ahondar en el compromiso que tiene la isla en su conjunto en armonizar su desarrollo socioeconómico con la salvaguarda de su medio ambiente y su patrimonio cultural.

Así, desde Sí se puede se señala que existen otros residuos que necesitan de planteamientos insulares y, por lo tanto, agilidad y compromiso para resolver su recogida.

“Aceites usados, ropa, amianto, escombros, residuos vegetales…, La Gomera necesita de unos planteamientos claros y concretos para afrontar la recogida selectiva y tratamiento de estos materiales antes de que la Unión Europea nos obligue a través de multas y sanciones. Si somos Reserva de la Biosfera, si aspiramos a implantar sostenibilidad en nuestra isla, el problema de los residuos tenemos que afrontarlo con más decisión y con mayor inteligencia que las que hemos mostrado hasta ahora”, finaliza su intervención el portavoz.