Estas subvenciones podrían hacerse frente con los salarios anuales de los dos concejales de ASG que cobraban del Ayuntamiento hasta su salida en septiembre de 2017 y cuya cantidad supera los 60.000 euros.

La asamblea local de Sí se puede en Valle Gran Rey plantea una modificación presupuestaria para afrontar las subvenciones nominativas más urgentes, que podrían asumirse con los salarios anuales de los dos concejales de ASG que cobraban del Ayuntamiento, Elena Padilla Padrón y Pedro Ramos Negrín, hasta su salida en septiembre de 2017 y cuya cantidad está por encima de los 60.000 euros.

“Pasado el mes de mayo no se ha entregado borrador del proyecto de presupuesto para la anualidad 2018, lo que, entre otros aspectos que influyen negativamente en la gestión del Ayuntamiento de Valle Gran Rey, provoca una incertidumbre insoportable para las asociaciones y colectivos del municipio que dependen en gran medida de las subvenciones que otorga la corporación para desarrollar su actividad” explica Carlos Hernández, concejal y portavoz de Sí se puede.

Por este motivo, la moción que ha presentado Sí se puede consiste básicamente en detraer de la partida de retribuciones básicas de los miembros de gobierno recogida en el presupuesto prorrogado de 2017 lo correspondiente a los salarios anuales de los dos concejales de ASG que cobraban del ayuntamiento y que pusieron a disposición del alcalde sus competencias en septiembre del año pasado.

“Con solo las retribuciones básicas de estos dos concejales que ya no ejercen tareas de gobierno hay 60.000 euros que podrían destinarse a satisfacer las cantidades que según presupuesto de 2017 tenían en concepto de subvenciones nominativas algunas de las asociaciones del municipio” declara el portavoz.

“Las asociaciones que proponemos son las que a nuestro entender más necesidades urgentes tienen al afrontar pagos inmediatos y necesarios para su correcto funcionamiento y ante el interés público que desarrollan al ejecutar sus actividades. Con esa cantidad entendemos que pueden atenderse, al menos, las necesidades de la Asociación de Bomberos Voluntarios, Pro-Animal Gomera, la Asociación Musical Nuestra Señora de Los Reyes, la Unión Deportiva Gran Rey y el Club Deportivo Santos Reyes” abunda Hernández.

La moción también recoge la posibilidad de que, de la parte correspondiente a las cuotas sociales de los salarios de estos dos concejales, se haga una modificación que de forma prominente permita desarrollar el Plan Estratégico de Subvenciones del Ayuntamiento de Valle Gran Rey, y en caso de suficiencia a atender otras subvenciones de interés para el municipio de Valle Gran Rey y su ciudadanía.

“Las subvenciones de 2017 no nominativas, así como las ayudas al estudio, no se concedieron por no tener un Plan Estratégico de Subvenciones. Por lo tanto, es urgente redactar y aprobar este documento para que los colectivos y la ciudadanía de Valle Gran Rey puedan acceder a ayudas por parte del Ayuntamiento” insiste el portavoz.

“Proponemos, de forma excepcional y motivada en la singularidad de los proyectos que desarrollan, el interés público que subyace a la actividad y a la idoneidad de las entidades beneficiaras, que a estos colectivos se les conceda subvenciones nominativas al menos similares a las que obtuvieron en 2017, y eso no puede esperar a que el alcalde se digne a entregar el borrador de presupuestos para este año, máxime cuando no se ha sentado a negociar los mismos con los partidos de la oposición”, explica Hernández.

“El talante negociador del alcalde ha quedado claro en estos tres años de gobierno, y su capacidad de gestión económica también se evidencia ante hechos como que la deuda extrajudicial del ayuntamiento supere los 500.000 euros, y eso no puede afectar a estos colectivos que prestan servicios tan fundamentales al municipio” termina su declaración el portavoz ecosocialista.