Sandra RamosDesde la formación se insta a que el grupo de gobierno municipal promueva, en colaboración con el Consejo Insular de Aguas y con el área de Agricultura del Cabildo, medidas urgentes de ayuda para los agricultores.

Sí se puede en Valle Gran Rey muestra su preocupación por la sequía que se traduce en el descenso del nivel de las presas y balsas, y en la salinización creciente de algunos pozos del municipio, por lo que insta al gobierno municipal a promover medidas urgentes de ayuda para los agricultores, en colaboración con el Consejo Insular de Aguas y con el área de Agricultura del Cabildo.

“Si Canarias en general vive uno de los inviernos más cálidos que se conoce después del otoño pasado, en el que también las temperaturas han sido muy altas, Valle Gran Rey sufre una sequía importante. Aquí no ha llovido prácticamente nada y el nivel de la presa de Acardece, por ejemplo, es una evidencia”, señala Sandra Ramos, portavoz del comité local.

En la zona alta del Valle, donde el agua procede de los manantiales de Guadá, la situación no es tan grave, aunque de continuar la sequía es probable que se refleje en el caudal de agua de riego.

Sin embargo, en las zonas altas y en la plataforma costera, la situación es muy preocupante. “Las presas de la zona alta están prácticamente vacías o con las reservas limitadas, y en la zona baja, donde se riega de pozo, la situación es peor ya que algunos pozos muestran salinidades altas” señala Ramos.Acardece 1

La portavoz de Sí se puede en Valle Gran Rey manifiesta que como siga sin llover, “muchos agricultores se plantearán el plantar o no plantar porque no van a tener agua”.

Además, desde la formación se apunta a que probablemente esta sequía haya estropeado las cosechas de los cultivos de secano de las medianías, lo que además de daños económicos, ocasiona que las labores de preparación de estos terrenos, de gran interés para evitar la proliferación de incendios, no se lleven a cabo este año.

Respecto a la salinización de pozos en la parte baja, desde la formación se recuerda que además de dañar a las cosechas y los cultivos, “regar con aguas de alta salinidad directamente mata al suelo agrícola, por lo que este tema debe ser estudiado en profundidad y plantear soluciones técnicas, antes de que los suelos agrícolas de la zona baja de Valle Gran Rey sufran daños irreversibles”.

Por todo ello, desde el Comité local se espera a que el grupo de gobierno municipal se movilice, conjuntamente con otras administraciones, para dar soluciones a los agricultores del municipio.

“El otro día estuvo en La Gomera el Consejero de Agricultura del Gobierno de Canarias, y esperamos que nuestros gobernantes le hayan sabido transmitir este problema. Pero mientras los agricultores de Valle Gran Rey necesitan de realidades inmediatas: sin agua no hay cultivos y la situación actual es de extrema gravedad”, finaliza Ramos.