En varios puntos de la única carretera de acceso a Valle Gran Rey hay grietas en paredes rocosas que justifican atender a la eliminación de riesgos para los vehículos.

photo_2016-10-10_09-07-27El comité local de Sí se puede ha presentado una solicitud para que se acometan de forma inmediata los trabajos necesarios para detectar y eliminar las zonas con mayor riesgo de caídas de rocas y para que se tomen las medidas de prevención necesaria para evitar los desprendimientos y desplomes de piedras y posibles accidentes en la carretera GM-1.

Para Carlos Hernández, concejal y portavoz de la formación ecosocialista en Valle Gran Rey, “desde el barranco del Lance en Guadá hasta la zona del Jape en Arure existen varios puntos donde las grietas que se observan en paredes rocosas existentes sobre la carretera justifican ser previsores y aconsejan intervenir de manera rápida, antes de que llegue la época de lluvias y la temporada alta turística, factores que aumentarán la probabilidad de accidentes”.

Junto a la solicitud, desde Sí se puede en Valle Gran Rey se han entregado un anexo fotográfico en el que se señalan varios puntos. “El que entendemos más grave se sitúa en la zona de La Fuente, que es como se conoce el tramo que va desde el mirador de la Palma Tamarera y El Jape. Hay una zona, donde recientemente ya hubo un derrumbe, que amenaza con caer de un momento a otro” explica su portavoz.

Otras zonas que se ha señalado en el anexo fotográfico es en la zona de Las Colmenas del Palmarejo y en un tramo cercano a la Curva del Queso. “Las que hemos señalado son tan evidentes que se ven desde la carretera, pero entendemos que debería hacerse, por parte del Cabildo Insular, un análisis pormenorizado de estos tramos y ver qué tipo de actuaciones se deben realizar para evitar derrumbes y desprendimientos de rocas en la vía, y, sobre todo, para impedir que haya accidentes de tráfico por esas causas”.photo_2016-10-10_09-07-36

“Hay que recordar que ya ha habido en estos tramos de la GM1 al menos dos accidentes relacionados con la caída de piedras y en los dos hemos tenido la suerte de que no ha habido daños personales, fundamentalmente porque las guaguas afectadas en esos momentos iban sin pasaje” matiza Hernández.

Desde Sí se puede en Valle Gran Rey se considera que la GM1, precisamente por ser la única vía de entrada y salida al valle, segundo núcleo de población con más habitantes y principal núcleo turístico de la Isla, “necesita de mayor atención por parte de las autoridades competentes en carreteras para mejorar la seguridad”.

Según su portavoz, “los túneles sin luz y tener tantos puntos negros de caída de piedras, añaden innecesariamente peligros al tránsito por esta vía”.

Para finalizar, desde el comité local de Sí se puede en Valle Gran Rey, se quiere señalar el ánimo propositivo de esta solicitud. “No se trata de ser alarmistas, se trata de ser previsores. Todos los ciudadanos tenemos la responsabilidad de advertir a las autoridades de este tipo de peligros antes de que pasen hechos que puedan suponer daños a terceros” concluye Hernández.