Rubén MartínezEn el pasado pleno, ASG volvió a aplicar su rodillo y votó en soledad contra la propuesta de la formación ecosocialista.

En la pasada sesión plenaria del Cabildo Insular, la Agrupación Socialista de Curbelo volvió a mostrar su talante y rechazó de facto la moción que pretendía que los contratos de la Institución incluyeran cláusulas sociales, éticas y medioambientales. Finalmente, en el recuento, hubo los 7 votos a favor de toda la oposición y los 9 de los miembros de ASG presentes.

“Es una pena que el Cabildo de La Gomera se quede atrás en una nueva forma de entender la política por culpa de las actitudes ciertamente refractarias del equipo de gobierno. No nos extraña del Presidente, pero sí confiábamos en que la gente más joven del grupo de gobierno mostrara más altura de miras” explica Rubén Martínez, portavoz de la formación asamblearia y consejero en la máxima Institución Insular.

Entre las razones que adujo ASG para rechazar la moción destacó negativamente la apreciación de que las empresas y profesionales de la isla no podrían cumplir con las cláusulas que se proponían en la moción. “El paternalismo que demostró el grupo de gobierno es escandaloso. La Gomera tiene empresas y personas emprendedoras lo suficientemente preparadas para adaptarse y aplicar estas cláusulas; quizás quiénes no estén preparados para esto sea las personas que componen el gobierno insular” expone el portavoz.

En opinión de Sí se puede, la contratación pública debe promover la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, el comercio justo e incentivar la responsabilidad social en las empresas. “En La Gomera, y así se le recordó al grupo de gobierno durante el pleno, hay muchos ejemplos de que la oferta económica más ventajosa no siempre es la que mejor satisface el interés general. No siempre lo más barato es lo mejor, porque muchas veces ese abaratamiento se hace repercutiendo las cargas en los trabajadores o en el medio ambiente” manifiesta Martínez.

Para el portavoz, “no es ético que con dinero público se promueva la explotación laboral, y no es aceptable que con el dinero de los contribuyentes se dañe al medio ambiente. Las Administraciones Públicas, por definición, deben ser ejemplares y promover activamente la consecución de una sociedad más justa y sostenible, pero el gobierno del Cabildo Insular no parece estar por esa labor”.

Martínez entiende que “el sector público debe estar al servicio del interés general”, y por eso desde su formación se promovió una moción para incorporar criterios de sostenibilidad social y ambiental en las decisiones de compra y contratación.

“Se ha demostrado que un presidente que en tiempos recientes ha promovido equipamientos que no tienen en cuenta los más básicos preceptos de accesibilidad como el Mirador de Las Retamas, no iba a estar por la labor de incluir ningún criterio que evite estas barbaridades” argumenta Martínez.

Desde Sí se puede también se recuerda la costumbre que en los últimos años han sufrido las personas contratadas por empresas públicas en encomiendas del Cabildo Insular. “En estos años se ha sometido a los trabajadores de Gesplán a situaciones de retraso en la nómina, para después, en reuniones públicas, culpar a los cuerpos técnicos y administrativos de la empresa pública, con el fin de que Curbelo quedase como salvador”, añade Martínez.

“Con nuestra moción, este tipo de hechos no podrían repetirse, pero con su rechazo entendemos que ASG ha apostado por continuar con estas formas para realizar las contrataciones del Cabildo Insular” finaliza su intervención el portavoz de Sí se puede.