Advierten que se sigue apostando por el continuismo y por las obras megalómanas, como la rotonda de Las Orijamas en Valle Gran Rey, cuyo coste asciende a 600 mil euros.

Sí se puede en La Gomera considera que la intervención del presidente del Cabildo gomero en el debate sobre el estado de la insularidad, celebrado el pasado jueves en el salón de plenos de la institución insular, es una muestra más del deseo del equipo de gobierno de no cambiar nada en la isla, desarrollando una política que ha llevado a la precarización del trabajo y a que la renta media bruta de tres municipios gomeros se sitúen entre las diez más bajas de Canarias, y promoviendo obras que no se ajustan a las necesidades reales ni a las dimensiones de la isla, como la rotonda de Las Orijamas, cuyo coste será de 600.000 euros, “lo que costaría levantar unas 17 viviendas sociales, lo que la convertirá, seguramente, en la rotonda más cara de toda España”, comenta Rubén Martínez, portavoz de la formación política de izquierdas.

Para la formación de izquierdas, el discurso de Curbelo, que esconde la realidad de la Isla, solo puede ser tachado de triunfalista y de ser absolutamente contradictorio con el que mantiene en el Parlamento de Canarias.

Rubén Martínez, consejero de Sí se puede en el Cabildo gomero, señala al respecto “No sabemos con qué personaje quedarnos, si con el que se muestra triunfalista en La Gomera donde todas las cifras son positivas, o con el que desarrolla en el Parlamento de Canarias, el que va llorando por todos los rincones para que se apiaden de él con el objetivo de traer más dinero, básicamente para hacer más obras y carreteras, muchas de ellas innecesarias o que quedarán en el abandono”.

Durante su intervención, el consejero de Sí se puede fue desmontando las cifras positivas presentadas por el presidente del Cabildo. Frente al discurso triunfalista sobre el descenso del paro a lo largo del año, indicó que, en un análisis pormenorizado, esas cifras muestran la precariedad absoluta del mercado laboral gomero y su dependencia de las instituciones, exponiendo que los contratos indefinidos en La Gomera este último año ha descendido en un 30%. Recordó que la mayor parte de los contratos se han derivado a sectores no productivos, como se puede observar en el informe de OBECAN de febrero de 2018. Los datos aportados por el consejero coinciden con la última cifra de paro publicada que señala su incremento en La Gomera en 297 personas más, mientras que en el resto de Canarias desciende.

Para Rubén Martínez “aquel discurso de inicio de la legislatura del presidente del Cabildo donde se hablaba del periodo de las personas se ha deshecho como un azucarillo, para seguir apostando por la línea de obras y más obras, olvidándose del bienestar y progreso de las personas”.

En su intervención, el consejero de Sí se puede insistió al respecto de las consecuencias del incremento de la bolsa de la compra en La Gomera, recordando que es la más alta de Canarias, incluso por encima, en dos puntos, a la de El Hierro. A juicio de la formación ecosocialista, esto pone en solfa el discurso victimista de la doble insularidad que desarrolla ASG, basado en que el alejamiento y la existencia de un mercado escaso de consumidores es el que motiva ese encarecimiento.

“Si esos fuesen los motivos reales, El Hierro debería mostrar un incremento significativo de los precios de la cesta de la compra con respecto a La Gomera. Están mucho más lejos y tienen menos población, pero las cifras desmienten esas justificaciones” señala el consejero. Para Sí se puede, es la carencia de un modelo productivo propio uno de los principales factores de ese encarecimiento.

Desde la formación de izquierdas se señala que el gran problema de la institución es que el actual equipo de gobierno carece de un programa de acción para la Isla y su gestión se basa en la improvisación continua. “Por eso, la cantidad enorme de millones de euros que llegan a la Isla no se transforman en inversiones productivas, y así seguimos sin desarrollar nuestra economía y viviendo de lo que nos dan”.

Cabe recordar que el pleno, que es preceptivo y por lo tanto obligatorio cada año, tuvo que ser solicitado por los grupos de la oposición ante el manifiesto desinterés en debatir sobre la situación insular por parte del actual equipo de gobierno.

A lo largo del pleno, el consejero de Sí se puede sufrió un auténtico boicot a la hora de disponer para su exposición de los mismos medios audiovisuales que el presidente del Cabildo, lo que muestra, una vez más, el talante poco democrático de los gestores de la institución.

Por último, para concluir, Martínez declara, “nuestro afán es siempre constructivo, aportamos iniciativas y propuestas, pero es muy difícil dialogar, debatir y consensuar cuando el propio presidente del cabildo dice en el pleno que es el año electoral el que determinará su acción. Nuestra formación no piensa en votos, piensa en los habitantes de la isla”.