Para la formación de izquierdas, en la isla no se ha apostado por un cambio del modelo productivo y los proyectos presentados al FDCAN siguen por la misma línea de convertir a La Gomera en un parque temático.

Sí se puede La Gomera considera que algunos proyectos presentados por instituciones de la isla al FDCAN están condenadas a sumarse al largo listado de obras de escasa utilidad que hay en la isla. En palabras de su portavoz, Ada García, “aquí no se ha apostado ni se apuesta por un cambio del modelo productivo y los proyectos presentados al Fondo de desarrollo reinciden en querer convertir a La Gomera en un parque temático”.

Desde la formación ecosocialista se entiende que el oscurantismo y el celo con los que los gobernantes de las administraciones de La Gomera han tratado los proyectos que presentaron al FDCAN indica que “muchas de las ideas que los inspiran no son más que malas ocurrencias a las que se les pone presupuesto”. En este sentido se destaca el proyecto del Ayuntamiento de San Sebastián de hacer una réplica de la nao Santa María por valor de 1.057.478,67 €.

Para Sí se puede “es una lástima que nuestros gobernantes hayan demostrado por una parte y una vez más el poco respeto que le tienen a la oposición, lo que demuestra que no respetan los más mínimos preceptos democráticos. Por otra parte demuestran un nivel preocupante de falta de ideas”.

Para García, “los gobernantes gomeros parecen seguidores de Juan Palomo, “yo me lo guiso y yo me lo como”. Estas actitudes hablan a las claras el déficit de cultura democrática y participativa que hay en las instituciones de la Isla, y no caen en la cuenta de que desde la oposición de sus Instituciones y desde la ciudadanía se pueden aportar ideas interesantísimas para el desarrollo de nuestra isla”.

Desde la formación asamblearia se considera que con la aplicación el FDCAN se cometen los mismos errores en los que se ha caído en el pasado con las inversiones públicas. “En el plan de inversiones para La Gomera de 1990-1993 correspondía casi un millón de pesetas por cada gomero, y seguimos ocupando el último puesto de cada índice de desarrollo que se escoja” insiste la portavoz.

Sí se puede considera que “la realidad actual demuestra que todas esas inversiones no han servido en absoluto para dinamizar la economía insular y seguimos dependiendo del dinero que nos dan para seguir haciendo más infraestructuras innecesarias y para llevar a cabo planes de empleo de seis meses”. Su portavoz recalca: “Mientras, la población envejece y nuestros jóvenes no tienen expectativa alguna, salvo subir a la tercera planta del Cabildo a mendigar un puesto de trabajo, sea cual sea su formación”.

Los cambios para revertir esta situación pasan, en opinión de Sí se puede, por apostar por una economía productiva que saque a la isla del marasmo socioeconómico en el que la han sumido políticas que se han demostrado inadecuadas, y por modificar la manera de actuar, por entender que también existen otras formas de participar en el proceso, dando cabida al consenso a la participación de todos los agentes sociales.

“Experiencias como la Carta Europea de Turismo Sostenible han demostrado que la participación multiplica los beneficios de los proyectos. Ya no vale el secretismo del actual proceso del FDCAN y mucho nos tememos que el tiempo nos dará la razón, cuando estos proyectos se sumen a la larga lista de obras pufas que siembran nuestra isla” finaliza su intervención García.