Locales vacíos en Calle VueltasPara la formación ecosocialista, ASG en el Parlamento considera necesario que desde el Gobierno se establezcan ayudas para compensar a los empresarios y evitar el cierre de comercios afectados por obra, pero desde el Cabildo o los Ayuntamientos donde gobierna no se hace nada para dinamizar las ZCA.

Sí se puede La Gomera muestra su satisfacción con que ASG vea la necesidad de trabajar más allá de las obras en las Zonas Comerciales Abiertas, pero espera que ese discurso sea coherente con sus actuaciones en los gobiernos del Cabildo Insular y los Ayuntamientos de San Sebastián y Valle Gran Rey, donde gobiernan y hay Zonas Comerciales Abiertas.

Para Roberto Padrón, portavoz de Sí se puede y Concejal en San Sebastián de La Gomera, “es tremendamente positivo que desde ASG se entienda por fin que con hacer las obras de las Zonas Comerciales Abiertas no basta, y está muy bien que se le reclame al Gobierno de Canarias ayudas para compensar a los empresarios y evitar el cierre de comercios afectados por obras, pero algo tendrán que hacer también el Cabildo y los Ayuntamientos donde se desarrollan estos proyectos”.

Desde Sí se puede se recuerda que las ZCA de la Calle Ruiz de Padrón en San Sebastián y de la Calle Vueltas en Valle Gran Rey fueron ejemplos de lo que no debe hacerse, y precisamente desde las administraciones insular y locales. “En ambos casos las obras se hicieron por imposición, sin ningún proceso de participación ciudadana y sin respetar siquiera los tiempos de ejecución más beneficiosos para las empresas de las zonas afectadas” apunta Padrón.

Al respecto de la ZCA de la calle Ruiz de Padrón, los principales problemas fueron la realización de obras sin contar con los afectados y sin recoger prácticamente ninguna sugerencia de las que llegaron a hacer los comercios de la zona.

Por otro lado, en la Calle Vueltas en Valle Gran Rey la situación ha sido igual o hasta peor. “Además de que las obras resultantes tienen multitud de fallos que lastran la calidad de la calle, el proyecto no ha satisfecho en lo más mínimo las necesidades comerciales del barrio de Vueltas”, señala Carlos Hernández, portavoz y concejal de Sí se puede en el Ayuntamiento de Valle Gran Rey.

“Como datos, en la calle Vueltas han cerrado en nueve meses cinco negocios y alguno más valora abandonar la calle. No vamos a decir que toda la responsabilidad sea por el desarrollo del proyecto, pero la falta de aparcamientos o las consecuencias de la obra sí se notan, y no se ha hecho nada por revertir la situación. Si querían dinamizar la calle, más bien la han dinamitado, se confundieron de letra”, expone Hernández.

Para el portavoz, “sin duda la calle Vueltas sigue con problemas comerciales obvios, se ha resuelto problemas de accesibilidad y tránsito para peatones, pero lo cierto es que tras las obras la calle ha empeorado en cuanto a dinamización comercial”.

Para Sí se puede, en ambos casos queda demostrado que no basta con ejecutar los proyectos, sino que la implantación de Zonas Comerciales Abiertas necesita de ayudas durante y tras la ejecución de las obras, y de campañas de dinamización potentes, pero lo más obvio y claro es “conocer las necesidades y demandas de las empresas y comercios, y tenerlas en cuenta”.

“Esperamos que los planteamientos que el diputado por ASG, Jesús Ramos, expresa en el Parlamento se empiecen a corresponder con los que su partido aplica en los Ayuntamientos y en el Cabildo, y que en los nuevos proyectos planteados en La Gomera para Zonas Comerciales Abiertas se desarrollen verdaderos procesos de participación ciudadana en los que los empresarios y usuarios ayuden a plantear las necesidades reales” señala Roberto Padrón.