En una reciente visita realizada al barrio por cargos públicos de la formación constataron una serie de deficiencias.

El pasado martes, los cargos electos de Sí se puede, Roberto Padrón, concejal en el Ayuntamiento de San Sebastián de La Gomera y Rubén Martínez, consejero del Cabildo Insular, recorrieron La Laja. A lo largo de su visita constataron carencias y deficiencias en los servicios que se deben prestar a los vecinos del lugar.

Para Roberto Padrón “el estado de la carretera de acceso a La Laja está en muy malas condiciones a partir de Los Chejelipes, con un firme muy irregular y bacheado y muchos problemas de seguridad en prácticamente todo su recorrido.” Esta falta de seguridad se puede comprobar “en la ausencia de vallas y malecones en tramos peligrosos de la vía, cuando no en la carencia de una base firme de sustentación tanto en muchos malecones como en los pivotes de sujeción de algunas vallas”.

En el mismo sentido, el concejal capitalino comenta “que en ciertas zonas el barro que se produce tras las lluvias convierte el asfalto en una pista de patinaje, que hace muy difícil controlar un vehículo, con el consiguiente peligro de caer por las fuertes laderas que bordean el firme. También hemos constatado que en ciertas zonas los muros de contención de la vía están cediendo”.

Durante el recorrido pudieron observar cómo varias salidas de desagües de las cunetas se encuentran obstruidas lo que dificulta su evacuación y provoca charcos y en ocasiones auténticos lodazales.

Otros aspectos que a juicio de los representantes de Sí se puede se deben resolver son los accesos a los diferentes núcleos de viviendas, mejorar el aspecto de muchos elementos de los servicios públicos de la zona, como puede ser el alumbrado público, los contenedores de recogida urbana, etc., así como mejorar la información para el visitante. En ese sentido apostillan: “Algo tan simple como un cartel en la parada de guaguas con los horarios puede ser de gran utilidad y favorecer las visitas al lugar”.

A juicio de Rubén Martínez, consejero de Sí se puede en el cabildo de La Gomera, “es necesaria una actuación integral en el barrio, comenzando con el arreglo del camino vecinal, que es un tema urgente, y posteriormente articulando una serie de medidas que permitan al barrio mejorar sus servicios a vecinos y visitantes. Problemas de fondos económicos no parece que haya, tenemos el FDCAN, quizás más que una nao por más de un millón de euros, sería mejor invertir ese dinero en mejorar y favorecer la economía en barrios como la Laja”.

Desde la formación ecosocialista se apunta a otro problema del barrio que podría solventarse con estos fondos: “la prometida instalación de un sistema de depuración natural que resuelva los problemas de manera definitiva de las aguas fecales”.

La Laja es un barrio en la cabecera del barranco de San Sebastián muy visitado por los turistas que les gusta el senderismo, al ser el eje de una serie de caminos circulares que permiten el acceso al Parque Nacional de Garajonay. Muy populoso hace unas décadas ha sufrido el proceso de emigración y de abandono por los responsables públicos.

A juicio de los cargos electos de Sí se puede es un barrio con un enorme potencial en diferentes aspectos, como puede ser el senderismo o el turismo rural o incluso cierto tipo de agricultura debido a su riqueza en recursos hídricos. “Muchas de las propuestas que el Ecoplan planteaba en 1984 para la zona, pueden rescatarse y ser útiles para el desarrollo actual del barrio de La Laja”.