La formación ecosocialista considera que la acumulación de residuos vegetales en la zona supone un riesgo importante de incendios, además de una incoherencia respecto a los planes de autoprotección.

La asamblea local de Sí se puede anima al gobierno municipal a que se haga eco de las demandas del vecindario y a que busque una solución al problema de los residuos que se depositan frente al Cementerio de Chipude. La portavoz, Guacimara Navarro García, declara “este espacio se ha convertido en un vertedero donde se acumulan todo tipo de residuos, desde escombros hasta material vegetal, así como restos de uralita y, aunque esté recogido en el Plan General, genera un impacto en el medio, además de un riesgo considerable de incendios. Por eso sería conveniente que se le diera traslado al Complejo Medioambiental del Revolcadero al material acumulado”.

“No podemos obviar un elemento importante –continúa Navarro García-, se acerca la campaña contraincendios y no vemos que se materialice ningún tipo de medida para evitar este riesgo. Creemos que el Ayuntamiento debe trasladar la biotrituradora, que es de propiedad municipal, hasta esta zona para el tratamiento de dichos residuos, así como para prestar ese servicio a gente que quiera limpiar los alrededores de sus casas, antes de que comience la campaña contraincendios y llegue el verano”.

Para la formación política, el problema de los residuos orgánicos se ha demostrado que es evidente en todo el territorio municipal debido al abandono del campo y a la proliferación de especies que ayudan en la propagación de los incendios; pero más grave cabe todavía es la carencia de una política efectiva de gestión de estos residuos. “Vallehermoso no puede estar a la cola en materia de contraincendios, si se firma un convenio para ceder un espacio para la EIRIF, cosa que celebramos positivamente, también se debe cuidar el entorno y prevenir y ayudar a prevenir a los vecinos de los problemas que acarrea amontonar material vegetal en las proximidades de las viviendas” afirma la portavoz.

Desde Sí se puede se pide más coherencia con este problema y que se elimine los restos del cementerio de Chipude antes de la llegada del verano, para evitar posibles males mayores.

“Nos alegramos que en colaboración con el Proyecto Life se hayan llevado a cabo iniciativas de Planes de Autoprotección, pero pedimos que el gobierno municipal muestre más seriedad y más coherencia a la hora de impulsar medidas que profundicen en la protección y prevención de incendios en el medio ambiente. La trituración para su valorización o la eliminación de dichos residuos, así como el fomento de dichos planes para asegurar mayor seguridad de los vecinos ante posibles incendios, y que estos documentos no queden en papel mojado” concluye Navarro García.